Archivo de la etiqueta: Menopausia

El sobrepeso aumenta el riesgo del cáncer de mama después de la menopausia

Un estudio de la Sociedad Americana del Cáncer ha determinado que tener un índice de masa corporal (IMC) elevado que muestre sobrepeso u obesidad (ésto es, pasar de 25 o 30 respectivamente, señala el titular de este web, Dr. José Luis Neyro) puede aumentar el riesgo de sufrir cáncer de mama después de la menopausia, con independencia de si la grasa se acumula en el vientre, la cintura o las caderas.
Así se desprende de los resultados publicados en la revista “Cancer Causes, and Control”, que contradicen la creencia provocada por investigaciones previas que sugerían que este mayor riesgo de cáncer dependía de dónde se acumulara la grasa.
El llamado IMC o índice de masa corporal se calcula dividiendo el peso de la persona expresado en kilos por la talla expresada en metros al cuadrado, es decir….IMC = peso (en Kg) / talla x talla (en mts.).
La obesidad abdominal se ha relacionado con un mayor riesgo de numerosas enfermedades, como la diabetes o determinadas dolencias cardiovasculares, lo que sugería que las mujeres con cuerpo “con forma de manzana”, que concentran la grasa en el pecho y en el torso, tienen más riesgo que las que tienen “forma de pera” y acumulan la grasa en caderas, muslos y nalgas.

Para indagar en esta teoría, un equipo dirigido por la investigadora Mia Gaudet analizó datos de un total de 28.965 mujeres participantes en la segunda parte del ‘Cancer Prevention Study’, entre quienes se detectaron un total de 1.088 casos de cáncer de mama invasivo durante una mediana de 11,58 años de seguimiento.

De este modo, vieron una relación “estadísticamente significativa” entre el desarrollo de estos tumores y un IMC más elevado, “con independencia de que fueran peras o manzanas”, ha señalado Gaudet; lo alertábamos hace años en un suelto de este mismo web en el link http://www.neyro.com/2011/02/09/cancer-de-mama-factores-de-riesgo-y-como-evitarlos/

“Este estudio trae un poco de claridad a la relación entre la obesidad y el riesgo de cáncer de mama”, insiste esta experta, que confía en que estos datos permitan centrarse en lo que erróneamente se han considerado factores de riesgo para el cáncer de mama.
Es más, aclara el Dr. Neyro, “hemos comprobado que hasta un 95% de mujeres con cáncer de mama no tiene ningún factor de riesgo para desarrollarlo” (ver en http://www.neyro.com/2007/09/20/el-95-por-ciento-de-las-mujeres-con-cancer-de-mama-no-responde-al-perfil-de-riesgo-establecido-por-los-expertos/) Deberemos seguir investigando.

Se modifica el cuerpo de la mujer, pero no se pierde femineidad con la menopausia.

Una de cada seis mujeres mantiene sintomatología menopáusica (sofocos, irritabilidad, sequedad vaginal, pérdida de la masa ósea, etc, etc…) más allá de los 66 años, casi quince años después de haber ocurrido la menopausia. Esta es solo el nombre de una regla, la última, pero lo que modifica la calidad de vida es el síndrome climatérico y, lo que es más grave, va a condicionar incluso su esperanza de vida, por el desarrollo de diversas enfermedades.
Conocer los cambios fisiológicos de esta época de la vida es crucial para asumir la nueva situación, evaluar la propia autoestima de las mujeres afectas de sintomatología y prepararse para las enfermedades que a partir de estos momentos se van a desarrollar más y que pueden prevenirse con diversos cambios en los hábitos de vida, con actividades relñacionadas con el ejercicio, con una dieta adecuada y con los tratamientos que cada caso aconseje.
Lo explica bien el titular de este web, el Dr. Neyro en una entrevista en la programación de Radio Euskadi a través de su programa La mecánica del caracol.

Los sofocos, síntoma fundamental de la peri-menopausia, son conocidos por las mujeres desde antiguo.

Alrededor del 80% de las mujeres al llegar a la época del climaterio, más allá de los 45 años, más o menos, presentan oleadas de calor en la cabeza, el cuello y la zona de la esclavina, en la parte superior del tronco; las que los han sufrido, los identifican bien porque alteran de manera muy importante la calidad de vida de las personas que los sufren.
Efectivamente no matan, pero mortifican en gran manera pues pueden llegar a impedir las tareas habituales de cada día, como el trabajo cotidiano, las labores de casa e incluso pueden alterar la práctica deportiva o condicionar la estancia en determinados lugares o la práctica de diversos deportes. No es infrecuente que incluso consigan modificar lo que hasta entonces era una agradable vida sexual de pareja…..
Algunas actividades los pueden desencadenar más fácilmente que otras como permanecer en espacios cerrado, el exceso de calefacción en invierno….y tratar de evitar situaciones de conflicto, de stress o de nerviosismo pueden ayudar a distanciarlos…; pero cuando se reproducen en número importante, cuando son quince o veinte cada día, cuando impiden dormir bien…, es el tiempo de acercarse a consultarlo con el ginecólogo.
El Dr. Neyro lo explica en su sección médica de prevención de La Vida es Bella en Canal Euskadi de TV.

 

Líbido y climaterio

El punto de vista tradicional de que la libido disminuye después de la menopausia es sobre todo cierto, pero las razones son complejas. Puede ser simplemente el resultado del envejecimiento o el resultado de la deficiencia de estrógenos. Pero también, puede ser la respuesta a un compañero menos activo sexualmente, ya que hay estudios que indican que si las mujeres posmenopáusicas tienen una pareja o parejas sexuales entusiastas entonces su libido se mantiene por muchos años después de la menopausia.

También es difícil entender lo que realmente es la libido. Viniendo de la raíz latina “lib-, Libet” – para querer o desear – no era originalmente un verbo relacionado con el sexo, pero sin duda el significado contemporáneo es claramente sexual. Pero incluso la libido o deseo sexual en relación con las mujeres o los hombres tienen otras connotaciones no sexuales en que se relaciona con la salud en general, a la auto-confianza, a la energía, y por lo general la forma en que una persona siente hacia su entorno y el cuerpo físico (es la pulsión libidinal de los psicoanalistas). Es fácil de aumentar la libido por la TH bien llevada y, aparte del evidente aumento en los eventos sexuales, como fantasías, tanto el coito, la masturbación y el orgasmo, también existe el efecto multiplicador de que las mujeres son más felices y tienen más energía y dar a conocer un aura de ser sexualmente confiadas. Las mujeres hablan de las ventajas adicionales que acompañan a una mejoría en su libido, en particular, su entusiasmo por la vida, confianza en sí misma en el trabajo, y un mayor sentimiento de amistad y complicidad con su pareja.

Libido es una extraña mezcla de cabeza, el corazón y las hormonas pero como ginecólogos sólo podemos influir realmente en la parte hormonal de esta tríada. Los psicólogos y psiquiatras pueden pensar que pueden alterar otros aspectos, pero los resultados son menos confiables y el tratamiento lleva mucho más tiempo. A pesar de ello la mayor parte de la literatura sobre el tratamiento de la pérdida de la libido no viene de los ginecólogos ni se relaciona con la terapia basada en hormonas (TH); la sexología tiene mucho que decir en este campo.

Las mujeres después de la menopausia a menudo tienen problemas de sofocos, sudores nocturnos, sensación de sudor y humedad y poco atractivo durante la noche. Tienen insomnio (temprano, mediano o tardío) y la pérdida de la libido a menudo toma la forma de un rechazo total incluso de su pareja. Esto es muy difícil de entender para ellos, si persiste el cariño a esa persona con la que han vivido felices durante 30 años, por ejemplo. También puede haber sequedad vaginal debido a la atrofia de la deficiencia de estrógeno relacionado a las relaciones sexuales que se tornan dolorosas. Estos (y seguramente otras más) son a menudo las causas físicas de la pérdida de la libido.

A menudo se afirma que las mujeres tienen una pérdida de la libido después de la histerectomía, pero esto no debería ocurrir incluso si se extirpan los ovarios pero se administra TH adecuada. Esto es contrario al mensaje dado casi a diario a cada mujer en artículos acerca de la histerectomía, que siempre indican que la operación provoca depresión, pérdida de la sexualidad, la falta de armonía con su pareja y así sucesivamente, cuando la realidad es que cada ensayo clínico aleatorizado única ha demostrado que la histerectomía con la TH apropiada se asocia con menos ansiedad, menos depresión, mejor la sexualidad y mejores puntuaciones de salud general.

Es muy raro que los periodistas continúen produciendo este mensaje de moda, pero cada vez más deshonesto sobre la histerectomía y sus posibles consecuencias. La deficiencia de esteroides ováricos subsiguiente a la ooforectomía será, por supuesto, capaz de producir los síntomas de la menopausia (todos predecibles….) y la pérdida de andrógenos ováricos producirá el síndrome de deficiencia de andrógenos de la mujer con pérdida de la libido, pérdida de energía, depresión, pérdida de concentración, e incluso dolores de cabeza y mialgias. Esto ocurre con frecuencia después de una histerectomía sin la TH adecuada y apropiada, pero se desconoce con qué frecuencia se presenta en mujeres normales de mediana edad que no han sufrido una histerectomía u ooforectomía. Probablemente es bastante común, pero es ignorado por la mayoría de los médicos que prescriben la TH y prácticamente todos los psicólogos y psiquiatras que no están familiarizados con el uso de hormonas.

Con la mujer peri o post-menopáusica habitual es fácil tratar las sofocaciones y sudores calientes y su insomnio resultante de la pérdida de los estrógenos y también resulta sencillo el tratamiento de la vaginitis atrófica (que causa dolor durante el coito) mediante estrógenos locales o sistémicas. La eliminación de los síntomas más conocidos y característicos de la deficiencia de estrógenos prolongado provoca claramente un efecto dominó y la sintomatología va cediendo poco a poco. La mayoría de las personas con estos síntomas claros de la menopausia podrían ser ayudadas por los estrógenos solos…., si los ginecólogas pusiéramos más empeño en nuestras actitudes respecto a las hormonas.

Sin embargo, sigue existiendo un grupo de mujeres sin sequedad vaginal y sin síntomas vasomotores que tienen esta pérdida incomprensible de la libido. También podrían ser ayudados por los estrógenos, pero el tratamiento más eficaz es mediante la adición de testosterona que, aunque disponibles cada vez por menos vías – pastillas, inyecciones , cremas y geles , sólo tiene licencia para su uso en las mujeres como un implante hormonal, en otros países. Uno de los mejores, asocia el estrógeno a la dosis habitual de 50 mg de estradiol con testosterona 100 mg y esto debe repetirse cada seis meses. La mejora de la libido se produce habitualmente en una semana y tiene una duración de unos cinco meses, momento en el que el implante debe renovarse. En las pacientes que han sufrido una histerectomía, este tratamiento es todo lo que se requiere. Las mujeres con útero necesitarán emplear progestágeno cíclico como Progesterona natural micronizada como mejor opción durante los primeros diez días de cada mes natural para producir un sangrado regular o pueden insertarse el progestágeno en el útero como un sistema intrauterino Mirena que protegerá el endometrio y también puede además suprimir los períodos mensuales por deprivación.

La pérdida de la libido es una condición común, muy prevalente, muy angustiante, pero perfectamente tratable en la mujer menopáusica. Para las mujeres que no tienen ninguna objeción a las hormonas, el estrógeno con o sin la testosterona, debe ser – en nuestra opinión – el tratamiento de primera línea, junto a los abordajes sexológicos.

La artrosis y sus dolores se triplican con la llegada de la menopausia

Los problemas de artrosis se triplican con la llegada de la menopausia debido al descenso del nivel de estrógenos, según ha informado el director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer, el Dr. Palacios, quien ha recordado que en “muchos casos” son los ginecólogos los que tienen que identificar los primeros síntomas de la enfermedad.

“Muchas veces nuestras pacientes nos cuentan que sufren dolores articulares de forma habitual y por lo tanto es el ginecólogo el que tiene que detectar estos síntomas para intentar frenar el proceso artrósico lo antes posible”, ha apostillado, durante el cuarto Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer.

De hecho sabemos hoy, señala el ginecólogo José Luis Neyro, participante activo también en dicha reunión científica que se celebró en el Colegio de Médicos de Madrid, que los estrógenos administrados a las dosis correctas, pueden disminuir los síntomas de dolor en las pacientes postmenopáusicas con artrosis (ver en http://www.neyro.com/2013/04/10/el-estrogeno-puede-aliviar-el-dolor-en-las-articulaciones-de-mujeres-posmenopausicas/)

Por estos motivos, los expertos han introducido la genética como elemento innovador en el campo de la artrosis, ya que puede ayudar al médico a determinar una pauta de tratamiento de forma personalizada en cada paciente. Y es que, la artrosis tiene un importante componente genético y este influye tanto en su desarrollo como en su progresión. De hecho, la predisposición genética a padecer artrosis de rodilla se hereda en un 40% y la progresión en un 60% o un 70%. Casi más de la tercera parte de la artrosis tiene precisamente ese origen genéticamente determinado.

Además, la evolución de la artrosis es muy variable en función de cada paciente, puesto que hay pacientes que progresan en pocos años a un estado avanzado de la enfermedad, que puede acabar en necesidad de prótesis, mientras que otros se mantienen en el estado inicial durante muchos años.

“Cuando un ginecólogo trata la artrosis de una mujer menopáusica siempre es con el objetivo de evitar que tenga que acabar en una prótesis, por eso es importante que se empiece a tratar desde las primeras etapas de la enfermedad”, ha recalcado Palacios. Nos ocupamos de estos asertos en otro legar de este web en http://www.neyro.com/2012/02/26/artrosis-y-climaterio-otra-pesada-carga-en-la-vida-de-la-mujer/

En este sentido, el especialista ha recordado la aparición de ‘Arthrotest’, un nuevo ‘test’ de ADN en saliva para predecir la evolución de la artrosis de rodilla que puede ayudar al ginecólogo a identificar a las pacientes con peor pronóstico y a actuar sobre la enfermedad desde las primeras etapas, mejorando así su calidad de vida.

“Si yo se que la progresión de la artrosis de una de mis pacientes va a ser rápida, tendré que ser más agresivo en las medidas a aplicar e incluso podré decidir derivarla a un reumatólogo para que pueda tratarla con las fórmulas terapéuticas más innovadoras. Por eso, ‘Arthrotest’ me resulta de gran utilidad a la hora de tomar decisiones con mis pacientes con artrosis”, ha señalado Palacios.

El análisis se realiza sólo una vez en la vida y consiste en tomar una muestra de saliva de la boca de una paciente ya diagnosticada con artrosis de rodilla. Tiene una precisión del 82% y está basado en un estudio clínico en el que han participado 281 pacientes y 31 hospitales españoles.

La osteoporosis mata 4 veces más mujeres que el cáncer de mama

El consultor de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de Cruces (Barakaldo, Vizcaya), José Luis Neyro, ha avisado de que la osteoporosis mata cuatro veces más mujeres que el cáncer de mama y ha asegurado que si no se actúa a tiempo se va a convertir, al igual que la obesidad, en una epidemia del siglo XXI.

20131019120510-672xXx80

El consultor de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de Cruces (Barakaldo, Vizcaya), José Luis Neyro, ha avisado de que la osteoporosis mata cuatro veces más mujeres que el cáncer de mama y ha asegurado que si no se actúa a tiempo se va a convertir, al igual que la obesidad, en una epidemia del siglo XXI.

Así lo ha asegurado el experto en declaraciones a Europa Press con motivo de la celebración, este domingo, del Día Mundial de la Osteoporosis, una enfermedad silenciosa caracterizada por la pérdida de densidad ósea y cambios en la microestructura de los huesos. En España unas 3 millones de personas sufren esta patología, siendo las mujeres las más afectadas por la misma.

Y es que, la osteoporosis provoca una gran carga, tanto a nivel personal como social, debido a las diversas fracturas que ocasiona en las articulaciones y que son motivo de múltiples visitas a los servicios hospitalarios y de diferentes tipos de discapacidad.

Por este motivo, el experto ha lamentado que las autoridades sanitarias no estén dando prioridad a esta enfermedad ya que, según ha asegurado, “entre todos” se puede dar la “vuelta” a la patología. En este sentido, ha calificado de “intolerable” las elevadas listas de espera que hay en la sanidad pública para las pruebas de densitometría.

“Hagamos prevención primaria para evitar la enfermedad, secundaria para evitar la fractura y terciaria para evitar las consecuencias de la invalidez producida por la fractura”, ha señalado, para insistir en que los efectos de esta enfermedad no sólo afectan a la calidad de vida sino que, también, “incrementan el coste asistencial tanto directo como indirecto”.

En concreto, el 35 por ciento de las mujeres sufren la enfermedad a partir de los 50 años, un porcentaje que aumenta hasta el 52 por ciento en las mayores de 70 años. De hecho, se estima que en España entre el 12 por ciento y el 16 por ciento de todas las mujeres sufrirá una fractura de cadera secundaria derivada de la osteoporosis postmenopáusica.

Además, uno de los principales inconvenientes de esta enfermedad es el hecho de que el 13 por ciento de los pacientes que han sufrido una fractura por osteoporosis muere en los siguientes tres meses, siendo la mortalidad a los dos años del 38 por ciento. Asimismo, el 45 por ciento de aquellos que han sufrido una fractura vertebral quedan con daño funcional y hasta el 50 por ciento de los mismos puede desarrollar incapacidad total o parcial.

 SE PUEDE EVITAR EL DESARROLLO DE LA ENFERMEDAD Y LAS FRACTURAS

Ahora bien, según ha aseverado el especialista, estos porcentajes se pueden disminuir si se llevan a cabo una serie de medidas preventivas que sirven tanto para evitar la aparición de la enfermedad como las fracturas.

Así, para prevenir la osteoporosis o hacer que ésta se desarrolle de forma más débil, Neyro ha destacado la importancia de realizar ejercicio físico que “sobrecargue” los huesos y les añada presión como correr, caminar o jugar al tenis; y consumir alimentos ricos en calcio como, por ejemplo, leche, lácteos, naranja, frutos secos, verdura de hoja verde, pescado azul o sardinas en aceite.

Para prevenir las fracturas, que se producen especialmente entre las personas mayores y que son por caídas de bajo impacto, el experto ha subrayado la necesidad de que estos pacientes adecuen su corrección visual, eviten cualquier obstáculo en la casa que pueda provocar una caída, caminen con un bastón, no utilicen bañeras y se compren un calzado antideslizante para prevenir una caída en la calle.

“Las mujeres que se caen en la calle y se rompen la muñeca demuestran que ya tienen una osteoporosis establecida y que necesitan un tratamiento de por vida para sus huesos. Cualquier fractura de bajo impacto necesita ya un tratamiento contra la osteoporosis que durará toda la vida”, ha apostillado Neyro.

Ahora bien, el consultor de obstetricia y ginecología ha asegurado también que, a pesar de que es una enfermedad con un alto componente genético, se puede prevenir su aparición desde el embarazo. Por ello, ha recomendado a las mujeres en periodo gestación que consuman unos 1.300 o 1.500 miligramos de calcio al día, lo que significa un litro de leche diario.

“La dieta rica en calcio durante el embarazo influye en la producción de masa ósea que van a desarrollar los hijos cuando sean mayores. Este es el secreto, intentar desarrollar con toda la potencialidad genética un pico de masa ósea que sea suficiente como para que no se pierda hueso y no se entre en osteoporosis a los 50 años”, ha aseverado.

Finalmente, el experto ha informado de que actualmente hay diferentes fármacos capaces de disminuir el riesgo de fracturas osteoporóticas, que cuentan con una “extraordinaria validez y potencia” y que, además, son “muy eficaces” a la hora de mejorar las condiciones articulares de los pacientes.

 

LA NOTICIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

 

20 minutos_21-10 Diario La Tarde_19-10 El Economista.es_19-10 La voz libre_21-10 Madridpress_21-10 NewsEsp_19-10 Tribuna Salamanca_20-10 Yahoo_19-10