Archivo de la categoría: Tratamiento Hormonal Sustitutivo

La terapia hormonal de la menopausia protege (también) del Alzheimer

Una vez más lo que parecía plausible se va terminando por demostrar gracias a diferentes estudios e investigaciones; no solo no es mala la terapia hormonal de la menopausia sino que administrada desde el momento correcto, puede ayudar incluso a reducir el riesgo de demencia…., y el asunto no es baladí en una sociedad que envejece más y más cada día, como ya mostramos en este web en http://www.neyro.com/2015/01/16/envejecemos-todos-la-esperanza-de-vida-mundial-ha-aumentado-seis-anos-desde-1990/.
Pero es que ese efecto protector de la terapia hormonal puede depender de cuándo se inicie. La administración de terapia hormonal posmenopáusica (THM) basada en estrógenos durante 10 años puede reducir los riesgos de aparición de la enfermedad del Alzheimer, según ha mostrado una investigación realizada por expertos de la Itä-Suomen yliopisto, en Finlandia en la que ha participado una cohorte de nada más ni nada menos que de 230.000 mujeres.

El artículo original está publicado en Neurology, una publicación en absoluto sospechosa de connivencia con nadie relacionado con estas terapias ni de ser amiga de ginecólogo o similares; el lector interesado puede obtener el manuscrito original en http://www.neurology.org/content/early/2017/02/15/WNL.0000000000003696.full.pdf+html. “El efecto protector de la terapia hormonal puede depender de cuándo se inicie. De hecho, creemos que puede tener beneficios cognitivos si se inicia en el momento de la menopausia cuando las neuronas están sanas”, ha comentado el autor principal del trabajo, Bushra Imtiaz.

Las gráficas que se muestran está tomadas sin modificación alguna del trabajo original, recientemente publicado en Neurology (apenas en marzo, 2017).

Imágenes integradas 1

Es exactamente la misma conclusión referida al tiempo de administración, nos recuerda el Dr. Neyro, que en lo relativo a la protección cardiovascular que THM puede hacer sobre las mujeres y que ya demostramos ampliamente en otra noticia publicada en este web en http://www.neyro.com/2016/06/06/usar-tempranamente-la-terapia-hormonal-posmenopausica-puede-prevenir-enfermedades-del-corazon/ y posteriormente en otra noticia explicada en un programa de TV en http://www.neyro.com/2016/06/30/menopausia-y-riesgo-cardiovascular-de-verdad-son-inseparables/ .

En concreto, los investigadores pertenecientes al Institute of Clinical Medicine–Neurology (B.I., M.K., H.S.), Kuopio Musculoskeletal Research Unit, Clinical Research Center and Research Center for Comparative Effectiveness and Patient Safety (RECEPS) and School of Pharmacy, University of Eastern Finland, Kuopio, cuyo trabajo ha sido publicado como decimos en la revista “Neurology”, analizaron la asociación que había entre la terapia de reemplazo hormonal posmenopáusica, el alzhéimer, la demencia y la cognición en dos estudios de casos nacionales y otros dos de cohortes longitudinales.

Imágenes integradas 2

Los estudios longitudinales tiene mucho más valor (y son mucho más difíciles de hacer) que los transversales, toda vez que precisan seguir a una determinada cohorte de población durante décadas a veces para determinar la influencia que un determinado tratamiento o actitud tiene al cabo de los años sobre la evolución de sus vidas, la aparición de a determinada enfermedad o acaso un trastorno crónico, nos explica nuestra experto el Dr. José Luis Neyro.

De esta forma, los científicos comprobaron que aquellas mujeres que habían recibido THM durante muchos años tenían un mejor estado cognitivo, una mayor memoria episódica y un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer, que aquellas que habían llevaban menos años tomándola y, además, la habían iniciado más tarde.

“A la luz de estos hallazgos, la terapia de reemplazo hormonal puede tener un efecto beneficioso sobre la cognición si se inicia de forma temprana”, ha zanjado Imtiaz. La reducción significativa del riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer es nada menos que del 30% cuando la terapia dura 10 años, según estos estudios tan meticulosos, señala el Dr. Neyro.

Una vez más, esta vez para lo relativo a la memoria, la demencia y la cognición, empezar el tratamiento hormonal tempranamente y cerca de la menopausia no solo no es malo, sino que es más positivo que no hacerlo, a igual que sucedía con los riesgos cardiovasculares; los europeos que lo defendimos incluso en los peores tiempos de la THM teníamos razón y el tiempo está poniendo a cada quién en su sitio en estos temas, zanja reflexivo el Dr. Neyro.

Menorragia como causa frecuente de anemia en las mujeres

La menorragia es una alteración muy común que afecta a entre un 10 y un 20% de las mujeres en edad reproductiva y puede repercutir negativamente en su calidad de vida, ya que supone la causa más frecuente de anemia entre las mujeres occidentales. Nuestro experto e Dr Neyro sospecha que es una de las dos o tres causas más importantes de consulta en ginecología, aún más entre mujeres de más de 40-45 años y a ello le dedicamos una noticia amplia en nuestro blog en http://www.neyro.com/2014/10/21/necesidades-de-hierro-en-la-mujer/.
Este trastorno se identifica con un sangrado menstrual excesivo, ya sea en cantidad o duración, o por la aparición de sangrados fuera de la regla. A pesar de las múltiples razones por las que se puede desarrollar este problema, en un 50% de los casos no se logra identificar una única causa definida.
menorragia-como-causa-frecuente-de-anemia-e-04

Aunque con alguna excepción esta patología puede supone el síntoma de un proceso maligno aunque “normalmente es de carácter benigno y se debe a alteraciones hormonales o por patología ginecológica, como miomas, pólipos endometriales o quistes ováricos”, ha afirmado el coordinador del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Nisa Pardo, José María Fernández Moya, uno de los mejores expertos en menopausia de nuestro país, reconoce su amigo José Luis Neyro.

En cuanto a los tratamiento disponibles se encuentran los fármacos con o sin aporte hormonal, como los antiinflamatorios, el ácido tranexámico, que favorece la coagulación y la disminución de sangrado, los tratamientos anticonceptivos, que son los más usados, los gestágenos, o el DIU de progesterona. De todas estas opciones hablamos en el post dedicado al efecto en http://www.neyro.com/2014/08/08/comparacion-de-diversos-tratamientos-en-el-manejo-de-la-hemorragia-uterina-idiopatica/
menorragia-como-causa-frecuente-de-anemia-01
Por otro lado, también existe la posibilidad de realizar tratamientos quirúrgicos en los casos en los que se identifica una patología ginecológica susceptible de ser extirpada, como miomas o pólipos, o cuando los tratamientos médicos no sean efectivos o estén contraindicados. En estos casos, se realiza una histerectomía o una ablación endometrial, que consiste en la cauterización del lecho endometrial mediante una sencilla histeroscopia.
menorragia-como-causa-frecuente-de-anemia-03
La alternativa a estas actitudes tan agresivas, señala nuestro experto en Menopausia de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia), es el empleo de tratamientos hormonales intrauterinos; una posibilidad que evita los secundarismos de muchas terapias hormonales, destaca el experto y que aúna todas sus ventajas cuanto porque provoca una atrofia endometrial que termina con las hemorragias en más del 95% de casos y que puede ser empleado incluso en determinados casos de hiperplasia endometrial (ver en http://www.neyro.com/2014/06/17/el-diu-mirena-puede-tratar-la-hiperplasia-endometrial-con-exito/)

Se confirma que la terapia hormonal no solo mejora la masa ósea, sino que evita fracturas de la osteoporosis.

En este blog nos hemos ocupado largo y tendido de las innumerables ventajas de la terapia hormonal en la salud de las mujeres que la siguen en su mejor momento, con las dosis adecuadas y durante el tiempo preciso; recientemente se ha demostrado que mejora incluso la arteriosclerosis y evita las complicaciones de la enfermedad cardiovascular (ECV), como expusimos en http://www.neyro.com/2016/06/06/usar-tempranamente-la-terapia-hormonal-posmenopausica-puede-prevenir-enfermedades-del-corazon/.
Incluso le dedicamos un programa de TV en nuestra sección de salud del magazine Objetivo Bizkaia que dirige y presenta la encantadora periodista Susana Porras (como mostramos en http://www.neyro.com/2016/06/30/menopausia-y-riesgo-cardiovascular-de-verdad-son-inseparables/), en el que se comentaron todos estos pormenores.
Pues bien, ahora, en el mismo programa, esta misma semana repasamos las ventajas confirmadas que esta terapia hormonal de la menopausia (THM) con estrógenos tiene en la osteoporosis (OP), una de las amenazas de nuestra sociedad cada vez más envejecida (ver en http://www.neyro.com/2015/12/14/el-envejecimiento-de-la-poblacion-esta-aumentando-la-prevalencia-de-osteoporosis/)
Concretamente, al albur de un artículo del Dr. Neyro en una plataforma de internet (localizable en http://www.nature.com/bonekey/community/category/spanish/), en el programa se comentan los principales hechos que el empleo de estrógenos tiene en relación con el metabolismo mineral y la osteoporosis; veamos…., los más relevantes son los siguientes:
  • los estrógenos de la terapia hormonal mantiene y aumentan la masa ósea de las mujeres que la siguen.
  • además, son capaces de evitar las fracturas de la OP, pero tanto en las mujeres “jóvenes” menores de 60 años (RR 0.55 [0.44 – 0.68]) como en las mayores de esa edad (RR 0.77 [0.71-0.84]).
  • por otro lado, analizadas las fracturas por localización la THM no solo reduce su riesgo total (RR 0.74 [0.69 – 0.80]) sino específicamente el riesgo de fractura de cadera (RR 0.72 [0.53 – 0.98]) , vertebrales (RR 0.63 [0.44 – 0.91]) u otras fracturas.
  • este artículo demostró finalmente que la THM no tiene todas estas ventajas con efectos secundarios graves, porque por otro lado, THM no incrementó el riesgo de cáncer (RR 0.99 [0.81 – 1.22]); nótese acá que el intervalo de confianza incluye la unidad lo que hace que el dato no sea estadísticamente significativo.
El artículo original fue publicado en abril de 2016 en la revista Menopause por Zhu y sus colaboradores y puede seguirse en el enlacehttp://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26529613.
De todo ello se habló en el programa esta semana, en el que se comentó igualmente la reciente incorporación de José Luis Neyro como corresponsal para Iberoamérica de la International Bone Mineral Society (IBMS) que puede seguirse en http://www.nature.com/bonekey/community/2016/06/participacion-conjunta-para-iberoamerica-del-prof-jose-luis-neyro/.

Sintomatología de la menopausia: cada mujer, un mundo!

Se calcula que en nuestro medio, fruto de nuestras propias investigaciones epidemiológicas, la menopausia acontece entre los 48 y 52 años de rango. En sí misma, también lo sabemos de largo, ello no debe comportar sintomatología alguna ni tan siquiera pérdida de la calidad de vida…., efectivamente. Pero está situación de “normalidad” solo se da en el 20% de las mujeres totales.
En efecto, el 80% de las mujeres sufren lo que llamamos síndrome climatérico que se caracteriza por variados síntomas, los cuales se han agrupado en: vasomotores o circulatorios, psicológicos y/o sociales, genitourinarios y generales. Son diferentes en cada mujer, aunque hay muchos de ellos que son comunes y también varían a lo largo del tiempo transcurrido. Muchos de ellos puede restar mucha calidad de vida tal y como comentamos antes en http://www.neyro.com/2015/11/12/la-menopausia-es-solo-el-nombre-de-una-regla-no-debe-hacerte-perder-calidad-de-vida/.
Estos síntomas se expresan de manera diferente en cada persona, pues intervienen elementos mediadores, tales como: el propio individuo y su historia personal de adaptación equilibrio, normativa moral recibida, desarrollo profesional, actividad deportiva realizada, así como la familia y la comunidad en que se desenvuelve, por lo tanto, la mujer de edad mediana debe ser atendida no solo desde el punto de vista biológico, sino en armonía con su entorno cultural y social.
Los ginecólogos tratamos de que esa aproximación holística a la personalidad de la mujer sea una constante de nuestro trabajo; lo definimos en un manuscrito publicad hace años en una revista internacional y que luego colgamos en este mismo blog en el enlace http://www.neyro.com/2013/10/18/repercusion-de-la-menopausia-en-la-calidad-de-vida/.
El síntoma más característico de la menopausia al menos en este lado del mundo, en Occidente, (además de la irritabilidad y los cambios repentinos de carácter) es la oleada de calor, el sofoco, la sofocación…., que es un ascenso térmico en la zona de la esclavina, el cuello, la cara y la cabeza de comienzo brusco (a veces relacionado con la temperatura ambiental, a veces con circunstancias psicológicas o emocionales) que sufre la mujer y que una vez iniciado es inevitable…. Lo peor del asunto es que para el 70% de las mujeres que los sufren a veces se prolongan más allá de cinco años (lo contamos con detalle en http://www.neyro.com/2015/03/13/los-sofocos-pueden-durar-mas-alla-de-cinco-anos-para-el-70-de-las-

Usar tempranamente la terapia hormonal posmenopáusica puede prevenir enfermedades del corazón

El título, lo reconozco desde el inicio, puede resultar espectacular, pero así son los resultados que le hubiera gustado comprobar al difunto (lamentablemente) Dr. Clarkson recientemente perdido para la ciencia y para la vida, que había vaticinado los mimos hechos desde su ámbito de la experimentación animal al final del siglo pasado.
Efectivamente, ahora, una investigación de la Keck School of Medicine de la University of Southern California (USC), en Estados Unidos, sugiere que la terapia hormonal, cuando se toma dentro de los seis primeros años desde ocurrida la menopausia, puede retrasar la progresión de la aterosclerosis subclínica, la acumulación de placa en las arterias…., que es la base fisiopatológica para que tiempo después aparezcan los eventos vasculares (accidentes cerebro vasculares, infartos de miocardio….entre otros).

Siendo los resultados espactaculres como son, el estudio se ha publicado nada menos que en “New England Journal of Medicine” el pasado 31.03.16 (se puede obtener el original en el enlace http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1505241). Según los autores, se trata del primer estudio prospectivo que examina directamente la hipótesis de que los efectos cardiovasculares de la terapia hormonal tras la menopausia varían según el momento del inicio de la terapia hormonal.

Para recopilar los datos, los científicos llevaron a cabo el ensayo de intervención temprana en comparación con estradiol tardío (Early Versus Late Intervention Trial With Estradiol, o ELITE, por sus siglas en inglés), un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Investigación (NIH, por sus siglas en inglés) del gobierno federal USA que comenzó en julio de 2004 y se ha extendido hasta 2012-13. Pueden obtenerse detalles del citado ensayo clínico en https://clinicaltrials.gov/show/NCT00114517.

Se clasificó a 643 mujeres posmenopáusicas sin antecedentes de enfermedad cardiovascular o diabetes en dos grupos: posmenopausia temprana (mujeres que estaban dentro de los seis años desde ocurrida la menopausia) y tardía (posmenopausia mujeres con diez años o más desde su menopausia). Este ensayo va mucho más allá de la sencilla (pero importante) acción de la dieta en la prevención cardiovascular, de la que ya nos habíamos ocupado en http://www.neyro.com/2014/01/19/somos-lo-que-comemos-y-mas-en-el-riesgo-cardiovascular/.

 Para el ensayo ELITE ahora comentado se asignó al azar a las mujeres reclutadas en cada grupo a recibir estradiol oral (con gel vaginal de progesterona) o un placebo (que incluía un gel vaginal con placebo). Cada seis meses, se evaluó la aterosclerosis subclínica midiendo el grosor íntima-media de la arteria carótida (carotid-artery intima–media thickness o CIMT, por sus siglas en inglés). No se medían número de sofocos o su intensidad, que no hubiera estado mal, sino datos tan objetivos como grosores de las paredes arteriales carotídeas de manera constante y a lo largo del tiempo…..

Después de una media de cinco años de terapia hormonal, las mujeres en el grupo de la menopausia temprana que estaban tomando estradiol, con o sin progesterona, mostraron tasas significativamente más lentas de progresión de CIMT, lo que significa que desarrollaron una acumulación de placa dentro de las arterias a una velocidad más lenta, en comparación con las de placebo. Sin embargo, el grupo de posmenopáusicas en etapa avanzada mostró esencialmente las mismas tasas de progresión de CIMT entre las que recibieron estradiol y las que tomaron el placebo.

Claro…., lo que decíamos de siempre en Europa (comenta con entusiasmo mal contenido el experto José Luis Neyro): los estrógenos administrados tempranamente no solo no son perjudiciales sino que son beneficiosos pues defienden (incluso) de la patología vascular a las usuarias….. Sin embargo, si dejamos tras la menopausia que se desarrolle la arteriosclerosis durante diez o más años, y luego empezamos con estrógenos…., entonces no solo no son beneficiosos sino que incluso pueden perjudicar a la mujer.

No solo los hallazgos con congruentes con los datos de la experimentación animal con macaca mulata llevados adelante en la década de los 90 del siglo anterior por Clarckson, como decíamos,  sino que coinciden punto por punto con el re-análisis que Francine Grodstein había hecho después de esos resultados, del estudio de cohortes realizado entre las nurses americanas con idénticos resultados: los estrógenos son “good when early, bad when late” (ver en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=J+Womens+Health+(Larchmt).+2006+Jan-Feb%3B15(1)%3A35-44.)

“Los resultados de este trabajo, en el contexto de décadas de estudios sobre la terapia hormonal y la degeneración vascular, proporciona una fuerte evidencia de que los beneficios cardiovasculares de la terapia hormonal dependen del momento de inicio”, afirma Howard N. Hodis, director de la Unidad de Investigación de la Aterosclerosis y profesor Medicina y Medicina Preventiva en la Keck School of Medicine e investigador principal del estudio.
“ELITE ofrece prueba de concepto y la primera evidencia directa de la investigación humana sobre que el tiempo de la terapia hormonal es imprescindible para el éxito en la prevención de la progresión de la aterosclerosis, la vía primaria subyacente que conduce a la enfermedad cardiaca y al accidente cerebrovascular –agrega Hodis–. El concepto de tiempo de inicio de una intervención es probablemente aplicable a la mayoría de los métodos de prevención de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres”.
Reanalizar el WHI, destaca finalmente el Dr. Neyro, que es el comienzo de toda la tristemente famosa polémica, nos hubiera aclarado las cosas sin tanto dolor y sufrimiento por el abandono casi generalizado de las terapias hormonales por parte de muchas usuarias y (lo que es aún peor) de muchos ginecólogos; los datos estaban claros como muestra el gráfico final a continuación.

Violencia de Género, un abordaje científico

Con Ramón Bustamante, en Radio Popular. El doctor Neyro sobre violencia de género y las raíces que llevan al maltratador a serlo. La violencia es un problema social que tiene mucho que ver con los valores que como sociedad transmitimos.

En la entrevista el doctor Neyro también habla del tratamiento con andrógenos en la postmenopausia, en el trastorno de la pérdida de deseo sexual femenino.