Archivo de la categoría: Hemeroteca

Vías para optimizar los beneficios de los suplementos de calcio y vitamina D

 

El calcio y la vitamina D son elementos imprescindibles para asegurar una buena salud ósea, pero cuando se requieren suplementos resulta imprescindible elegir las dosis adecuadas y seleccionar a la población óptima para maximizar sus beneficios para la salud y minimizar algunos posibles riesgos. Seguir leyendo Vías para optimizar los beneficios de los suplementos de calcio y vitamina D

Pocas parejas tan saludables para la mujer como el embarazo y el deporte.

 
No todas las mujeres tiene una capacidad física, ni una resistencia ni unas condiciones innatas como Serena Williams que este año 2017 ganó un título de Gran Slam, el Oen de Australia, en enero, estando embarazada de ocho semanas…; cierto¡¡¡ (ver la noticia ampliada en http://www.neyro.com/2017/04/24/cuando-el-deporte-no-esta-contraindicado-ni-en-el-embarazo/) Indudablemente cierto, reconoce el Dr. Neyro que, al tiempo afirma que pocas parejas existen en el mundo de la salud femenina tan “saludables” como el embarazo y la práctica deportiva.
Y es que hasta en el hipotético caso de aquella mujer que nunca ha practicado actividad física, que nunca se ha puesto las zapatillas de correr o de saltar, hasta en ella…., comenzar con una actividad física que le ayude a quemar calorías es saludable incluso durante el embarazo.
Efectivamente, el deporte, la actividad física y el embarazo son propuestas combinables tomando algunas consideraciones como elementales, relata nuestro experto el Dr. Neyro; por ejemplo: no se deben practicar deportes violentos o que comporten riesgo de caídas: si usted no ha hecho lucha grecorromana es mal momento para iniciarse en esta actividad gestante de cinco meses. Tampoco el parapente parece muy aconsejable o conducir coches en un rallye a 200 km por hora en carretas de montaña….
Tocamos este tema de las posibles combinaciones en una noticia previa en el blog presente en el enlace siguiente: http://www.neyro.com/2015/07/27/deporte-sexo-y-gestacion-actividades-contraindicadas-o-posibilidades-reales-de-combinarlos/
Está fuera de lógica, al margen de casos como el de Serena Williams que ya mencionamos, que la alta competición también debe dejarse fuera de la gestación o deportes extremos que lleven a la extenuación como las maratones o las marchas extremas de montaña o el himalayismo….

El diario ABC a través de una de sus periodistas más valiosas, la encantadora Laura Marta (@laura_elliot_) ha vuelto a tocar este tema contando con dos especialistas de excepción  cual son el propio Dr. José Luis Neyro, ginecólogo y conocedor como pocos de la fisiología femenina y Alberto García Bataller (@agarbasn1), fisiólogo del deporte y entrenador internacional de deportistas de élite, profesor en investigador de INEF que con una experiencia de más de 25 años, abordan estas cuestiones en un magnífico reportaje que puede seguirse en el enlace http://www.neyro.com/2015/07/27/deporte-sexo-y-gestacion-actividades-contraindicadas-o-posibilidades-reales-de-combinarlos/

¿Cuántos kilos debo ganar una vez embarazada?

El peso ha sido una constante a considerar en la vida de muchas personas y, sobre manera, en la de muchas mujeres. Si hay algún periodo de tiempo en que esta afirmación resulta más contundente, es sin duda el periodo de embarazo y los meses posteriores acaso. La embarazada gana peso, es un hecho; es más, debe ganar peso, es una necesidad. Sí pero cuánto?
Muchas preguntas se acumulan entonces en el pensamiento de la futura madre: ¿Cuántos kilos deberé ganar al final?, ¿se deformará mi cuerpo de manera definitiva?, ¿tan importante es el peso como para que mi ginecólogo me pese insistentemente en cada visita?, ¿se ganan los kilos de manera uniforme o puedo compensar estos cuatro o cinco que he ganado este mes?,¿y qué pasa…., que la placenta no pesa nada?, ¿y el líquido amniótico tampoco?
Efectivamente todas esas y muchas más deberán tener respuesta en una consulta relajada en la que la mujer y su ginecólogo consensuen la mejor dieta, la calidad de los alimentos a ingerir, la forma de llevar adelante esa dieta, la importancia de no incluir de ninguna manera el alcohol en esa dieta (ya lo contamos en http://www.neyro.com/2012/07/27/una-de-cada-13-mujeres-embarazadas-consume-alcohol/), etc, etc….
De todo ello han charlado en la revista HOLA con el Dr. José Luis Neyro, a través de una conversación – entrevista con su redactora Ana Riaza y que se ha publicado recientemente en la edición digital de la citada publicación.

Hay sexo después de la menopausia

Más del 40% de las mujeres maduras sufren atrofia vaginal, pero muy pocas, sólo una de cada cuatro, acuden al ginecólogo en busca de un remedio. Como consecuencia, sus relaciones sexuales se vuelven cada vez más dolorosas, hasta el punto de que muchas de ellas llegan a abandonarlas para siempre; y favorecen la aparición de otros problemas de salud que complican aún más su calidad de vida. Entran en una especie de espiral patológica y lo que comienza con una simple sequedad vaginal acaba convirtiéndose –o puede acabar haciéndolo– en un rosario de enfermedades que afecten también a la vejiga urinaria y la uretra. Pero no tiene por qué ocurrir así. Una adecuada y sencilla prevención, que puede comenzar antes de que lle gue la menopausia, permite a la mujer vivir la sexualidad con plenitud independientemente de su edad.

 

NOTICIAS EN EL CORREO

El Correo 14 junio 2014

el Correo 14 junio 2014.1

Menopause_GreatSex_Md

 

 

Osteoporosis: el 50 por ciento de los afectados abandona el tratamiento después de los seis primeros meses

Un servicio de atención farmacéutica  en osteoporosis se puede marcar dos objetivos prioritarios: conseguir que el paciente sea adherente y que tome las cantidades de calcio y vitamina D. En cuanto al cribaje de pacientes mediante la realización en la farmacia, los expertos consultados por CF destacan que, aunque útiles, no hay que abusar. “Para hacer una casa necesitamos albañiles, cemento y ladrillo. Si falla alguno de esos elementos no se puede construir; pues lo mismo sucede con el abordaje de la osteoporosis, donde, por ejemplo, la adherencia a los tratamientos puede ser el cemento; el calcio, los albañiles, y el ladrillo, la vitamina D”, pone como ejemplo José Luis Neyro, del Servicio de Ginecología y Obstetricia en el Hospital de Cruces, de Bilbao, quien remarca que el farmacéutico juega un papel clave sobre todo en el cumplimiento terapéutico.

osteoporosis_

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer el artículo completo en Correo farmacéutico, 10.2013

La edad sexual de ‘Lolita’, a debate

NEKANE LAUZIRIKA – DEIA – Domingo, 4 de Noviembre de 2012

AUNQUE el debate emerja ahora, como casi siempre a rebufo de actos violentos impactantes e incluso mortales, hace ya tiempo que algunas voces venían solicitando elevar la edad mínima legal de los adolescentes, que en el Estado español es de 13 años, para que puedan mantener relaciones sexuales consentidas con un adulto. La misma regulación permite también el matrimonio a los 14 años con permiso judicial. Estas dos edades son de las franjas más tempranas de toda la legislación mundial.

El caso de Almudena, la niña de 13 años recientemente asesinada en El Salobral (Albacete), que mantenía una relación sentimental con su asesino confeso, Juan Carlos Alfaro de 39 años, ha despertado de nuevo la discusión.

Las crónicas nos cuentan que mantenían una relación íntima y que él la mató cuando ella le abandonó. La madre de Almudena llora de profunda pena por su hija y de impotencia por la infinidad de ocasiones en las que intentó sin conseguirlo, alejar a su pequeña de Juan Carlos por la vía legal. Lo hizo mediante denuncias ante la Guardia Civil. Sin embargo, nadie hizo nada. Almudena tenía 13 años y la relación era consentida. Todo legal.

Varias ONG de protección a la infancia, como Unicef y Save The Children, y expertos en psicología jurídica, como Javier Urra, vienen solicitando al Gobierno que reabra el debate de la edad de consentimiento para evitar los abusos sexuales a menores. Su recomendación es que la edad se suba hasta los 15/16 años, equiparándola a los demás países de nuestro entorno.

EN ESTUDIO La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, anunciaba hace unos días la posibilidad de estudiar la adopción de medidas para mejorar la protección de los menores de edad en el ámbito de las relaciones sexuales y el matrimonio. Estas medidas podrían incorporarse en el próximo Plan para la Infancia y la Adolescencia (PENIA 2012-2015), cuyo contenido definitivo está previsto se apruebe antes de fin de año.

A pesar de ello, el Gobierno de Rajoy niega rotundamente que el crimen de Albacete sea el motivo por el cual se ha puesto en estudio la posibilidad de subir este límite legal de 13 a 16 años para situarlo así en la media europea.

Aunque la trágica muerte de Almudena haya reavivado la discusión, no todos los especialistas se ponen de acuerdo sobre la reforma del Código Penal para que recoja la elevación de la edad. En lo que sí coinciden de forma unánime es en la necesidad de destinar más inversiones a prevención y formación. Y también en solicitar una actitud más receptiva hacia los adolescentes.

Javier Urra, doctor en Psicología y Enfermería, fue en 1996 el primer defensor del Menor del Estado español. Si por él fuera se aprobaría la medida de inmediato. Su mediación logró que la edad de consentimiento se subiera de 12 a 13 años. “Algo del todo insuficiente; sí, fue un paso, pero muy escaso”, explica a DEIA.

Este especialista en psicología jurídica recuerda que tras entrevistarse con los grupos políticos y exponerles las razones para elevar la edad, todos estuvieron muy de acuerdo con la iniciativa, pero nadie quiso mojarse en este tema. ¿Por qué? “No querían limitar la libertad a los jóvenes”. “Una idea falsa, porque a los menores no se les permite conducir hasta los 16 años, ni votar hasta los 18 años y hasta para tatuarse o abortar precisan un permiso paterno-materno hasta los 16 años”.

Urra, presidente de la Red Europea del Defensor del Menor y psicólogo de la Fiscalía de Madrid sigue defendiendo que hay que aumentar la edad de consentimiento como mínimo hasta los 15 años. Se basa en la Psicología evolutiva. “Hay niños que con 13 años están muy desarrollados físicamente, que se apasionan, pero que no son capaces de valorar las consecuencias de su relación con un adulto. Una niña de 13 años puede ser biológicamente madura, puede quedarse embarazada. También puede enamorarse y hasta seducir; sin embargo, no es madura, emocionalmente continúa siendo una niña”, añade.

DESARROLLO EMOCIONAL Según Urra, un ser humano no se desarrolla emocional y moralmente hasta los 21 años. “Los lóbulos frontales se están formando hasta los 21 años. A esa edad es cuando una persona alcanza de verdad la madurez emocional. Otra cosa es la jurídica a la que se llega con 18”.

El psicólogo recuerda como en bajito, algún diputado, le ha dicho que no quieren subir la edad porque estarían privando a los jóvenes de un derecho. “Personalmente pienso que es un error, porque nadie ha dicho que no tengan relaciones entre iguales, aunque a mí, que chavales con 13 años tengan relaciones completas me parece un poco precipitado, pero ahora no entro a valorar esto”.

De lo que sí habla Urra es de que un adulto no tiene una relación de igualdad con un niño/a de 13 o 14 años. De hecho, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia, que acaba de hacerse pública, va en la línea de lo apuntado por el ex defensor del Menor. “Aunque la ley lo permita, acaba sancionando al adulto porque entiende que hay un abuso de poder”, explica.

DEBATE SOCIAL Hay quien pide, como el ginecólogo bilbaíno Jose Luis Neyro, experto en redes sociales y divulgador médico, que se abra un debate de forma serena y eficiente y no se modifiquen las normas o se legisle en caliente. “Cambiar las leyes sobre una urgencia es un error; los casos como el de la pequeña Almudena son puntuales”. A su juicio, lo verdaderamente preocupante es que el número de embarazos entre adolescentes continúe creciendo cada año, a pesar de la tonelada de información que tienen los chicos y las chicas para evitarlos.

Neyro cree que algo se está haciendo mal con los adolescentes. “Además, hay un corriente entre los chicos y chicas que no ligan sexualidad con embarazos no deseados: Creen que al tener 14-15 años no pueden ser madres”. ¿Por qué sucede esto? “Los adultos hemos banalizado la sexualidad y la información que se transmite a los jóvenes es parcial, sesgada e inexacta”. Para este especialista, los cambios legislativos no van parejos a los sociológicos. “Éstos requieren debates sociales en los que se impliquen tanto las autoridades sanitarias como las educativas. Se trata de informar mejor a los jóvenes sobre los aspectos positivos, pero también de los negativos que pueden tener las relaciones sexuales. El debate no debe centrarse en castigar penalmente a los que tienen relaciones con menores. Si es así se llenarán las cárceles de gente”, sentencia.

En esta misma línea, Isabel Serrano, ginecóloga y activista de la plataforma “decidir nos hace libres.org”, que aglutina a asociaciones de todo el Estado, considera que no se precisa una edad legal y penal porque es algo extraordinario encontrar a menores de 14 años que hayan mantenido relaciones sexuales consentidas con adultos. “Además, penalizar con leyes de cárcel no resuelve el problema; no cambiará las conductas de la gente”.

Para Serrano esta iniciativa surge en plena campaña del actual Gobierno del PP para dar marcha atrás a los derechos sexuales. “Todo lo que tiene que ver con la libre decisión de las mujeres les revuelve. Les da sarpullido. La libertad sexual es donde se halla la frontera entre el comportamiento progresista y el represivo. En todo lo que tiene que ver con la sexualidad -aborto, píldora del día después…-, este Gobierno tiende más a reprimir que a comprender”.

Esta experta, con una larga experiencia en atención a adolescentes, cree que una legislación nueva no ayudará a nadie. “¿A quién penalizarán, al jovencito que ha tenido relaciones con otra niña?”, se pregunta. A su juicio, las medidas tendrían que ir encaminadas a aumentar la capacidad de decisión de la gente joven, a una educación que les permita tener una relación de pareja de igualdad. “Legislar sobre algo extraordinario es crear un problema donde no existía”, afirma Isabel Serrano. “Además, una edad de consentimiento muy alta puede causar problemas a los propios adolescentes, por ejemplo ante casos de un chico de 18 años con una novia de 15, porque se podrían penalizar relaciones de tú a tú”, zanja.

¿MORALINA? Una opinión no compartida por el ex Defensor del Menor y algunas terapeutas familiares, quienes advierten de que no se trata de escandalizarse por la diferencia de edad. “No es una cuestión de moralina. Hay que eliminar el complejo de que eso no es progresista”,

En este sentido, Urra recalca que no se trata de penalizar a los adolescentes, sino de sancionar al adulto que tiene una relación, aunque sea consentida, con una menor. “Nadie dice nada de los chavales de 14 años”. Además, el psicólogo de la Fiscalía, por experiencia propia, no comparte la idea de que se traten de casos excepcionales. “Recibo multitud de llamadas, emails de padres agobiados; los casos no son anecdóticos. Este es un problema que está ahí y los padres se sienten desprotegidos. Es verdad que las niñas se ponen pesadas, porque saben lo que dice la ley; son niñas, pero no gilipollas; la legislación se lo permite”, explica.

Urra no cree que sea progresista no defender a la infancia. “La edad de consentimiento sirve para proteger a los más jóvenes, 13 años es excesivamente baja, pero hay que tener en cuenta también la diferencia de edad entre la pareja y si el adulto ejerce algún poder o presión sobre el niño, al ser su profesor o un familiar próximo”. “Por cierto -añade- si un adulto quiere a una niña de 13 años y está enamorado de ella y cree que ella le adora, lo que tiene que hacer es esperar hasta que sea mayor de edad. Y ver si entonces le dice también: eres adorable”, dice con sorna.

Desde la Federación Estatal de Planificación Familiar, la coordinadora del Área joven, Raquel Hurtado, cree innecesario elevar el límite legal de los 13 a 16 años. “Donde hay que poner más esfuerzos es en garantizar una educación sexual de calidad para que los adolescentes tengan encuentros más responsables. Cuando tienen acceso a información de calidad se hacen más competentes en sus relaciones”.

Año arriba año abajo para el consentimiento sexual, relación de poder, inmadurez emocional, mayor educación sexual… la discusión sobre estos temas está servida, la solución en el tejado común pero en manos de los legisladores