Archivo de la etiqueta: THS

La osteoporosis mata 4 veces más mujeres que el cáncer de mama

El consultor de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de Cruces (Barakaldo, Vizcaya), José Luis Neyro, ha avisado de que la osteoporosis mata cuatro veces más mujeres que el cáncer de mama y ha asegurado que si no se actúa a tiempo se va a convertir, al igual que la obesidad, en una epidemia del siglo XXI.

20131019120510-672xXx80

El consultor de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de Cruces (Barakaldo, Vizcaya), José Luis Neyro, ha avisado de que la osteoporosis mata cuatro veces más mujeres que el cáncer de mama y ha asegurado que si no se actúa a tiempo se va a convertir, al igual que la obesidad, en una epidemia del siglo XXI.

Así lo ha asegurado el experto en declaraciones a Europa Press con motivo de la celebración, este domingo, del Día Mundial de la Osteoporosis, una enfermedad silenciosa caracterizada por la pérdida de densidad ósea y cambios en la microestructura de los huesos. En España unas 3 millones de personas sufren esta patología, siendo las mujeres las más afectadas por la misma.

Y es que, la osteoporosis provoca una gran carga, tanto a nivel personal como social, debido a las diversas fracturas que ocasiona en las articulaciones y que son motivo de múltiples visitas a los servicios hospitalarios y de diferentes tipos de discapacidad.

Por este motivo, el experto ha lamentado que las autoridades sanitarias no estén dando prioridad a esta enfermedad ya que, según ha asegurado, “entre todos” se puede dar la “vuelta” a la patología. En este sentido, ha calificado de “intolerable” las elevadas listas de espera que hay en la sanidad pública para las pruebas de densitometría.

“Hagamos prevención primaria para evitar la enfermedad, secundaria para evitar la fractura y terciaria para evitar las consecuencias de la invalidez producida por la fractura”, ha señalado, para insistir en que los efectos de esta enfermedad no sólo afectan a la calidad de vida sino que, también, “incrementan el coste asistencial tanto directo como indirecto”.

En concreto, el 35 por ciento de las mujeres sufren la enfermedad a partir de los 50 años, un porcentaje que aumenta hasta el 52 por ciento en las mayores de 70 años. De hecho, se estima que en España entre el 12 por ciento y el 16 por ciento de todas las mujeres sufrirá una fractura de cadera secundaria derivada de la osteoporosis postmenopáusica.

Además, uno de los principales inconvenientes de esta enfermedad es el hecho de que el 13 por ciento de los pacientes que han sufrido una fractura por osteoporosis muere en los siguientes tres meses, siendo la mortalidad a los dos años del 38 por ciento. Asimismo, el 45 por ciento de aquellos que han sufrido una fractura vertebral quedan con daño funcional y hasta el 50 por ciento de los mismos puede desarrollar incapacidad total o parcial.

 SE PUEDE EVITAR EL DESARROLLO DE LA ENFERMEDAD Y LAS FRACTURAS

Ahora bien, según ha aseverado el especialista, estos porcentajes se pueden disminuir si se llevan a cabo una serie de medidas preventivas que sirven tanto para evitar la aparición de la enfermedad como las fracturas.

Así, para prevenir la osteoporosis o hacer que ésta se desarrolle de forma más débil, Neyro ha destacado la importancia de realizar ejercicio físico que “sobrecargue” los huesos y les añada presión como correr, caminar o jugar al tenis; y consumir alimentos ricos en calcio como, por ejemplo, leche, lácteos, naranja, frutos secos, verdura de hoja verde, pescado azul o sardinas en aceite.

Para prevenir las fracturas, que se producen especialmente entre las personas mayores y que son por caídas de bajo impacto, el experto ha subrayado la necesidad de que estos pacientes adecuen su corrección visual, eviten cualquier obstáculo en la casa que pueda provocar una caída, caminen con un bastón, no utilicen bañeras y se compren un calzado antideslizante para prevenir una caída en la calle.

“Las mujeres que se caen en la calle y se rompen la muñeca demuestran que ya tienen una osteoporosis establecida y que necesitan un tratamiento de por vida para sus huesos. Cualquier fractura de bajo impacto necesita ya un tratamiento contra la osteoporosis que durará toda la vida”, ha apostillado Neyro.

Ahora bien, el consultor de obstetricia y ginecología ha asegurado también que, a pesar de que es una enfermedad con un alto componente genético, se puede prevenir su aparición desde el embarazo. Por ello, ha recomendado a las mujeres en periodo gestación que consuman unos 1.300 o 1.500 miligramos de calcio al día, lo que significa un litro de leche diario.

“La dieta rica en calcio durante el embarazo influye en la producción de masa ósea que van a desarrollar los hijos cuando sean mayores. Este es el secreto, intentar desarrollar con toda la potencialidad genética un pico de masa ósea que sea suficiente como para que no se pierda hueso y no se entre en osteoporosis a los 50 años”, ha aseverado.

Finalmente, el experto ha informado de que actualmente hay diferentes fármacos capaces de disminuir el riesgo de fracturas osteoporóticas, que cuentan con una “extraordinaria validez y potencia” y que, además, son “muy eficaces” a la hora de mejorar las condiciones articulares de los pacientes.

 

LA NOTICIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

 

20 minutos_21-10 Diario La Tarde_19-10 El Economista.es_19-10 La voz libre_21-10 Madridpress_21-10 NewsEsp_19-10 Tribuna Salamanca_20-10 Yahoo_19-10

Aprobado en USA el primer tratamiento no hormonal para sofocos asociados con la menopausia

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el pasado junio Brisdelle (paroxetina) para tratar sofocos moderados a severos (síntomas vasomotores) asociados con la menopausia. Brisdelle, que contiene un inhibidor selectivo de reabsorción de serotonina, mesilato de paroxetina, es actualmente el único tratamiento no hormonal para sofocos aprobado por la FDA.
Existen una variedad de tratamientos aprobados por la FDA para los sofocos, pero todos ellos contienen estrógeno solamente o estrógeno y una progesterona. En Europa, afirma nuestro experto el Dr. Neyro, se viene empleando hace más de cuarenta años diversas combinaciones de estrógenos naturales y progesterona natural también, caracaterística definitivamente diferente de lo que sucede con estos fármacos en los estados Unidos.
Los sofocos asociados con la menopausia se presentan hasta en un 75 por ciento de mujeres y pueden persistir hasta 5 años, o incluso más en algunas mujeres. El 805 de las mujeres que los padecen, comienzan a sentirlos incluso dos años antes de la llegada de su menopausia, señala José Luis Neyro. Los sofocos no constituyen una amenaza para la vida, pero los síntomas pueden resultar muy molestos, causando incomodidad, vergüenza e interrupción del sueño. “Hemos demostrado con nuestros estudios epidemiológicos que el llamada síndrome climatérico altera gravemente la calidad de vida de las mujeres afectas”, indica nietro experto ginecólogo titular de este web.
“Existe un número importante de mujeres que sufren de sofocos asociados con la menopausia y que no pueden o no quieren usar tratamientos hormonales”, señala por otro lado  el doctor Hylton V. Joffe, director de la División de Productos Óseos, Reproductivos y Urológicos en el Centro para la Evaluación e Investigación de Medicamentos de la FDA. “La aprobación de este junio 2013 proporciona a las mujeres la primera opción terapéutica no hormonal aprobada por la FDA para ayudar a aliviar los sofocos que son tan comunes en la menopausia”.
La seguridad y eficacia de Brisdelle se establecieron en dos estudios aleatorizados, doble ciego, controlados por placebo y con un total de 1,175 mujeres posmenopáusicas con sofocos entre moderados y severos (con un mínimo de sofocos de siete a ocho por día o de 50 a 60 por semana). El período de tratamiento duró 12 semanas en un estudio y 24 en el otro. Los resultados mostraron que Brisdelle redujo los sofocos comparado con el placebo. El mecanismo por el que Brisdelle reduce los sofocos es desconocido.
Los efectos secundarios más comunes en pacientes tratados con Brisdelle fueron dolores de cabeza, fatiga,  náusea/vómitos.
Brisdelle contiene 7.5 mg de paroxetina y la dosis es de una vez por día a la hora de acostarse. Otros medicamentos tales como Paxil y Pexeva contienen dosis más altas de paroxetina y están aprobados para tratar trastornos como depresión severa, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno de pánico y trastorno generalizado de ansiedad. Todos los medicamentos aprobados para tratar depresión, incluyendo Paxil y Pexeva, tienen una advertencia en la caja sobre un riesgo mayor de suicidio en niños y jóvenes. Debido a que Brisdelle contiene el mismo ingrediente activo que Paxil y Pexeva, tiene una advertencia en la caja de riesgo de suicidio y se indica en la etiqueta de Brisdelle.
abanicos_lenguaje[1]Otras advertencias en la etiquetadas incluyen una posible reducción en la eficacia de tamoxifen si ambos medicamentos se toman al mismo tiempo, un creciente riesgo de pérdida de sangre, y un riesgo de desarrollar síndrome de serotonina (señales y síntomas que incluyen confusión, palpitaciones rápidas, y alta presión arterial).
En estos momentos se están analizando los datos de un gran ensayo clínico realizado en España, en el que el Dr. Neyro ha participado, en el que se evaluaron los efectos de una combinación de productos naturales derivados de la soja y del trébol rojo para el tratamiento de los sofocos moderados en pacientes que no deseaban emplear tratamientos hormonales. Probablemente, esos datos se presenten por primera vez en el congreso nacional de Menopausia que se celebrará en Bilbao entre el 12 y el 14 de junio de 2014 presidido por el Dr. Neyro. “Estamos trabajando duro para que esa presentación de datos tenga lugar en Bilbao”, señala.

 

Los tratamientos hormonales mejoran la función muscular en mujeres posmenopáusicas

tratamiento-menopausiaLa terapia hormonal sustitutiva (THS) mejora significativamente la función muscular, hasta el nivel de la fibra muscular, en las mujeres posmenopáusicas, según los resultados de un estudio publicado en “Journal of Physiology”.

Algunos estudios publicados en la última década han informado negativamente en torno a la THS, por lo que muchas mujeres son reticentes a usarlo, pero esta investigación ofrece un resultado positivo de esta terapia.

En estudios previos sobre el control de velocidad de la marcha y el salto de altura, se ha sugerido que la THS reduce el impacto del declive relacionado con la edad de la masa muscular y la fuerza. Este nuevo estudio es el primero en explorar estos efectos a nivel celular y molecular, gracias a que el equipo de investigación observó pares de gemelas idénticas posmenopáusicas, de las cuales sólo una de cada par estaba recibiendo THS, con el fin de descartar diferencias genéticas, y luego se realizó un examen minucioso de las biopsias musculares tomadas de ellas.

El Dr. Lars Larsson, de la Universidad de Uppsala (Suecia), quien dirigió el estudio, dijo: “Hemos encontrado que a pesar de que las fibras musculares individuales no cambian de tamaño, los músculos de las usuarias de THS mostraron una mayor resistencia mediante la generación de una fuerza máxima más alta en comparación con aquellas sin THS. Se cree que el uso de terapia de reemplazo hormonal, al menos en parte, reduce modificaciones de las proteínas contráctiles del músculo que están vinculadas al envejecimiento”.

“La THS también se asocia con una organización más eficiente de los mionúcleos, que son componentes esenciales para la función de la fibra muscular. En usuarias de la THS, la diferente disposición de mionúcleos optimiza el transporte de proteínas a nivel celular que conduce a la mejora de la función muscular“, agrega el director del estudio.

“Las caídas y las lesiones relacionadas con las caídas son comunes entre las personas de edad avanzada, con consecuencias socioeconómicas importantes para los individuos y la sociedad, y las mujeres se ven más afectadas que los hombres debido a la disminución en la producción de la hormona sexual femenina”, prosigue este experto, para quien los resultados del estudio abren nuevas posibilidades para futuras intervenciones farmacológicas destinadas a aumentar la masa muscular y la función en la vejez, así como mejorar la calidad de vida.
Si a todo ello añadimos, como señala nuestro experto en terapias hormonales y titular de este web, el Dr. José Luis Neyro, que los ginecólogos solemos estar “atentos a los niéveles de vitamina D de nuestras pacientes que también refuerza la masa muscular, estaremos en el camino de asegurar una tercera edad mucha más sana y vigorosa” Todo ello no solo reduce el riesgo de caídas y consecuentemente de fracturas, sino que mejor a el perfil general de cada paciente.

El estrógeno puede aliviar el dolor en las articulaciones de mujeres posmenopáusicas

Las mujeres posmenopáusicas, que a menudo sufren de dolor en las articulaciones, podrían encontrar un poco de alivio a largo plazo al tomar sólo estrógeno como medicamento, según un nuevo estudio de la Iniciativa de Salud de las Mujeres (WHI), publicado en la revista “Menopause”.

Estudios anteriores de la influencia de los estrógenos sobre síntomas articulares habían hallado resultados mixtos, por lo que los investigadores examinaron los resultados de la WHI, el estudio más grande de la historia del uso de la terapia hormonal en mujeres posmenopáusicas. En concreto, analizaron los datos de un programa en el que las mujeres que se habían sometido a una histerectomía recibieron estrógeno o un placebo.

“Encontramos que las mujeres posmenopáusicas que recibieron estrógeno sólo como medicamento registraron una frecuencia significativamente menor de dolor en las articulaciones que las mujeres que recibieron un placebo”, señaló el Dr. Rowan T. Chlebowski, autor principal del estudio y cientíhormonasfico del Instituto de Investigación Biomédica del Centro Médico Harbor-UCLA (LA BioMed) en Los Ángeles (Estados Unidos). “Entre 3% y 5% más de las mujeres que reciben estrógenos tuvieron menos dolor de las articulaciones que las mujeres que tomaron un placebo”, concreta.

Entre las 10.739 mujeres posmenopáusicas inscritas en el programa de estrógeno, el 77%% informó que tenían dolor de las articulaciones y el 40% experimentó hinchazón de las articulaciones. Tras un año de tratamiento, la frecuencia de dolor articular fue menor entre las mujeres que recibieron sólo medicamento de estrógeno, en comparación con el grupo placebo (76,3% frente a 79,2%).

Después de tres años, en un subconjunto de las mujeres en el estudio, loa participantes que recibieron estrógeno siguen teniendo dolor en las articulaciones con menos frecuencia que las mujeres que recibieron un placebo (74,2% frente a 79,8%).

“Estos hallazgos sugieren que el estrógeno puede proporcionar un alivio modesto pero sostenido para las mujeres posmenopáusicas que sufren de dolor en las articulaciones”, subraya el Dr. Chlebowski. Por ello, aconseja a las mujeres que consulten a sus médicos y equilibren el valor potencial terapéutico de los estrógenos con la información disponible sobre los riesgos y beneficios de la terapia hormonal para la menopausia, incluyendo la advertencia de utilizar la dosis más baja durante el menor tiempo.
Hace ya más de dos años, una publicación indexada internacionalmente recibió un manuscrito que por primera vez atribuía al déficit de las hormonas estrogénicas de los ovarios, a la postmenopauisa en suma, hasta la tercera parte de todas las artrosis de las mujeres. Se hablaba así en el artículo de Herrero-Beaumont por vez primera de la ARTROSIS POSTMENOPÁUSICA.

Expertos en salud de la mujer presentan en Madrid los últimos fármacos para tratar la osteoporosis y la depresión

Expertos en salud de la mujer se reúnen desde este miércoles y hasta el viernes, 4 de marzo, en el XI Congreso Nacional de Salud y Medicina de la Mujer que se celebra en Madrid, donde se hablará de ‘Prolia’ (denosumab), el fármaco de Amgen para tratar la osteoporosis que llegará a las farmacias españolas en dos meses, y de ‘Valdoxan’ (agomelatina), el antidepresivo de Servier, ya disponible en España.

Así lo han explicado esta mañana en rueda de prensa el doctor Santiago Palacios, director del Instituto Palacios de Salud de la Mujer; el ginecólogo del Hospital de Cruces (Baracaldo, Vizcaya) José Luis Neyro, y la psiquiatra Marina Díaz-Marsá.

El doctor Neyro ha hablado de osteoporosis, un problema que afecta a unos dos millones de mujeres en el mundo, sin que muchas de ellas lo sepan, y que es causa de fracturas en entre el 35 y el 40 por ciento de las mujeres mayores de 50 años.

Según este ginecólogo, a pesar de que las fracturas osteoporóticas provocan cuatro veces más muertes que el cáncer de mama, más del 60 por ciento de las pacientes en riesgo abandonan su tratamiento en el primer año.

“Denosumab abre una nueva vía para tratar la osteoporosis, pues actúa bloqueando el mecanismo que hace perder masa ósea con la administración de dos inyecciones anuales que la mujer se puede administrar, mejorando la adherencia”, señala.

Más de cinco años de ensayos con este nuevo fármaco, aprobado ya para su comercialización en Europa y Estados unidos, han demostrado que logra reducir en un 68 por ciento las fracturas vertebrales y un 40 por ciento las de cadera.

“Los resultados de denosumab, un anticuerpo monoclonal que actúa como inhibidor de ligando del RANK (RANK-L), demuestran es el tratamiento más eficaz de la osteoporosis”, apunta Neyra, quien atribuye a ‘Prolia’ un buen perfil de seguridad.

Las pacientes que pueden beneficiarse de ‘Prolia’ son aquellas con osteoporosis diagnosticada –a través de una densitometría o porque ha sufrido una fractura– con alto riesgo de fractura y aquellas mujeres que lleven entre ocho y 10 años de tratamiento y necesiten cambiar de tratamiento por algún motivo.

MEJORAR EL ÁNIMO, SENTIRSE ACTIVO

Por su parte, la doctora Díaz-Marsá ha hablado sobre depresión, una enfermedad que afecta el doble a las mujeres que a los hombres, con una prevalencia para ellas situada entre el 10 y el 25 por ciento y para ellos entre el 5 y el 10 por ciento.

También es mayor en las mujeres la probabilidad acumulada de sufrir una depresión antes de los 80 años, de casi un 50 por ciento frente al 26 por ciento de los hombres. No en vano, el cerebro masculino tiene un 52 por ciento más de serotonina que el femenino, por lo que la medicación debe ser distinta por sexos.

Esta psiquiatra ha destacado los beneficios de agomelatina, un fármaco ya disponible en las farmacias españolas desde hace un año y medio que, además de actuar sobre los neurotransmisores, ayuda a mantener o mejorar los ritmos circadianos, aumentando los niveles de serotonina, dopamina y noradrenalina.

Así no sólo mejora el estado de ánimo desde la primera semana de tratamiento –algo que lo diferencia del resto de antidepresivos–, también mejora la alerta diurna, restituyendo “la capacidad de estar activo” al paciente. Ocho de cada 10 pacientes que toman agomelatina siguen sin recaídas a los 10 meses de tratamiento.

Pueden beneficiarse de este nuevo fármaco las mujeres que han sufrido un primer episodio de depresión y aquellas que estén en tratamiento, pero quieran cambiar de fármaco para evitar la disfunción sexual, un problema que se evita con ‘Valdoxan’.

Interrogantes sobre la osteoporosis. 3 MANEJO CLÍNICO DE LA OSTEOPOROSIS

  • ¿Cada cuánto tiempo conviene realizarse una densitometría?

En las personas osteoporóticas que están siguiendo un tratamiento, la realización de las pruebas debe ser periódica y ha de seguir unas fechas concretas, de manera que se pueda llevar un seguimiento de la enfermedad. Tampoco es preciso hacer una densitometría antes de dos años, excepto en ocasiones especiales, para poder apreciar cambios en los resultados. Recuérdese que el metabolismo óseo no es tan “rápido” como para que en unas pocas semanas se precien ya diferencias.

  • ¿Qué hacer cuando el médico diagnostica que se sufre de osteoporosis?

Además de ajustarse al tratamiento indicado para la enfermedad, es conveniente que los hábitos y conductas alimenticias se sigan más estrictamente aún si cabe. Así, la alimentación rica en calcio y Vitamina D es imprescindible a la hora de compensar muchas de las pérdidas que genera la descalcificación progresiva del esqueleto. Además, el ejercicio físico y la vida sana también son factores importantes a la hora de complementar el tratamiento indicado por el especialista. En este sentido, puede ser muy útil conectarse en este mismo web al link siguiente http://www.neyro.com/pdf/osteoporosis-rompa.pdf para obtener más información sobre estos temas.

  • ¿Existe pues tratamiento farmacológico para la osteoporosis?

Sí. Existen tratamientos eficaces que mejoran la masa ósea, reducen el riesgo de fracturas y permiten una mejor calidad de vida. Pero no solo eso; recientemente se acaba de publicar un interesante artículo resumen y revisión de las mejores publicaciones que hay hasta ahora en estos temas de terapias contra la OP (es decir, un metanálisis) que demuestra que el tratamiento de la OP es capaz de reducir de forma significativa la mortalidad por la enfermedad.

  • ¿Quién debe establecer el tratamiento farmacológico de la osteoporosis?

El médico es quien deberá determinar qué fármaco específico es más conveniente para cada paciente. Como ya hemos dicho en este web en varias secciones, puede ser el ginecólogo por la temprana edad en la que ve a pacientes afectas de estos trastornos al comienzo de la vida postmenopáusica (ver http://www.neyro.com/pdf/climaterioytto..pdf , para profundizar en esta área). También puede ser el reumatólogo, el endocrinólogo, el propio traumatólogo incluso, por supuesto el médico de cabecera o de familia, el rehabilitador, etc, etc.

  • ¿Cuáles son los tratamientos más adecuados para la osteoporosis?

Los tratamientos más adecuados son aquellos que permiten no solo detener la pérdida de masa ósea como fruto de ese metabolismo óseo alterado, sino también aumentar la masa ósea en todas las partes del esqueleto y, de esa forma, prevenir las fracturas en la mayor parte de los puntos dañados. Debe recordarse en este momento que la OP como tal ni mata ni mortifica; son las fracturas consecuencia de la enfermedad, las que mortifican y las que, a veces, terminan matando al paciente.

  • ¿Qué ocurre si no se trata adecuadamente la osteoporosis?

Si la osteoporosis no se trata adecuadamente continúa haciendo mella en el esqueleto. Si se ha sufrido una fractura, aunque ésta se cure, la enfermedad sigue estando ahí y, con el tiempo, aparecerán nuevas fracturas. Además, cuando ha aparecido ya una fractura, el riesgo de tener la segunda se multiplica por tres; si hay dos fracturas, el riesgo de que se produzca la tercera se multiplica por cinco….y así sucesivamente, cada fractura parece que predispone a tener otra….

  • ¿Se puede dejar de tomar el tratamiento farmacológico contra la osteoporosis?

No. El tratamiento para la osteoporosis es crónico, es decir, se debe tomar de por vida. Si se deja de tomar, el efecto protector del fármaco frente al hueso desaparece y se pueden producir fracturas. Nuestras propias investigaciones publicadas en revistas americanas de alto impacto confirman que la mujeres que no cumplen los tratamientos y los abandonan (por múltiples, pero casi nunca suficientes razones en general…), tienen mucho más riesgo de que sus huesos se fracturen durante el transcurso de la enfermedad. El objetivo de cualquier tratamiento es conseguir que no se produzcan fracturas o que no aparezcan nuevas si ya se hubo producido alguna antes de iniciar el tratamiento.

  • ¿Por qué es importante el cumplimiento del tratamiento en una enfermedad crónica como la osteoporosis?

En cualquier terapia crónica, el cumplimiento del tratamiento, es decir, tomarse todas las dosis del fármaco necesarias para que sea eficaz, es fundamental. Por otro lado, tan necesario es tomarse todas las dosis como hacerlo todo el tiempo indicado (la persistencia en la terapia). En el momento que no se sigue adecuadamente el tratamiento, éste pierde efectividad y, por lo tanto, puede dejar de tener los efectos beneficiosos que, con un cumplimiento adecuado, se obtienen; lo hemos demostrado muchos autores haciendo investigación clínica en OP.

  • ¿Es frecuente que las pacientes en tratamiento olviden tomar la medicación?

Sí, en cualquier terapia crónica es frecuente que las pacientes olviden un alto porcentaje de las pastillas del tratamiento. La frecuencia de olvido es mayor en caso de enfermedades crónicas que no presentan síntomas, como es el caso de la osteoporosis, y cuando se trata de un tratamiento preventivo, como es también el caso de la osteoporosis puesto que se trata de prevenir las fracturas.

  • Creo que estoy en riesgo y que puedo sufrir osteoporosis. ¿Qué debo hacer?

Siempre que se sospeche de la posible existencia de osteoporosis debe consultárselo a su médico, quien diagnosticará la enfermedad y decidirá sobre las medidas generales de prevención de las fracturas y, cuando sea indicado, el uso de medicamentos para su tratamiento. En este mismo web puede acercarse a su nivel de riesgo con un sencillo test para determinarlo en http://www.neyro.com/blog/index.php/2010/04/29/el-nuevo-test-de-riesgo-de-osteoporosis-de-un-minuto/ o incluso con otro aún más fácil, que está explicado en la página 13 del documento “OSTEOPOROSIS; QUE NO TE ROMPA LA VIDA¡” que se presenta en http://www.neyro.com/pdf/osteoporosis-rompa.pdf.

  • ¿A qué médico se puede acudir?

Cualquiera de los siguientes especialistas pueden aconsejar a la mujer sobre la osteoporosis: ginecólogo, traumatólogo, reumatólogo, internista, endocrinólogo y médico de atención primaria.

  • “Dejé de tomar el tratamiento contra la osteoporosis porque lo considero excesivamente caro… Al tener menos de 65 años, tenía que pagar un 40% y, además, debía comprar suplementos de Vitamina C y Calcio y, en conjunto, el coste era demasiado elevado”. ¿Qué podemos comentar a este testimonio?

Es muy importante no abandonar el tratamiento prescrito por su médico, dado que la osteoporosis es una enfermedad crónica. Cumpliendo el tratamiento, lo que está haciendo es invertir en su salud y actuar para que, cuando sea más mayor, pueda seguir disfrutando de una calidad de vida y lograr mantenerse activa.

  • ¿Y no pueden recetarme medicamentos genéricos, que son más económicos?

Sí, pero quien sabe cuál es el medicamento que conviene tomar según sea la situación de cada paciente es (solo) el médico. Dependerá de cada caso y de las necesidades de tratamiento que se tengan. Es importante tener presente que los medicamentos de marca son más innovadores y avanzados que los genéricos y que tiene tras de sí y antes de ser comercializados mucha investigación de todo tipo que no sustenta sin embargo a ningún genérico.

  • ¿Qué alimentos puedo tomar que sean ricos en Calcio?

Los alimentos más ricos en Calcio son los productos lácteos como la leche, el queso o el yogurt. También tienen mucho Calcio el pescado que se consume con restos de espinas, como las anchoas, sardinas en escabeche y boquerones fritos; y los frutos secos, como avellanas, almendras y nueces. Puede ud calcular el calcio dietético que ingiere cada día entrando en el enlace http://www.iofbonehealth.org/latinoamerica/calculador-de-calcio.html?lang=es Pero recuerde, ne se haga trampas al anotar cada alimento y la frecuencia con la que ingiere el mismo.

  • ¿Hay ejercicios especialmente recomendados para la osteoporosis?

Sí, sobre todo ejercicios de movilidad y respiratorios, para aprender las posturas adecuadas y fortalecer los músculos que sostienen la columna. Aunque es importante también que conozca los ejercicios contraindicados para una persona que sufre osteoporosis. En cualquier caso, los ejercicios deben serle siempre indicados de forma personalizada por su médico. En este mismo web encontrará toda una serie de ejercicios y de posturas beneficiosas o contraindicadas en una enfermedad que puede llevar al paciente a una invalidez real; no sea Ud. de ese grupo, díagle “NO” a la Osteoporosis.