Archivo de la etiqueta: cancer

El embarazo protege contra el cáncer de mama; nuevas pistas reveladoras del mecanismo

Científicos del Fox Chase Cancer Center, en Filadelfia, Estados Unidos, han descubierto nuevas pistas sobre cómo el embarazo reduce el riesgo de las mujeres de desarrollar cáncer de mama. Con una mirada detallada al material genético de las mujeres que habían dado a luz y las que no, estos expertos, cuyas conclusiones se han presentado en la reunión anual de la American Association for Cancer Research, observaron diferencias en los elementos relacionados con procesos clave que, cuando funcionan mal, pueden incrementar el riesgo de desarrollar cáncer.
Hasta ahora, describe el titular de este web el Dr. Neyro, “sabíamos por el seguimiento epidemiológico de grandes grupos de mujeres afectas de cáncer de mama, que el embarazo era un factor protector”; ahora, concluye, “parecen empezar a llegarnos evidencias de los mecanismos biológicos que hacen posible esa protección”. Para saber más en estos temas, pueden leer en http://www.neyro.com/2012/11/25/aclarados-algunos-puntos-sobre-el-cancer-de-mama-y-sus-variantes/.
Lo perfecto sería que los científicos tuvieran algún día la capacidad de imitar los cambios señalados en las mujeres que no han estado embarazadas para reducir su riesgo de desarrollar cáncer, señala la autora del estudio, Julia Santucci-Pereira, investigadora asociada en el Laboratorio de Investigación del Cáncer de Mama en el Fox Chase. “Estamos tratando de entender cómo ayuda el proceso natural del parto a prevenir el cáncer -explica–. Si lo entendemos, podremos tratar de imitar este proceso de alguna manera, especialmente en las mujeres que están en alto riesgo de desarrollar la enfermedad”.
En el trabajo, Santucci-Pereira y sus colegas utilizaron sofisticada tecnología de secuenciación de ácidos nucleicos para comparar la actividad genética de muestras de tejido libres de cáncer de mama de más de 100 mujeres, 30 de las cuales eran premenopáusicas que nunca habían dado a luz. Los expertos vieron diferencias en la expresión de genes que se asocian con el proceso bajo el cual las células se convierten en especializadas, conocido como diferenciación.
Según Santucci-Pereira, no fue una sorpresa, ya que los problemas en la diferenciación pueden hacer que las células se vuelvan cancerosas. Además, esta experta y sus colegas vieron diferencias claras entre las madres y no madres en la expresión de genes relacionados con el desarrollo de la anatomía del seno, algo que, a juicio de esta experta, también tiene sentido, ya que este proceso debe estar bien regulado para evitar el cáncer.

En otro estudio presentado durante la misma sesión de este foro científico, Santucci-Pereira y su equipo identifican cambios genéticos adicionales que pueden ayudar a explicar cómo el embarazo protege contra el cáncer de mama; el hallazgo epidemiológico nos era conocido y se repite siempre que lo hemos estudiado, describe nuestro experto el ginecólogo Dr. J.L. Neyro, titular de este web (ver también  http://www.neyro.com/2014/02/02/el-consumo-de-tomates-puede-proteger-del-cancer-de-mama-a-mujeres-posmenopausicas/).  Examinando a diez mujeres en la menopausia, encontraron que las madres y no madres muestran diferencias en cómo se modificaron sus genes, específicamente al resultar afectados por grupos químicos, los cuales influyen en la forma en la que los genes son utilizados por el cuerpo. Aquí, de nuevo, hallaron diferencias en los procesos asociados con el desarrollo de la anatomía del seno.

“Aunque esta investigación aporta más información para entender por qué el embarazo protege al cuerpo contra el cáncer, cómo sucede sigue siendo un rompecabezas”, reconoce Santucci -Pereira, quien señala como una posibilidad al hecho de que la hormona producida durante el embarazo, la gonadotropina coriónica humana (HCG), induce estos cambios.

De hecho, la investigación anterior en animales y células humanas ha encontrado que la adición de HCG puede producir otros cambios genéticos ligados a la diferenciación y el desarrollo, añade otro autor del estudio, José Russo, que dirige el Laboratorio de Investigación de Cáncer de Mama en el Fox Chase. “Estamos tratando de imitar el embarazo sin hacer que las mujeres se queden embarazadas”, agrega Santucci-Pereira.

Finalmente, en otro estudio que presentará también Santucci-Pereira y otros científicos del Fox Chase se analizaron profundamente las diferencias en los tramos de material genético apodados “no codificantes”, es decir que no contienen instrucciones para hacer proteínas. Se trata de regiones que los científicos pensaban que eran “inútiles”, pero ahora resulta que interactúan con otras partes del genoma y mejoran su función, por lo que el siguiente paso es tratar de entender qué hacen estas regiones no codificantes, incluyendo su papel en el cáncer.
En este último análisis, Santucci-Pereira y sus colegas identificaron 42 diferencias en las regiones no codificantes entre ocho mujeres que habían sido madres y ocho que no habían tenido descendencia. Es posible, dice la investigadora líder, que estas regiones no codificantes trabajen con los genes identificados en los otros dos análisis para inducir cambios en los procesos de diferenciación y desarrollo, protegiendo así a las mujeres que han dado a luz.

Al igual que con la otra investigación, el objetivo es encontrar formas que imiten a estos efectos en las no madres, tal vez mediante la administración de compuestos que se dirigen a regiones no codificantes que experimenten la misma protección contra el cáncer de mama, dice Santucci -Pereira. “Hay maneras, molecularmente, de orientar las regiones no codificantes –añade esta experta–. Estamos tratando de encontrar la forma de que funcionen”. Hasta entonces, la vida sana desprovista de tóxicos nos puede ayudar mucho en el empeño (ver en http://www.neyro.com/2014/03/05/nueva-evidencia-de-que-el-tabaquismo-aumenta-el-riesgo-de-cancer-de-mama/)

Vacunas contra el cáncer de ano y de recto, mas seguras y eficaces

En los últimos tiempos se está desarrollando una corriente que basada en la ausencia de la visión de las enfermedades, aconseja equivocadamente dejar de vacunar en general. Entre tanto, las autoridades sanitarias y reguladoras de todo el mundo explican que el asunto es al contrario: se ven menos enfermedades porque se vacuna.
En algunos casos, como en el del cáncer de cuello se ha afirmado que entre la prevención primaria de la infección por virus del papiloma mediante la vacunación y la secundaria con las citologías periódicas, la enfermedad es susceptible de desaparición incluso.
Recientemente, las autoridades sanitarias europeas habían re-avalado nuevas pautas más cómodas de vacunación con esa vacuna (ver en http://www.neyro.com/2014/03/13/nueva-respuesta-positiva-del-comite-de-medicamentos-de-uso-humano-de-la-agencia-europea-del-medicamento-ema-r-especto-a-vacunas/)
Hace todavía menos de un mes, de nuevo, la vacuna tetravalente para prevenir el Virus del Papiloma Humano (VPH), ha recibido otro reaval: la opinión positiva del Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP, por sus siglas en inglés) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) para la prevención de lesiones precancerosas anales y cáncer anal, relacionados causalmente con los tipos 16 y 18 del virus del papiloma humano (VPH) oncogénico.
Esta nueva indicación viene avalada por los resultados de un estudio en el que se demuestra la gran eficacia de Gardasil® frente las lesiones precancerosas asociadas a los tipos 6, 11, 16 y 18 del VPH (NIA 2/3) y que son reconocidas como precursores de cánceres analesiv.
Ya teníamos noticias que la misma vacuna podría ser una solución para la prevención de muchos cánceres de la esfera orofaíngea, como nos recuerda nuestro experto el Dr. José Luis Neyro (ver en http://www.neyro.com/2013/12/30/la-vacuna-del-vph-tambien-podria-contribuir-a-la-prevencion-del-cancer-orofaringeo/); en su centro, se sigue una política desde hace años de vacunación gratuita a todas las personas que lo soliciten.

Se estima que en Europa se producen anualmente unos 6.800 casos nuevos de cáncer anal, entre los cuales, del 75% al 80% son atribuibles a los tipos 16 y 18 del VPHi,ii,iii. De acuerdo con los estudios de población realizados, el cáncer anal es más frecuente en mujeres que en hombres, dándose más del 60% de los casos en mujeresi.

La incidencia de cáncer anal en hombres es mayor entre varones homosexuales, aunque un estudio poblacional estimó que un 53% de los casos de cáncer anal ocurrieron en varones heterosexualesiii. La incidencia del cáncer anal ha aumentado durante las últimas décadas, tanto en hombres como en mujeres, en los países industrializados en general, y en Europa, en particulariii.
La eficacia de esa vacuna tetravalente contra la enfermedad anal (neoplasia intraepitelial anal -NIA- y cáncer anal) se evaluó en una población de 598 varones que mantienen relaciones sexuales con hombres de edades comprendidas entre 16 y 26 años. El análisis principal se realizó en la población  por protocolo (PP), y consistió en individuos que recibieron las tres dosis a lo largo de un año de reclutamiento, que no tuvieron ninguna desviación importante respecto al protocolo del estudio, que no estaban infectados por los tipos 6, 11, 16 y 18 del VPH al entrar en el estudio y que continuaron libres de infección por estos cuatro tipos de VPH durante un mes después de recibir la última dosis de la vacunav.

La eficacia clínica en reducción de la incidencia de NIA 2/3 relacionadas con los tipos 6, 11, 16 y 18 del VPH fue del 74,9% (IC 95%: 8,8, 95,4) y 86,6% (IC 95%: 0,0, 99,7) para las NIA 2/3 relacionadas con los tipos oncogénicos 16 y 18 del VPHv. La media de la duración del seguimiento fue de 2,15 años.

De hecho, ya teníamos noticia de que este tipo de vacuna era recomendable en varones y estaba autorizada su difusión en ese sexo desde hace más de dos años y medio (ver en http://www.neyro.com/2011/09/06/la-union-europea-autoriza-el-uso-de-una-vacuna-contra-el-vph-en-varones/), nos aclara el Dr. Neyro.
El CHMP validó la extrapolación de la eficacia de Gardasil® en la prevención de la NIA 2/3 en la población de varones homosexuales a la población de hombres y mujeres heterosexuales sanos
iForman D, de Martel C, Lacey CJ, Soerjomataram I, Lortet-Tieulent J, Bruni L, et al. Global burden of human papillomavirus and related diseases. Vaccine 2012;30 Suppl 5:F12-23.
iide Martel C, Ferlay J, Franceschi S, Vignat J, Bray F, Forman D, et al. Global burden of cancers attributable to infections in 2008: a review and synthetic analysis. Lancet Oncol 2012;13(6):607-15.
iiiDe Vuyst H, Clifford GM, Nascimento MC, Madeleine MM, Franceschi S. Prevalence and type distribution of human papillomavirus in carcinoma and intraepithelial neoplasia of the vulva, vagina and anus: a meta-analysis. Int J Cancer 2009;124(7):1626-36.
ivScholefield JH, Castle MT, Watson NF. Malignant transformation of high grade anal intraepithelial neoplasia. Br J Surg 2005;92:1133-6.
vGardasil SmPC, April 2014

Nueva evidencia de que el tabaquismo aumenta el riesgo de cáncer de mama

Las mujeres jóvenes que fuman pueden tener más riesgo de sufrir cáncer de mama con receptores de estrógenos positivos, uno de los tumores mamarios más comunes.

Científicos del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson de Seattle, en Estados Unidos, aseguran que las mujeres jóvenes que fuman pueden tener más riesgo de sufrir cáncer de mama con receptores de estrógenos positivos, uno de los tumores mamarios más comunes, según los resultados publicados en la revista “Cancer”.

En concreto, vieron que las mujeres de entre 20 y 44 años que fumaban un paquete de tabaco al día durante al menos diez años cuando tuvieron entre 20 y 44 años tenían un riesgo un 60% mayor de desarrollar estos tumores en comparación con aquellas que fumaban menos. En cambio, no había más probabilidades de padecer un cáncer de mama triple negativo, un subtipo menos frecuente pero más agresivo. “Creo que cada vez hay más evidencia de que el tabaquismo también es un peligro para el cáncer de mama”, ha reconocido Christopher Li, principal autor del estudio.

Investigaciones previas habían apuntado ya algunos vínculos entre el consumo de tabaco y el cáncer de mama, pero los resultados en mujeres jóvenes no eran concluyentes ya que había dudas de que se asociara a un mayor riesgo de todos los subtipos de tumores mamarios. De hecho, nos ocupamos también de este asunto, señala el Dr. José Luis Neyro, cuando se descubrieron algunos alelos en la historia genética de determinadas mujeres; puede verse en el linkhttp://www.neyro.com/2012/12/19/el-riesgo-de-cancer-de-mama-en-fumadoras-aumenta-significativamente/

Para comprobar esas asociaciones, analizaron todos los casos de cáncer de mama detectados en el área de Seattle entre 2004 y 2010. En ese periodo hubo un total de 778 mujeres diagnosticadas con el subtipo más común, el de receptores de estrógenos positivos, mientras que a 182 se detectó un tumor de mama triple negativo. Asimismo, también incluyeron en el estudio a 938 mujeres sin cáncer. Según el Instituto Nacional del Cáncer, una de cada ocho mujeres estadounidenses desarrollarán cáncer de mama, pero el riesgo es más bajo a edades más jóvenes.

Los investigadores observaron que las mujeres jóvenes que han fumado alguna vez tenían un 30% más de probabilidades de desarrollar cualquier tipo de cáncer de mama, en comparación con las mujeres que nunca lo hicieron. Pero cuando los investigadores analizaron el aumento de riesgo por cada subtipo, vieron que dicho incremento no se producía en mujeres con triple negativo.

Y al medir la prevalencia del tabaquismo vieron que las que habían fumado durante al menos 15 años eran un 50% más propensas a desarrollar un cáncer de mama con receptores de estrógenos positivos, en comparación con las que fumaban menos años. Y las que fumaban al menos un paquete al día durante 10 años, el riesgo era un 60% mayor.

Esto podría deberse, según los autores, a que las sustancias que se encuentran en los cigarrillos actúan como estrógenos y favorecen el desarrollo del tumor. “Hay muchos productos químicos diferentes en el humo del cigarrillo que pueden tener muchos y diversos efectos”, ha reconocido Li. Una evidencia más, relata el Dr. Neyro, de que el tabaco es hoy el primer agente carcinógeno de toda la historia de la humanidad.

El Panel del cáncer de la Presidencia de los EEUU acaba de publicar un informe titulado “Accelerating HPV Vaccine Uptake: Urgency for Action to Prevent Cancer”.

Resulta de interés leer la intensidad del mensaje en relación con la necesidad de vacunar a la población de riesgo…., que es toda aquella que mantiene relaciones sexuales, sean hombres o mujeres.
Ello enfatiza lo que hemos venido anunciando en este web desde incluso antes de la comercialización de dichas vacunas en nuestro país, por ejemplo en http://www.neyro.com/2008/01/02/las-mujeres-adultas-deben-vacunarse-tambien-del-cancer-de-cervix-y-los-hombres/ y en un link un poco posterior, como http://www.neyro.com/2008/03/10/unas-9000-ninas-reciben-las-primeras-vacunas-contra-el-cancer-de-utero/ o bien en estos otros (entre muchos más….):http://www.neyro.com/2009/12/10/la-vacuna-del-cancer-de-cuello-de-utero/ (con más de 1026 comentarios de nuestros visitantes) y http://www.neyro.com/2010/09/10/vacuna-frente-al-hpv-ultimas-buenas-noticias/ (con otros 75 comentarios de nuestros seguidores).
La transcripción literal del mensaje que me permito traducir es la siguiente (debajo tendréis el texto original):
“Los virus del papiloma humano (VPH) causan la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino y las mayores proporciones de cáncer vaginal, vulvar, anal, de pene, y cáncer de orofaringe .
El VPH también causa verrugas genitales y papilomatosis respiratoria recurrente. Vacunas contra el VPH podría reducir drásticamente la incidencia de los cánceres asociados al VPH y otras enfermedades entre las mujeres y loshombres, pero la absorción de las vacunas no ha estado a la altura de los niveles marcados como objetivo.
El Panel de Cáncer del Presidente USA estima infrautilización de la vacuna contra VPH como una amenaza seria, pero corregible para avanzar contra el cáncer. En este informe, el Grupo presenta cuatro metas para aumentar la absorción de la vacuna contra el VPH: tres de ellos se centran en los Estados Unidos y el cuarto aborda maneras en que Estados Unidos puede ayudar a aumentar la aceptación mundial de las vacunas.
Varias de las preguntas de investigación de alta prioridad relacionados con las vacunas contra el VPH y el VPH también se identifican. – Ver más en: http://deainfo.nci.nih.gov/advisory/pcp/annualReports/HPV/index.htm #sthash.EVNkZNpv.gc18v9DR.dpuf
Human papillomaviruses (HPV) cause most cases of cervical cancer and large proportions of vaginal, vulvar, anal, penile, and oropharyngeal cancers. HPV also causes genital warts and recurrent respiratory papillomatosis. HPV vaccines could dramatically reduce the incidence of HPV-associated cancers and other conditions among both females and males, but uptake of the vaccines has fallen short of target levels. The President’s Cancer Panel finds underuse of HPV vaccines a serious but correctable threat to progress against cancer. In this report, the Panel presents four goals to increase HPV vaccine uptake: three of these focus on the United States and the fourth addresses ways the United States can help to increase global uptake of the vaccines. Several high-priority research questions related to HPV and HPV vaccines also are identified. – See more at: http://deainfo.nci.nih.gov/advisory/pcp/annualReports/HPV/index.htm#sthash.EVNkZNpv.gc18v9DR.dpuf

El cáncer de mama HER2+ se puede subclasificar en cuatro subtipos diferentes

La identificación de los diferentes subtipos es importante para poder orientarse hacia un tratamiento cada vez más dirigido y específico del cáncer de mama HER2+.  De ello nos ocupamos en este mismo web (ver el enlacehttp://www.neyro.com/2012/11/25/aclarados-algunos-puntos-sobre-el-cancer-de-mama-y-sus-variantes/), hace unos meses cuando planteábamos la diferente clasificación del cáncer de mama que su producción oncogénica puede proporcionar en cada tumor específicamente.
Ahora, una nueva investigación del Grupo de Genómica Traslacional del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) de Barcelona ha demostrado que el cáncer de mama HER2+ se puede subclasificar en cuatro subtipos diferentes y ha identificado un subtipo con una mayor respuesta y beneficio a los tratamientos con quimioterapia y anti-HER2. La identificación de los diferentes subtipos es importante para poder orientarse hacia un tratamiento cada vez más dirigido y específico del cáncer de mama HER2+.El estudio, liderado por el Dr. Aleix Prat, responsable del grupo de Genómica Traslacional del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), junto con el Dr. José Baselga, Physician-in-Chief del Memorial Sloan Kettering Cancer Center, ha sido publicado en “Clinical Cancer Research”. La investigación se basa en el hecho de que no todos los tumores HER2+ responden igual a la terapia específica anti-HER2 con la que se abordan. Si bien el tumor desaparece en el caso de muchas pacientes, otras no responden o se vuelven resistentes a la terapia anti-HER2, combinada con quimioterapia. Esta observación ha llevado a este estudio retrospectivo de pacientes tratadas dentro del ensayo clínico fase III, conocido como NOAH, para intentar ver qué diferencias genómicas tienen los tumores sensibles y resistentes al tratamiento.

Ello provoca una rotura del viejo paradigma médico de clasificar todos los tumores cancerosos según la antigua clasificación TNM (de Tumor y su tamaño, Nódulo y afectación de los ganglios loco-regionales y Metástasis y su presencia a distancia), define el experto Dr. Neyro; lo comentamos en su día al hablar de estos extremos (ver el enlace http://www.neyro.com/2013/10/16/propuesta-para-una-nueva-clasificacion-de-los-tipos-de-cancer-atendiendo-a-como-las-mutaciones-afectan-a-los-sistemas-geneticos/) y allá decíamos que nos deberá obligar más pronto que tarde a cambiar nuestros protocolos de tratamiento e individualizar las terapias para esta enfermedad.

Así, continua el Dr. Neyro, de www.neyro.com, ante cualquier cáncer de mama es crítico conocer el subtipo molecular al que pertenece. Hasta hace poco el cáncer de mama se clasificaba en tres grupos según la presencia o no de los receptores hormonales y el receptor HER2, en cáncer de mama hormonosensible, HER2+ y triple negativo (cuando no se incluye en ninguno de los dos grupos anteriores).

Durante los últimos años se ha afinado en esta clasificación gracias a la genómica y se ha observado que existen al menos cuatro grandes subtipos de cáncer de mama (Luminal A, Luminal B, HER2 enriquecido y Basal-Like). El año pasado, este mismo grupo de investigadores ya afinó en la clasificación de los tumores hormonosensibles gracias a la utilización de la genómica.

En este estudio, el mismo grupo se ha focalizado en la enfermedad HER2+. El cáncer de mama HER2+ afecta al 20% de las mujeres con esta enfermedad y se caracteriza por la presencia de un gran número de receptores HER2 y una mayor actividad proliferativa de sus células tumorales y la consecuencia es que se trata de un tumor muy agresivo con mayor riesgo de recaídas y muerte por cáncer. La aparición de tratamientos dirigidos al receptor HER2, como el trastuzumab o el lapatinib, ha mejorado el escenario de esta enfermedad. Ahora bien, hoy en día el cáncer de mama HER2+ sigue siendo considerado como un subgrupo único que debe tratarse de forma similar, pese a que no todas las pacientes con cáncer de mama HER2+ responden igual al tratamiento.

Este nuevo estudio ha evaluado la respuesta al tratamiento anti-HER2 de los diferentes subtipos moleculares. Según el estudio, los 4 subtipos genómicos que se encuentran en el cáncer de mama — llamados Luminal A, Luminal B, HER2 enriquecidos y Basal-like – también se encuentran en el cáncer de mama HER2+ y éstos condicionan la respuesta al tratamiento. “Concretamente, hemos observado que los tumores HER2+ que pertenecen al subtipo HER2 enriquecido tienen la vía de señalización del receptor HER2 muy activada y eso los hace especialmente sensibles a los tratamientos selectivos anti-HER2 como el trastuzumab. Por lo tanto, de los 4 subtipos, el subtipo HER2 enriquecido es el que se beneficia más del tratamiento específico anti-HER2”, explica el Dr. Prat.

 

Establecer diferencias genómicas y clínicas entre cada uno de los subtipos puede permitir hilar más fino todavía en las decisiones de tratamiento y por lo tanto se puede traducir en la aplicación de tratamientos más agresivos para quien se pueda beneficiar de ellos, y tratamientos más dirigidos para quien esta estrategia pueda ser una opción, es decir, abordando una terapia más personalizada y resultando de ella una mejor y mayor supervivencia. De hecho, el estudio PAMELA, liderado por el VHIO y que implica a más centros españoles bajo la coordinación del grupo cooperativo SOLTI, y para el que el Dr. Prat también cuenta con el apoyo de la Fundación Susan G. Komen, tratará de responder esta segunda cuestión. El estudio PAMELA tiene como objetivo identificar mediante la genómica a aquellas pacientes con tumores HER2+ susceptibles de ser curadas con terapias biológicas anti-HER2 sin necesidad de quimioterapia.

“Ya no hay duda de que la expresión génica en cáncer de mama aporta información biológica esencial para la determinación del diagnóstico, tratamiento, riesgo de recaída y de la supervivencia“, afirma el Dr. Aleix Prat, “A partir de hoy, el tratamiento se debe basar en una caracterización molecular previa del tumor, por lo que debemos poner los máximos esfuerzos para que sea muy precisa. Los test genómicos nos proporcionan esa precisión y ya se están incorporando a la realidad diaria a pasos de gigante. No tenemos más opción que ir todos en esta dirección”, concluye el Dr. Prat.

La vacuna del VPH también podría contribuir a la prevención del cáncer orofaríngeo

unnamed (1)

Se considera que el virus del papiloma humano, VPH es el causante de la práctica totalidad de los cánceres de cuello uterino y de una parte no desdeñable de los cánceres anogenitales y orofaríngeos

La vacuna del VPH también podría ayudar a prevenir el cáncer de orofaringe, un tumor poco frecuente que se produce en la parte posterior de la boca, según se desprende del estudio EPIC (European prospective investigation into Cancer and Nutrition) en el que participa la Consejería de Sanidad asturiana. Esta vacuna se aplica gratuitamente a las adolescentes asturianas dentro del calendario del sistema público de salud. Todas las adolescentes españolas se vacunan en el colegio, con grandes diferencias lamentablemente, señal el Dr. Neyro, entre unas comunidades autónomas y otras; puede haber más de 40 puntos porcentuales entre la tasa de vacunadas en la Comunidad Autónoma del País Vasco y Andalucía, por ejemplo, declara el titulas del web.

El VPH tipo 16 (HPV16) es considerado el causante de la práctica totalidad de los cánceres de cuello uterino y de una parte no desdeñable de los cánceres anogenitales y orofaríngeos. Debido al incremento reciente del número de casos de cáncer de cavidad oral, cuello, esófago y laringe en los países industrializados el estudio europeo EPIC, que analiza prospectivamente la relación entre dieta y cáncer en un grupo de medio millón de europeos e incluye una cohorte de 8.442 asturianos, ha está tratando de precisar el rol del VPH en este tipo de tumores.

Las primeras evidencias apuntan a que cerca del 35% de los pacientes con cáncer de orofaringe habían estado en contacto con el oncogén E6 del VPH tipo 16 mientras que solo un 0,6% de las personas sanas los presentaba. Un oncogén es una proteína, un gen anormal o activado que es el responsable de la transformación de una célula normal en la célula maligna que desarrollará un determinado tipo de cáncer.

De estas conclusiones se desprende que las personas que presentaban anticuerpos frente a este oncogén del virus estaban expuestos a un riesgo 247 veces mayor de sufrir un cáncer orofaríngeo, en los 12 años de seguimiento, que las personas que no habían estado en contacto con el virus.

Para poder llegar a estas conclusiones, los investigadores estudiaron 862 casos de cáncer de cuello y cuello (boca, orofaringe, laringe esófago) y a 1599 personas sanas con el fin de evaluar la presencia de anticuerpos específicos frente a los oncogenes E6 y E7, proteínas reguladoras y otros antígenos del virus que fueron seleccionados entre ese medio millón de europeos.

Además, los anticuerpos frente al HPV16 aparecieron en sueros que fueron obtenidos mucho antes de ser diagnosticado el tumor, hasta 10 años antes.  “Las infecciones, señala nuestro experto, suelen ser muy anteriores a la aparición de la patología; igual pasa en el cuello del útero”. El grupo de pacientes  con uno de estos tumores que presentaban anticuerpos frente al VPH 16 tenía menos proporción de fumadores y de bebedores excesivos de alcohol y menos supervivencia que los pacientes con este tipo de tumor que eran negativos frente al virus.

El riesgo de desarrollar un cáncer de orofaringe en los 10 años siguientes entre los pacientes que participaron en el estudio que fueran positivos al oncogén E6 del VPH fue de un 7% en mujeres no fumadoras y de un 23 % en varones no fumadores aunque los investigadores se muestran cautos y precisan que se necesitan otros estudios para confirmar estos datos.

El equipo de investigadores del proyecto EPIC está analizando ahora la presencia de ADN del virus en las células tumorales y comprobando si este virus está jugando un papel activo en la génesis de este tumor, especialmente entre los no fumadores.

El VPH 16 se transmite por vía sexual y es uno de los cubiertos por la vacuna que se administra a las adolescentes asturianas. Si se demostrara un papel activo del virus en la génesis de estos cánceres una cierta parte de estos tumores podrían ser prevenidos. Un argumento más para insistir en las bondades de la vacunación frente a VPH, no solo entre las adolescentes sino entre cualquier persona sexualmente activa.