Archivo de la categoría: Artículos

Las madres con mayor peso tienen más riesgo de muerte fetal e infantil

No se ha establecido un IMC óptimo previo al embarazo para prevenir la muerte fetal e infantil; de hecho, afirma el Dr. Neyro, responsable de este web, teníamos noticias de que el sobrepeso materno, la obesidad concretamente, podría poner en entredicho la vida del feto en desarrollo (ver en http://www.neyro.com/2011/04/06/la-obesidad-de-la-madre-amenaza-la-vida-del-hijo/)    

Ahora, por otro lado, se demuestra que un mayor índice de masa corporal (IMC) materno antes o al comienzo del embarazo se asocia con un riesgo más elevado de muerte fetal y muerte infantil, según alerta un estudio que se publica en la revista “JAMA” (el diario de la Asociación Médica Americana).

A nivel mundial, se produjeron aproximadamente 2,7 millones de nacidos muertos en 2008. Cada vez menos en Occidente y entre los países llamados industrializados, no solo debido a la crisis económica y financiera, sino en función de otros parámetros…, también relacionados con el sobrepeso (ver en http://www.neyro.com/2013/12/27/a-mayor-peso-mas-posibilidades-de-tener-poca-cantidad-de-espermatozoides/) Además, se estima que cada año ocurren 3,6 millones de muertes neonatales (muerte ocurrida después del nacimiento de un bebé vivo, pero antes de la edad de 28 días).

Varios estudios han sugerido que el mayor índice de masa corporal materno antes o durante el embarazo temprano se asocia con un riesgo superior de muerte fetal, muerte perinatal (muerte fetal y neonatal precoz), muerte neonatal y mortalidad infantil, aunque no todos han encontrado una asociación significativa. Sin embargo, no se ha establecido un IMC óptimo previo al embarazo para prevenir la muerte fetal e infantil.

Dagfinn Aune, del Imperial College London, en Reino Unido, y su equipo realizaron una revisión y un metaanálisis para examinar la asociación entre el IMC materno antes o al comienzo del embarazo y el riesgo de muerte fetal y muerte infantil. Tras una búsqueda en la literatura médica, identificaron 38 estudios que cumplían los criterios para su inclusión en el metaanálisis, con más de 10.147 muertes fetales, 16.274 partos nacidos muertos, 4.311 muertes perinatales, 11.294 muertes neonatales y 4.983 lactantes muertos.

Los investigadores vieron que incluso un modesto incremento en el IMC materno se asoció con un mayor riesgo de muerte fetal, muerte neonatal, muerte perinatal y muerte infantil. Se observó el mayor riesgo en la categoría de mujeres con obesidad severa, de forma que las embarazadas con un IMC de 40 tenían un riesgo aproximado de entre dos y tres veces mayor frente a las mujeres con un IMC de 20.

Los autores sugieren que varios mecanismos biológicos podrían explicar la asociación encontrada en este estudio, incluyendo que el sobrepeso o la obesidad se ha relacionado con un mayor riesgo de preeclampsia, diabetes gestacional, diabetes tipo 2, hipertensión gestacional y anomalías congénitas, condiciones que han sido fuertemente vinculadas, entre otras, con el riesgo de muerte fetal e infantil. Si a ello añadimos la creciente y cada vez más retrasada edad materna en el primer embarazo, señala el responsable de este web, la combinación de todos los factores empieza a ser preocupante.

Además, señala el Dr. Neyro para finalizar, la obesidad materna durante la gestación condiciona un mayor riesgo de obesidad infantil y este dato está creciendo de manera alarmante, también, en los países llamados emergentes que copian y reproducen rápidamente los malos hábitos dietéticos de la población occidental (ver y escuchar en http://www.neyro.com/2010/10/11/obesidad-infantil/)

Mitos y realidades acerca de la maca andina y la potencia viril

 

promueve el esperma de manera natural con maca
La maca (Lepidium meyenii o Lepidium peruvianum) es una planta herbácea anual o bienal nativa de los Andes del Perú, donde se cultiva por su hipocótilo comestible. La maca posee algunas propiedades medicinales, una de las más popularmente conocidas es la capacidad que posee de generar fertilidad en los animales.Este fenómeno fue observado por los primeros españoles cuando veían que los animales domésticos que llevaban se reproducían a menor velocidad que sus homólogos andinos. Se cuenta que los indios aconsejaron añadir maca a los alimentos de los animales, pudiendo comprobar los efectos positivos que ocurrían. Se sabe de su efecto positivo en la espermatogénesis en ratas a grandes altitudes. No obstante se han realizado investigaciones acerca de sus propiedades afrodisíacas comprobándose que no posee efectos sobre los niveles hormonales humanos en períodos de consumo de 12 semanas. De todo ello se ocupa el Dr. Neyro en esta entrevista en Radio 5 todo noticias del pasado mes de marzo, que está disponible en el el enlace adjunto.

La tasa de natalidad en España se sitúa a la cola de la Unión Europea

Las españolas tuvieron una media de 1,32 hijos en 2012, lo que las coloca a la cola de la Unión Europea –solo por detrás de Portugal (1,28) y de Polonia (1,3)–, donde la media fue de 1,58 niños, según los datos ofrecidos por la agencia europea de estadística (Eurostat). Esas tasas echan por tierra lo que parecía que podría haber sido un ligero cambio en la tendencia que se empezaba a vislumbrar antes de la gran crisis financiera y económica, aún no concluida, señala nuestro experto en ginecología, Dr. Neyro, que comenzó en Occidente en 2007.

Los países donde la tasa de natalidad fue mayor son Irlanda y Francia, con 2 niños por mujer, seguidos de Reino Unido (1,92) y Suecia (1,91). La agencia de estadística, además, señala que de los 10 Estados miembros que se sitúan en la media europea o la mejoran, ocho de ellos también tienen una tasa de empleo para las mujeres en torno a la media.

El Dr. Neyro de www.neyro.com nos aclara alguno datos sobre la fecundidad de los últimos años: desde mediados de los años setenta hasta mediados de los noventa del siglo pasado bajaron progresivamente de forma significativa tanto la tasa bruta de natalidad (nacidos por 1.000 habitantes), como la tasa global de fecundidad (nacidos por 1.000 mujeres de 15 a 49 años) y también el indicador coyuntural de fecundidad (número medio de hijos por mujer a lo largo de su vida si se mantuviera en la población la misma intensidad en la fecundidad que la observada en cada año de referencia), produciéndose un incremento gradual de dichos indicadores hasta 2008 y luego decrementándose hasta 2011.

 

 

 

 

En el caso de España, a la cola en natalidad, las mujeres tampoco alcanzan la media de las europeas en lo que a ocupación se refiere. La tasa de empleo de las españolas es del 50,6 % y el de los españoles del 60,2 %; mientras que en el conjunto de la UE las mujeres llegan a un 58,5 % de ocupación, una cifra que, en cualquier caso, se mantiene lejos de la media de los hombres europeos (69,6 %).

La estadística europea también se ha fijado en la brecha salarial entre hombres y mujeres y apunta que la diferencia en España es mayor (17,8 %) que en el conjunto de la Unión Europea (16,4 %).

Al igual que en la Unión Europea, las mujeres superan a los hombres en la Universidad, en donde las mujeres son un 45,3 % y los hombres un 35 %; lo que supone una diferencia algo mayor que la media europea, en donde la proporción es de un 39,9 % de mujeres y un 31,5 % de hombres.

 

Las mujeres españolas, además, son mayoría en las carreras relacionadas con la educación (77,2 %) y con la salud y el bienestar (76,1 %) y minoría en los campos de las ciencias, matemáticas e informática (36,2 %) y de las ingenierías (27,2 %). Sin embargo, desde el lejano 1986 no conseguimos la deseada tasa de 2.1 hijos/mujer que dicen los sociólogos y demógrafos que es la necesaria, añade el Dr. Neyro, para renovar la población y reemplazar el número de defunciones.

La proporción es similar a nivel de los Veintiocho, en donde las mujeres son el 79,1 % de los estudiantes de carreras de educación y formación, el 76 % de salud y bienestar, el 40,8 % de ciencias y el 26,6 % de ingenierías.

La atención de la madre al niño durante la infancia protege del estrés en edad adulta

Algunas veces, podría parecer que las investigaciones de nuestros científicos se afanan en demostrar cosas que parecerían ser axiomáticas; mas no es así, por sencillas y elementales que parezcan, es necesario tener evidencia científica para poder demostrar que son como pensamos que deben ser o que son en realidad, nos aclara el Dr. Neyro en relación con esta noticia. En humanos, la exposición a situaciones de estrés en la infancia tiene efectos a largo plazo sobre el comportamiento y el funcionamiento del sistema nervioso, incluso en la vida adulta, constituyendo uno de los principales factores de riesgo para desarrollar diversas psicopatologías. Investigadores del Instituto de Neurociencias de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) han constatado en un estudio con ratas que la atención de la madre al niño durante la infancia protege del estrés en edad adulta. La investigación, que publica “Frontiers in Behavioral Neuroscience”, apunta a que una conducta materna adecuada puede compensar ciertos efectos negativos del estrés durante la infancia y proteger ante el estrés en edad adulta. El estudio, que analizó el comportamiento de 30 madres y sus 252 crías, se basa en roedores como la rata, porque las crías están con la madre hasta el momento del destete materno, y el comportamiento de la madre hacia las crías tiene consecuencias importantes en la reactividad al estrés y los niveles de ansiedad de las crías cuando son adultas.

madre-protectora

 

 

 

 

 

En concreto, los investigadores trabajaron con la restricción de los materiales que las ratas utilizan para construir sus nidos, y observaron que, ante la situación de estrés provocada por la falta de copos, la madre aumentaba la atención hacia las crías, como si de alguna forma intentara compensar el estrés recibido. Una vez las crías se hacen adultas los investigadores han estudiado, a lo largo de cuatro meses, su comportamiento y cognición en diversas pruebas, así como la reactividad endrocrina al estrés mediante los niveles de hormona corticosterona y ACTH. Está claro que incluso entre los animales de experimentación, la relación que la madre desarrolla con sus crías, el cariño (o el instinto) que pone en sus cuidados, puede tener una influencia definitiva en la forma en que las crías se desarrollarán en sus vidas adultas, concluye el Dr. Neyro.

Líbido y climaterio

El punto de vista tradicional de que la libido disminuye después de la menopausia es sobre todo cierto, pero las razones son complejas. Puede ser simplemente el resultado del envejecimiento o el resultado de la deficiencia de estrógenos. Pero también, puede ser la respuesta a un compañero menos activo sexualmente, ya que hay estudios que indican que si las mujeres posmenopáusicas tienen una pareja o parejas sexuales entusiastas entonces su libido se mantiene por muchos años después de la menopausia.

También es difícil entender lo que realmente es la libido. Viniendo de la raíz latina «lib-, Libet» – para querer o desear – no era originalmente un verbo relacionado con el sexo, pero sin duda el significado contemporáneo es claramente sexual. Pero incluso la libido o deseo sexual en relación con las mujeres o los hombres tienen otras connotaciones no sexuales en que se relaciona con la salud en general, a la auto-confianza, a la energía, y por lo general la forma en que una persona siente hacia su entorno y el cuerpo físico (es la pulsión libidinal de los psicoanalistas). Es fácil de aumentar la libido por la TH bien llevada y, aparte del evidente aumento en los eventos sexuales, como fantasías, tanto el coito, la masturbación y el orgasmo, también existe el efecto multiplicador de que las mujeres son más felices y tienen más energía y dar a conocer un aura de ser sexualmente confiadas. Las mujeres hablan de las ventajas adicionales que acompañan a una mejoría en su libido, en particular, su entusiasmo por la vida, confianza en sí misma en el trabajo, y un mayor sentimiento de amistad y complicidad con su pareja.

Libido es una extraña mezcla de cabeza, el corazón y las hormonas pero como ginecólogos sólo podemos influir realmente en la parte hormonal de esta tríada. Los psicólogos y psiquiatras pueden pensar que pueden alterar otros aspectos, pero los resultados son menos confiables y el tratamiento lleva mucho más tiempo. A pesar de ello la mayor parte de la literatura sobre el tratamiento de la pérdida de la libido no viene de los ginecólogos ni se relaciona con la terapia basada en hormonas (TH); la sexología tiene mucho que decir en este campo.

Las mujeres después de la menopausia a menudo tienen problemas de sofocos, sudores nocturnos, sensación de sudor y humedad y poco atractivo durante la noche. Tienen insomnio (temprano, mediano o tardío) y la pérdida de la libido a menudo toma la forma de un rechazo total incluso de su pareja. Esto es muy difícil de entender para ellos, si persiste el cariño a esa persona con la que han vivido felices durante 30 años, por ejemplo. También puede haber sequedad vaginal debido a la atrofia de la deficiencia de estrógeno relacionado a las relaciones sexuales que se tornan dolorosas. Estos (y seguramente otras más) son a menudo las causas físicas de la pérdida de la libido.

A menudo se afirma que las mujeres tienen una pérdida de la libido después de la histerectomía, pero esto no debería ocurrir incluso si se extirpan los ovarios pero se administra TH adecuada. Esto es contrario al mensaje dado casi a diario a cada mujer en artículos acerca de la histerectomía, que siempre indican que la operación provoca depresión, pérdida de la sexualidad, la falta de armonía con su pareja y así sucesivamente, cuando la realidad es que cada ensayo clínico aleatorizado única ha demostrado que la histerectomía con la TH apropiada se asocia con menos ansiedad, menos depresión, mejor la sexualidad y mejores puntuaciones de salud general.

Es muy raro que los periodistas continúen produciendo este mensaje de moda, pero cada vez más deshonesto sobre la histerectomía y sus posibles consecuencias. La deficiencia de esteroides ováricos subsiguiente a la ooforectomía será, por supuesto, capaz de producir los síntomas de la menopausia (todos predecibles….) y la pérdida de andrógenos ováricos producirá el síndrome de deficiencia de andrógenos de la mujer con pérdida de la libido, pérdida de energía, depresión, pérdida de concentración, e incluso dolores de cabeza y mialgias. Esto ocurre con frecuencia después de una histerectomía sin la TH adecuada y apropiada, pero se desconoce con qué frecuencia se presenta en mujeres normales de mediana edad que no han sufrido una histerectomía u ooforectomía. Probablemente es bastante común, pero es ignorado por la mayoría de los médicos que prescriben la TH y prácticamente todos los psicólogos y psiquiatras que no están familiarizados con el uso de hormonas.

Con la mujer peri o post-menopáusica habitual es fácil tratar las sofocaciones y sudores calientes y su insomnio resultante de la pérdida de los estrógenos y también resulta sencillo el tratamiento de la vaginitis atrófica (que causa dolor durante el coito) mediante estrógenos locales o sistémicas. La eliminación de los síntomas más conocidos y característicos de la deficiencia de estrógenos prolongado provoca claramente un efecto dominó y la sintomatología va cediendo poco a poco. La mayoría de las personas con estos síntomas claros de la menopausia podrían ser ayudadas por los estrógenos solos…., si los ginecólogas pusiéramos más empeño en nuestras actitudes respecto a las hormonas.

Sin embargo, sigue existiendo un grupo de mujeres sin sequedad vaginal y sin síntomas vasomotores que tienen esta pérdida incomprensible de la libido. También podrían ser ayudados por los estrógenos, pero el tratamiento más eficaz es mediante la adición de testosterona que, aunque disponibles cada vez por menos vías – pastillas, inyecciones , cremas y geles , sólo tiene licencia para su uso en las mujeres como un implante hormonal, en otros países. Uno de los mejores, asocia el estrógeno a la dosis habitual de 50 mg de estradiol con testosterona 100 mg y esto debe repetirse cada seis meses. La mejora de la libido se produce habitualmente en una semana y tiene una duración de unos cinco meses, momento en el que el implante debe renovarse. En las pacientes que han sufrido una histerectomía, este tratamiento es todo lo que se requiere. Las mujeres con útero necesitarán emplear progestágeno cíclico como Progesterona natural micronizada como mejor opción durante los primeros diez días de cada mes natural para producir un sangrado regular o pueden insertarse el progestágeno en el útero como un sistema intrauterino Mirena que protegerá el endometrio y también puede además suprimir los períodos mensuales por deprivación.

La pérdida de la libido es una condición común, muy prevalente, muy angustiante, pero perfectamente tratable en la mujer menopáusica. Para las mujeres que no tienen ninguna objeción a las hormonas, el estrógeno con o sin la testosterona, debe ser – en nuestra opinión – el tratamiento de primera línea, junto a los abordajes sexológicos.

Una dieta equilibrada en el embarazo podría reducir el riesgo de parto prematuro.

 

Aumentar la ingesta de alimentos saludables es más importante que eliminar los malsanos; de hecho, conocíamos de antiguo las malsanas relaciones entre tóxicos y gestación (ver en http://www.neyro.com/2014/02/17/el-estres-y-el-tabaco-durante-el-embarazo-aumentan-el-riesgo-de-fumar-de-las-hijas/)

Con frecuencia, de hecho, en consulta se recomienda a las madres embarazadas que coman muchas frutas y verduras; por lo menos tres piezas de fruta entera cada día, apostilla el Dr. Neyro.. Un nuevo estudio amplía la evidencia de que una dieta saludable se vincula con un menor riesgo de nacimiento prematuro.

Los investigadores analizaron datos reunidos de más de 66,000 mujeres embarazadas en Noruega entre 2002 y 2008. El nacimiento prematuro (antes de las 37 semanas del embarazo) ocurrió en poco más del 5% de los embarazos; nuestro país, España en general, registra algo más del 7% de prematuridad en el total de `partos. (señala el titular de este web, el Dr. José Luis Neyro)

Las mujeres que llevaron una dieta «prudente», que incluía bastante verduras, frutas, granos integrales y agua, tenían un riesgo mucho más bajo de parto prematuro, al igual que las que seguían una dieta noruega tradicional de patatas hervidas, pescado y verdura cocida.

Una dieta occidental de refrigerios salados y dulces, pan blanco, postres y productos cárnicos procesados no pareció tener un efecto sobre el riesgo de parto prematuro, según el estudio, que aparece en la revista “British Medical Journal” (BMJ).

Esto sugiere que aumentar el consumo de alimentos saludables es más importante que eliminar los alimentos malsanos, apuntaron los investigadores. Los hallazgos también respaldan los consejos que se dan a las mujeres embarazadas sobre el consumo de una dieta equilibrada que incluya frutas, verduras, granos integrales, pescado y agua.

Pero aunque el estudio halló una asociación entre seguir una dieta saludable en el embarazo y un menor riesgo de parto prematuro, no probó causalidad.

Los autores del estudio apuntaron que el nacimiento prematuro puede conducir a importantes problemas de salud a corto y a largo plazo, y explica casi el 75% de todas las muertes de recién nacidos.

Es una pelea nueva y mayor desde que la mujer europea se ha incorporado masivamente a las tareas de trabajo fuera del hogar sin dejar de realizar todas las tareas de la casa, al tiempo, (señala nuestro experto, el Dr. Neyro). A pesar de ello, un ejercicio físico moderado influye de forma definitiva en la salud del nuevo ser (ver en el link http://www.neyro.com/2013/11/05/el-ejercicio-fisico-regular-durante-el-embarazo-mejora-la-salud-del-recien-nacido/)