La educación y los anticonceptivos gratuitos reducen la tasa de embarazos adolescentes

No hay duda alguna: ofrecer educación sexual y planificación familiar gratuita a adolescentes disminuye el número de abortos y de embarazos no deseados. Esto es lo que asegura una investigación realizada con 1.404 jóvenes estadounidenses y publicada en el New England Journal of Medicine, una de las publicaciones más prestigiosas sobre medicina clínica, aclara el Dr. Neyro. Nosotros también nos ocupamos de estos asuntos en este mismo web, cuando hace poco reflexionábamos sobre el hecho de estar haciendo algo mal desde hace mucho con los adolescentes (ver en http://www.neyro.com/2012/10/27/algo-estamos-haciendo-mal-con-los-adolescentes/)
“Si eliminamos la falta de información, el coste y el acceso limitado a los métodos de control de natalidad en adolescentes reducimos las tasas de embarazo, nacimiento y aborto”, indica Gina Secura, autora principal del estudio y directora del Proyecto Anticonceptivo CHOICE, con sede en St. Louis (EEUU). Es innegable que debemos atender unas necesidades que hoy han cambiado en los adolescentes cuyas conductas sexuales se han modificado de forma radical en las últimas dos décadas; a ello nos referíamos en el suelto que publicamos alrededor de estos temas en http://www.neyro.com/2011/09/01/los-adolescentes-maduran-sexualmente-mas-pronto-en-la-actualidad/

El estudio que ahora se comenta promovió el uso de métodos de acción prolongada, como los dispositivos intrauterinos (DIU) y los implantes subdérmicos, debido a su mayor eficacia en la prevención de embarazos no deseados. Frente a ellos, están los llamados métodos de acción corta (las pastillas, los parches contraceptivos, los anillos intra-vaginales…) que depende, señala nuestro experto José Luis Neyro, tanto de la voluntad como de la memoria de personas como los adolescentes que, en general, muchas veces no planifican sus acciones.

Así, un 72% de las participantes optó por los anticonceptivos de larga duración, superando ampliamente el promedio de EE UU. Como resultado de este estudio, las integrantes del proyecto sufrieron embarazos no deseados o abortos en un 3,4%, frente a la media nacional de 15,85 %. Esa es una diferencia muy notable que debe hacernos reflexionar a todos frente a la situación actual, en la que más del 50% de los jóvenes que abortaron voluntariamente referían estar empleando métodos contraceptivos (….que dependían de su voluntad o de su memoria…, añade el Dr. Neyro, desde la atalaya de su experiencia clínica) (ver en http://www.neyro.com/2014/05/23/mas-de-la-mitad-de-las-jovenes-con-abortos-estaban-utilizando-anticonceptivos-cuando-se-embarazaron/)

Además, el DIU y los implantes tuvieron la menor tasa de abandono durante los dos o tres años en los que la paciente formaba parte del proyecto. “Nos sorprendió el número de adolescentes que, tras elegir estos métodos, continuaron usándolos”, exponen los autores. Ello resulta lógico porque “cuando una joven se hace instalar un dispositivo intrauterino (DIU), dice José Luis Neyro, una vez tomada la decisión no precisa actualizarla cada día como cuando toma su pastilla o cada semana cuando se coloca su parche….; su decisión dura tres o cinco años”)

Los anticonceptivos de larga duración no protegen contra las enfermedades de transmisión sexual, por lo que CHOICE seguía una doble estrategia de prevención, según explica Secura: “Ofrecimos preservativos gratuitos –el único método que previene las enfermedades– a todas las adolescentes durante la participación en el estudio y les aconsejamos sobre su uso”. Sin embargo, hace ya unos años incluso, un estudio realizado sobre pacientes de todo el mundo (España Marruecos, Colombia….etc, etc)afectas de cáncer de cérvix (que conocemos que es un enfermedad consecuencia de una infección de transmisión sexual por virus del papiloma humano), demostró que las usuarias de DIUs tienen menor riesgo de sufrir este tipo de afecciones que las no usuarias de DIUs…., comenta el Dr. Neyro sobre el artículo publicado en Lancet Oncology en 2011 por Xavier Castellsagué y sus colaboradores.

La muestra de la encuesta que se comenta ahora incluía a chicas de entre 15 y 19 años, la mitad de las cuales habían tenido previamente un embarazo no deseado y un 17% habían sufrido un aborto. “El Proyecto CHOICE no incluyó a hombres aunque son una parte importante de cualquier estrategia para reducir la tasa de embarazos adolescentes”, añade la autora.

Educar para prevenir y ahorrar porque “prevenir es vivir seguro” (como dice el lema de este web)

Los resultados apoyan un estudio previo que concluía que los controles de natalidad gratuitos eran la clave para evitar embarazos no deseados. Según afirman los autores, la gratuidad de este servicio se vería recompensada por el ahorro en asistencia pública a las mujeres embarazadas

Además de los problemas sociales y de salud que sufren la madre adolescente y su hijo, su tratamiento y la pérdida de ingresos le cuestan millones a las arcas públicas”, subrayan. Para los autores, los resultados demuestran que la educación puede frenar este problema. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades han clasificado el embarazo adolescente como una de las seis Winnable Battles-WB (batallas posibles de ganar). El objetivo WB para 2015 es reducir la tasa de natalidad entre adolescentes en un 20%.

Para Secura, el hecho de informar a las adolescentes de todas sus opciones anticonceptivas las capacita para tomar mejores decisiones con respecto a su sexualidad.

“Hemos oído continuamente que era la primera vez que alguien se sentaba a explicarles todos los métodos de un modo que pudieran entender. Las adolescentes pueden tomar buenas decisiones cuando están informadas y tienen el apoyo de sus familias u otros adultos de confianza”, concluye. Recordemos además, como nos señala el Dr. Neyro, que incluso la ley española reconoce la existencia del llamado “menor maduro”, a partir de los 12 años, para determinadas actuaciones y actividades médicas a decidir; entre ellas, la elección del mejor método contraceptivo en este grupo etario…., si ya está teniendo actividad sexual completa es siempre mejor que esconder la cabeza e ignorar el problema.

Referencias:

Secura GM, Madden T, McNicholas C, Mullersman J, Buckel CM, Zhao Q and Peipert JF. Provision of no-cost, long-acting contraception and teenage pregnancy. New England Journal of Medicine. Oct. 2, 2104

Castellsagué X, Díaz M, Vacarella S, et al. www.thelancet.com/oncology Published online September 13, 2011 DOI:10.1016/S1470-2045(11)70223-6