La obesidad en el embarazo incrementa el riesgo de anomalías de riñón y de las vías urinarias

Hallan una relación entre la obesidad en el embarazo y anomalías congénitas renales
Uno de los problemas socio-sanitarios más importantes en estos tiempos de desarrollo postindustrial y tecnologías emergentes, es el problema del sobrepeso y la obesidad, por más que nuestras autoridades sanitarias ni lo quieran ver ni lo encaren de forma decidida desde el punto de vista preventivo.
Hace poco informábamos de que su presencia se relaciona con la inmensa mayoría de los cánceres más prevalentes en nuestro medio (léase en el suelto de este mismo web http://www.neyro.com/2014/08/28/los-canceres-mas-habituales-se-relacionan-con-el-sobrepeso/); ello alcanza importancia capital en una sociedad cada vez más envejecida y que, por lo tanto, señala el Dr. Neyro, tiene cada vez más años de posibilidad de sufrir procesos degenerativos y neoplasias (ver en http://www.neyro.com/2014/03/26/la-tasa-de-natalidad-en-espana-se-situa-a-la-cola-de-la-union-europea/)

La gestación es una circunstancia perfectamente fisiológica, comenta nuestro experto, y que sin embargo puede llegar a complicarse mucho con el sobrepeso materno, tal y como señalábamos hace ya un tiempo enhttp://www.neyro.com/2011/04/06/la-obesidad-de-la-madre-amenaza-la-vida-del-hijo/, recogiendo ensayos epidemiológicos serios.

Ahora se nos comunica que la obesidad en una mujer embarazada puede incrementar también el riesgo de que su niño nazca con anomalías congénitas del riñón y las vías urinarias, según un estudio que se presentará en la Semana del Riñón 2014 de la American Society of Nephrology que tendrá lugar del 11 al 16 noviembre  en el Centro de Convenciones de Pensilvania en Filadelfia, estado USA de Pensilvania.

Las anomalías congénitas del riñón y las vías urinarias (ACRVU) se diagnostican en hasta 1% de los embarazos y contribuyen con 20%-30% a las anomalías prenatales. La ecografía nos ayuda de manera extraordinaria en ese empeño; de hecho, la tasa de identificación de problemas prenatales crece casi cada día, señala José Luis Neyro, responsable de contenidos de http://www.neyro.com (léase sobre el tema en http://www.neyro.com/2014/07/20/podemos-diagnosticar-el-98-de-los-casos-de-anomalias-cromosomicas-durante-el-embarazo/)

Dado que la obesidad materna se ha vinculado a malformaciones congénitas en la descendencia, investigadores dirigidos por el Dr. Ian Macumber (Hospital Infantil de Seattle) se propusieron determinar si esto podría tener una repercusión en las ACRVU. Para demostrarlo, utilizaron registros de altas hospitalarias vinculados a nacimientos del estado de Washington en el noroeste de los USA, entre 2003 y 2012; los investigadores identificaron 3221 casos, los cuales fueron equiparados con testigos sanos en una proporción de 1:4.

En comparación con los testigos, las madres que dieron a luz a lactantes con ACRVU tuvieron 1,3 veces más probabilidades de ser obesas. Los investigadores identificaron una tendencia significativa entre la probabilidad de ACRVU en los niños y categorías más altas de obesidad. La pre-obesidad, en comparación con la obesidad, no se vinculó a ACRVU en los niños.

«Nuestros hallazgos se suman a la importancia de la obesidad para la salud pública, sobre todo como un factor de riesgo modificable», dijo el Dr. Macumber. «Los datos complementan la bibliografía relativa a la interrelación de la obesidad y las anomalías congénitas y resaltan la importancia de la investigación futura que se necesita para esclarecer los mecanismos de estas interrelaciones».

Si estos hallazgos los unimos a los ya comunicados sobre los riesgos inherentes a la obesidad y a su consecuencia inmediata cual es la diabetes gestacional, cada vez más prevalente en nuestra sociedad, tendremos un panorama como para que nuestras autoridades sanitarias empeñen sus acciones en la mentalización y en la educación sanitaria de la población (ver en http://www.neyro.com/2014/07/03/la-diabetes-gestacional-afecta-a-una-de-cada-10-mujeres-embarazadas/) Recuerden el lema de este web desde hace años: “Prevenir es vivir seguro”

Referencias:

Macumber I. et al, American Society of Nephrology – Semana del Riñón 2014 del 11 al 16 noviembre en el Centro de Convenciones de Pensilvania en Filadelfia, Pensilvania