El tabaquismo de las madres durante el embarazo daña la fertilidad de los hijos.

Algunas personas malintencionadas o sencillamente ignorantes confunden la pelea médica contra el tabaquismo con un atentado contra la libertad de los fumadores; nada más lejos de la intención de los responsables de contenidos de este web, nos aclara el Dr. Neyro, para empezar. De hecho, cuando hablamos de temas relacionados con el tabaquismo huímos de cualquier intención aleccionadora o actitud parternalista citando hechos clínicos con comprobación estadística; así se relacionó el tabaquismo durante la gestación con el riesgo de que le descendencia termine por fumar (ver en http://www.neyro.com/2014/02/17/el-estres-y-el-tabaco-durante-el-embarazo-aumentan-el-riesgo-de-fumar-de-las-hijas/)
Igualmente, hace ya algún tiempo, publicamos los resultados de una investigación que relacionaba el tabaquismo de las gestantes con su probabilidad de perder embarazos e incluso de incremento del riesgo de partor prematuros (como expusimos en  http://www.neyro.com/2013/03/17/el-tabaco-aumenta-el-riesgo-de-abortos-espontaneos-y-nacimientos-prematuros/), con toda la carga de patologías asociadas que todo ello conlleva.
En efecto, por lo tanto, es ampliamente sabido que fumar durante el embarazo y la lactancia resulta dañino para la descendencia. Ahora, un grupo de investigadores australianos ha descubierto ahora otra posible consecuencia
Los científicos de la University of Newcastle en Callaghan, Australia  expusieron durante un período de seis semanas a un grupo de 27 ratones hembra a una cantidad de humo equivalente a 24 cigarrillos en seres humanos. A continuación, dejaron que los animales se aparearan y continuaron exponiéndolas al humo durante el embarazo y la lactancia. Se examinó periódicamente a los 108 descendientes macho (del ensayo y del grupo de control) hasta su madurez.

Según explicó la directora del estudio, Eileen McLaughlin: «Nuestros resultados muestran que los descendientes macho de madres “fumadoras” tienen menos espermatozoides, que se desplazan mal, presentan anomalías en las formas y no se fijan a los óvulos durante los estudios de fertilización in vitro. En consecuencia, estas crías son subfértiles o infértiles cuando alcanzan la madurez».

El tabaquismo había incluso dañado las células madre en los testículos, como sus núcleos y mitocondrias. El informe indica que este daño en el ADN podía también resultar, en última instancia, en un aumento del riesgo de malformaciones y cáncer en los hijos de estos hombres. McLaughlin afirmó: «Por desgracia, en estos momentos un 25 por ciento aproximado de mujeres jóvenes continúa fumando durante su embarazo o lactancia, por lo que la fertilidad de sus hijos podría resultar dañada».
No es la primera vez que desde este web alertamos sobre los daños inherentes al tabaquismo, como principal factor carcinogénico en la especie humana y en toda la historia de la humanidad (ver entre otros en http://www.neyro.com/2014/03/05/nueva-evidencia-de-que-el-tabaquismo-aumenta-el-riesgo-de-cancer-de-mama/)
Referencia:
Damaging legacy: maternal cigarette smoking has long-term consequences for male offspring fertility

A.P.Sobinoff1,2J.M.Sutherland1,2,E.L. Beckett3,S.J. Stanger1,2,R.Johnson3,A.G.Jarnicki3,A. McCluskey2,J.C. St John4, P.M. Hansbro3 and E.A. McLaughlin1,2,5,*

Author Affiliations1Reproductive Science Group, School of Environmental & Life Sciences, University of Newcastle, Callaghan, NSW 2308, Australia  2Priority Research Centre for Chemical Biology, University of Newcastle, Callaghan, NSW 2308, Australia  3Centre for Asthma and Respiratory Disease, University of Newcastle and Hunter Medical Research Institute, Newcastle, Callaghan, NSW 2308, Australia 4Centre for Genetic Diseases, MIMR-PHI Institute of Medical Research, Monash University, 27-31 Wright Street, Clayton Vic 3168, Australia 5Monash Medical Centre, Monash Institute of Medical Research, Clayton, VIC 3168, Australia

 

Un pensamiento en “El tabaquismo de las madres durante el embarazo daña la fertilidad de los hijos.”

Los comentarios están cerrados.