Los embarazos no deseados son la consecuencia de no emplear contracepción

Los embarazos no deseados son la consecuencia de no emplear contracepción. A pesar de esta aseveración tan simplista pero tan cierta, la realidad nos informa de que la mayoría de las personas que no emplean contracepción conoce al menos  once métodos anticonceptivos. Ello sobremanera es importante en el grupo de las mujeres más jóvenes que son las más fértiles y las que tradicionalmente son más activas sexualmente, señala el Dr. Neyro, ginecólogo experto en estos temas.

 Y es que una de cada cinco mujeres españolas de entre 18 y 30 años no utiliza ningún método anticonceptivo, a pesar de ser “sexualmente activas”, según se desprende del estudio ‘Mitos y realidades sobre sexualidad y anticoncepción en las millennial españolas’. Se trata de un dato “alarmante” si se tiene en cuenta que un 40% de los embarazos en adolescentes son no deseados y un 60% acaba en aborto.

Los adolescentes hace ya varias décadas que dejaron de ser como se nos recordaba idílicamente en algunas películas….; ahora son personas que inician sus relaciones sexuales tempranamente y, en muchas ocasiones, completamente desprotegidas (sígase el tema en http://www.neyro.com/2012/10/27/algo-estamos-haciendo-mal-con-los-adolescentes/)

Según se desprende del trabajo que ahora comentamos, a pesar de que las jóvenes españolas aseguran conocer todas las opciones anticonceptivas disponibles y cuál sería el método que mejor se adapta a ellas, la realidad es que siguen conservando los “mismos mitos” del pasado. Los adolescentes siempre creen que “a ellos no les pasará”, señala el ginecólogo José Luis Neyro. Para llegar a esta conclusión, se ha entrevistado a 1.007 mujeres de entre 18 y 30 años de todas las comunidades autónomas. El 72% de ellas eran solteras, el 53,2% tenían estudios superiores y el 29,9% eran tituladas en formación profesional o tenían el bachillerato.

“Son mujeres modernas que, sin embargo, siguen arrastrando viejos mitos de sus madres y abuelas”, ha insistido Gómez. Esto se explica por el escaso conocimiento objetivo que tienen de los métodos anticonceptivos ya que, por ejemplo, cuatro de cada 10 no recuerda cuál fue su fuente de información, más del 20% admite buscarla en primer lugar en Internet o en redes sociales y una de cada diez acude a sus amigos en lugar de consultar al profesional sanitario.

Además, la gran mayoría reconoce no tener reparos a la hora de compartir información sobre sexo o anticoncepción de cuya veracidad no está segura. De hecho, el 48% la comparte con sus amigos, el 44% lo hace con su pareja y el 31,4% señala que se siente algo incómoda al comentar este asunto con su médico.

Respecto al conocimiento que tienen de los métodos anticonceptivos o de su propia anatomía, las encuestadas señalan un promedio de 11 de los 15 anticonceptivos existentes, siendo los más populares la píldora (90%), el preservativo masculino (90%), el anillo vaginal (84%) y el DIU hormonal (71%). Sabemos que ofrecer educación sexual en profundidad y planificación familiar gratuita a adolescentes disminuye el número de abortos y de embarazos no deseados; ya nos ocupamos del tema anteriormente en http://www.neyro.com/2014/11/19/la-educacion-y-los-anticonceptivos-gratuitos-reducen-la-tasa-de-embarazos-adolescentes/.

“En los últimos 50 años hemos conseguido obtener más de 15 métodos anticonceptivos, los cuales son muy eficaces. Pero algo estamos haciendo mal cuando una de cada cinco no los utiliza y cuando siguen habiendo muchos mitos entorno a ellos como, por ejemplo, que engorda”, ha explicado el jefe de servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital La Zarzuela de Madrid, Ignacio Cristóbal, cofirmante junto a José Luis Neyro de un trabajo en este sentido que revisa las características de los nuevos métodos contraceptivos de larga duración y elevada eficacia, recientemente aparecido en una revista de impacto importante (ver en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25988513).

De igual manera los expertos destacan la importancia de que los médicos realicen un esfuerzo para enseñar a las jóvenes los diferentes métodos, lo cuales, ha apostillado, deben adaptarse a cada mujer. Para ello, lo primero, destaca JL Neyro, es “prioritario que los propios ginecólogos se deshagan de sus propios mitos alrededor de los llamados LARCs” (contraceptivos reversibles de larga duración, por sus iniciales en inglés). Estas declaraciones han sido corroboradas por la sexóloga y bloguera Nayara Malnero, quien ha animado a las jóvenes a tomar decisiones informadas sobre anticoncepción.

“Las redes sociales son un canal muy poderoso para compartir información, pero las chicas deben informarse a través de las profesionales y de los medios que les den información veraz para que no sigan manteniendo y difundiendo falsas creencias. El médico está allí para orientarlas y, antes de una cita, deben estar preparadas para hacer todas las preguntas que necesiten y aclarar las dudas”, ha zanjado Malnero. Recientemente, el propio Ministerio de Sanidad ha tomado una iniciativa en este sentido, en orden a buscar la reducción de los embarazos no deseados entre los adolescentes, como comentamos en este mismo blog hace muy poco, con asignaciones presupuestarias incluso para implementar medidas en este sentido.

Un pensamiento en “Los embarazos no deseados son la consecuencia de no emplear contracepción”

Los comentarios están cerrados.