¿Existe un tratamiento ideal para la endometriosis?

En diferentes lugares hemos venido contando que la endometriosis es una enfermedad sobre todo compleja, que adopta muy diferentes formas y asienta en mujeres muy distintas y, sobre todo, con muy diversos intereses en función de sus características personales, sociales, profesionales…..(léase más sobre el tema en http://www.neyro.com/2016/01/22/diagnostico-de-la-endometriosis-diferentes-abordajes-para-distintas-formas-de-enfermedad/)
Todo ello por lo tanto, debe constar y tenerse en cuenta al elegir alguno de los múltilples abordajes que esta penosa y crónica enfermedad nos obliga a lo largo de los años en los que está presente en la vida de cada mujer afecta. De hecho, los planteamientos anteriores, basados exclusivamente en la circunstancia de la dependencia hormonal de la enfermedad son equivocados por incompletos, ciertamente.
La cirugía está entre ellos y aunque hemos afirmado que debe ser el último recurso (ver en http://www.neyro.com/2015/06/03/la-cirugia-ultimo-recurso-en-la-endometriosis/), bien es cierto que hay ocasiones en las que es el único abordaje posible cuando la complicación de un determinado endometrioma ha provocado su rotura traumática con diagnóstico abdomen agudo en la paciente en cuestión.
Diferente es la situación en la que la cirugía no es mandatoria y lo que prima es el dolor o la esterilidad de la paciente afecta; en esos casos caben diferentes abordajes sin olvidar las terribles repercusiones -incluso con daño en la salud mental- que los dolores pelvianos pueden tener en la vida de la paciente (leer en http://www.neyro.com/2016/02/01/el-dolor-genital-asociado-a-endometriosis-puede-alterar-la-salud-mental/)
Como abordaje en el largo plazo se han intentado diversas pautas hormonales con diferentes tratamientos (Danazol, Gestrinona, Dienogest….etc, etc) que incluyen también el empleo de dispositivos liberadores de pequeñas cantidades de Levonorgestrel intrauterino, apenas 20 microgramos cada día, que ayudan al control de los dolores pelvianos, con beneficios añadidos bien evidentes (como contamos en  http://www.neyro.com/2014/07/07/diu-liberador-de-levonorgestrel-para-la-recidiva-de-sintomas-en-mujeres-operadas-de-endometriosis/).
De todo ello hablaron en la semana correspondiente Susana Porras y su colaborador el Dr. José Luis Neyro en la sección de salud de la mujer del programa semanal de Tele/ Objetivo Bizkaia y que puede seguirse en el link adjunto. Se trata seguramente de individualizar y personalizar lo más posible las terapias para ir aplicando la mejor opción en cada momento de la vida de la mujer afecta por esta siniestra enfermedad.

Tratamiento de la incontinencia de orina mediante Laser, sin quirófano

En los últimos años, en determinados centros USA y algunos europeos, cada vez más numerosos, se ha ido extendiendo el empleo de determinado tipo de luz Laser para el tratamiento del envejecimiento vaginal y, al tiempo, de la propia incontinencia de orina, con la ventaja terrible de no tener que pasar por quirófano ni necesitarse anestesia de ningún tipo para su realización.
Comenta el Dr. Neyro, que el tratamiento ya ha llegado a España, concretamente a Bilbao, Málaga, Madrid (en varios centros…); las primeras experiencias son muy estimulantes y esperanzadoras porque el laser, comenta, es capaz de estimular la llegada de fibroblastos a la mucosa vaginal más superficial, que después estimulan la producción de colágeno y de ácido hialurónico, fundamental en su producción y necesarios en la elasticidad vaginal. Este tratamiento está indicado fundamentalmente en los casos de incontinencia de esfuerzo de grado I y II, en general no muy severos.
Además de en Madrid donde ya está presente hace pocos meses, el nuevo centro sanitario Healthy Women aplica también en Málaga esta técnica novedosa no invasiva e indolora para tratar de forma definitiva dolencias ginecológicas como la incontinencia urinaria, que pueden padecer una de cada tres mujeres a partir de los 35 años; la atrofia vaginal, herpes, verrugas o el rejuvenecimiento vaginal. La salud vaginal es un epígrafe de una extraordinaria importancia en esos años de la vida de la mujer en los que incluso se le empieza a olvidar acudir a sus revisiones ginecológicas periódicas (como relatamos en http://www.neyro.com/2012/05/10/solo-una-de-cada-tres-mujeres-mantiene-la-visita-al-ginecologo-a-partir-de-los-65-anos/).
Así lo ha presentado el equipo médico de Healthy Women, dirigido por el Dr. Pedro Torrecillas, un centro especializado en la salud íntima de la mujer, pionero en Andalucía en la aplicación del láser Fotona, que permite una recuperación mucho más rápida que en las intervenciones convencionales.
En concreto, una de cada tres mujeres a partir de los 35 años tiene problemas de incontinencia urinaria. Lo comentamos en su día en este mismo blog explicando que es un problema mucho más frecuente de lo que se dice porque muchas pacientes ocultan incluso a su propio médico el padecimiento por un equivocado sentimiento de vergüenza (ver en http://www.neyro.com/2011/06/21/que-es-la-incontinencia-urinaria-y-como-tratarla/)
Por otro lado, con el paso del tiempo los músculos de la cavidad pélvica van perdiendo elasticidad, que también se agrava con el embarazo, el parto y el inicio de la menopausia. Estas fugas involuntarias de orina suelen provocar en la mujer problemas en su autoestima y en las relaciones sociales, han explicado los especialistas, tanto malagueños como bilbaínos. El jefe de la Unidad de Láser Médico de HM Hospitales, César Arroyo, recuerda que este trastorno afecta al 30% de las mujeres de 60 años y, entre las causas más habituales de su aparición, están el envejecimiento y los partos vaginales, seguramente con pequeños desgarros mal reparados en su día.

El método de este tipo de láser, tal y como se ha precisado, está “avalado por los resultados satisfactorios en las intervenciones ginecológicas y otras especialidades en EEUU y Europa”. Además, el láser Fotona y sus terminales es el único autorizado por la Food and Drug Administration (FDA) –Agencia que controla los alimentos y los productos medicamentosos de EEUU– y las autoridades europeas para su uso vaginal.

La acción del láser es simple y eficaz, ya que el rayo de luz emitido calienta las paredes vaginales y estimula la producción de nuevas fibras de colágeno. El tratamiento, continúa el Dr. Neyro, ginecólogo que ha iniciado este tipo de tratamientos igualmente, es corto en el tiempo, pues la técnica apenas dura unos diez o quince minutos en total y se hace de manera totalmente ambulatoria (sin ingreso) y confortable para la paciente. La duración de sus efectos es variable y depende del grado de afectación, aunque en la mayoría de los casos tratados se han superado los 12 meses, “pudiendo realizarse una sesión de mantenimiento a partir de entonces y con la misma eficacia”.

El resultado final es que el órgano genital de la mujer recupera su estructura original, y la paciente, desde el primer tratamiento, comienza a recuperar la sensación de bienestar. La fisioterapia y los ejercicios de suelo pélvico pueden ayudar a prevenir la incontinencia urinaria y a mejorar sus síntomas pero, para que sean realmente eficaces, es preciso ser muy constantes, con ejercicios diarios en varias tandas y la falta de tiempo hace que sean muchas las mujeres que acaban abandonando.

Los tratamientos realizados con el láser vía vaginal son indoloros y, en casi todos los casos, sin necesidad de anestesia o precauciones especiales antes y después de las operaciones, por lo que la mujer se puede incorporar a sus hábitos cotidianos de forma inmediata.

El láser a partir de ahora trata las patologías de incontinencia urinaria, atrofia vaginal, ginecología dermatológica, prolapso y dilatación vaginal, además de todo lo relacionado con el aparato sexual femenino. Una nueva arma terapéutica a incorporar al arsenal de medidas correctoras adecuadas para mejorar la salud de la mujer, que es el objetivo básico de los que trabajamos en ginecología, declara finalmente el Dr. José Luis Neyro.

Los riesgos perinatales aumentan por encima de los 40 años

En los cada vez más frecuentes casos de estimulación ovárica o de transferencia de embriones en diferentes técnicas de reproducción asistida, se multiplican las posibilidades de tener un embarazo múltiple.

Hace ya unos meses veníamos relatando en nuestro web lo que era una evidencia para los expertos en reproducción asistida: el aumento constante de la edad media de la mujeres que inician ciclos de reproducción asistida y lo contamos enhttp://www.neyro.com/2015/01/26/aumenta-la-edad-media-de-las-pacientes-en-la-reproduccion-asistida/. Ahora, los médicos de Quirónsalud han advertido en este mismo sentido que la tasa de abortos, debido al deterioro cualitativo de la función ovárica, aumenta en más de un 51% de los 40 a los 44 años, por lo que cada vez hay más parejas necesitadas de técnicas de reproducción asistida (TRAs) y en los casos de estimulación ovárica o de implantación de embriones “se multiplican las posibilidades de tener un embarazo múltiple”.

Así pues, el primer problema que una mujer mayor de 35 años puede encontrarse al decidir ser madre a partir de esa edad es el descenso de su propia fertilidad. Ello es lo natural, señala el experto ginecólogo José Luis Neyro, que recuerda que la edad cronológica no corre pareja a la edad endocrinológica, lamentablemente para los tiempos que corren. Al tiempo, los expertos de Quirónsalud recuerdan que existen también algunos riesgos adicionales relacionados con el embarazo pasados los 40.

La Dra. Noelia Juárez, especialista en ginecología y obstetricia del Hospital de Torrevieja, destaca que “todos los embarazos requieren de hábitos de vida saludables, especialmente en el caso de las mujeres en edad algo más avanzada, por lo que es importante aumentar los cuidados”. Además, “conviene valorar las posibles incidencias durante el embarazo y establecer medidas para poder prevenirlas”.

En España, hemos comentado con anterioridad que la natalidad se va retrasando casi como en ningún lugar de Europa (ver en http://www.neyro.com/2014/03/26/la-tasa-de-natalidad-en-espana-se-situa-a-la-cola-de-la-union-europea/). Ahora, médicos de Quirónsalud recuerdan que la media de edad para tener el primer hijo se sitúa ya en torno a los 31 años (33.5 en la comunidad autónoma vasca, recuerda JL Neyro). La incidencia de los embarazos en la cuarentena es baja, pero aun así significativa, con un aumento progresivo de embarazos tardíos que llegan a buen término a medida que avanza la tecnología médica y la capacidad de matronas y obstetras para anticipar posibles complicaciones, independientemente de que se trate de una gestación espontánea o a través de un tratamiento de reproducción asistida.

La Dra. Francisca Guirao, especialista en ginecología y obstetricia del mismo centro, explica que “en la cuarentena comienza a hacerse patente el envejecimiento de las células y también se pueden presentar las primeras manifestaciones del acortamiento de los ciclos”. El cuerpo de la mujer, de forma natural, trabaja para disminuir las posibilidades de embarazo a medida que esta se acerca a la menopausia…..”aunque su vida personal, familiar y profesional sean plenas” según recuerda José Luis Neyro.

Por ese motivo, las parejas con problemas de concepción, tanto por causa femenina como masculina, se ven necesitadas de acudir, cada vez en mayor medida, a técnicas de reproducción asistida. Por ello, en los casos de estimulación ovárica o de implantación de embriones se multiplican las posibilidades de tener un embarazo múltiple, lo que implica mayor índice de aborto espontáneo, de prematuridad y de cesárea. Téngase en cuenta, por otro lado, que la eficacia de las Tras en España no deja de crecer asimilándose a las mejores en todo el mundo occidental (léase en http://www.neyro.com/2014/07/24/eficacia-del-60-en-la-fecundacion-in-vitro-en-espana/)

Entre los riesgos más importantes de un embarazo tardío se encuentra la posibilidad de anomalías cromosómicas. En concreto, Quirónsalud señala que el trastorno cromosómico más común es el Síndrome de Down, que conlleva diferentes grados de retraso mental, además de otras malformaciones graves. De forma paralela, seguramente obligados por el devenir demográfico de nuestro grupo social, estamos continuamente mejorando las posibilidades diagnósticas de nuestras técnicas de diagnóstico prenatal (como anotamos en http://www.neyro.com/2014/07/20/podemos-diagnosticar-el-98-de-los-casos-de-anomalias-cromosomicas-durante-el-embarazo/)

Estos riesgos aumentan con la edad de la mujer y, para conocer o descartar estos problemas, suele acudirse a la amniocentesis o a otras pruebas de diagnóstico prenatal de menor riesgo, aunque se trata solo de exámenes informativos, que no permiten (de momento, apuntilla el Dr. Neyro) corregir ninguna alteración.

Otro riesgo es la hipertensión arterial, y es que hasta un 15% de las mujeres embarazadas registran presión alta durante el periodo de gestación, una incidencia que afecta tanto a la madre como al niño. “Es importante señalar que en los extremos de edad, por debajo de los 20 y por encima de los 40, el riesgo de padecer hipertensión se duplica”, señalan los expertos murcianos.

Otro riesgo es el parto prematuro, que cada vez podemos diagnosticar de manera más eficiente (según contamos en http://www.neyro.com/2014/05/20/un-nuevo-analisis-de-sangre-podria-prever-los-nacimientos-prematuros/ ): el principal riesgo de la prematuridad no es solo la posible muerte del bebé, sino que también hay que considerar posibles secuelas y su nivel de gravedad, que puede ir desde la sordera o la ceguera hasta la parálisis cerebral….., dependiendo del momento en que el niño nace en relación con las semanas de gestación. El ginecólogo José Luis Neyro recuerda que no es lo mismo un pretérmino de 36 semanas que un gran prematuro que solo ha estado 26 semanas en el útero materno.

Por último, se cita el riesgo de diabetes gestacional, que es la alteración metabólica más frecuente en el embarazo de edad avanzada y afecta al pronóstico de la madre (con posibles infecciones de orina, aumento excesivo de peso o parto prematuro) y al del bebé, si no se controla como es debido. Lamentablemente y aunque el control metabólico es cada vez ejhor, la diabetes gestacional es un riesgo que no deja de aumentar entre nosotros (léase enhttp://www.neyro.com/2014/07/03/la-diabetes-gestacional-afecta-a-una-de-cada-10-mujeres-embarazadas/)

40% de las mujeres con trastornos de la fertilidad tiene endometriosis

Es claramente reconocido desde hace muchos años que la presencia de endometriosis puede provocar trastornos de la fertilidad. La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM, la antigua Sociedad Americana de Fertilidad) lo reconoce igualmente: si se tiene endometriosis, puede ser más difícil conseguir quedarse embarazada.
De un 30 a un 50 % de las mujeres con endometriosis pueden experimentar infertilidad. La endometriosis puede influir en la fertilidad de varias maneras: distorsiona la anatomía de la pelvis, produce adherencias, deja cicatrices en las trompas de Falopio hasta ocluir sus fimbrias (que son las estructuras que al final de cada trompa están encargadas de la captación ovocitaria en los momentos de la ovulación), causa inflamación en las estructuras de la pelvis, altera el funcionamiento del sistema inmunológico, cambia el entorno hormonal de los óvulos, perjudica la implantación del embarazo y altera la calidad del óvulo. Nada menos….
A día de hoy, recuerda José Luis Neyro, no se sabe si esa alteración del sistema inmune que aparece en el fondo es la consecuencia de la enfermedad o incluso su origen real. Pero de todas maneras, es un hecho que modular esa alteración (con diferentes tratamientos médicos) ayuda a la consecución de una adecuada evolución de la enfermedad en el manejo de la afección de cara a la fertilidad.
A veces, esta enfermedad se opera (siempre por laparoscopia desde hace más de cuarenta años); en el momento de la cirugía, el médico puede evaluar la cantidad, ubicación y profundidad de la endometriosis y le dará un “puntaje”. Este puntaje determina si su endometriosis se considera mínima (etapa 1), leve (etapa 2), moderada (etapa 3) o grave (etapa 4), como ya contamos en una noticia previa de este blog (ver en http://www.neyro.com/2016/01/22/diagnostico-de-la-endometriosis-diferentes-abordajes-para-distintas-formas-de-enfermedad/). Este sistema de puntuación guarda correlación con el éxito del embarazo.
Las mujeres con endometriosis grave (etapa 4), la cual causa una formación considerable de cicatrices, bloquea las trompas de Falopio y daña los ovarios, son las que se enfrentan a una mayor dificultad para quedar embarazadas y con frecuencia requieren un tratamiento de fertilidad avanzado y por supuesto del dolor crónico que ocasiona (ver en el link http://www.neyro.com/2015/08/27/pacientes-de-endometriosis-como-poblacion-de-alto-riesgo-para-enfermedades-cronicas-importantes/).
Estos aspectos son tratados en la sección semanal de Salud de la mujer en el programa Objetivo Bizkaia que dirige y presenta la encantadora periodista Susana Porras en Tele7, en un abierto debate con el responsable de contenidos dewww.neyro.com, el ginecólogo José Luis Neyro, que dirigió el “Documento de Consenso sobre Endometriosis” que la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia – SEGO publicó para todos los ginecólogos de habla hispana. Puede seguirse el programa de Tele7 en el link adjunto.

 

¿Cuántos kilos debo ganar una vez embarazada?

El peso ha sido una constante a considerar en la vida de muchas personas y, sobre manera, en la de muchas mujeres. Si hay algún periodo de tiempo en que esta afirmación resulta más contundente, es sin duda el periodo de embarazo y los meses posteriores acaso. La embarazada gana peso, es un hecho; es más, debe ganar peso, es una necesidad. Sí pero cuánto?
Muchas preguntas se acumulan entonces en el pensamiento de la futura madre: ¿Cuántos kilos deberé ganar al final?, ¿se deformará mi cuerpo de manera definitiva?, ¿tan importante es el peso como para que mi ginecólogo me pese insistentemente en cada visita?, ¿se ganan los kilos de manera uniforme o puedo compensar estos cuatro o cinco que he ganado este mes?,¿y qué pasa…., que la placenta no pesa nada?, ¿y el líquido amniótico tampoco?
Efectivamente todas esas y muchas más deberán tener respuesta en una consulta relajada en la que la mujer y su ginecólogo consensuen la mejor dieta, la calidad de los alimentos a ingerir, la forma de llevar adelante esa dieta, la importancia de no incluir de ninguna manera el alcohol en esa dieta (ya lo contamos en http://www.neyro.com/2012/07/27/una-de-cada-13-mujeres-embarazadas-consume-alcohol/), etc, etc….
De todo ello han charlado en la revista HOLA con el Dr. José Luis Neyro, a través de una conversación – entrevista con su redactora Ana Riaza y que se ha publicado recientemente en la edición digital de la citada publicación.

¿Qué hay que saber de los dispositivos intrauterinos?

Muchas personas hablan con frecuencia de los DIUs aún sin conocer que su nombres un acrónimo que significa Dispositivo IntraUterino (de la traducción del inglés Intrauterine Device) y que es el método más eficaz y seguro de todos los posibles métodos contraceptivos. El responsable de contenidos de este web, José Luis Neyro, revisó las últimas novedades en este tema junto a sus colaboradores en una publicación internacional recientemente aparecida y que está disponible en el link http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25988513
Sus ventajas en general se relacionan lo primero de todo con la imposibilidad de olvidarlo cada día; una mujer olvida entre tres y cuatro pastillas cada mes cuando consume anticonceptivos orales o retrasa sus parches por olvido semanal o se coloca los anillos mensuales con retraso….y así nos lo cuenta el 49% de las mujeres de toda edad cuando se les pregunta por estos temas. Sin embargo, los DIUs se llevan sin necesidad de recordar siquiera que se portan en el interior del útero; son coito independientes además, precisamente por ello….
Por otro lado, tienen como ventajas añadidas su función de que duran entre tres o cuatro o cinco y hasta diez años sin otra circunstancia que los dos o tres minutos que se necesitan para su inserción en la consulta del ginecólogo…, sin más. Sencillo y cómodo, sobre todo.
Se los puede utilizar cuando la paciente tiene además hemorragias menstruales excesivas con anemia por excesiva pérdida sanguínea pues reducen el sangrado menstrual de manera muy notable. En la misma línea, la presencia en su interior de muy pequeñas cantidades de determinadas hormonas (levo-norgeestrel en nuestro país…) condiciona que puedan ser usados para tratar diferentes enfermedades como la endometriosis o el dolor pelviano crónico…..
De todo ello puede saberse más en esta trabajo que el Dr. Neyro publicó en una revista internacional y que pasa revista a las características de los llamados contraceptivos reversibles de larga duiración y al que se puede acceder en en el link http://www.nietoeditores.com.mx/index.php?interior=4231
La periodista Susana Porras y su colaborador semanal el ginecólogo José Luis Neyro, charlaron brevemente en su programa de Objetivo Bizkaia hace poco tiempo repasando las circunstancias de empleo de los LARCs.