Diagnóstico de la endometriosis; diferentes abordajes para distintas formas de enfermedad

Clásicamente se ha definido la endometriosis como el crecimiento del endometrio más allá del lugar donde debería estar confinado que es el recubrimiento interno del útero; así, La endometriosis ocurre cuando las células del revestimiento del útero (o matriz) crecen en otras áreas del cuerpo, sean cuales sean (clásicamente, el peritoneo de revestimiento de las vísceras y órganos abdominales, los ovarios, la vejiga, los intestinos o incluso fuera del abdomen, en los pulmones, la piel o la vagina….).
Esto puede causar dolor, sangrado abundante, sangrado entre periodos y problemas para quedar embarazada, entre otras razones por los sangrados periódicos a que ese tejido endometrial mal situado pero activo tiene como consecuencia de su dependencia de las hormonas cíclicas del funcionamiento de los ovarios.
Aunque académicamente se define la extensión de la endometriosis por estadíos en función de hasta dónde llega el tejido endometrial (ver la tabla clásica de la Sociedad Americana de Fertilidad – AFS, ahora llamada de Medicina Reproductiva ASRM), en la realidad podríamos decir que se pueden distinguir cuatro tipos diferentes de enfermedad endometriósica, muy diferentes unos de otros. Veamos cada uno.
1. Endometriosis quística ovárica (son los llamados “quistes de chocolate”, por el aspecto achocolatado que presenta el contenido homogéneo de cada quiste, que no es otra cosa que el acúmulo de las “falsas menstruaciones” del tejido endometriósico del propio quiste, mes a mes acumulado) Suelen ser únicos pero pueden también varios o estar en ambos ovarios; tienen muy buen pronóstico una vez operados y extirpados.
2. De otro lado está la forma de endometriosis más extensa, sin grandes quistes, pero muy avanzada en su dispersión por la pelvis que produce grandes adherencias por toda el área y ser causa, con otros motivos, de infertilidad, de dificultad para conseguir el embarazo. Suele acompañarse de dolor menstrual intenso y progresivo y sensación de pesadez pelviana en general.
3. Aún hay una tercera forma, casi más terrible que es la endometriosis profunda, que afecta a lo que está por detrás del peritoneo y sobre todo que infiltrar los tejidos que están entre el recto y la vagina; produce gran disconfort, con dolor en la penetración vaginal, en la defecación, se acompaña de estreñimiento pertinaz, sensación de pesadez pelviana….y causa grave deterioro de la calidad de vida de las pacientes afectas. Es claramente un trastorno crónico y recidivante (ver en http://www.neyro.com/2015/08/27/pacientes-de-endometriosis-como-poblacion-de-alto-riesgo-para-enfermedades-cronicas-importantes/)
4. Aún distinguimos una forma menor, marginal, que es la aparición de pequeños implantes endometriósicos distribuidos aquí y alá en el territorio de la pelvis en una mujer normal, sin dolor alguno, fértil por lo demás y que son descubiertos por ejemplo en una exploración cuidadosa de la pelvis durante (por ejemplo….) una ligadura de trompas o una apendicectomía, sin relación alguna con la enfermedad descrita…
No se sabe qué causa la endometriosis. Una idea es que cuando usted tiene su periodo, las células pueden devolverse a través de las trompas de Falopio hasta la pelvis. Una vez allí, se fijan y se multiplican. Sin embargo, este flujo retrógrado del periodo se produce en muchas mujeres. Los investigadores piensan que el sistema inmunitario en las mujeres con endometriosis puede causar la afección.
De todas estas cuestiones y de cómo abordarlas en la clínica diaria, de cómo afrontar el diagnóstico de esta enfermedad versó el programa semanal de Objetivo Bizkaia en el que la periodista Susana Porras como directora y magnífica conductora del mismo, entrevista al ginecólogo José Luis Neyro sobre todos estos pormenores.