Envejecemos todos: la esperanza de vida mundial ha aumentado seis años desde 1990

El dato es inequívoco: desde 1990, la esperanza de vida mundial ha aumentado en 6,2 años. Como es conocido y ahora de nuevo confirmado, las mujeres ganan en este aspecto de la longevidad: de media, las mujeres viven 6,6 años más y los hombres 5,8 años más. Este es el resultado del “Estudio de la carga mundial de las enfermedades de 2013” (Global Burden of Disease Study 2013) publicado en “The Lancet”, para el que se analizaron los datos de 188 países. Sin embargo, las tasas de mortalidad para varias enfermedades aumentaron considerablemente durante el mismo periodo.

En los países industrializados, las tasas de mortalidad por cáncer y enfermedades cardiovasculares disminuyeron en un 15 % y un 22 %, respectivamente. En los países en desarrollo, la disminución de las cifras de mortalidad por diarrea, infecciones de las vías respiratorias inferiores y trastornos neonatales han contribuido a la mayor esperanza de vida. Se observaron mejoras de la esperanza de vida excepcionalmente importantes durante los últimos 23 años en Nepal, Ruanda, Etiopía y las Maldivas, donde la gente vivió hasta doce años más en 2013 en comparación con 1990.

Las diez causas más comunes de muerte prematura apenas han cambiado. Nueve causas de 1990 todavía estaban entre las 10 primeras en 2013, y solo el VIH ha entrado entre estas 10 causas y la tuberculosis ha bajado al puesto 11.
No obstante, no todos los acontecimientos ocurridos durante los últimos 23 años fueron positivos. Las tasas de mortalidad por cáncer de hígado causado por hepatitis C, que es una enfermedad relativamente “moderna”, señala el Dr. Neyro, aumentaron en un 125 %, y la fibrilación y el aleteo auricular en un 100 %.
Las tasas de mortalidad causadas por el abuso de drogas aumentaron en un 63 %, mientras que las de la nefropatía crónica aumentaron en un 37 %, las de los trastornos de células falciformes en un 29 %, las de la diabetes en un 9 % y las del cáncer de páncreas en un 7 %.
Las cifras del desarrollo del VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), también son variadas. Aunque las muertes en todo el mundo han disminuido constantemente desde 2005, el VIH y el SIDA siguen siendo la principal causa de muerte prematura en 20 de los 48 países del África subsahariana y reducen la esperanza de vida en cinco años.

“El avance que estamos observando contra una serie de enfermedades y lesiones es bueno, incluso notable, pero podemos y debemos mejorar aún más”, resumió el autor del estudio, Christopher Murray, de la Universidad de Washington en Seattle (estado de Washington)
Mientras todo esto sucede a nivel mundial, en nuestro país, recuerda el ginecólogo José Luis Neyro, las cifras de natalidad siguen desentendiendo globalmente lo que contribuye aún más al envejecimiento general de la población española. Nos ocupamos de ello hace ya unas semanas en http://www.neyro.com/2014/03/26/la-tasa-de-natalidad-en-espana-se-situa-a-la-cola-de-la-union-europea/