Puesto en duda el empleo de Vitamina D3 en el curso hospitalario de CoVID19.

La osadía de este creador de contenidos de www.neyro.com suele llegar lejos cuando la prudencia es la que debe presidir siempre todas las acciones médicas. Pero, en detrimento de esa consideración debemos colocar que algunas cosas van tomando cuerpo de doctrina y se necesitan repetir en distintos foros para que se vaya abriendo paso a una nueva realidad. Así lo contamos incluso cuando hacíamos un parangón entre lo que termina por calar el viejo sirimiri y lo que hay de cierto en el papel protector de la salud respecto a la Vitamina D en esta maldita CoVID19 (véase en https://www.neyro.com/2021/02/24/como-el-sirimiri-con-persistencia-va-calando-poco-a-poco-la-importancia-de-la-vitamina-d-en-nuestra-salud/)

Uno de los datos más claros al respecto podría venir de las conclusiones que sobre el tema se han obtenido de algunos metanálisis como lo que comentamos al respecto en https://www.neyro.com/2021/01/18/los-bajos-niveles-de-vitamina-d-se-asocian-bien-con-covid19-un-metanalisis-de-la-evidencia/. Sin embargo, no sin razón, reconozcamos la verdad, se sigue afirmando que la eficacia de la suplementación con vitamina D3 en la enfermedad por coronavirus 2019 (CoVID19) sigue sin estar clara. 
 
Deberemos recordar en este punto que hay cuatro formas básicas de suministrar vitamina D a nuestros pacientes (nadie habla hasta ahora de población sana o con niveles normales de 25 OH vitamina D en sangre…)que son las siguientes:
  1. Vitamina  D2 o ergocalciferol, de origen vegetal (muy poco usada al menos en España, por estar muy poco al alcance del médico)
  2. Vitamina  D3 o colecalciferol, de origen animal y presente en algunos pescados (salmón salvaje sobre manera) y algunas carnes incluso.
  3. Calcidiol o Calcifediol, que es la 25 OH vitamina D, la más potente desde el punto de vista farmacológico y similar (es la misma) que medimos en sangre cuando hacemos «análisis de vitamina D».
  4. Calcitriol o 1,25 (OH)2 colecalciferol, que finalmente es la biológicamente activa, pero que obliga en clínica a un estricto control de la calcemia y calciuria como hacen los nefrólogos en los pacientes con enfermedad renal crónica.
Pues bien, ahora se ha publicado apenas el 17 de febrero de 2021 en JAMA nada menos un ensayo clínico prospectivo un poco contrario a lo que en este blog hemos comentado esas anteriores veces. El estudio se tituló «Effect of a Single High Dose of Vitamin D3 on Hospital Length of Stay in Patients With Moderate to Severe CoVID19: A Randomized Clinical Trial» (textualmente «Efecto de una sola dosis alta de vitamina D3 en la duración de la estancia hospitalaria en pacientes con CoVID19 de moderado a grave: ensayo clínico aleatorizado» y se encuentra a disposición del lector interesado en https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2776738.
Fue un estudio muy bien diseñado, doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo en el que se investigó el efecto de una sola dosis alta de vitamina D3 en la duración de la estancia hospitalaria en pacientes con CoVID19 moderada a grave (n=240) desde el 2 de junio al 27 de agosto de 2020. Nótese que no fueron investigadas otras formas farmacológicas de vitamina D y ni tan siquiera otras dosis distintas. La imagen de arriba explica la selección de los casos que los autores realizaron. El seguimiento final fue el 7 de octubre de 2020.
Los pacientes fueron asignados a recibir una única dosis oral de 200000 UI de vitamina D3 (n=120) o placebo (n=120). El criterio principal de valoración fue la duración de la estancia, definida como el tiempo desde la fecha de la aleatorización hasta el alta hospitalaria. Los criterios secundarios preespecificados incluyeron la mortalidad durante la hospitalización; el número de pacientes ingresados en la unidad de cuidados intensivos; el número de pacientes que requirieron ventilación mecánica y la duración de la ventilación mecánica; y niveles séricos de 25-hidroxivitamina D, calcio total, creatinina y proteína C reactiva.
De 240 pacientes aleatorizados, se incluyeron 237 en el análisis (edad media [DE], 56,2 [14,4] años; 104 [43,9 %] mujeres; nivel basal [DE] medio de 25-hidroxivitamina D, 20,9 [9,2] ng/mL). La mediana (rango intercuartílico) de la estancia hospitalaria no fue significativamente diferente entre los grupos de vitamina D3 (7,0 [4,0-10,0] días) y placebo (7,0 [5,0-13,0] días). 
La diferencia entre el grupo de vitamina D3 y el grupo de placebo no fue significativa para la mortalidad hospitalaria (7,6 % vs. 5,1 %; diferencia, 2,5 % [IC 95 % -4,1 % a 9,2 %]; p=0,43), ingreso en la unidad de cuidados intensivos (16,0 % vs. 21,2 %; diferencia, -5,2 % [IC 95 % -15,1 % a 4,7 %]; p=0,30), o necesidad de ventilación mecánica (7,6 % vs. 14,4 %; diferencia, -6,8 % [IC 95 % -15,1 % a 1,2 %]; p=0,09). Ver las curvas de estancia justo arriba tomadas del manuscrito original.

A pesar de todo lo anterior y como era previsible, los niveles séricos medios de 25-hidroxivitamina D aumentaron significativamente después de la dosis única de vitamina D3 frente al placebo (44,4 ng/ml vs. 19,8 ng/ml; p<0,001), como muestran las dos imágenes justo arriba. No hubo acontecimientos adversos, pero un episodio de vómitos se asoció con la intervención.

En definitiva, en pacientes hospitalizados con CoVID19, una sola dosis alta de vitamina D3, en comparación con el placebo, no redujo significativamente la duración de la estancia hospitalaria. Estos hallazgos no apoyan el uso de una dosis alta de vitamina D3 para el tratamiento del CoVID19 de moderado a grave, pero en nada invalidan todo lo que aquí hemos contado sobre el empleo de otras formas farmacológicas de Vitamina D como el Calcidiol o Calcifediol que comentábamos al principio. Seguiremos informando.

2 comentarios sobre “Puesto en duda el empleo de Vitamina D3 en el curso hospitalario de CoVID19.”

  1. Hola Marijose, esa es la idea….

    Que sea muy interesante (o algo atractivo al menos…) y que cada una de nuestras noticias sean de largo empleo para personas no especializadas, incluso no sanitarias por supuesto…

    Recuerde que este es un blog de divulgación científica y que nos dirigimos siempre a personas interesadas en la prevención, en la salud, y definitivamente en la salud de la mujer.

    Incluso, si le hemos gustado siquiera un poquito, puede usted suscribirse a nuestro blog, de manera completamente gratuita y así recibir en su correo electrónico cada una de ls noticias que colguemos en este web.

    Aproximadamente salimos a una nueva cada cuatro o seis días, más o menos….

    Pensamos que así no cansaremos mucho a nadie…; pretendemos ayudar…, y está en su mano inscribirse, de acuerdo Marijose?

    Muchas gracias de nuevo por sus palabras y su seguimiento!!!

    Si se lo cuenta a unas amigas, el favor será completo!!!!

    Hasta cuando quiera!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *