Nueva evidencia sobre efectividad de una tercera dosis de vacuna anti-CoVID19 de ARNm para prevenir resultados graves

Parece claro que esta maldita pandemia por Coronavirus tipo SARS-CoV2 solo la solucionará el mundo desde la prevención y en ello está empeñada la mejor investigación científica volcada en el desarrollo y puesta en marcha de distintas vacunas; incluso con resultados y oficiales y alta calidad en cuanto a la posibilidad de intercambiar algunas de ellas o combinarlas a lo largo del tiempo (com0o acabamos de contar en este pasado noviembre de 2021 en este mismo blog en https://www.neyro.com/2021/11/12/pasara-el-futuro-de-la-proteccion-frente-a-covid19-por-la-combinacion-de-distintas-vacunas/).

Y es que tras la quinta ola en España, parece que toda Europa se prepara para una nueva, esta vez parecería de entrada restringida a las personas no vacunadas. Efectivamente, varios países están experimentando rebrotes de CoVID19, impulsados principalmente por la variante delta (B.1.617.2) del SARS-CoV-2 (sobre las nuevas variantes de este maldito RNAvirus que no repara sus errores durante su replicación, ya contamos en https://www.neyro.com/2021/03/18/sigue-siendo-el-sars-cov2-el-mismo-de-siempre-desde-el-principio-de-esta-pandemia/). En respuesta, estos países están considerando la administración de una tercera dosis de la vacuna de ARNm como dosis de refuerzo para abordar la posible disminución de la inmunidad con el tiempo y la eficacia reducida contra la variante delta. A partir de los datos de la organización de atención médica más grande de Israel, se ha evaluado la eficacia de una tercera dosis de la vacuna de ARNm BNT162b2 para prevenir la enfermedad grave.

El artículo del que ahora hablamos se ha publicado firmado por Barda N, Dagan N, Cohen C, entre otros autores del Instituto de Investigación Clalit, División de Innovación, Servicios de Salud Clalit, Tel Aviv, Israel. Lo ha recogido la revista The Lancet en el final del pasado mes de octubre 2021, con el sugerente título original de «Effectiveness of a third dose of the BNT162b2 mRNA COVID-19 vaccine for preventing severe outcomes in Israel: an observational study». En el estudio (ver abajo la portada del número de la revista y aquí el enlace para leer el original en https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(21)02249-2/fulltext), en el que se utilizaron datos de Clalit Health Services, que brinda cobertura médica a más de la mitad de la población israelí, se reclutó a las personas que recibieron una tercera dosis de vacuna entre el 30 de julio de 2020 y el 23 de septiembre de 2021

Estas personas con esa tercera dosis se emparejaron (1 a 1) con controles demográfica y clínicamente similares que no recibieron una tercera dosis. Los participantes elegibles habían recibido la segunda dosis de vacuna al menos 5 meses antes de la fecha de reclutamiento, no tenían una infección previa documentada por SARS-CoV2 y no habían tenido contacto con el sistema sanitario en los 3 días anteriores al reclutamiento. Se excluyeron las personas que eran trabajadores de la salud, residentes en centros de atención continua o aquellos médicamente confinados en sus hogares. Los criterios de valoración fueron ingreso hospitalario relacionado con la COVID-19, enfermedad grave y muerte relacionada con CoVID19.
Un total de 1.158.269 individuos fueron elegibles para ser incluidos en el grupo de la tercera dosis (la de Pfizer o BNT162b2; para más información sobre las demás puede leerse en este mismo blog en  https://www.neyro.com/2020/11/30/pueden-compararse-de-alguna-manera-las-vacunas-en-desarrollo-contra-covid19/) . Después del emparejamiento, el grupo de la tercera dosis y el grupo control incluyó cada uno a 728.321 individuos.
Los participantes en el estudio que comentamos (justo arriba la portada del mismo del original de The Lancet), tenían una mediana de edad de 52 años (RIC 37-68) y el 51 % eran mujeres. La mediana del tiempo de seguimiento fue de 13 días (RIC 6-21) en ambos grupos. La eficacia de la vacuna evaluada al menos 7 días después de recibir la tercera dosis, en comparación con recibir solo dos dosis hace al menos 5 meses antes, se estimó en 93 % (231 eventos para dos dosis vs. 29 eventos para tres dosis; IC 95 % 88–97) frente a la hospitalización, el 92 % (157 vs. 17 eventos; 82-97) frente a la enfermedad grave y el 81 % (44 vs. 7 eventos; 59-97) frente a muerte relacionada con COVID-19.

Estos hallazgos sugieren que una tercera dosis de la vacuna de ARNm BNT162b2 es eficaz para proteger a las personas frente a desenlaces graves relacionados con la CoVID19, en comparación con recibir solo dos dosis tras un intervalo de al menos 5 meses. Es decir, si le toca a usted, póngasela ya mismo; si no le toca todavía, llame a su centro de salud y pida cita para ponérsela; si usted conoce a alguien que dude de la tercera dosis, mándele este enlace… Resumen: NUNCA nadie demostró en ningún lugar del mundo que no vacunarse fuera mejor que hacerlo… Seguiremos informando…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.