Vacunar a jóvenes contra VPH no estimula sus relaciones sexuales

Las jóvenes que reciben la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), enfermedad que puede causar cáncer genital o anal (masculino y femenino), de garganta y de laringe (entre otros…), saben que igualmente necesitan del preservativo para protegerse de otras infecciones de transmisión sexual (ITS), según indica un estudio realizado recientemente en Estados Unidos y publicado en el Journal of Adolescent Health, online en el reciente 1 de diciembre del 2017. Está accesible para el lector interesado en el enlace http://www.jahonline.org/article/S1054-139X(17)30472-X/fulltext.

De esta vacuna que es la más segura y la más eficaz de todas las que componen la historia de la Vacunología se han dicho todo tipo de mentiras, mientras la evidencia cioentífica ha ido desmontando una a una por años; por ejemplo, ya sabemos que es la más eficaz en conseguir cambiar el panorama mindial de la infección por VPH (ver en https://www.neyro.com/2015/08/07/programas-de-vacunacion-frente-al-vph-en-australia-logran-disminuir-los-casos-de-lesiones-cervicales-de-alto-grado/, los resultados conseguidos en Australia en poco tiempo).
Por otro lado, las autoridades sanitarias, con todos los datos estadísticos en la mano y una vez bien analizados destacan una y otra vez su extraordinaria seguridad incluso para el embarazo y los fetos al nacimiento cuando se vacunan las mujetres estando gestantes (ver en https://www.neyro.com/2017/10/31/los-resultados-neonatales-tras-la-vacunacion-frente-al-virus-del-papiloma-humano-durante-el-embarazo-garantizan-su-seguridad/);  una y mil veces demostrada la seguridad a pesar de tanta publicidad en contra (como demostramos en https://www.neyro.com/2012/10/06/hasta-catorce-sociedades-cientificas-re-avalan-la-seguridad-vacunal-frente-a-hpv/).
Una de las argucias que los (ignorantes) anti-vacunas arguyen para denostar una vacuna tan demostradamente efectiva y segura es que su generalización podría facilitar un cambio de conducta entre adolescentes que dejarían sin guarnición, sin cobertura sus conductas de riesgo….; pues bien, nada de todo ello se ha comprobado con evidencia científica, sino todo lo contrario.
 En el estudio que ahora comentamos, los autores dirigidos por Tanya L. Kowalczyk Mullins siguieron a 91 jóvenes y niñas durante 30 meses desde la aplicación de la primera dosis de la vacuna. En ese momento, la edad promedio era 15 años y ninguna había tenido relaciones sexuales. Al entrevistarlas al inicio del estudio, la mayoría pensaba que sería riesgoso tener relaciones sin preservativos. La opinión no varió en el tiempo, según publica el equipo en el citado Journal of Adolescent Health.
Al final del estudio, el 71 por ciento había tenido relaciones sexuales. La preocupación por el sexo seguro o contraer una ITS (infección de transmisión sexual) diferente al VPH no influyó en el momento de su primer encuentro sexual. «Estos resultados sugieren que las jóvenes comprenderían que la vacuna contra el VPH no las protege de infecciones que no sean el VPH y que las conductas sexuales seguras, como usar preservativo, siguen siendo importantes», dijo la autora principal, doctora Tanya Kowalczyk Mullins, del Centro Médico del Hospital de Niños de Cincinnati y de la Facultad de Medicina de University of Cincinnati, Ohio.

«La investigación demuestra que la vacunación contra el VPH de las adolescentes, con o sin experiencia sexual, no aumenta la probabilidad de que tengan conductas sexuales de riesgo», agregó. Y es que no todas las ITS slo son por VHP-HPV en modo alguno, aclara el Dr. Neyro. Véase más obre el tema en https://www.neyro.com/2016/10/28/ocasionalmente-las-its-infecciones-de-transmision-sexual-son-dificiles-de-prevenir/. Eso así, el VPH está entre las ITS más comunes. La mayoría de las infecciones no producen síntomas y desaparecen sin tratamiento, pero el virus sigue siendo el primer motivo de muerte por cáncer en las mujeres en el mundo. También puede producir verrugas genitales y lesiones en las vías respiratorias altas.

En nuestro medio ya reconocíamos que VPH puede terminar infectando al 75% de la población mundial joven por debajo de los 25 años, como relatamos en nuestro web en  https://www.neyro.com/2015/02/16/el-virus-productor-del-cancer-de-cuello-infecta-al-75-de-las-mujeres-sexualmente-activas/. A este respecto, en Estados Unidos, la vacuna contra el VPH está recomendada para las niñas y los niños de 11 o 12 años para protegerlos del virus antes de la actividad sexual, además de los adolescentes y los adultos sin vacunar….., y llevan muchos años con cobertura para los varones (ver en https://www.neyro.com/2011/09/06/la-union-europea-autoriza-el-uso-de-una-vacuna-contra-el-vph-en-varones/).

Muchos adolescentes no reciben la vacuna, en parte porque los padres temen que los aliente a tener relaciones sexuales tempranamente o sin preservativo….., pero no solo se equivocan esos padres, sino que están privando a sus hijos de una de las herramientas que más puede cambiar el panorama mundial del cáncer en los próximos decenios; estamos ante la primera ocasión de la historia de la humanidad en que somos capaces de realizar prevención primaria de un montón de casos de cáncer de cérvix, de ano (en mujeres y hombres…), de vagina, de vulva, de pene, de laringe…, en fin. Si desea saber más de esta asunto, clicke en https://www.neyro.com/2015/02/26/si-se-vacunaran-todas-las-mujeres-contra-vph-se-reducirian-15-todos-los-canceres/.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *