Pero ¿se puede saber qué hace un ginecólogo hablando de vacunas?

 

Para empezar habría que decir que un ginecólogo no es un ser distinto que otros médicos….y este es el punto fundamental. Cualquier médico, es más, cualquier profesional de la salud, sea auxiliar de clínica, enfermero, citotécnica, auxiliar de radiología o de laboratorio…, cualquiera insisto, debiera tener un compromiso con la salud, con la individual (del paciente que tiene delante…) y con la colectiva (en un compromiso serio con la salud pública….). Ya solo esto sería suficiente, pero deberemos recordar aquí que una parte no despreciable de la actividad de los ginecólogos está mediatizada por el ataque a las personas que tienen relaciones sexuales del virus del papiloma humano, el llamado abreviadamente VPH.

Sería bueno por tanto, con un formato sencillo de preguntas y respuestas identificar a qué nos estamos refiriendo para confirmar al final de esta noticia (así lo esperamos al menos…) que tenga sentido que en este blog nos dediquemos a hablar y a escribir sobre vacunas (y lo hemos hecho largamente como puede comprobarse en estas entradas presentes en https://www.neyro.com/?s=vacunas) o del propio Virus del Papiloma Humano (y de igualmente, ello puede ser confirmado en las noticias presentes en esta búsqueda https://www.neyro.com/?s=virus+del+papiloma+humano). Comencemos por lo tanto:

¿Qué es el VPH?

VPH son las siglas para referirse al virus de papiloma humano (o HPV en inglés, de Human Papiloma Virus). VPH constituye un grupo de más de 150 virus diferentes, pero relacionados. A cada variedad de VPH en el grupo se le asigna un número, y se le llama un tipo de VPH (por ejemplo,  HPV-16, VPH-18, etc).

Los VPH son llamados virus del papiloma debido a que algunos tipos VPH causan verrugas o papilomas que son tumores no cancerosos de la piel y de las mucosas. Sin embargo, se sabe que algunos tipos de VPH causan cáncer. El VPH causa la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino, así como muchos cánceres de vagina, de vulva, de ano, de pene y de la esfera de la orofaringe (cáncer de la garganta y la lengua, de las amígdalas, etc).

Los virus del papiloma son atraídos y solo pueden vivir en ciertas células del organismo llamadas células epiteliales escamosas. Estas células se encuentran en la superficie de la piel y en superficies húmedas (llamadas superficies mucosas), como:

    • La vagina, el ano, el cuello uterino, la vulva (el área exterior de la vagina)
    • El interior del prepucio y de la uretra (el llamado caño de la orina) del pene
    • El interior de la nariz, la boca y la garganta
    • La tráquea (la vía principal de respiración) y los bronquios (vías más pequeñas de respiración que se ramifican en la tráquea, hasta los pulmones)
    • El interior de los párpados.

Alrededor del 75% de los tipos de VPH causan verrugas de la piel (a menudo en los brazos, el pecho, las manos y los pies). Estas verrugas son comunes. El otro 25% de los tipos se consideran VPH de las mucosas. Estos tipos pueden infectar a las capas superficiales húmedas que cubren los órganos y las cavidades del cuerpo que están expuestas al exterior, como las que aparecen en la lista anterior. Los tipos de VPH mucosos también son llamados VPH tipo genital (o anogenital), ya que a menudo afectan el área anal y genital.

Tenemos más información sobre este tipo particular de familia viral, los VPH o HPV en https://www.neyro.com/2013/08/02/virus-del-papiloma-humano-y-su-patogenicidad/.

¿Puede una vacuna ayudar a prevenir el VPH?

Sí. Hay vacunas disponibles que ayudan a prevenir la infección por ciertos tipos de VPH y algunas de las formas de cáncer que están relacionadas con estos tipos del virus. Son ya tres diferentes, Gardasil®, Gardasil 9® y Cervarix® son los nombres de marca de las vacunas utilizadas hoy en día; puede obtenerse más información sobre cada una de ellas en https://www.neyro.com/2016/06/22/comparacion-de-vacunas-contra-vph-frente-a-frente-cual-es-mas-eficaz-en-proteccion-cruzada/.

Todas estas vacunas ayudan a prevenir la infección por el VPH-16 y el VPH-18. Estos dos tipos son causantes del 70% de todos los casos de enfermedades o lesiones pre-cancerosas y  cáncer de cuello uterino , así como muchos casos de cáncer de ano, pene, vulva, vagina y garganta. Además, la vacuna Gardasil también ayuda a prevenir los dos tipos de VPH (VPH-6 y VPH-11) que causan la mayoría de las verrugas genitales. Recientemente se ha introducido la tercera y de momento última vacuna frente a VPH, llamada Gardasil 9 que ayuda a prevenir la infección de los mismos 4 tipos del VPH que Gardasil más otros 5 tipos de los virus considerados de alto riesgo: 31, 33, 45, 52 y 58. En conjunto, estos tipos causan alrededor del 90% de los cánceres de cuello uterino.

Puede leerse más información sobre esta última en nuestro propio blog en https://www.neyro.com/2015/04/13/una-nueva-vacuna-contra-el-vph-mas-activa-y-potente-recien-aprobada-en-la-union-europea/.

¿Quién debe vacunarse contra el VPH y cuándo?

La vacuna contra el VPH produce la mejor respuesta inmunitaria en los pre-adolescentes y en general en personas que aún no han iniciado sus relaciones sexuales. Para aumentar su eficacia, la vacuna contra el VPH  se debe administrar al cumplir 11 o 12 años de edad. Las vacunas se administran en una serie de dos inyecciones a lo largo de seis meses para las personas que no han iniciado esas relaciones sexuales; serán tres inyecciones en esos mismos seis meses (en menos de un año entre la primera y la tercera en cualquier caso) si la persona ha iniciado ya sus contactos sexuales.

¿Cuáles son las recomendaciones oficiales de la Sociedad Americana Contra El Cáncer para el uso de la vacuna contra el VPH?La vacunación rutinaria contra el HPV para las chicas y los chicos debe comenzar a la edad de 11 o 12 años. Las series de vacunas se pueden iniciar tan pronto como desde los 9 años de edad. El calendario vacunal español lamentablemente no incluye todavía a los chicos y serán los padres de todos ellos los responsables de sufragar el coste de las vacunas para ellos.

También se recomienda la vacunación contra el VPH para las chicas de 13 a 26 años y para los chicos de 13 a 21 años de edad que no las hayan aún recibido, así como a quienes ya las comenzaron, pero que no han completado las series. Los hombres de 22 a 26 años de edad también pueden ser vacunados.*
La vacunación contra el VPH también se recomienda hasta los 26 años para los hombres que tienen sexo con hombres y personas con sistemas inmunitarios debilitados (incluyendo a las personas con infección por el VIH), si no han sido previamente vacunados.

*Para las personas de 22 a 26 años de edad que no han comenzado las vacunas, o que iniciaron las vacunas, pero no completaron las series, es importante saber que la vacunación a edades mayores es menos eficaz para reducir el riesgo de cáncer.

Modernamente, se ha venido a definir que estas vacunas son útiles en cualquieredad, aunque los ensayos clínicos solo hayan incluido mujeres hasta los 46 años, pero la plausibilidad biológica aconseja que se puede vacunar a cualquier persona que se muestre interesada en protegerse por tener relaciones sexuales más allá de esa edad. Muy a pesar de ello, esa idea todavía no está calando profundamente en nuestra población occidental, al menos en Europa (puede leerse al respecto en https://www.neyro.com/2012/09/18/las-tasas-de-vacunacion-frente-al-virus-del-papiloma-humano-vph-en-europa-son-mas-bajas-de-lo-esperado/)

¿Por qué se recomienda iniciar la vacunación en los pre-adolescentes?

Las vacunas son más eficaces a esta edad. La investigación muestra que los más jóvenes tienen una mejor respuesta inmunitaria a la vacuna que aquellos que están en los últimos años de la adolescencia y durante los primeros años después de haber cumplido 20 años de edad. Además, las vacunas prevendrán los tipos de VPH a los que proporcionan protección sólo si se administran antes de la exposición al virus.

En esta edad también se administran otras vacunas, y es cuando los niños probablemente acudan al médico para las revisiones médicas de rutina. De todas maneras, modernamente hemos demostrado con evidencia científica del más alto nivel que las relaciones sexuales como forma de contagio deben entenderse en sentifdo amplio y en modo alguno restringiendo el concepto al propio coito; de otra manera no podría explicarse el contahggio (mucho más frecuente de lo que cabría imaginar en un principio…) de una cohorte de varones vírgenes comos e demostró en un bien realizado estudio de cohortes que mostramos y comentamos en su día en https://www.neyro.com/2018/08/21/se-pueden-contraer-el-virus-del-papiloma-siendo-virgen-es-eficaz-la-vacuna-contra-el-papiloma-tras-diez-o-doce-anos/.

¿Y qué de los hombres y las mujeres mayores de 26 años? ¿Deben recibir alguna de las vacunas?

La respuesta no podría ser otra que se debería vacunar toda la población si atendemos al dato de que la mayoría de la población se infectará con algún virus del papiloma humano alguna vez en la vida… Evidentemente, la mayoría de la población que tenga relaciones sexuales. Y lo contamos largo y tendido en https://www.neyro.com/2016/11/23/la-mayoria-de-la-poblacion-se-infectara-con-algun-virus-del-papiloma-humano-alguna-vez-en-la-vida/.

No obstante que la vacuna Gardasil 9 ha sido aprobada para mujeres y hombres de hasta 45 años, su aplicación no se prohíbe o contraindica la vacunación frente a este virus tras esas edades, obviamente.  Aunque la vacuna es segura, no es propensa a brindar más que algo de beneficio en personas de mayor edad, si es que lo llega a tener. En cualquier caso, hablar con su proveedor de atención médica al respecto para más información y el médico le confirmará que no existe ningún ensayo clínico que con ningún grupo estudiado (sea por edad, por sexo, por grado de afectación previa o el factor que sea….) en el que se haya demostrado que no vacunar sea mejor que vacunar….; por lo tanto, ante la duda, vacunar¡¡¡¡.
¿Quién no debe recibir alguna de las vacunas contra el VPH o quién debe esperar?Por ahora, las mujeres embarazadas no deben recibir ninguna vacuna contra el VPH, a pesar de que parecen ser seguras para la madre y el feto. Si una mujer embarazada recibe una vacuna contra el VPH, esto no es razón para considerar la terminación del embarazo. Las mujeres que comenzaron una serie de vacunas antes de saber que estaban embarazadas deben completar la serie después del parto.

Ya tenemos de hecho, estudios que han demostrado la inocuidad de estas vacunas cuando se aplicaron (inadvertidamente) a mujeres participantes en los ensayos clínicos y que estabn gestantes en el momento de recibirlas; de hecho, lo contamos con detalles en https://www.neyro.com/2017/10/31/los-resultados-neonatales-tras-la-vacunacion-frente-al-virus-del-papiloma-humano-durante-el-embarazo-garantizan-su-seguridad/.

Otro tema diferente es el de las personas enfermas de algún tipo de alergia específica; asegúrese de que el médico sepa acerca de cualquier alergia grave.  Las personas que presenten las siguientes características no deben recibir la vacuna contra el VPH:

  • Cualquier persona con una alergia grave al látex no debe recibir la vacuna Cervarix
  • Cualquier persona con una alergia grave a la levadura no debe recibir la vacuna Gardasil o Gardasil 9.
  • Cualquier persona que haya presentado una reacción alérgica potencialmente mortal a cualquier ingrediente que contengan las vacunas.
  • Cualquier persona que haya tenido una reacción grave a una dosis anterior de la vacuna contra el VPH

¿Es necesaria la prueba del VPH antes de recibir la vacuna?

Es una pregunta muy habitual que curiosamente solo se hace para esta vacuna; porque seamos sinceros: ¿usted se hace esa pregunta de si el niño ha tenido contacto con la rubeola para vacunarle?, ¿le hacemos algún tipo de análisis a las personas que acuden cada año a vacunarse frente a la gripe?, o bien, ¿testamos la tasa de anticuerpos que alguien tiene contra la fiebre amarilla antes de vacunarle con ocasión de un viaje al sudeste asiático?

No, la respuesta es clara….. De hecho, la prueba no se recomienda porque no puede indicar si la vacuna contra el VPH será eficaz o no. Un resultado positivo de una prueba de VPH no siempre indica qué tipos de VPH usted tiene. Incluso si usted está infectado con un tipo de VPH, la vacuna podría aún prevenir otros tipos de infecciones por VPH. Un resultado negativo de la prueba no puede indicar si usted ha tenido VPH en el pasado.
Debe tenerse en cuenta que la infección por VPH – HPV es una infección muy local que, la mayoría de las veces, pasa completamente desapercibida para el sistema inmunitario por lo que no es infrecuente que una misma persona se infecte de manera repetida en dos, tres o seis ocasiones a lo largo de un determinado periodo de su vida e incluso que pueda infectarse por diferentes tipos de virus VPH a pesar de estar previamente infectado por otros genotipos diferentes.

¿Por cuánto tiempo las vacunas previenen la infección por VPH?

Nunca se suele saber el tiempo que una vacuna protegerá a las personas cuando ésta se pone en práctica por primera vez. La investigación actual muestra que las vacunas son eficaces, y que no hay señales de que la protección disminuya con el transcurso del tiempo. Las investigaciones continuarán analizando el tiempo que dura la protección contra el VPH, y si serán necesarias inyecciones de refuerzo.

Por otro lado, ya se conoce que incluso diez años después de ocurrida la vacunación, aún cuando la tasa de anticuerpos frente a VPH es baja, un nuevo contacto con el virus provoca esta vez sí, una adecuada reacción del sistema inmune que lo “recuerda” reactivándose la fabricación de nuevos anticuerpos que impiden la infección tras ese contacto novedoso.

¿Son seguras las vacunas contra el VPH?

Todas las vacunas contra el VPH fueron probadas en decenas de miles de personas alrededor del mundo antes de ser aprobadas. Además, las vacunas siguen siendo monitorizadas constantemente para seguir comprobando su seguridad. Hasta el momento, en todos los estudios que se han realizado, no se ha reportado que haya habido alguna muerte vinculada con cualquiera de las vacunas contra el VPH. Los efectos secundarios comunes y leves incluyen dolor de cabeza, fiebre, náuseas y mareos.  Algunas veces puede que haya dolor y enrojecimiento en el lugar donde se aplica la inyección.

Los datos de la literatura y el seguimiento en el largo plazo así lo avalan y así lo hemos contado con detalles en este mismo blog en una noticia previa presente en https://www.neyro.com/2018/07/05/nuevas-buenas-noticias-que-desbaratan-las-teorias-de-los-antivacunas/.

Como suele ser el caso con cualquier medicamento o inyección, puede que haya reacciones alérgicas posteriores. Cualquier persona que sea alérgica en gran medida (alergias graves que ponen la vida en riesgo) a cualquiera de las sustancias contenidas en la vacuna contra el VPH deberá evitar la vacuna (incluyendo alergias graves a la levadura).

Puede que algunas personas se desmayen al recibir cualquier vacuna, incluyendo las vacunas contra el VPH. Este desfallecimiento tras recibir la inyección es más común en adolescentes que entre niños o adultos. Con el fin de evitar que la gente sufra alguna lesión debido al desmayo, se recomienda un periodo de reposo de 10 o 15 minutos tras recibir cualquier vacuna para personas de cualquier edad. El problema así se identifica más con la propia vacunación que con la vacuna en sí misma…., por el miedo atávico a los pinchazos¡¡¡¡

Vigilancia de posibles efectos secundarios

Como en todas las vacunas, incluso las vacunas que han sido aprobadas hace muchos años, se mantiene una vigilancia para identificar efectos secundarios que podrían ocasionar las vacunas contra el  HPV. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta perteneciente al gobierno federal USA y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), como organismo independiente del anterior, evalúan todos los  efectos secundarios graves que se hayan informado al Sistema de Vigilancia de Eventos Adversos a Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) para identificar posibles problemas de seguridad de las vacunas que puedan requerir de más estudios.

No solo se trata por lo tanto de hacer seguimiento de su efectividad (que comentamos largamente en https://www.neyro.com/2015/12/02/nuevas-confirmaciones-de-la-efectividad-clinica-de-vacunarse-frente-a-vph/) sino hacer seguimiento de su seguridad…., por años y por décadas….
dos

¿Paga el seguro de salud por las vacunas contra el VPH?

Los planes médicos probablemente cubrirán el costo de la vacuna contra el VPH si se administra según las guías nacionales, pero asegúrese de esto al confirmarlo con su plan de seguro médico privado; la medicina de asistencia pública en nuestro país, todavía no cubre la vacunación en los chicos como ya hemos señalado ni en las chicas mayores que la edad de vacunación, muy a pesar de que otras autoridades sanitarias más sensibles que las nuestras ya han conseguido demostrar largamente que vacunar frente a VPH en mujeres mayores es extraordinariamente útil para reducir los riesgos de la población en este punto (si no se lo cree, consulte en https://www.neyro.com/2015/08/07/programas-de-vacunacion-frente-al-vph-en-australia-logran-disminuir-los-casos-de-lesiones-cervicales-de-alto-grado/).

Las vacunas están incluidas dentro del programa nacional de vacunación infantil (ver el calendario vacunal en vigor en imagen adjunta). Este programa cubre los costos de la vacuna para niñas y adolescentes y para algunos cuyo seguro médico sea insuficiente.

¿Es necesario que las mujeres que hayan sido vacunadas contra el VPH también se hagan la citología o las pruebas de Papanicolaou?

Sí. Las mujeres que han sido vacunadas necesitarán seguir haciéndose las pruebas periódicas para el cáncer de cuello uterino debido a que las vacunas no previenen todos los tipos de VPH que pueden causar este cáncer.

Apenas están nuestras (respetadas) autoridades sanitarias cambiando los sistemas de detección precoz del cáncer de cuelloo suistituyendo la vieja citología por el moderno test de VPH como contamos hace ya un tiempo en https://www.neyro.com/2017/11/06/debemos-cambiar-el-cribado-oportunista-del-cancer-de-cervix-por-un-cribado-poblacional/.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *