Una dieta equilibrada en el embarazo podría reducir el riesgo de parto prematuro.

 

Aumentar la ingesta de alimentos saludables es más importante que eliminar los malsanos; de hecho, conocíamos de antiguo las malsanas relaciones entre tóxicos y gestación (ver en http://www.neyro.com/2014/02/17/el-estres-y-el-tabaco-durante-el-embarazo-aumentan-el-riesgo-de-fumar-de-las-hijas/)

Con frecuencia, de hecho, en consulta se recomienda a las madres embarazadas que coman muchas frutas y verduras; por lo menos tres piezas de fruta entera cada día, apostilla el Dr. Neyro.. Un nuevo estudio amplía la evidencia de que una dieta saludable se vincula con un menor riesgo de nacimiento prematuro.

Los investigadores analizaron datos reunidos de más de 66,000 mujeres embarazadas en Noruega entre 2002 y 2008. El nacimiento prematuro (antes de las 37 semanas del embarazo) ocurrió en poco más del 5% de los embarazos; nuestro país, España en general, registra algo más del 7% de prematuridad en el total de `partos. (señala el titular de este web, el Dr. José Luis Neyro)

Las mujeres que llevaron una dieta “prudente”, que incluía bastante verduras, frutas, granos integrales y agua, tenían un riesgo mucho más bajo de parto prematuro, al igual que las que seguían una dieta noruega tradicional de patatas hervidas, pescado y verdura cocida.

Una dieta occidental de refrigerios salados y dulces, pan blanco, postres y productos cárnicos procesados no pareció tener un efecto sobre el riesgo de parto prematuro, según el estudio, que aparece en la revista “British Medical Journal” (BMJ).

Esto sugiere que aumentar el consumo de alimentos saludables es más importante que eliminar los alimentos malsanos, apuntaron los investigadores. Los hallazgos también respaldan los consejos que se dan a las mujeres embarazadas sobre el consumo de una dieta equilibrada que incluya frutas, verduras, granos integrales, pescado y agua.

Pero aunque el estudio halló una asociación entre seguir una dieta saludable en el embarazo y un menor riesgo de parto prematuro, no probó causalidad.

Los autores del estudio apuntaron que el nacimiento prematuro puede conducir a importantes problemas de salud a corto y a largo plazo, y explica casi el 75% de todas las muertes de recién nacidos.

Es una pelea nueva y mayor desde que la mujer europea se ha incorporado masivamente a las tareas de trabajo fuera del hogar sin dejar de realizar todas las tareas de la casa, al tiempo, (señala nuestro experto, el Dr. Neyro). A pesar de ello, un ejercicio físico moderado influye de forma definitiva en la salud del nuevo ser (ver en el link http://www.neyro.com/2013/11/05/el-ejercicio-fisico-regular-durante-el-embarazo-mejora-la-salud-del-recien-nacido/)

Un anillo intravaginal de larga duración protege contra el VIH y el embarazo

Expertos de la Universidad de Northwestern, en Evanston (a pocas millas de Chicago, en el estado de Illinois, Estados Unidos), han diseñado un anillo intravaginal (IVR) que libera de forma fiable un medicamento antirretroviral y un anticonceptivo durante meses. El anticonceptivo, ideado por el ingeniero biomédico Patrick Kiser, ofrece dos medicamentos que hacen tres cosas importantes: proteger contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), contra el herpes y el embarazo no deseado.

El anillo es fácil de usar y proporciona dosis controladas de tenofovir y levonorgestrel durante 90 días, por lo que pronto se someterá a su primer ensayo clínico en mujeres. Los detalles del desarrollo del anillo se publican en la revista “PLoS ONE”.

images?q=tbn:ANd9GcQDfBFFGFPTXn3FnFJR5ji33tC4LXkUwWdLsYw5He3ZaUhYqcjl1A

Según la Organización Mundial de la Salud, 35 millones de personas en todo el mundo viven con el VIH y 222 millones de mujeres desean retrasar o dejar de tener hijos pero no utiliza ningún método anticonceptivo. “Sospecho que las mujeres usarán inicialmente el anillo como anticonceptivo, pero también se beneficiarán de la protección contra las enfermedades de transmisión sexual”, señala Kiser, experto en la administración de fármacos por vía intravaginal.

El anillo, de 5,5 centímetros de diámetro, es simple pero complejo. Kiser y su equipo trabajaron cuidadosamente durante cinco años para diseñar los tres materiales que componen el anillo y optimizar el dispositivo con el fin de suministrar de forma fiable dosis fijas y eficaces de dos medicamentos durante un largo período de tiempo.

jpeg

El anillo se inserta fácilmente en la vagina y permanece en el lugar durante tres meses y como tenofovir se entrega en el sitio de transmisión, el anillo, conocido como IVR de levonorgestrel tenofovir, utiliza una dosis más pequeña que las pastillas. El levonorgestrel liberado por el anillo es el mismo fármaco que el utilizado en ciertas píldoras anticonceptivas y en un dispositivo intrauterino.

“Ya conocemos los anillos contraceptivos que las mujeres vienen empleando con extraordinaria tolerancia y fiabilidad desde hace más de doce años en España, afirma el Dr. Neyro, y de comercializarse finalmente este otro nuevo, seguro que será magníficamente aceptado entre la comunidad femenina de todo el mundo”.

“Este sistema representa un avance significativo en la tecnología de administración de fármacos vaginal y es el primero de una nueva clase de sistemas de administración de medicamentos de prevención de usos múltiples de acción prolongada”, subrayan los autores del estudio. También informan de detalles de ingeniería del anillo, seguridad, estabilidad y liberación del fármaco.

“Las diferencias entre los dos fármacos son enormes, lo que nos presentó un reto de diseño -reconoce Kiser–. Tenofovir es altamente soluble en agua, mientras que levonorgestrel es altamente insoluble en agua y la dosis diaria es diferente. El anillo proporciona aproximadamente 10 miligramos de tenofovir y sólo 10 microgramos de levonorgestrel”.