Una vacuna del VPH sin distinguir sexo atajaría los tumores asociados

Margaret Stanley, directora del Centro de Investigación de Patología de la Universidad de Cambridge, ha participado en el VI congreso nacional de GeSida recientemente celebrado con una ponencia en la que ha defendido la vacunación sin distinción de género frente al virus del papiloma humano (VPH). De esta forma, se consigue verdadera inmunidad de grupo y protección tanto en hombres como en mujeres. Nosostros habíamos comentado sobre el particular de acuerdo a lo relatado en la litetratura científica hace ya tiempo (ver en http://www.neyro.com/2014/05/13/vacunas-contra-el-cancer-de-ano-y-de-recto-mas-seguras-y-eficaces/ )
La especialista en anatomía patológica ha recordado que en los países industrializados la incidencia de la enfermedad por VPH es comparable en ambos sexos, y ha señalado que la creciente carga de cánceres relacionados con el virus en varones hace recomendable incluirlos en la vacunación. De hecho, fue hace más de tres años que la Agencia Europea del Medicamento aprobó las vacunas frente a VPH para su empleo también en varones a igualdad de dosis de lo que ya veníamos utilizando en mujeres (y lo explicamos largamente en http://www.neyro.com/2011/09/06/la-union-europea-autoriza-el-uso-de-una-vacuna-contra-el-vph-en-varones/)

“El cáncer de cuello uterino es el más común de los tumores asociados al VPH, y se controla mediante cribado y vacunación, pero los otros tipos de cáncer de VPH no son susceptibles de cribado y aumenta su incidencia”, ha señalado.

Así, el VPH de la orofaringe asociado al cáncer de células escamosas ha aumentado en incidencia en Estados Unidos de 0,8/100.000 en 1984 a 2,6/100.000 en 2006. La vacunación frente a VPH es la mejor alternativa de prevención primaria en este tipo de cánceres al evitar las infecciones por virus del papiloma humano (en  http://www.neyro.com/2013/12/30/la-vacuna-del-vph-tambien-podria-contribuir-a-la-prevencion-del-cancer-orofaringeo/)
Igualmente, ha crecido la incidencia del cáncer de pene, otro de los asociados al VPH, y se han duplicado las lesiones precursoras asociadas desde los años 1980. Por último, el cáncer de ano se ha incrementado en hombres y mujeres un 3,2 por ciento cada año desde principios de 1980. Más del 90 por ciento de estos tumores son atribuibles al VPH. En las mujeres con más de 50 años tiene una incidencia más alta que en los hombres de ese tramo de edad, pero los hombres dominan en el grupo de edad de entre 20-49 años.

 

“En los ensayos clínicos, la inmunización con vacunas de VPH previene más del 78 por ciento de precursores de cáncer anal en hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y más del 90 por ciento de las verrugas genitales en los heterosexuales”. En Australia, donde se determinó vacunar a toda la población femenina menor de 26 años, se observó ya en el primer año un importantísimo descenso en la aparición de verrugas genitales mucho mayor incluso de lo esperable en el más optimista de los escenarios (lo contamos con detalle en http://www.neyro.com/2013/12/13/fuerte-reduccion-del-riesgo-de-verrugas-genitales-tras-la-vacunacion-contra-el-virus-del-papiloma-humano/)19