Una nueva alerta mundial de la OMS tras la aparición de la variante Omicron del virus SARS-CoV2.

Hace muchos años que conocemos las leyes de la evolución de las especies en las que Darwin explicaba que la adaptación a nuevas situaciones era la mejor manera de sobrevivir en el tiempo, ante la tendencia natural de nuestro mundo al cambio constante. De igual manera, el SARS-CoV2 que tanto ha condicionado nuestra vida, va cambiando a lo largo del tiempo tratando de sobrevivir y de perpetuarse entre nosotros, sus necesarios hospedadores (ver en https://www.neyro.com/2021/01/20/vamos-conociendo-la-evolucion-de-covid19-pero-como-es-realmente-su-causante-sars-cov2/)

Efectivamente, con el paso del tiempo, también nuestro blog se ha ido adaptando y hemos ido comprobando poco a poco cómo esas modificaciones en el genoma de este (maldito) virus han ido permitiendo que nuevas variantes se incorporaran al grupo de patógenos sobre el que teníamos que actuar para defendernos (y así lo explicamos en https://www.neyro.com/2021/03/18/sigue-siendo-el-sars-cov2-el-mismo-de-siempre-desde-el-principio-de-esta-pandemia/)
Llegados a este punto, la identificación reciente de la variante ómicron (B.1.1.529) del SARS-CoV-2 ha agregado combustible a la llama de la pandemia global de CoVID19. Ómicron se identificó por primera vez en Botswana a principios de noviembre de este revuelto que ha sido 2021, y se notificó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde Sudáfrica el 24 de noviembre de 2021. La OMS la designó como una variante de preocupación (VOC) el 26 de noviembre de 2021.
Extraemos datos de la publicación que al respecto apareció en J Med Virol. 2021 Nov 30 firmada por Shou-Jiang Gao y sus colaboradores de lDepartment of Microbiology and Molecular Genetics, Cancer Virology Program, UPMC Hillman Cancer Center, University of Pittsburgh, Pittsburgh, Pennsylvania, USA El artículo se tituló originalmente «Omicron variant (B.1.1.529) of SARS-CoV-2, a global urgent public health alert» y su original puede seguirse en https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/jmv.27491; justo abajo, reproducimos la poirtada del número de esta publicación.
Y es que  Ómicron contiene una gran cantidad de mutaciones ya identificadas en otras VOC, de las cuales al menos 32 mutaciones en la proteína de pico , en comparación con las 16 mutaciones de la variante delta ya altamente infecciosa, además de en otras proteínas como NSP12 y NSP14 que son esenciales para la replicación viral. Se cree que la variante ómicron es al menos 3 veces más infecciosa que el SARS-CoV-2 original y posiblemente más que la variante delta. En esas primeras variantes se basaron la mayoría de los científicos para el diseño original de las primeras vacunas de las que hoy disfrutamos en (casi) todo el mundo (ver en https://www.neyro.com/2020/12/29/que-tienen-de-especial-estas-nuevas-vacunas-frente-a-sars-cov2/)
Existen numerosas cuestiones médicas y científicas urgentes sobre la variante ómicron que deben abordarse. La primera pregunta es si ómicron causa una enfermedad más grave y/o infecciones más prolongadas. Si bien es posible que la gran cantidad de mutaciones hagan que el virus sea menos virulento, la posibilidad es muy pequeña. Por el contrario, la naturaleza altamente infecciosa de esta variante sugiere que, una vez que un individuo está infectado, es probable que haya una propagación más amplia y más rápida entre las células, los tejidos y los órganos, lo que provoca daños tisulares más graves y, por lo tanto, patologías y manifestaciones de enfermedad más grave. También es posible que la variante provoque una infección prolongada sin síntomas y, en consecuencia, facilite la propagación del virus a más personas. La alta naturaleza infecciosa podría deberse a su robusta capacidad de replicación, lo que da como resultado una mayor carga viral y la producción de más variantes. Los datos clínicos empezarán a estar disponibles en las próximas semanas.

Llegados a este punto, los firmantes  del editorial que ahora comentamos se siguen haciendo preguntas para profundizar en sy+us reflexiones. Así, la segunda pregunta es si las mutaciones en Nsp12-RdRp y Nsp14-Exo virales confieren una tasa de mutación más alta observada en la variante ómicron. A través de la mutación y la adaptación, las variantes virales pueden evadir eficazmente la inmunidad del huésped, lo que resulta en una infección prolongada y la propagación del virus a otras personas.

Pero todavía quedan (entre otras muchas…) algunas preguntas casi esenciales en este momento de la evolución de la pandemia. La tercera pregunta es si las vacunas actuales, que se basan en la cepa original del SARS-CoV-2, protegen contra esta nueva variante. Esta información podría obtenerse rápidamente examinando los anticuerpos neutralizantes contra un pseudovirus ómicron o un clon infeccioso auténtico. Se ha confirmado que los cuatro primeros pacientes de la variante ómicron de Botswana estaban completamente vacunados, lo que indica un posible escape de la vacuna. Sin embargo, se desconoce si las vacunas actuales protegen contra la enfermedad grave hasta que se disponga de más datos clínicos.

 

 
Lo decíamos al principio; las leyes de la evolución que condicionan cambios constantes en la naturaleza también son de aplicación a este (maldito) virus que trata de sobrevivir… La aparición de nuevas variantes de SARS-CoV-2 es frecuente. Una infraestructura de salud pública deficiente, una tasa de vacunación baja y la presencia de un gran número de poblaciones inmunodeprimidas y que son más susceptibles a la infección podrían convertirse en el terreno fértil para la aparición de nuevas variantes.
Por lo tanto, se requiere un esfuerzo global concertado entre las agencias gubernamentales, la industria farmacéutica/biotecnológica y las instituciones académicas y de salud para contener de manera eficiente esta pandemia; ya lo hemos dicho en anteriores ocasiones y lo anticipamos en una publicación en el (que ahora se antoja lejano) .final de 2020 en una revista internacional de Obstetricia y Ginecología (ver en https://www.revcog.org/index.php/revcog/article/view/1713): o combatimos esta pandemia desde la colaboración supranacional olvidando artificiales fronteras y adoptamos la colaboración mutua más allá de las banderas individuales o las constantes variantes novedosas de SARS-CoV2 nos adelantarán por todos los lados. Esperemos que el futuro nos sea propicio…; entre tanto, seguiremos informando…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.