Hablando de alteraciones del ciclo menstrual con Cristina Mitre.

Fue ciertamente una experiencia super positiva que recientemente he tenido la oportunidad de volver a repetir; estar en el podcast de Cristina Mitre, una periodista como pocas personas comprometida con la salud de la mujer. Fue en el cercano septiembre de 2021 (ver en https://www.neyro.com/2021/10/04/con-cristina-mitre-hablando-de-vitamina-d-en-su-episodio-166/), pero no adelantemos acontecimientos y empecemos por la primera de las oportunidades; aquella vez fue en Madrid, en nuestros despachos de la Facultad de Ciencias de la educación Física y del Deporte, que gentilmente nos había cedido el profesor García Bataller, con el que comparto docencia en el Curso de Postgrado Universitario en Mujer y deporte (ver en www.neyro.com/about) de la Universidad Politécnica de Madrid.

 
Desde Dubai, donde reside últimamente, la profesional periodista citada nos había convocado con ocasión del Symposium Internacional de Entrenamiento en fuerza, al que habíamos sido invitados entre otros profesores y entrenadores varios. ¿Su objetivo? Tratar de identificar qué es lo que sucede con el ciclo menstrual de las mujeres que hacen deporte y charlar (con un guión magníficamente preparado por esta peculiar periodista) sobre todos los pormenores de la fisiología femenina en relación con la actividad física y la práctica deportiva (profesional o aficionado)
Es la pregunta del millón de dólares; ¿pueden existir alteraciones menstruales alrededor de la práctica deportiva? Y si las hay y son frecuentes ¿cuándo es preciso preocuparse o acaso solo ocuparse y consultar con el médico, idealmente con un ginecólogo experto en endocrinología ginecológica?. Alguna vez habíamos tocado este tipo de temas en nuestro blog (le remito al lector a esta noticia de hace apenas dos años pero muy vigente sin duda y presente en https://www.neyro.com/2019/12/30/la-regla-en-la-mujer-deportista/)
Cristina lo abordó sin miedos y de entrada; para empezar por el principio, definiendo qué es lo que se entiende por Ciclo menstrual. ¿Es lo mismo que la regla?, porque a veces, muchas en consulta, algunas mujeres confunden ambos conceptos. No son la misma cosa ciertamente; de hecho, por definirlo mejor, un ciclo, cada ciclo…, finaliza con la regla, con la menstruación (si no ha habido embarazo por supuesto…). Aunque esto suene un poco a disparate, cada regla de un ciclo se tiene durante el siguiente, porque (por convenio…) hemos decidido que un ciclo menstrual comience cuando se inicia una menstruación (que será la consecuencia del ciclo inmediatamente anterior…)
Claro, porque finalmente, el objetivo primario y fundamental de un ciclo, de CADA ciclo de la mujer que los tiene es conseguir un embrarazo, independientemente de los avatares de ese ciclo, de la voluntad de la mujer, de que tenga o no relaciones sexuales, independiente,mente de que estas sean protegidas o no…, en fin. Es evidente que, gracias al crecimiento de un folículo tendente a ser ovulado su contenido (la célula femenina de la reproducción, el ovocito, vulgarmente llamado óvulo), durante el ciclo se producen toda una serie de cambios hormonales que condicionan muy distintas ventajas y características particulares para cada mujer. Recordemos que los estrógenos son definitivamente trascendentales para el desarrollo y la vida de cada mujer, a lo largo de los años. Y no es lo mismo para todas las mujeres, obviamente (ver en https://www.neyro.com/2017/03/13/como-influyen-la-genetica-femenina-o-el-ciclo-menstrual-en-los-entrenamientos/)
Efectivamente y por lo tanto, cabe deducir que no todos los ciclos son iguales ni todas las ovulaciones, dado que cada una es irrepetible, siempre «ovulando» un ovocito diferente….; en esta también hay diferencias (enormes) con el varón. Ellos, los chicos, en sus gónadas, a través de los conductos eyaculadores expulsan un par de centenares de millones de espermatozoides que apenas habrán fabricado en los tres o cuatro meses previos…; las chicas no lo hacen así. Cada una de ellas, cuando inicia su vida ovárica, con el primer ciclo allá por los 11 o 12 años, en sus ovarios YA están TODOS los ovocitos que esa mujer va a emplear durante toda su vida…Gastará uno por mes para ser ovulado, pero con él se habrán perdido otros (casi) mil que lo habrán intentado ese mes y que no habrán sido elegidos. Son «ovocitos perdidos» por lo tanto…
Oiga doctor, ¿y si al final del ciclo no hay embarazo por la razón que sea…?, ¿qué es lo que sucede entonces? Lamentablemente, la naturaleza no tiene éxito siempre (considerando éxito la consecución de un nuevo embarazo…) y todos los cambios que estos niveles hormonales que suceden durante el crecimiento y la maduración endometrial que de ellos es la consecuencia…, se pierden en la menstruación, en la salida «regular» (de ahí lo de «regla»), que cada mes acontece cuando no ha sucedido el embarazo. Y los ovarios son llamados de nuevo a intentarlo un mes más, iniciando así un nuevo ciclo de vida tratando (una vez más…) de que se produzca el embarazo.
Pero hay mucho más tras cada ciclo, más allá de la búsqueda de un embarazo. Hemos señalado que los niveles hormonales de estrógenos (sobre todo) y de gestágenos tras la ovulación consiguen conformar un montón de ventajas para el organismo femenino, indefectiblemente ligado a los estrógenos ováricos circulantes. De ellos depende no solo la forma de «ser mujer» en el más amplio sentido del término, sino, por ejemplo la salud ósea, la conformación de la resistencia del esqueleto, la posibilidad de evitar las fracturas… Piénsese que tras la menopausia se produce un declive terrible de los estrógenos y ellos tiene una repercusión fundamental sobre la salud del esqueleto (ver en https://www.neyro.com/2019/12/09/mujer-deporte-y-menopausia-nueva-triada-emergente/)
Y es que cuando fallan los estrógenos, todo se desajusta en el organismo femenino. Más dramático aún es la situación en la que esa falla se da en mujeres jóvenes que se quedan sin la regla, sin ciclos ováricos durante más de tres meses (hasta ese tiempo los ginecólogos no lo consideramos más allá de un «retraso» y no hablamos de «amenorrea»). En estas situaciones, a veces condicionadas por trastornos de la conducta alimentaria (la vieja «anorexia nervosa» de los antiguos libros de psiquiatría…) o por exceso de entrenamiento físico y deportivo con gran exigencia de balances energéticos negativos…, se «da la orden» desde el hipotálamos, desde arriba a los ovarios de no funcionar (para ahorrar una energía que se necesita en ese estado carencial para vivir…) y la mujer pasa a sufrir las múltiples consecuencias de quedarse sin ciclos, sin estrógenos (que es lo realmente importante)
Y esta situación, no se engañe el lector interesado no solo se da entre deportistas de élite, de las que entrenan seis o más horas al día entre el gimnasio y la pista, entre la preparación física y la fuerza y el enteranamiento psicológico….a veces el mismo trastorno se da en la mujer que apenas entrena tres o cuatro días por semana pero que se plantea al tiempo perder unos kilos…Todo debe contar siempre con la ayuda de profesionales (sobre ello contamnos en su día un poco más en https://www.neyro.com/2021/04/22/las-alteraciones-menstruales-de-las-corredoras-no-son-exclusivas-de-las-deportistas-de-elite/)
Y es que no hablamos solo de infertilidad por anovulación que también condiciona la vida de la mujer (y mucho y si no lean en ), si se había planteado su maternidad…; el asunto va mucho más allá y puede condicionar un diagnóstico de Osteoporosis, pero apenas  treinta o cuarenta años antes de lo que esa mujer le esperaría genéticamente en toda caso…Estamos hablando de la completa «triada de la atleta» con amenorrea por supuesto, de origen hipotalámico, junto al trastorno de la conducta alimentaria y la consecutiva osteoporosis no a mucho tardar… Dramático…
Tras este intenso repaso a las consecuencias de un entrenamiento excesivo, Cristina Mitre abordó la cuestión de la prevención en general en la mujer joven o de mediana edad y ellos nos llevó de inmediato y en primer lugar a las infecciones de transmisión sexual, a la más prevalente de todas, a la infección por virus del papiloma humano VPH y todas sus consecuencias, bien conocidas y evitables, pero no siempre consideradas con suficiente atención… (léase en https://www.neyro.com/2020/02/06/la-vacuna-frente-al-virus-del-papiloma-humano-no-incrementa-el-riesgo-de-abortar/)
Ya sin solución de continuidad, en el tramo final de este agradable podcast, abordamos un par de cuestiones a veces minimizadas pior el viejo «será normal» y que interfieren grandemente la vida de la mujer y sobre todo, su calidad de vida. ¿Cuántas veces ha oído mi estimada lectora que «es normal que nos duela la regla a las mujeres»? Porque de normal nada tiene; puede ser frecuente, a veces incluso demasiado, pero no tiene que aceptarse que es normal porque puede estar escondiendo un trastorno que tardamos una media de siete años y medio en diagnosticar (véase en el post alusivo al tema en )https://www.neyro.com/2019/04/04/la-endometriosis-reclama-mayor-atencion/)
Para empezar, dejémoslo claro, no son los ovarios los que duelen durante la menstruación si es que esta duele, sino que es el útero…; lo explicamos largo y tendido en el podcast aludido.
Y para finalizar, hablamos un rato largo de una enfermedad (ya lo adelantamos) que afecta a más de 176 millones de mujeres en todo el mundo, que condiciona la calidad de vida, que causa dolor invalidante en muchas ocasiones, que provoca infertilidad y dificultades para ser madre al 40% de las mujeres que la sufren, que dificulta el trabajo y reduce el rendimiento físico…, en fin. La endometriosis es capaz, ella solita, con la incomprensión de muchos colegas y de no menos mujeres que minimizan el dolor de amigas y compañeras de trabajo, es capaz como digo de condicionar la salud mental de muchas de las mujeres que la sufren (en silencio…) Véase en enste mismo blog en https://www.neyro.com/2016/02/01/el-dolor-genital-asociado-a-endometriosis-puede-alterar-la-salud-mental/
En fin, un gran podcast de los más seguidos de todo el blog de Cristina Mitre a la que desde estas páginas el responsable de contenidos del blog José Luis Neyro, quiere agradecer muy sinceramente el esfuerzo, la dedicación y el cariño que Cristina Mitre pone en todas sus acciones….Eso sí es una influencer en positivo… ¿Quiere escucharlo entero? Apenas clickando en http://www.thebeautymail.es/dolor-de-regla/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *