Importancia real de los pólipos endometriales.

Una de las más actuales paradojas que suceden en nuestros días tiene a la pérdida de la función ovárica en plena juventud de la mujer entrados ya de hoz y coz en pleno siglo XXI. Y es que hace escasamente cien años, a circunstancia sencillamente no se daba: las mujeres se morían al llegar la menopausia o poco tiempo después. De hecho, la esperanza de vida media de la mujer española, por ejemplo, a primeros del siglo pasado era de apenas 48 años; de ahí que menopausia suene aún hoy a fracaso, a final.
Nada más lejos de la realidad; ahora, apenas ochenta o noventa años después, el 95% de las mujeres pasan en situación de postmenopausia más allá del 30-35% de su vida. Y aunque comentamos con fruición del tema de la calidad de vida, lo cierto es que esta circunstancia puede restar calidad de vida real de muchas mujeres (ver en http://www.neyro.com/2013/10/18/repercusion-de-la-menopausia-en-la-calidad-de-vida/)
Ese paso de los años en postmenopausia y, también y de forma predominante, durante los años de la transición a la menopausia, en general están marcados por las alteraciones menstruales, por los cambios en el devenir de la actividad de los ovarios que se manifiestan como «en proceso de envejecimiento irreversible» (al menos de momento….).
De forma ordinaria, ya lo hemos comentado en diversas ocasiones en este mismo web, por ejemplo en la noticia colgada en http://www.neyro.com/2013/01/08/los-trastornos-menstruales-en-la-perimenopausia/, lo más importante es la pérdida de la ovulación primero, seguido al poco tiempo de la ritmicidad menstrual, hasta que los periodos se va distanciando poco a poco hasta comenzar, e pocos meses o años, con los periodos de amenorrea que anticipan esa menopausia a veces tan temida.
Esta es la rutina académicamente explicada y así suele ser cuando solo hay trastornos del funcionalismo ovárico. Pero algunas veces, no muchas afortunadamente, esos trastornos hormonales llegan a producir enfermedades orgánicas, concretas, objetivables, incluso «visibles» en la ecografía o en otros procedimientos endoscópicos, por ejemplo. Ya sabemos, explica el experto endoscopista ginecológico José Luis Neyro, creador incluso de la primera Unidad de Endoscopia Ginecológica de todo el norte de España, que los trastornos orgánicos, en general, necesitan de las manos para su manejo, para su curación…., mediante procedimienos quirúrgicos.
Estamos hablando en concreto de los llamados pólipos endometriales, sigue el Dr. Neyro. Los pólipos endometriales son protusiones o excrecencias del endometrio o capa que tapiza el interior de la cavidad uterina; suelen contener en su interior abundantes vasos sanguíneos y glándulas endometriales que responden a los estímulos hormonales. Mostramos uno pequeño en la imagen siguiente hacia el lado derecho de la cavidad endometrial.
Se forman al proliferar focalmente una zona de la capa basal del endometrio, con menor receptividad a los cambios hormonales. Al tener lugar la repetición de las menstruaciones, la capa de endometrio funcional que lo rodea se desprende y el pólipo se va individualizando a partir de un pedículo. Normalmente son benignos, aunque un 0,5-1% pueden transformarse en malignos, especialmente en la fase de la post-menopausia de la mujer.
Los procedimientos diagnósticos concretos se han dulcificado mucho, introduciendo en los últimos veinte años la Histero-salpingo-sono-grafía que emplea suero salino, absolutamente carente de daño alguno posible, y que faculta su empleo con ecografía trans-vaginal y en el propio consultorio de manera ambulatoria, señala el experto José Luis Neyro.
Se muestra una imagen representativa de un pólipo visto con esta técnica.
Obviamente, la imagen más clara y más determinante es la que se consigue con la histeroscopia (también ambulatoria que venimos practicando desde el lejano 1985, destaca el Dr. Neyro), como la que se muestra al comienzo de esta noticia y que permite ver un pólipo de 1 cm  de diámetro, situado en el fondo uterino «colgando» de su pared anterior.
Pues bien, de todas estas cuestiones charlaron hace un par de semanas el afamado periodista Ramón Bustamante
de Radio Popular de Bilbao, en el programa magazine en el que el citado ginecólogo tiene una colaboración permanente sobre temas de salud de la mujer. ¿Es grave?, ¿es causa de cáncer?. ¿Qué tratamiento tiene esta afección? Todas estas cuestiones y muchas más se abordan en este programa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *