Desde los «factores de riesgo» cardiovascular a los riesgos ginecológicos derivados de la dieta.

El término «factor de riesgo» tan habitual en nuestras conversaciones en estos últimos años, realmente solo está en el mundo médico desde los albores del estudio Framingham, en los USA. Antes, sencillamente no se hablaba del asunto, no existían; desde entonces, los epidemiólogos diseñaron este término para dar a entender cómo determinadas cuestiones o conductas se relacionaba en el medio y largo plazo con determinadas complicaciones de la vida de determinadas personas.
Framingham en una pequeña población del noreste de USA, en el estado de Massachusetts que fue elegida para realizar un amplio estudio longitudinal de cohortes sobre enfermedades cardiacas a mediados del siglo pasado. La amplia investigación (data de 1948), se llamó Estudio del Corazón de Framingham, bajo la dirección del Instituto Nacional Cardiaco, Pulmonar y Sanguíneo (NHLBI por sus siglas en Inglés), conocido anteriormente como el Instituto Nacional Cardiaco. Desde entonces ha estado orientado a identificar los factores comunes o características que contribuyen a enfermedades cardiovasculares (CVD). Hemos seguido de cerca el desarrollo de estas enfermedades por un largo periodo a través de tres generaciones de participantes.
Desde entonces para aquí, señala el Dr. Neyro, hablamos de y conocemos la existencia de las factores de riesgo; la dieta, desde siempre es la verdad, se había relacionado con la salud y con su cuidado, pero modernamente también sabemos que no solo con la salud cardiovascular (ver en http://www.neyro.com/2014/01/19/somos-lo-que-comemos-y-mas-en-el-riesgo-cardiovascular/) sino con la salud genital.
Efectivamente, alteraciones de la dieta pueden condicionar trastornos del ciclo hasta llegar a la amenorrea (falta de menstruación durante más de 90 días seguidos, no debida a embarazo…., que siempre es una amenorrea fisiológica) y esta puede condicionar la salud individual de una mujer; recuérdese la íntima relación entre los niveles de estrógenos fabricados por los ovarios y la salud ósea por ejemplo (tal y como explicamos en http://www.neyro.com/2016/12/19/la-edad-de-la-menopausia-es-un-factor-principal-para-pronosticar-el-riesgo-de-fracturas/)

Pero no solo la dieta por defecto, por excesiva tendencia al adelgazamiento, en relación, por ejemplo, con las famosas (e insanas) «operaciones bikini» de cada primavera y comienzo de cada verano…. También son peligrosas las dietas por exceso…, el mal de nuestro tiempo a todos los niveles (léase en http://www.neyro.com/2011/11/27/las-mujeres-espanolas-entre-las-menos-obesas-de-europa-los-hombres-entre-los-mas-obesos/). Ese tipo de alimentación que lleva a la obesidad condiciona gravemente el ritmo de los ciclos y sus alteraciones en la fabricación hormonal esteroidea.

Pues bien, el magazine semanal de Tele 7 titulado Objetivo Bizkaia que dirige y presenta la afamada periodista Susana Porras contó esta semana con su habitual colaborador el ginecólogo José Luis Neyro para hablar de todoas estas cuestiones que tan íntima relación presentan; la dieta (por exceso o por defecto…) y las alteraciones hormonales, las alteraciones del ciclo menstrual. Puede seguirse todo el programa completo en el enlace siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *