¿Están realmente relacionados el consumo de anticonceptivos orales y la depresión en las jóvenes y adolescentes?

Uno de los grupos de medicamentos que más leyendas urbanas soportan, que más mito arrastran son sin duda alguna los anticonceptivos orales. Seguramente, como siempre en biología los problemas suelen ser multifactoriales, el asunto está influido por la historia de la píldora que se consumía al principio de su historia hace ya más de sesenta años y otro poco, seguramente, por el hecho de que conceden a la mujer (incluso a la adolescente…) la posibilidad de emplear libremente su sexualidad sin la atadura de su propia fertilidad.

Estos mitos nos llevaron hace bien poco a publicar un artículo científico en una revista internacional, en el que, uno a uno, tratamos de desmontar todos esos mitos para aportar evidencia científica de peso que contradijera lo que no es sino un rumor (o varios…) extendidos en el tiempo. El original de ese artículo para el lector interesado está disponible de forma libre y gratuita en https://ginecologiayobstetricia.org.mx/article/mitos-y-realidades-de-la-anticoncepcion-hormonal-combinada/
Y es que los anticonceptivos orales se han asociado, entre otras muchas consecuencias negativas, con un mayor riesgo de depresión clínica en adolescentes, por ejemplo. Se acaba de publicar un estudio que profundiza en este aspecto concreto, que se tituló «Association of Use of Oral Contraceptives With Depressive Symptoms Among Adolescents and Young Women» . El propósito de este estudio fue investigar la asociación entre el uso de anticonceptivos orales y los síntomas depresivos y examinar si esta asociación se veía afectada por la edad y qué síntomas específicos están asociados con el uso de anticonceptivos orales.
El artículo fue firmado como puede verse por  de Wit AE, Booij SH, Giltay EJ, y sus colaboradores del Department of Psychiatry, University Medical Center Groningen, University of Groningen, Groningen, the Netherlands, en colaboración con el Department of Psychiatry, Brigham and Women’s Hospital, Boston, Massachusetts. El artículo se ha publicado en JAMA de psiquiatría inicialmente en octubre del pasado año 2019 y está disponible para el lector inquieto en https://jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/article-abstract/2751923
Realmente, la asociación del uso de anticonceptivos orales con síntomas depresivos concurrentes sigue sin estar clara. Para dilucidarla de alguna forma, los autores utilizaron los datos de la tercera a la sexta ola del estudio prospectivo Tracking Adolescents’ Individual Lives Survey (TRAILS), realizado desde el 1 de septiembre de 2005 al 31 de diciembre de 2016, identificando a mujeres entre 16 y 25 años que completaron al menos 1 y hasta 4 evaluaciones de uso de anticonceptivos orales. Los síntomas depresivos fueron evaluados mediante la escala DSM-IV de problemas afectivos de la juventud (16 años) y en adultos (edades comprendidas entre 19, 22 y 25 años), que está aceptada y formalizada para tal fin en todo el mundo científico.

Se analizaron los datos de un estudio de cohorte de 1010 adolescentes seguidas durante 9 años y estos son números importantes como para ser tenidos en cuenta. Fueron en total entre 743 y 903 niñas, dependiendo de la ola, con una edad media [DE] en la primera evaluación del uso de anticonceptivos orales, 16,3 [0,7]; edad media [DE] al final evaluación del uso de anticonceptivos orales, 25,6 [0,6] años. Las usuarias de anticonceptivos orales diferían de las no usuarias a los 16 años, con un nivel socioeconómico medio (DE) mayor (0,17 [0,78] vs –0,15 [0,71]) y más a menudo eran vírgenes (79,5% vs no vírgenes 24,4%).

De forma global, se pudo concluir que todas las usuarias combinadas (edad media [DE], 16,3 [0,7] a 25,6 [0,6] años) no mostraron puntuaciones más altas de síntomas depresivos en comparación con las no usuarias. Seguramente, esta es la conclusión más «en positivo» que deshace uno de los mitos más extendidos acerca de que la píldora rebaja el estado de ánimo de las mujeres jóvenes usuarias.
Sin embargo, al mismo tiempo que lo anterior, el estudio también demostró que las usuarias adolescentes tuvieron puntuaciones más altas de síntomas depresivos en comparación con las no usuarias (puntuación media [DE], 0,40 [0,30] vs 0,33 [0,30]), y ello persistió después del ajuste por edad, estado socioeconómico y etnia. Las usuarias de anticonceptivos de 16 años informaron particularmente de más llanto (odds ratio 1,89; IC 95% 1,38-2,58), hipersomnio (OR 1,68; IC 95% 1,14-2,48) y más problemas de alimentación (OR 1,54; IC 95% 1,13-2,10) que las no usuarias.

Por lo tanto, aunque el uso de anticonceptivos orales no mostró asociación con los síntomas depresivos cuando se combinaron todos los grupos de edad, las niñas de 16 años que tomaban anticonceptivos orales tuvieron puntuaciones más altas de síntomas depresivos. Esto hay que tenerlo en cuenta, ya que el uso de anticonceptivos orales puede afectar su calidad de vida y poner en riesgo de no adherencia.

Esta conclusión, conjuntamente con otros problemas derivados del empleo de la píldora en adolescentes (problemas de memoria de empleo continuado, necesidad de disposición de dinero suficiente mes a mes para su adquisición, interferencia de su metabolismo con la ingesta de alcohol frecuente en los fines de semana en estas edades…, etc, etc), provocan que los ginecólogos prefieran el empleo de otros métodos contraceptivos para este estrato de población tan joven, como ya manifestamos en este mismo blog en https://www.neyro.com/2016/05/25/los-ginecologos-prefieren-anticonceptivos-seguros-de-larga-duracion/
Por abundarlo más, para el lector interesado en estos temas, recomendamos la lectura de otro trabajo científico publicado en una revista internacional por el mismo grupo de autores que los anteriormente citados (JL Neyro e I Cristóbal) en el que se presenta un nuevo elemento anticonceptivo de larga duración y elevada eficacia anticonceptiva, que tampoco depende ni de la voluntad ni de la memoria de la usuaria (como la propia píldora) y por supuesto, tampoco del coito o de la actividad sexual (como el condón…); está accesible en el siguiente enlace https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25988513/

2 comentarios sobre “¿Están realmente relacionados el consumo de anticonceptivos orales y la depresión en las jóvenes y adolescentes?”

    1. Desde luego, si lo dijo un poeta como Facundo Cabral, deberá ser tenido en cuenta….

      Aunque en unos tiempos de (obligada) corrección política no se si el feminismo reinante tacharía de machista al mismísimo cantautor y poeta argentino, no le parece mi estimado Dr De la Garza? (al menos en España, con una ola de revisionismo histórico carente de cultura y de perspectiva imperante a todos los niveles, seguro que así sería….)

      En fin, entre col y col vayamos colando un poco más de divulgación científica, casi cada día….

      Muchas gracias por leernos y por seguirnos en las RRSS…

      Es un gran honor!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *