Ejercicio físico y su influencia en nuestra longevidad

Seguramente no será la primera vez que ha oído o leído incluso en este foro que el que mueve las piernas, mueve el corazón…, y es cierto. Recientemente, desde esta misma página nos cuestionábamos si algunos de nuestros tratamientos, puestos con la mejor intención, podrían alterar el rendimiento deportivo de nuestras deportistas (ver en https://www.neyro.com/2019/10/12/influiran-los-anticonceptivos-hormonales-en-el-rendimiento-deportivo-de-nuestras-atletas/). Sea como fuere, está fuera de toda duda que el deporte, la actividad física en general son beneficiosas para nuestro organismo, para nuestra salud, para nuestro bienestar.

En este sentido, hace escasamente unos meses, en junio de este convulso 2019, una revista tan prestigiosa como The British Medical Journal (BMJ) publicó un artículo muy bien elaborado cuyo propósito fue evaluar la asociación entre la actividad física y la mortalidad en el marco de la cohorte de base poblacional European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition-Norfolk.
Los participantes fueron 14.599 hombres y mujeres (de 40 a 79 años), evaluados al inicio del estudio (1993 a 1997) hasta 2004 según su estilo de vida y otros factores de riesgo; hasta 2016 se registró la mortalidad (con una mediana de 12,5 años de seguimiento). En base a cuestionarios y monitorización de la frecuencia cardíaca, se estimó el gasto energético por actividad física (siglas en inglés, PAEE); el criterio de valoración principal fue la mortalidad por cualquier causa, por enfermedad cardio-vascular y por cáncer, ajustando por edad, sexo, datos socio-demográficos y cambios en el historial médico, la calidad general de la dieta, el índice de masa corporal, la presión arterial, los triglicéridos y los niveles de colesterol.

Durante 171.277 años de seguimiento totales, nada menos,  se produjeron 3.148 fallecimientos. Los aumentos a largo plazo en la PAEE se asociaron inversamente con la mortalidad, independientemente de la PAEE inicial. Por cada aumento de 1 kJ/kg/día por año en PAEE (equivalente a una trayectoria de inactividad al inicio y, de forma gradual durante cinco años, cumplir con las pautas de actividad física mínima de la Organización Mundial de la Salud de 150 minutos/semana de actividad física de intensidad moderada ), las hazard ratios fueron: 0,76 (95% IC 0,71-0,82) para la mortalidad por cualquier causa, 0,71 (95% IC 0,62-0,82) para la mortalidad por enfermedad cardiovascular y 0,89 (95% IC 0,79-0,99) para la mortalidad por cáncer, ajustados por PAEE inicial y factores de riesgo.

En comparación con las personas persistentemente inactivas, las personas con trayectorias de actividad física crecientes experimentaron menores riesgos de mortalidad por cualquier causa, con HR de 0,76 (95% IC 0,65-0,88), 0,62 (95% IC 0,53-0,72) y 0,58 (95% IC 0,43-0,78) para actividad física inicial baja, media y alta, respectivamente. A nivel de población, cumplir y mantener al menos las recomendaciones mínimas de actividad física potencialmente evitaría el 46% de las muertes asociadas con la inactividad física.

En definitiva, los adultos de mediana edad y adultos mayores, incluidos aquellos con enfermedades cardiovasculares y cáncer, pueden obtener importantes beneficios de longevidad al volverse más activos físicamente, independientemente de los niveles de actividad física pasados y los factores de riesgo establecidos.

4 comentarios sobre “Ejercicio físico y su influencia en nuestra longevidad”

  1. Gran información, en un revista de salud que publicaba un artículo científico sobre el tema, resaltaban tres factores que hacían aumentar la esperanza de vida en más de una década si se llevaban acabo, uno era el que ustedes citan, el ejercicio físico, los otros dos son el no fumar y llevar una dieta sana y equilibrada.

    Sino es molestia, les cito un vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=G-Ll_ds2XJ4 sorprendente (por lo menos para mi) sobre la evolución de la longevidad por países desde el año 1.800. Por lo menos a mi me sorprende por que se han pasado de los 38 años a los 84 años de ahora en apenas dos siglos, más que duplicado la esperanza de vida, llegar a las tres cifras no queda tan lejos de seguir con esa evolución.

    1. Ciertamente Sonia…, ciertamente….

      Sobre el tabaco y su influencia (siempre dañina…, a todos los niveles, a cualquier edad y en cualquier sexo o circunstancia, tiene en este mismo blog más de veinte o treinta entradas (ya pierdo la cuenta….)

      Sobre el tercer factor aludido, la dieta sana y equilibrada, todavía tenemos más entradas que esas treinta seguro…

      Pero yo le añadiría un apellido, porque es la Mediterránea del aceite de oliva (siempre virgen extra…AOVE), las frutas frescas y las hortalizas, las ensaladas y los frutos secos, así como las legumbres y no muchas carnes rojas con abundancia de pescados y de mariscos…., la que se ha demostrado más cardiosaludable y más propensa a la longevidad.

      Y es que no solo es llegar a los 90 o a las famosas tres cifras…; lo importante es llegar BIEN, con suficiente musculatura y una masa ósea conservada, con agilidad y la cabeza despierta….(también tenemos mucho sobre Alzheimer en este blog….)

      Le agradezco su entrada en nuestro web querida Sonia, así como la recomendación del vídeo…; si le gustan tenemos también un canal de Salud y Ginecología en youtube al que puede acceder desde https://www.youtube.com/results?search_query=salud+y+ginecologia+neyro

      Espero Sonia, que lo disfrute todo y se lo cuente a sus amigas¡¡¡¡

      Le esperamos en otra ocasión….

    1. Hola Maiteder, muy buenos días y muchas gracias por consultar con nosotros a través del web:

      En realidad no hay reglas fijas para el ejercicio porque debiera ser adaptado a cada persona en particular, teniendo en cuenta su sexo, su edad, las enfermedades que pueda padecer, su estado de salud en general, su peso y su talla etc., etc., etc..

      De forma general podríamos decir que hay que comenzar por fortalecer las articulaciones para después iniciar tratamiento aeróbico como caminar a buen paso hasta llegar a conseguir caminar de forma continuada paso muy ligero entre 30 y 40 minutos diarios y eso puede llevar un par de Semanas al menos de entrenamiento continuado.

      A partir de ahí con estiramientos y calentamiento, se puede empezar a hacer entrenamiento de fuerza para tratar de incrementar la musculación y provocar un aumento de la musculatura que es fundamental en determinadas edades y para la evolución hacia la tercera edad…

      Existen especialistas en ejercicio físico y en entrenamiento deportivo, los licenciados en educación física y ciencias del deporte, que pueden ayudarle a través de gimnasios federativos o municipales con los que contacte en su ciudad….

      Desde el web, nosotros nos empeñaremos en seguirle haciendo sugerencias y aportando resultados científicos con la máxima evidencia para apoyar su cambio de vida si en ello está….

      Nos alegra mucho haberle podido ayudar y que nos siga visitando para conocer un poco más….

      Cuénteselo a sus amigas si les sirvió, mi estimada Maiteder….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *