Si la lactancia se mantiene más allá de seis meses, los beneficios (cardiovasculares) maternos se cuentan por años.

 
 
Nadie puede afirmar que lactar al pecho sea malo, por más que en algunas redes sociales se censuren las imágenes de madres dando de mamar, acaso por mostrar (solo parte de) una mama de la mamá lactante (¡). Es más, incluso sabíamos que lactar al pecho es capaz de reducir el riesgo de la madre de padecer diabetes hasta 15 años después de terminada la lactancia. De ello nos ocupamos en este blog hace ya un tiempo en https://www.neyro.com/2016/11/08/lactar-al-pecho-protege-contra-la-diabetes-materna-hasta-por-15-anos-despues-de-parir/

Ahora, uno más…., un documentado estudio nos indica que lactar de manera natural durante 6 meses o más se asoció a una cintura más pequeña en madres años más tarde, en comparación con la lactancia natural más breve o nula, muestran nuevos datos. Los datos del estudio se han publicado  el 11 de diciembre de 2018, en la versión electrónica de la prestigiosa revista Journal of Women’s Health, cuya portada reproducimos abajo y cuyo original está disponible en el enlace  https://www.liebertpub.com/doi/10.1089/jwh.2018.7393.

La primera firmante del estudio, Gabriele G. Snyder, de la University of Pittsburgh, en Pensilvania, Estados Unidos, y sus colaboradores, afirmaron que hasta ahora se ha demostrado que el perímetro de la cintura, una medida de la adiposidad central, es un sustitutivo superior para evaluar el riesgo a largo plazo de mortalidad por arteriopatía coronaria, hipertensión, diabetes, dislipidemia o síndrome metabólico, independientemente del índice de masa corporal; por lo tanto, «puede ser relevante tomar en cuenta la duración de la lactancia natural al estudiar la salud cardio-vascular y metabólica materna a largo plazo»,

Conocíamos la relevancia de la protección cardio-vascular de la lactancia natural para el futuro de a vida del recién nacido y fue explicada en nuestro blog, ferviente defensor de esta alimentación para el recién nacido, en una noticia previa que el lector puede seguir en https://www.neyro.com/2014/08/30/el-peso-al-nacimiento-y-la-lactancia-natural-repercuten-en-la-salud-cardiovascular-adulta/.

Los investigadores ahora se tiran a demostrar esas ventajas en la propia madre lactante y por años más tarde. Analizaron datos de 676 mujeres de la cohorte de «Resultados del embarazo y salud comunitaria que participaron en el estudio POUCHmoms» 7 a 15 años después del parto. Equipararon madres con una probabilidad similar para la lactancia natural, y luego compararon a las madres que amamantaron durante más de 6 meses con las que no amamantaron o que lo hicieron por menos de 6 meses.

«Este estudio amplía los métodos del estudio observacional habitual e incorpora enfoques de puntuación de propensión que permiten tomar en cuenta diferencias sistemáticas en mujeres que amamantaron y que no lo hicieron», señalaron. «Detectamos que por lo general existe un efecto umbral para la lactancia materna durante más de seis meses». El beneficio se mantuvo después de tomar en cuenta factores demográficos, socio-económicos y relacionados con el estilo de vida.

Ciertamente, señala JL Neyro, el asunto no es nuevo; conocíamos muchas ventajas de la lactancia natural (como expusimos en el año 2015 en nuestro blog en https://www.neyro.com/2015/08/14/cuanto-mas-se-investiga-mas-ventajas-para-la-lactancia-materna/) e incluso la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia natural exclusiva durante 6 meses para una salud óptima del lactante. Además, la lactancia natural consume casi 500 calorías al día, de las madres.»El tejido adiposo visceral metabólicamente activo, una medida de obesidad abdominal distribuida principalmente alrededor de los órganos intraabdominales, puede aumentar sustancialmente con un solo embarazo, independientemente del tejido adiposo de todo el cuerpo», escriben los autores.

Estudios previos habían comunicado que mujeres que amamantan a sus hijos tienen menos obesidad central años más tarde, en comparación a quienes no lo hicieron; pero los estudios no tomaron en cuenta diferentes características iniciales de las mujeres. Ya lo contamos en este mismo lugar en una noticia previa y publicada en https://www.neyro.com/2012/07/23/amamantar-reduce-el-riesgo-futuro-de-obesidad-de-la-madre/. Ahora, en el estudio que comentamos, Snyder y sus colaboradores compararon la obesidad central después de casi una década en mujeres que participaron en el estudio POUCHmoms y que se atendieron en clínicas de poblaciones de Michigan, Estados Unidos. De las mujeres de la cohorte, 63% de las madres era de raza caucásica; 31% de raza negra, y 6% de raza asiática o indígena americana (de hecho, recuerda JL Neyro, la lactancia natural no es igual en todo el mundo como muestra el gráfico inferior).

image.png

Antes del embarazo, aproximadamente la mitad de las mujeres (49%) tenía un índice de masa corporal inferior a 25 kg/m2 (peso normal) y las restantes tenían sobrepeso (21%) u obesidad (30%); lamentablemente es una tendencia en casi todo el mundo que incrementa incluso el riesgo de padecer cáncer, como nos recuerda el propio Dr. Neyro en su blog en una noticia disponible en https://www.neyro.com/2014/08/28/los-canceres-mas-habituales-se-relacionan-con-el-sobrepeso/. En el estudio de la Dra. Snyder, en general, 38% de las madres no alimentó a sus bebés, mientras que las otras lo hicieron durante > 0 a 3 meses (22%), > 3 a 6 meses (13%) o > 6 meses (27%). En los análisis sin ajuste, las mujeres que amamantaron durante más de 6 meses tenían más edad y más probabilidades de ser caucásicas y poseer mayor escolaridad, y menos probabilidades de padecer obesidad antes del embarazo.

A una media de seguimiento de 11 años, las madres tenían una media de perímetro de la cintura de 94 cm si habían amamantado a su niño hasta por 6 meses, y 86 cm si los habían amamantado durante más tiempo. Medidas del perímetro abdominal de más de 88 cms en la mujer (104 en el hombre) constituyen per se un incremento del riesgo cardio-vascular. Dos tipos de análisis de propensión demostraron que las madres que informaron amamantar a sus lactantes por más de seis meses tuvieron un perímetro de cintura medio que fue 3,6 cm más pequeño y 3,1 cm más pequeño que el de las otras madres. «Hacemos hincapié en el perímetro de la cintura como la variable de interés», escriben los investigadores, «pues la adiposidad central es un factor que predice el riesgo cardio-metabólico y la enfermedad cardio-vascular a largo plazo, mejor que eI índice de masa corporal solo».

Pero ningún estudio es perfecto o está libre de sesgos, recuerda el experto en salud de la mujer, José Luis Neyro. Ahora, los propios autores reconocen que las limitaciones del estudio comprenden potenciales diferencias previas al embarazo en la dieta y el ejercicio, por ejemplo, que no se tomaron en cuenta. Los autores hacen un llamado para que se realice más investigación, a fin de evaluar el efecto de la lactancia natural durante múltiples embarazos, sobre el riesgo de enfermedad cardio-vascular de por vida.

«Nuestros resultados justifican análisis adicionales de la duración acumulada de la lactancia natural durante la vida para comprender la magnitud de la relación con la adiposidad central materna en el curso del tiempo», concluyen los autores.El mencionado estudio POUCHmoms fue financiado por el National Heart, Blood and Lung Institute. El estudio POUCH fue financiado por el National Institute of Child Health and Human Development y el National Institute of Nursing Research, el March of Dimes Foundation Perinatal Epidemiological Research Initiative Program, la Thrasher Research Foundation y el Centers for Disease Control and Prevention. Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

2 comentarios sobre “Si la lactancia se mantiene más allá de seis meses, los beneficios (cardiovasculares) maternos se cuentan por años.”

  1. Hola Inmaculada, buenas noches:

    No se agobie en absoluto…., para empezar…, incluso antes de agradecerle que nos visite, que nos siga, que nos lea, que confíe en nosotros, que nos consulte…; incluso antes de felicitarle¡¡¡¡

    Realmente, un analgésico puro no es el mejor tratamiento para los hemorroides…., pero tampoco es tan grave…; ni para el bebé…, ni para sus hemorroides…

    El problema llega cuando la toma es crónica, cuando se repite mucho…y no es el caso….

    Por otro lado, el analgésico que menciona tiene un claro efecto secundario cual es la hipotensión y con estos calores, además…, el asunto puede complicarse con mareos incluso…

    Resumen: acuda a su ginecólogo para que le prescriba un tónico venoso más apropiado como tratamiento (que sí puede seguirse incluso a altas dosis durante la lactancia materna…..) y unas cuantas medidas físicas acaso…., porque el analgésico es «pan para hoy, pero hambre para mañana».

    No le hemos dado la enhorabuena por su feliz acontecimiento de ser mamá…y ahora lo hacemos: ZORIONAK¡¡¡¡¡

    Tenga mucha paciencia Inmaculada y disfrute cada minuto….; eso solo depende de su actitud¡¡¡

    Le estaremos entrenado cuando quiera volver a contactar con nosotros….

    Ya ve que estamos al pie del cañón…., incluso a estas horas¡¡¡¡

  2. Buenas tardes doctor.
    Tengo un bebé de 24 días y le doy lactancia materna. Hoy me han inyectado nolotil para aliviar el dolor de hemorroides que estoy sufriendo. Resulta que he leído que en unos estudios recientes han catalogado el nolotil como de alto riesgo para el bebé lactante y estoy bastante preocupada. No sé si será peligroso que me hayan puesto nolotil dando pecho y en qué le podría afectar.
    Muchas gracias de antemano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *