¿Realmente los anticonceptivos orales incrementan el riesgo de cáncer de mama?

 
Imágenes integradas 1

Un estudio de cohortes poblacional publicado en diciembre de 2017 en el New England Journal of Medicine (NEJM) (y cuya referencia oficial es la siguiente Mørch LS, Skovlund CW, Hannaford PC, Iversen L, Fielding S, Lidegaard Ø. Contemporary Hormonal Contraception and the Risk of Breast Cancer. N Engl J Med. 2017;377(23):2228-2239. doi: 10.1056/NEJMoa1700732. PMID: 29211679), notificó un riesgo relativo de cáncer de mama un 20 % superior entre las usuarias de anticonceptivos hormonales (AHC), pero el aumento absoluto fue pequeño pues solo suponía 1 caso adicional por cada 7690 usuarias de AHC. Ello creó lo que desde nuestro punto de vista fue una injustificada alarma social al respecto y de la que nos vamos a ocupar en esta noticia.

Realmente el problema, nos aclara José Luis Neyro, reside en la (a veces) enorme diferencia que existe en los conceptos estadísticos de riesgo relativo (RR) y riesgo absoluto (RA). Suelo utilizar un ejemplo muy claro al respecto, señala nuestro experto para comprender mejor la situación. Veamos: la probabilidad de que me toque la lotería si compro un solo décimo es de uno partido por 99.000 (1/99.0000) pues esos son los números del bombo; el riesgo absoluto es muy bajo, ciertamente. Pero yo puedo incrementar mi riesgo relativo nada menos que un 100% con la compra de otro décimo adicional; sería entonces mi riesgo absoluto sería ahora 1+1/99.000, igualmente muy bajo. Pero si deseo aumentar mis posibilidades de premio, compraré un tercer décimo y entonces mi riesgo absoluto será 1+1+1/99.000, igualmente muy bajo, casi despreciable, pero habré incrementado mi riesgo relativo nada menos que un 200%. No es importante por lo tanto muchas veces, el incremento del riesgo relativo, si el riesgo absoluto de que el hecho realmente se produzca es mantenidamente muy bajo.
Imágenes integradas 2
Y ello se puede aplicar perfectamente al tema del análisis del RR de cáncer de mama y el empleo de AHC. El estudio que ahora comentamos, era de cohortes y prospectivo poblacional de 1,8 millones de mujeres danesas con edades comprendidas entre los 15 y los 49 años. Los registros nacionales proporcionaron información sobre el uso de anticonceptivos hormonales, el diagnóstico de cáncer de mama y los posibles factores de confusión.

Durante un periodo promedio de 10,9 años de seguimiento se produjeron 11 517 casos de cáncer de mama. Entre las usuarias actuales y recientes (en comparación con las mujeres que nunca habían usado anticonceptivos hormonales), el RR de cáncer de mama fue un 20 % mayor (RR: 1,20; IC del 95 %: 1,14-1,26). El RR se elevó del 1,09 (IC del 95 %: 0,96-1,23) con <1 año de uso hasta 1,38 (IC del 95 %: 1,26-1,51) con >10 años de uso. Pero llevados estos números al riesgo absoluto, que es el realmente importante (recuerda el Dr. Neyro), el aumento absoluto en el riesgo fue de solo 1 caso adicional de cáncer de mama por cada 7690 mujeres que usaron anticonceptivos hormonales durante 1 año.

Imágenes integradas 3

Precisamente por la enorme repercusión que el tema tuvo en su momento y la falta de explicaciones estadísticas sobre el tema, respondiendo a su publicación, el Colegio Estadounidense de Ginecología y Obstetricia (American College of Obstetrics and Gynecology, ACOG) publicó unas recomendaciones sobre la práctica médica, una breve declaración enfocada en la que se urgía a los médicos a explicar el riesgo identificado recientemente en el contexto de los beneficios y las alternativas a los anticonceptivos hormonales, de modo que los médicos y las pacientes puedan realizar una toma de decisiones compartida acerca de qué hacer a continuación.

Los resultados clave de esas recomendaciones fueron las siguientes (aún señalando que no fue posible realizar el ajuste estadístico por la edad en el momento de la menarquia, la lactancia, el consumo de alcohol ni la actividad física de las participantes en el seguimiento):

Imágenes integradas 4
  • El riesgo global de cáncer de mama es bajo entre las usuarias de anticonceptivos hormonales.
  • Dado que los resultados del estudio en el NEJM acerca de los anticonceptivos gestagénicos no eran congruentes, es necesario continuar los estudios acerca de sus riesgos de cáncer de mama (recuérdese que existen AHC combinando estrógenos y gestágenos y contraceptivos con solo gestágenos, en lo que la ausencia del componente estrogénico puede resultar definitivamente importante a estos efectos de medir su influencia remota en el RR de padecer un cáncer de mama).
  • Producen beneficios en salud significativos, además de anticoncepción, entre los que se incluye un menor riesgo de cáncer de ovario, de endometrio y de colon.
  • El riesgo de mortalidad por un embarazo (26,4 por 100 000 en 2014) es el doble del riesgo de cáncer de mama.
  • El estudio publicado en el NEJM presentaba limitaciones debido a su incapacidad de realizar el ajuste por los posibles factores de confusión.
  • Debería asesorarse a las mujeres acerca de los métodos anticonceptivos no hormonales y de lo que pueden hacer para reducir el riesgo de cáncer de mama (lactancia, ejercicio y limitación del alcohol).
Imágenes integradas 5
El tesxto original del Women’s Health Care Physicians, perteneciente al American College of Obstetricians and Gynaecologists titulado

Practice Advisory: Hormonal Contraception and Risk of Breast Cancer está a disposición del lector interesado en el enlace que a continuación disponemos:

Respecto de la última recomendación del citado comité, destaca el experto J.L. Neyro, ya habíamos señalado repetidamenbte en este mismo blog la pertinencia de orientar el consejo contraceptivo hacia los LARC (long acting reversible contraceptives o contraceptivos reversibles de larga duración, en español) tal y como destacamos en una noticia ad hoc presente en https://www.neyro.com/2016/05/25/los-ginecologos-prefieren-anticonceptivos-seguros-de-larga-duracion/.
Imágenes integradas 6
Y es que son muchos los mitos y las falsedades que se han contado a lo largo de las últimas décadas sobre los LARCs, en concreto sobre los DIUs (dispositivos intrauterinos) por ejemplo, destaca de nuevo J.L. Neyro. De todos ellos nos ocupamos, señala, en una publicación científica que los aclaraba, los explicaba y señalaba el fundamento de la mejor evidencia científica disponible al respecto y que ahora ponemos al alcance del lector interesado en el enlace siguiente  https://ginecologiayobstetricia.org.mx/secciones/articulos-de-revision/mitos-y-realidades-de-los-anticonceptivos-reversibles-de-larga-duracion-2/.

Un comentario sobre “¿Realmente los anticonceptivos orales incrementan el riesgo de cáncer de mama?”

  1. Un verdadero placer y un inmenso beneficio escuchar y leer las enseñanzas de un médico con una gran capacidad científica, una elocuencia extraordinaria y sobre todo con una honradez sin límites en sus comentarios y enseñanzas.
    Dr. José Antonio Seren Coló, Morelia, Michoacán, México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *