Extirpación de las trompas para reducir la aparición del cáncer de ovario

Una de las tareas fundamentales que hace muchos años nos propusimos con este web primero transformado en blog fue tratar de hacer divulgación sanitaría para acercar las ciencias de la vida y los temas de la salud de la mujer tan próximos como fuera posible para empoderar a los usuarios y para que se convirtieran en verdaderos agentes de su propia salud. Así, hemos dedicado muchos posts a los temas de vacunas como paradigma de la prevención (ver enhttp://www.neyro.com/vacuna) y también a la prevención del cáncer (ver en http://www.neyro.com/?s=screening+de+c%C3%A1ncer)
En los últimos años se ha venido desarrollando una teoría con cada vez más pruebas que delimita la responsabilidad de la trompa de Fallopio en la génesis del cáncer de ovario. Así, al tiempo, mientras hacemos mil estudios para delimitar cómo mejorar la mortalidad por esta neoplasia tan agresiva (ver en http://www.neyro.com/2015/12/31/nueva-esperanza-de-que-el-cribado-de-cancer-de-ovario-pudiera-reducir-un-20-la-mortalidad/), la extirpación de las trompas (salpinguectomía en el lenguaje quirúrgico) va ganando terreno en el campo de la prevención.
La salpingectomía está indicada en dos casos particulares, en el momento de histerectomía por patología benigna y como técnica de esterilización quirúrgica en mayores de 35 años. Marco Puga y cols. explican esta cuestión en su artículo publicado en la Revista electrónica científica y académica de Clínica Alemana, en donde también mencionan que además de la función reproductiva no existe otro rol conocido de la trompa.
Teniendo en cuenta esto, los autores explican que preservar las trompas al momento de la histerectomía no tiene un beneficio conocido. Por el contrario se asocia a hidrosalpinx hasta en un 35% de los casos y un 8 a 10% de las pacientes debe ser sometida a una segunda intervención para realizar la salpingectomía.

Técnicamente, la salpingectomía no es una intervención compleja o que prolongue significativamente la histerectomía por lo que no es sorprendente que en países como Estados Unidos haya aumentado de 3% en 2009 a 77% en el primer semestre de 2012. Asimismo, una limitación potencial es su aplicación en histerectomía realizada por vía vaginal.

Por otra parte, los autores mencionan que en septiembre de 2011 la Sociedad Canadiense de Obstetricia y Ginecología recomendó discutir con las pacientes el beneficio de la salpingectomía bilateral al momento de la histerectomía y en las pacientes que solicitan anticoncepción irreversible. Es más a partir de esa fecha una especial campaña de educación promoviendo la salpingectomía fue lanzada en la provincia de Columbia Británica, Canadá.

Precisamente, Jessica McAlpine y cols. publicaron un estudio en American Journal of Obstetrics and Gynecology (que puede leerse en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24412119), con el objetivo de evaluar el uso y seguridad perioperatoria de la salpingectomía bilateral (SB) como estrategia de reducción de riesgo de cáncer de ovario en mujeres de bajo riesgo, después de esta iniciativa regional dirigida a ginecólogos generales.

Este estudio de cohorte poblacional retrospectivo evaluó 43.931 mujeres de Columbia Británica, en el oeste de Canadá, entre el año 2008 y 2011 que se sometieron a histerectomía y que se efectuó con y sin SB o salpingooforectomía bilateral (extirpación del conjunto de trompa y ovario de cada lado), o que se sometieron a esterilización quirúrgica mediante SB o ligadura tubaria. Los parámetros que se estudiaron fueron edad de la paciente, tiempo quirúrgico, estrategia quirúrgica, indicación, duración de la estancia en el hospital y complicaciones perioperatorias.

Los investigadores observaron un aumento en el uso de la histerectomía con SB (5 – 35%; P < 0,001) y en la SB para esterilización (0,5 – 33%; p < 0,001) durante el período del estudio, particularmente en mujeres <50 años de edad. Se requiere un agregado mínimo de tiempo quirúrgico para la histerectomía con SB (16 minutos; p < 0,001) y esterilización por SB (10 minutos; p < 0,001) en comparación con la histerectomía solamente o la ligadura tubárica, respectivamente.

Por otra parte, indican que no se observaron diferencias significativas en el riesgo de re-ingreso hospitalaria ni transfusiones de sangre en mujeres sometidas a histerectomía con SB (índice de probabilidad ajustado [IPa] 0,91; intervalo de confianza [IC] de 95% 0,75 – 1,10; e IPa 0,86; IC 95% 0,67 – 1,10; respectivamente) o SB para esterilización (IPa 0,8; IC 95% 0,56 – 1,21; e IPa 0,75; IC 95% 0,32 – 1,73 respectivamente).
Desde el año 2008 a 2011 la proporción de histerectomías con SB que se efectuaron por laparotomía a cielo abierto disminuyó de 77 a 44% con el uso de laparoscopía, procedimiento vaginal y combinado (p < 0,001). Eso coincide con la tendencia en todo el mundo occidental; el Dr. Neyro recuerda cuando con su grupo practicó la primera Histerectomía mediante Laparoscopia en el lejano inicio de 1996; “para entonces ya llevábamos más de diez años haciendo tratamiento de los embarazos ectópicos por laparoscopia (desde 1986) así como de los quistes de ovario”, recuerda el responsable de contenidos de www.neyro,com, José Luis Neyro, creador de la Unidad de cirugía endoscópica del Hospital Universitario Cruces  en Barakaldo (Bizkaia).
Después de la iniciativa educacional en el año 2010, se observó una modificación en el paradigma quirúrgico en la provincia canadiense, concluyen los autores. Esta estrategia de prevención del cáncer no aumenta el riesgo de complicaciones operatorias/perioperatorias y parece tanto factible como segura.
Y es que como señala Dietl, en un reciente artículo en el que repasa la patogénesis del cáncer de ovario (véase en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24100801) la salpinguectomía post-reproductiva merece una seria consideración como una intervención profiláctica que es probable que confiera una protección significativa frente a una enfermedad a menudo mortal, como es el cáncer de ovario (de la que no paran los investigadores de hacer cada día nuevos avances como señalamos en http://www.neyro.com/2014/09/05/nuevos-avances-logrados-en-la-investigacion-del-cancer-de-ovario/)

Referencias:

Jessica N. McAlpine et al, Opportunistic salpingectomy: uptake, risks, and complications of a regional initiative for ovarian cancer prevention. American Journal of Obstetrics and Gynecology. Volume 210, Issue 5, May 2014, Pages 471.e1–471.e11

Dr. Marco Puga et al, La trompa y el origen del cáncer de ovario… ¿salpingectomía para todos? Revista electrónica científica y académica de Clínica Alemana. Vol. 5, Núm. 4 (2015)
Dietl J.Revisiting the pathogenesis of ovarian cancer: the central role of the fallopian tube. Arch Gynecol Obstet. 2014 Feb;289(2):241-6. doi: 10.1007/s00404-013-3041-3. Epub 2013 Oct 8.