Menopausia y riesgo cardiovascular: ¿de verdad son inseparables?

Fue en una pequeña localidad del estado de Massachusetts llamada Framingham cuando en el año 1948 se empezó a estudiar la patología cardiovascular de forma prospectiva con seguimiento de un montón de sus habitantes (más de 5000), hasta su muerte….,, recogiendo sus antecedentes, sus enfermedades, sus hábitos…., en un pormenorizado estudio de cohorte que aún hoy sigue dando resultados.
Desde entonces conocemos gracias a sus autores, concretamente al Dr. Winkel, la utilización del término “factor de riesgo”. Incluso desde esa época se relaciona la aparición de la menopausia con el incremento, unos cinco a  ocho años después de la paología cardiaca y vascular en las mujeres…. Es evidente que son los estrógenos producidos por los ovarios los que defienden a las mujeres de estos riesgos….., pero la menopausia llega finalmente para más del 85% de todas ellas…..

Desde los comienzos del estudio citadoen 1948, el Estudio del Corazón de Framingham, bajo la dirección del Instituto Nacional Cardiaco, Pulmonar y Sanguíneo (NHLBI por sus siglas en Inglés), conocido anteriormente como el Instituto Nacional Cardiaco, ha estado orientado a identificar los factores comunes o características que contribuyen a las enfermedades cardiovasculares (ECV).  Se siguió de cerca el desarrollo de estas enfermedades por un largo periodo a traves de hasta tres generaciones de participantes.

Este estudio (paradigmático en la historia de la medicina científica) estudio comenzó en 1948, reclutando al grupo original (Original Cohort), compuesto de 5,209 hombres y mujeres de Framingham, de entre 30 y 62 años de edad y quienes no habían desarrollado síntomas de ninguna enfermedad cardiovascular o sufrido un ataque al corazón o accidente cerebrovascular.

Desde entonces, el estudio ha añadido a los hijos del primer grupo (Offspring Cohort) en 1971; al grupo multicultural Omni en 1994; a la Tercera Generación del grupo original en 2002; a un grupo de los esposos de los “offspring” en 2003 y también en 2003 se añadió un segundo grupo de Omni.

A través de los años, el cuidadoso monitoreo de todos los participantes, ha llevado a la identificación de los principales factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, así como a valiosa infomación sobre los efectos de estos riesgos, tales como presión arterial, niveles de cholesterol y triglicéridos, edad, sexo y rasgos psico-sociales. Todo ello ahora es conocido por el gran público, pero…., hasta ese momento no había evidencias. Nosotros nos hemos ocupado de estos temas antes en http://www.neyro.com/2014/01/19/somos-lo-que-comemos-y-mas-en-el-riesgo-cardiovascular/

Incluso hemos llegado a saber la influencia que factores nutricionales tiene durante el embarazo para el desarrollo de patología cardiovascular del nuevo ser tal y como contamos enhttp://www.neyro.com/2014/08/30/el-peso-al-nacimiento-y-la-lactancia-natural-repercuten-en-la-salud-cardiovascular-adulta/.

Factores de riesgo de otras condiciones fisiológicas -como demencia- también se han estudiado y se siguen estudiando. Adicionalmente se están estudiando las relaciones entre características físicas y patrones genéticos.

Ahora el Dr. Neyro y la encantadora periodista Susana Porras desde la atalaya de su programa Objetivo Bizkaia de Tele7 ponen al día los últimos conocimientos de la influencia de los estrógenos en el Riesgo de ECV; se comentan los últimos hallazgos de un interesantísimo estudio prospectivo al respecto, publicado en New England Journal of Medicine en 31.03.2016 (ver en http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1505241) y que desvela y confirma ese efecto protector de la administración temprana de la terapia hormonal de la menopausia con estrógenos .