¿Nos exigirán nuestros hijos cuentas en el futuro por lo que les hicimos durante sus embarazos?

Por primera vez, empecemos por reconocer algo en negativo: ciertamente no existe una dieta ideal en la gestación, ni8 una universalmente aplicable a todas las mujeres ni una población en el mundo que le pueda enseñar al resto de la humanidad cómo nutrirse durante el embarazo. Lo comentamos en su día largo y tendido en nuestro web y en un programa de TV que puede verse en http://www.neyro.com/2015/07/10/existe-una-dieta-ideal-para-todo-el-embarazo/
Asumamos también, de entrada, que la dieta durante esos nueve meses (y acaso la previa…) influye sobradamente en aspectos tan diversos como la duración de la gestación (como explicamos en http://www.neyro.com/2014/03/14/una-dieta-equilibrada-en-el-embarazo-podria-reducir-el-riesgo-de-parto-prematuro/), o incluso el cociente intelectual del nuevo ser en formación (léase sobre el tema en http://www.neyro.com/2013/05/17/la-carencia-de-yodo-en-el-embarazo-se-asocia-con-menor-puntuacion-en-las-pruebas-de-alfabetizacion-en-ninos/)

También nos queda claro que la enfermedad materna previa, la diabetes por ejemplo (como paradigma de enfermedad metabólica del desarrollo, de la superabundancia, consecuencia a veces del sobre peso….) puede condicionar no ya el desarrollo fetal intra-útero sino  la predisposición a la obesidad en el futuro con las terribles implicaciones que en este siglo XXI tendrá en el futuro de la población (y lo contamos con detalle en http://www.neyro.com/2016/08/18/las-madres-con-diabetes-gestacional-tienen-bebes-mas-obesos/).
De acuerdo¡¡¡¡, sin duda¡¡¡¡, somos lo que comemos (y en salud cardiovascular eso es absolutamente prioritario en el medio y largo plazo….( y de no creerse, mírese en http://www.neyro.com/2014/01/19/somos-lo-que-comemos-y-mas-en-el-riesgo-cardiovascular/), pero ¿Cuál es al final la responsabilidad de cada mujer con la dieta seguida durante su embarazo?, ¿hasta dónde llega esa responsabilidad en un periodo tan influido por modas y modos de mil maneras diferentes?, ¿cuál es el control que el protagonista principal de esa película…, el feto en desarrollo, tiene sobre la dieta de su madre y nodriza en esos trascendentales nueve meses?
¿Podría llegar un momento en el que, asumiendo todo lo que ya sabemos sobre el tema, el recién nacido pueda exigir responsabilidades en el futuro a su madre por los cuidados dietéticos que no se le prestaron durante la gestación? La pregunta podría parecer retórica, acaso impensable, pero la ética civil camina rápidamente. Tenemos suficiente información, no ya sobre tóxicos y gestación (por ejemplo sobre el síndrome alcohólico fetal, como relatamos en http://www.neyro.com/2015/05/04/el-sindrome-alcoholico-fetal-es-un-problema-bastante-frecuente-y-poco-reconocido/), sino sobre la influencia de la dieta en el futuro de nuestros hijos, en su devenir de salud.
¿Estamos responsabilizados para cuidar del futuro de esos hijos a través de una adecuada dieta durante el embarazo de los mismos?; ¿nos hemos planteado que acaso en el futuro, esos mismos hijos nos pudieran exigir responsabilidades por haberlo hecho durante el embarazo de manera no perfectamente saludable? De estos extremos versó el programa de hace unos días en Tele7 en el que el responsable de contenidos de http://www.neyro.com el ginecólogo JL Neyro charló en su sección semanal con la conductora y directora del magacíne Objetivo Bizkaia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *