¿Podría depender de la microbiota del útero la receptividad a los embriones que tratan de implantarse?

Son tantas las bacterias que viven con nosotros, en el interior de nuestro organismo, que debiéramos referirnos a «ellos» cuando hablamos de «nosotros»; hay más bacterias exógenas en nuestra microbiota que células tenemos en el organismo entero. Están en las acvidades naturales como las fosas nasales, la boca o el conducto auditivo externo; abundan en el estómago y en todo el tubo digestivo en el cual la digestión de los alimentos no sería posible sin su concurso.

Las funciones de la microbiota son cada vez más conocidas y de mayor relevancia hasta el extremo de que se habla ya de un nuevo órgano de nuestro cuerpo que lo componen esas bacterias. Su importancia es creciente como ya contamos hace unas semanas en un suelto previo que puede leerse en https://www.neyro.com/2018/05/02/nuevos-argumentos-en-favor-de-la-lactancia-natural-a-traves-de-la-microbiota/
En lo que respecta a la salud de la mujer, el asunto trasciende al verano y a los baños frecuentes…., pues más allá del exclusivo tiempo del verano, no se concibe una vagina sana sin su microbiota, como ya expusimos en la noticia pasada y a disposición del lector en https://www.neyro.com/2017/07/27/salud-vaginal-durante-el-verano-de-prebioticos-y-probioticos/
Recientemente incluso, la literatura internacional empezó a hacerse eco de diversas investigaciones que ponían en valor la microbiota, no ya para el mantenimiento de la salud vaginal sino mucho más allá, para favorecer la implantación embrionaria en reproducción asistida. Nos pareció la comunicación tan importante que le deicamos una noticia en el blog colgada en https://www.neyro.com/2017/02/17/la-microflora-endometrial-tiene-efecto-tambien-sobre-el-exito-o-el-fracaso-de-la-implantacion-embrionaria/
Ver las imágenes de origen
Y es que la fertilidad depende finalmente del estado receptivo del endometrio, nos aclara el Dr. José Luis Neyro, pionero que fue de la reproducción asistida en España. La mucosa que tapiza el interior del útero se ve afectado por factores hormonales y anatómicos y también por el sistema inmunológico. La microbiota a su vez influye sobre la inmunidad local y sistémica.
El reciente descubrimiento de ARNr16S en el endometrio y la posibilidad de detectar baja biomasa microbiana ha dado pie a la noción de que el útero en realidad no es un compartimento estéril. El objetivo de a revisión que comentamos (publicada en Human Reproduction recientemente y accesible en https://academic.oup.com/humupd/article-abstract/24/4/393/4971542?redirectedFrom=fulltext) es describir la importancia de la colonización uterina para un útero sano y fértil; se presenta evidencia sobre la microbiota uterina en relación al hallazgo de ARNr 16S, el posible papel de la microbiota para la inmunidad del huésped y la adaptación tisular y la protección frente a patógenos.

Issue Cover

Estamos al inicio de la investigación en este campo, por lo que no se puede concluir nada sobre el adecuado «perfil de la microbiota uterina». Sin embargo, hay cada vez más evidencia sobre ciertas bacterias y/o componentes asociados en el útero. La presencia de microbiota o sus moléculas, como el polisacárido A de la cápsula de Bacteroides fragilis, se asocia con una función fisiológica normal. El conocimiento obtenido a partir de la microbiota intestinal sugiere que la microbiota uterina podría modular las poblaciones de células inmunitarias requeridas para la implantación y la morfología tisular. La microbiota también tendría su importancia en la protección frente a infecciones uterinas al defender su nicho y competir con los patógenos.

Ver las imágenes de origen
En resumen, la compleja interacción de procesos y células implicadas en una gestación sana está todavía por elucidar. Un correcto estado receptivo del endometrio, incluyendo el ambiente inmunológico local, es crucial no solo para la fertilidad, también para la formación inicial de la placenta. La microbiota uterina puede ser un componente relevante para comprender los factores implicados en un embarazo saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *