¿Es realmente la depresión post-parto un asunto de salud pública?

O es solo una circunstancia personal, individual de algunas mujeres que no se preparan para su maternidad, como ha llegado a oírse? Nosotros pensamos que es un asunto de salud pública si observamos que la depresión postparto  la padecen un 10-15% de mujeres a nivel mundial. De hecho, en anteriores ocasiones nos hemos ocupado de este tema de manera extensa en el web; véanse más entradas en http://www.neyro.com/2015/11/04/desde-la-depresion-postparto-al-rey-destronado-con-la-llegada-del-nuevo-hermanito/.
Durante el puerperio existen cambios bioquímicos que pueden desencadenar estos trastornos. Las mujeres suelen sentirse ansiosas, irritadas e inquietas, pero existen diferentes grados, dependiendo de la sintomatología, como la disforia post parto, que la padecen un 50-75% de las mujeres, la depresión post parto, que ronda un 10-15% de las mujeres y que aparece en forma más tardía, alrededor del mes alcanzando su intensidad máxima entre el segundo y el tercer mes. Y por último y más grave las psicosis, que afecta a un 0,1-0,2%, son los cuadros más graves, caracterizados por síntomas de agitación psicomotora, actividad psicótica, delirios y alucinaciones.
Una de las maneras más eficaces de disminuir el riesgo de depresión post-parto, lo sabemos bien, es combatir y manejar con rigor el dolor intra-parto de la madre, como expusimos recientemente en este mismo web en  http://www.neyro.com/2014/09/11/el-riesgo-de-depresion-postparto-disminuye-con-un-mejor-control-del-dolor-durante-el-parto/
Por otro lado, un reciente estudio analítico realizó una revisión bibliográfica del tema en cuestión mediante la búsqueda en diferentes bases de datos (Cuiden Plus, Medline, Scielo y Lilacs). Del total de artículos revisados se seleccionaron un total de 20 referencias. Todos los estudios revisados fueron publicados en los últimos diez años y con los operadores booleanos se puede asegurar su evidencia científica. El estudio se realizó entre Septiembre y Octubre de 2015.
Los autores de la revisión, comenta el Dr. Neyro, llegaron a la conclusión de que en los 30 días que siguen al período post parto es el período en la vida de la mujer en que existe más riesgo de enfermar de enfermedades psiquiátricas, por lo que transforma al hecho de dar a luz en la causa más frecuente de depresión médica, hecho que con frecuencia es ignorado.
Probablemente, aclara el ginecólogo Dr. Neyro, las condiciones psicológicas previas de la mujer, su integración con la pareja (caso de tenerla), las circunstancias de su embarazo y, por supuesto, de su parto influyen sobremanera en el desarrollo de este tipo de trastornos. Pero “evidentemente, debe ser determinante el hecho de que tras el alumbramiento de la placenta, la mujer queda desprotegida de sus niveles hormonales esteroideos, dado que sus ovarios no funcionan desde el día 90 – 100 de su gestación y la pérdida de la placenta le deja sin las hormonas que apoyaban su estabilidad emocional”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *