¿Son peligrosas las terapias con estrógenos antes de la cirugía en una mujer transexual?

El objetivo fundamental de esta web que usted visita ahora es ayudar a mejorar la salud de la mujer desde la mejor divulgación científica; en lenguaje actualizado, sería nuestra misión en esta red de redes del conocimiento enciclopédico (además de otras cosas), que es internet. Pero todo cambia en esta vida y ya existen diferentes tipos de mujer. Unas a las que ciertamente hemos dedicado poco esfuerzo es de las mujeres transgénero o, por abreviar, mujeres trans. En honor a la verdad, deberemos señalar que durante el mes de febrero de 2021 el Dr Neyro ha intervenido en un curso multidisciplinario de la Sociedad Española de Reumatología hablando precisamente de la masa ósea en las mujeres trans.

Estas mujeres reciben terapia hormonal (TH) como parte de su tratamiento de reasignación de género. Ahora sabemos que las mujeres transgénero pueden mantener de manera segura su terapia hormonal de estrógenos durante la cirugía de afirmación de género sin un mayor riesgo de tromboembolismo venoso (TEV), según un nuevo estudio, recientemente publicado en JCEM en enero 2021; en la imagen la portada del número de la revista.

Es conocido desde antiguo que, al menos en determinadas condiciones (sobre todo en personas de avanzada edad), tanto la terapia con estrógenos exógenos como la cirugía en general pueden aumentar el riesgo de TEV, pero no está claro si la terapia con estrógenos exacerba el riesgo asociado a la cirugía entre las personas transgénero y no binarias (TGNB). Hasta ahora al menos, «es una práctica común detener la terapia con estrógenos antes de que las mujeres trans se sometan a una cirugía de afirmación de género, pero no existen pautas al respecto y eso es un problema», dijo el autor principal del estudio que ahora comentamos.

Los investigadores publicaron su estudio en https://academic.oup.com/jcem/advance-article/doi/10.1210/clinem/dgaa966/6071537?login=true donde está accesoble para el lector interesado. Ellos, pertenecientes a Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York, NY 10029, USA y al Center for Transgender Medicine and Surgery, Mount Sinai Health System, New York, NY 10001, USA, examinaron el riesgo de TEV asociado con la suspensión frente a la continuación de la terapia con estrógenos en el período perioperatorio para las cirugías de afirmación de género. 
 
Para realizar su estudio, visualizaron los datos de todos los pacientes con TGNB que se sometieron a una cirugía de afirmación de género en Mount Sinai entre 2015 y 2019. «Nuestro estudio cuestiona la práctica de contener estrógeno en pacientes que se someten a una cirugía de afirmación de género y, en su mayor parte, sugiere que no deberíamos detenerlo», en palabras del primer firmante del manuscrito. En total, 919 personas con TGNB se sometieron a 1.858 procedimientos quirúrgicos que representan 1.396 casos únicos, de los cuales 407 casos fueron pacientes trans femeninas (varones que viraban a mujer o mujeres trans) sometidas a cirugía de vaginoplastia primaria a una edad promedio de 35,6 años. Las dos tablas siguientes resumen los casos comentados.

En estos 407 casos, se realizaron 190 cirugías con estrógeno suspendido durante una semana antes de la cirugía y se realizaron 212 casos con estrógeno continuado durante todo el proceso. Los cinco casos restantes no estaban recibiendo estrógenos en el momento de la cirugía. El seguimiento posoperatorio promedio de las pacientes con vaginoplastia primaria fue de 313 días. Del total de los 1396 casos, solo una paciente presentó TEV y esta persona pertenecía a la cohorte de pacientes trans femeninas (mujeres trans), cuyo tratamiento con estrógeno se suspendió antes de la cirugía. No se produjeron eventos de TEV entre los que continuaron la terapia con estrógenos (véase en la tabla 3).

«La administración de hormonas exógenas, incluida la terapia hormonal con estrógenos, no parece alterar el riesgo de TEV posoperatorio para las pacientes transfemininas que se someten a vaginoplastia«, concluyen el Dr. Pang y sus colegas en el trabajo publicado en Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. Por lo tanto, «la suspensión de estrógeno HT no es necesaria para la paciente transfémina que se somete a una vaginoplastia», dicen.

«La terapia hormonal no es tan arriesgada como se percibe», afirman los autores (y corrobora el Dr. Neyro, que emplea este tipo de tratamientos hace muchos años entre sus pacientes), «así que tenemos que preguntarnos, ¿de qué estamos protegiendo a nuestros pacientes retirando el estrógeno? Y, del mismo modo, ¿qué daños pueden causar? ¿estamos ayudando realmente a nuestras pacientes al suspender la terapia con estrógenos antes de la cirugía de afirmación de género?, porque retirar la terapia hormonal puede causar bastante malestar y angustia emocional».

El lector interesado en el tema debe considerar la importancia capital que para una mujer trans tiene recibir continuadamente su terapia con estrógenos como parte fundamental de su reasignación de género. Las fortalezas del estudio incluyen la gran cantidad de cirugías en un solo centro siguiendo un régimen de profilaxis de TEV constante. Las limitaciones incluyen la naturaleza retrospectiva y observacional del estudio.

Como casi siempre en ciencia y en investigación, afirma el Dr Neyro, de acuerdo con los autores podemos concluir que «se necesitan más estudios multicéntricos a gran escala para dilucidar aún más la asociación, si la hay, de la demografía del paciente y el régimen de TH con el riesgo de TEV posoperatorio». Seguiremos informando.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *