Más del 75% de las mujeres experimenta alguna vez en su vida una vaginitis

La microbiota vaginal que antes conocíamos como la flora vaginal, tiene un papel fundamental en la salud de la mujer. Hoy sabemos, señala nuestro experto el Dr. Neyro, que la mal llamada flora es en realidad fauna vaginal pues muchos de los microrganismos que la integran forman parte del reino animal y no del vegetal, como se pensaba. Por englobarlo todo y evitar errores no obstante, es que aludimos al término “microbiota” (de vida microscópica en griego)

Pues bien, nada menos que alrededor del 75% de las mujeres ha experimentado alguna vez en la vida una vaginitis, según se ha comentado en el aula activa ‘Salud íntima y probióticos: desde la dispensación a la gestión en la oficina de farmacia’, enmarcada en el congreso europeo de farmacia Infarma, que ha tenido lugar recientemente en Barcelona.

[bacteria_beneficiosa_perjudicial.gif]

La microbiota vaginal tiene un papel fundamental en la salud de la mujer. La definimos en su día en una noticia previa de nuestro web que es posible escuchar en http://www.neyro.com/2012/03/21/que-son-los-probioticos-vaginales/. La alteración de su equilibrio puede dar lugar a vaginosis, la alteración de su equilibrio normal, o a vaginitis, la inflamación de la mucosa vaginal, pudiendo ser provocado a su vez por infecciones, tratamientos con algunos medicamentos como antibióticos, antifúngicos o anticonceptivos, bajada de defensas, higiene íntima excesiva o no adecuada, desajustes hormonales asociados a la menopausia o sequedad vaginal.

Los factores causales pueden ser muchos a coadyuvar en su desarrollo pero “casi siempre (añade el ginecólogo José Luis Neyro) la alteración del equilibrio de la microbiota está en su origen” Por ello, en este encuentro, que ha estado promovido por promovida por Fedefarma, ha tratado sobre los beneficios del uso de los probióticos en sintomatologías asociadas a desequilibrios en la flora íntima.

Los señalamos hace ya varios meses en una noticia completa en nuestro web que puede leerse en el link http://www.neyro.com/2014/01/12/papel-de-los-probioticos-vaginales-en-la-vaginitis-de-repeticion/ ; allí recogíamos los principales factores desencadenantes de estos desequilibrios de la salud vaginal que es factible que suceda en cualquier edad de la vida de la mujer.

En este sentido, el uso de probióticos tiene un efecto positivo en esos casos de desequilibrio en la microbiota vaginal, vaginosis bacteriana, vulvovaginitis candidiásica o sequedad vaginal, y está recomendado tanto en la fase aguda como en el mantenimiento del bienestar íntimo.

“Los probióticos utilizados en estas afecciones contienen lactobacilos que han sido aislados de la microbiota vaginal y que pueden de algún modo actuar en este medio, incrementando la población y los mecanismos de defensa. De este modo contribuyen a disminuir las recidivas de las infecciones y a restablecer el correcto funcionamiento de la vagina” ha señalado la médico y sexóloga, directora del Instituto Europeo de Sexología y secretaria del Grupo de Trabajo de Sexología de Semergen, la Dra. Ana Rosa Jurado.

Por su parte, el farmacéutico comunitario Jaume Guillén ha destacado el crecimiento que ha experimentado el uso de los probióticos en los últimos años. “La clave pasa por disponer y recomendar productos de alta calidad, la elección de los productos será el secreto de nuestro éxito”. En los últimos tiempos, destaca el experto y responsable de contenidos de nuestro web, José Luis Neyro, “hemos deshecho uno de los paradigmas de los tratamientos para este tipo de afecciones cual era la necesaria interrupción de los mismos durante la regla”; hoy, gracias a la introducción en el mercado de tampones medicalizados con probióticos (ver en http://www.neyro.com/2014/09/24/primer-tampon-probiotico-con-aplicador-para-prevenir-el-desequilibrio-microbiologico-vaginal/) se puede seguir el tratamiento incluso durante la menstruación, que es precisamente el periodo más peligroso de cada  mes de la mujer  para que se puedan dar los desequilibrios referidos de la microbiota vaginal.

Por último, Guillén ha subrayado la necesidad de escuchar al paciente, detectar sus necesidades, preguntar y aconsejar el producto más adecuado, pues una correcta exposición en la farmacia contribuye a generar consultas.