Entrevista al Dr. Neyro, avances en el tratamiento de los síntomas de la menopausia

La prestigiosa revista digital Mimenopausia.com ha charlado recientemente con el Dr. Neyro. con motivo del Día de la Menopausia que se conmemora el 18 de cotubre.  Estas son las preguntas y las respuestas.
En el año 2000 se institucionalizó el día mundial de la menopausia, y cuando suceden estas cosas es porque estamos mal en la materia: ¿en estos 11 años hemos mejorado con respecto a la menopausia? ¿En qué aspectos?
Creo que han sido unos maravillosos años de investigación, de conocimiento y de profundización social en la idea de que la menopausia ni es un status, ni una forma de ser, ni mucho menos el final de ninguna otra cosa que no sea la capacidad de menstruar por parte de las mujeres. Hemos conseguido que las propias mujeres se solidaricen con su forma de ser mujeres en esa época, se conozcan, se asuman y disfruten de la mitad de su vida, la que realmente importa….la que está por venir.

Desde la perspectiva de una mujer, que seguramente es diferente a la de un científico, da la sensación que se ha invertido mucho en las enfermedades que representan – y representarán aún más – costos muy importantes en los sistemas de salud, como son la osteoporosis y enfermedades cardiovasculares que serán enfermedades a largo plazo. Pero en cuanto al bienestar de la mujer, cuando las benditas hormonas se retiran y nos dejan con bochornos, irritables, deprimidas y con insomnio, – y menciono estos aspectos porque inciden directamente sobre nuestra calidad de vida ¿usted siente que se ha invertido lo suficiente?
Seguramente si en investigación, pero no en contarlo con detalles, no en divulgar lo aprendido, no en enseñar que hay más que la regla tras la menopausia, que hay vida, que no se acaba con las reglas….No hemos aprendido ni hemos invertido lo suficiente en contarlo con claridad, sin tapujos, pero sin falsedades, asumiendo que desde la sexualidad hasta el bienestar son probablemente diferentes que a los treinta o a los cuarenta.

¿Cómo calificaría del 1 a 10 los tratamientos para el bienestar de la mujer en estos aspectos señalados?
Cercanos al sobresaliente, como decimos en este lado del atlántico, aunque con la sana esperanza de mejorar siempre, en base a todas esas investigaciones cada vez más activas.

Sabemos de la eficacia de los tratamientos hormonales, pero muchas mujeres no los toleran o no pueden recibirlos y por muy diversas razones, ¿estas mujeres tienen otras opciones eficaces?
Seguramente sí, pero no hay fórmulas mágicas ni únicas….No hay «café para todas» como decían nuestros mayores hace veinte años….Cada caso es distinto, cada mujer un mundo y en virtud de la aproximación a ese particular mundo el ginecólogo debe integrar en ese particular caso una aproximación holística para tratar la persona, no la analítica….No tratamos análisis, tratamos personas….vivas!!!

¿Cual sería su reflexión con respecto a esta nueva conmemoración del día mundial de la menopausia?
Una vez más el marketing no puede dirigir ni nuestros intereses ni nuestras intenciones; peleemos por el bienestar que se nos niega, neguémonos al ostracismo de la retirada mal entendida, disfrutemos de nuestra vida en plenitud….Conseguido, entre todos, dar más años a la vida, démosle ahora más vida, mucha más, a los años¡¡¡¡¡

La Unión Europea autoriza el uso de una vacuna contra el VPH en varones

La Comisión Europea ha seguido la recomendación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés) y ha autorizado el uso de la vacuna tetravalente frente al virus del papiloma humano (VPH) Gardasil ® en niños a partir de los nueve años y jóvenes de entre 16 y 26 años, convirtiéndose en la primera vacuna contra este virus que se puede administrar en ambos sexos.

Este medicamento, comercializado por Sanofi Pasteur MSD y en el mercado desde 2006, protege frente a cuatro tipos del virus (6, 11, 16 y 18) y la actualización de su ficha técnica responde a los resultados de un ensayo clínico que ha demostrado su eficacia en la prevención de verrugas genitales, una afección común durante la juventud cuya frecuencia está aumentando.

Además, este último estudio se suma a otros que ponen de manifiesto la alta respuesta inmune que produce la vacuna en adolescentes de entre nueve y 15 años.

«Gardasil ® puede ayudar a niños y hombres jóvenes a prevenir enfermedades relacionadas con el VPH como las verrugas genitales», según ha asegurado Benoit Soubeyrand, director médico de Sanofi Pasteur MSD en Europa, quien recuerda que, «además de este beneficio directo, la vacunación frente al VPH en hombres puede ayudar a disminuir la circulación del virus entre la población y mejorar la aceptación de la vacunación entre las chicas».

De hecho, está comprobado que con la vacunación de un determinado grupo de hombres, se producen menos enfermedades por HPV entre las mujeres con las que aquéllos tienen relaciones sexuales habitualmente.

También frente a las lesiones anales. La ficha técnica de Gardasil ® también se ha actualizado para incluir la eficacia clínica de la vacuna en la prevención de las lesiones precancerosas de ano causadas por los tipos 16 y 18 del VPH, tal y como se ha demostrado en un estudio realizado entre hombres que declararon que mantenían relaciones sexuales con otros hombres.

Ambos precancerosas de ano, del 80% de los cánceres de ano y del 70% de los cánceres de pene. En este caso, la investigación se centró en hombres homosexuales (que “tienen relaciones con hombres”, para decirlo en un lenguaje más exacto y más científico), ya que esta población tiene un riesgo relativamente alto de padecer lesiones precancerosas anales relacionadas con tipos son responsables del 70% de las lesiones Asimismo, la compañía recuerda que en el estudio se usaron las lesiones precancerosas como marcador de cáncer anal ya que la prevención del mismo no puede ser estudiada por razones éticas.

Desde su aprobación por la EMA y la FDA (Foods and Drugas Administration de USA) se han administrado en todo el mundo un total de 74 millones de dosis de Gardasil ®, ya que en mujeres está autorizado su uso (desde hace varios años) para la prevención de lesiones genitales precancerosas (cervicales, vulvares y vaginales) y cáncer cervical relacionados causalmente con ciertos tipos oncogénicos del VPH (los más frecuentes en prevalencia).

Una vez más y son muchas, buenas y recientes noticias sobre la vacuna frente al HPV.

Vacunación entre los varones. Si Ud., amable visitante de este web, desea vacunar a uno de sus hijos varones o desea ser vacunado Ud. mismo, no tiene más que concertar una cita en nuestro centro clínico de Bilbao (ver “contacto” para solicitar una cita) solicitando día y hora.

Recuerde que en nuestro centro no se cobra dinero alguno por la vacunación, como muestra del compromiso con la salud pública y con nuestrosvisitantes.

Es un servicio de www.neyro.com

«Las vulvovaginitis son el primer motivo de consulta en ginecología entre mayo y octubre»

Las vulvovaginitis son afecciones de la vulva y de la vagina que se producen cuando se altera el equilibrio de la flora vaginal. El verano es la época en la que más se acude a las piscinas, en la que se permanece más tiempo con un bañador húmedo pegado al cuerpo y cuando se suda más y se pierden más secreciones. De hecho, es la primera causa de consulta en la atención primaria de ginecología en el periodo que abarca de mayo y octubre. Aunque son muy comunes y cerca del 100% de las mujeres van a sufrir al menos un episodio a lo largo de la vida, hay determinadas normas de higiene para intentar prevenirlas y, sobre todo, para evitar su reaparición. Así lo explica José Luis Neyro, ginecólogo del Hospital Universitario Cruces, de Bilbao.

  • Autor: Por CLARA BASSI
  • Fecha de publicación: 23 de agosto de 2011

¿Qué son las vulvovaginitis?

Las vulvovaginitis son afecciones de muy diverso origen que afectan a la zona de la vulva y la vagina y que se caracterizan todas ellas por síntomas como picor, enrojecimiento local, sensación de quemazón así como, a veces, flujo aumentado de diferentes tipos (blanquecino, amarillento o marrón verdoso). Las características del flujo dependen de que, además, haya una infección.

¿Cuáles predominan más?

» Las vulvovaginitis provocan picor, enrojecimiento local y sensación de quemazón y, a veces, flujo aumentado»

La gran mayoría de las vulvovaginitis empiezan con una disbacteriosis, que es una alteración de la flora vaginal (conocida como microbiota). La vagina consta de un ecosistema que, en condiciones normales, está en perfecto equilibrio. Este equilibrio lo conforma la acidez de los gérmenes que ahí habitan. Cuando, por distintas razones, la flora vaginal se altera también se perturba su equilibrio y se produce una pérdida de acidez. La disbacteriosis consiste en esta alteración de las condiciones de vida de los gérmenes de la vagina.

¿Cuáles son las consecuencias de la pérdida de acidez?

El resultado es que otros gérmenes invasores colonizan la vagina, entre los que figuran las levaduras (hongos). Como primer origen de las vulvovaginitis también puede haber infecciones de transmisión sexual (ITS). Sin embargo, este último supuesto es menos frecuente. La situación más común es que se registre primero una alteración del ecosistema vaginal y después una colonización por otros gérmenes no habituales.

¿Cuáles son las vulvovaginitis más frecuentes? ¿Qué microorganismos las causan?

La más frecuente es la vulvovaginitis candidiásica, causada por una levadura del género «Candida» de la que hay una gran variedad: «Candida albicans», la «Candida tropicalis» o «Candida glabrata», entre otras. Además, también hay vulvovaginitis causadas por levaduras como la «Trichomonas vaginalis», que se trasmiten por vía sexual.

¿Se sabe cuántas mujeres españolas padecen al año una vulvovaginitis?

No hay datos concluyentes, pero me atrevería a decir que, por una u otra razón, a lo largo de la vida cerca del 100% de las mujeres pueden tener al menos un episodio. Es muy común.

¿Casi como tener un resfriado?

Seguramente. Pero hay que destacar que el aspecto más importante no es sufrirla una vez, sino evitar que se repita.

¿Se repiten muy a menudo las vulvovaginitis?

«Hay determinadas normas de higiene para intentar prevenirlas y, sobre todo, para evitar su reaparición»

Son abundantes las recidivas. Hay vulvovaginitis provocadas una alteración crónica del equilibrio de la flora vaginal secundarias a tratamientos antibióticos reiterados (que se consumen por infecciones respiratorias como sinusitis, etcétera). Lo que ocurre con los antibióticos es que no hacen distinciones y, además de exterminar los microorganismos perjudiciales, también eliminan los que forman el ecosistema vaginal. Por eso, no es raro que tras los antibióticos para una infección de amígdalas, una semana más tarde surja una infección vaginal.

¿Hay mujeres que conocen esta asociación?

Por desgracia, sí. Hay otras circunstancias que predisponen a otras mujeres a padecer de vulvovaginitis, como sufrir diabetes o un déficit de hormonas por la posmenopausia. En esos momentos, también hay más probabilidad de que se desarrolle vulvovaginitis. Muchas mujeres posmenopáusicas, a las que se ha estudiado poco, pueden estar bajo tratamiento para una vulvovaginitis infecciosa, pero que solo se les resuelve cuando reciben tratamiento hormonal por la menopausia.

¿Cómo se tratan las vulvovaginitis?

«Sufrir diabetes o un déficit de hormonas por la posmenopausia predispone a sufrir vulvovaginitis»

El aspecto primero y fundamental es hacer un adecuado estudio del problema, analizarlo de forma integral y no centrarse solo en si hay algún germen causal, sino también en si se da una alteración del pH y acidez en la vagina. Con ese primer diagnóstico, se investiga la presencia de otro tipo de alteraciones hormonales o metabólicas. Después, se administra un tratamiento sistematizado contra el germen causal, para favorecer el reequilibrio de la flora vaginal. Ese reequilibrio de la flora antiguamente se hacía con productos prebióticos para estimular el crecimiento los gérmenes que habitan en la vagina.

¿Y cómo se tratan hoy?

Distintas casas comerciales han patentado diferentes tipos de estos gérmenes que se administran por vía vaginal para reequilibrar la flora, es decir, con ellos se repuebla la cavidad vaginal. Hay gérmenes liofilizados, que son muy cómodos de administrar y que no provocan residuos (antes era muy común que estos productos dejasen restos y manchasen la ropa interior). Y las infecciones se tratan durante tres o cuatro meses, tras los cuales se reequilibra la microbiota vaginal y se favorece a que ella misma se defienda de otros gérmenes agresivos.

¿Cuál es la diferencia exacta entre los prebióticos y los probióticos?

La diferencia es que los prebióticos son un conjunto de sustancias que alimentan a los gérmenes que componen cualquier la flora vaginal, mientras que los probióticos son un conjunto de seres vivos, de microorganismos, que en algún momento benefician a la flora humana (en la flora intestinal o vaginal). Elías Méchnikov, Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1908, ya recomendaba a sus pacientes que, para ser longevos, tenían que tomar leche fermentada de cabra. Esta fermentación no es más que una gran cantidad de microorganismos que forman el cuajo (leche fermentada), que confieren acidez al medio y que son la base de la buena salud. Parece ser que ahora se retoman aquellas enseñanzas.

¿Es cierto que las vulvovaginitis aumentan en verano?

«Bañarse más, sobre todo en aguas ricas en cloro, y permanecer con el traje de baño húmedo altera la composición del ecosistema vaginal»

Claro, porque el verano es una época en que la mujer transpira más, tienen más secreciones, se baña más por el calor, acude a más a piscinas con un agua con un pH muy agresivo, por tener mucho cloro, y permanece más tiempo con el traje de baño húmedo. Todo esto altera la composición del ecosistema vaginal. Además, en las consultas nos encontramos con ciertas condiciones de algunas mujeres procedentes de Europa (Rumania, Rusia o Bielorrusia) y de Latinoamérica (de Colombia y Ecuador), que tienen el hábito perjudicial de realizarse duchas vaginales (no de la vulva), lo que tiene un efecto de arrastre que elimina la flora vaginal, se altera el equilibrio y predispone a las infecciones de este tipo.

¿Por qué se practican estas duchas?

Por razones culturales. A estas mujeres se les ha enseñado que está mal tener secreciones que manchen la ropa interior. Por ello, se lavan con fruición mediante duchas vaginales, después de tener relaciones sexuales, etcétera. Pero esta intensa higiene vaginal es contraproducente. Hay que lavarse la vulva, la zona de la piel, pero no las mucosas del interior. Pero es difícil cambiar este hábito si se tiene como una norma de higiene aprendida.

¿Las vulvovaginitis llegan a aumentar hasta un 50% más en verano?

Sí, hasta el punto de que es el primer motivo de consulta de atención primaria de todos los ginecólogos de España entre los meses de mayo a octubre, sobre todo, en el periodo estival. Atendemos muchas consultas por picor, aumento de flujo, quemazón e, incluso, por dolor en las relaciones sexuales. Vulvovaginitis es un término muy extenso. Luego está la pequeña labor del ginecólogo de ponerle los «apellidos».

CONSEJOS PARA PREVENIR LA VULVOVAGINITIS

Las vulvovaginitis son mucho más frecuentes en verano, pero también constituyen un problema recurrente a lo largo de la vida de algunas mujeres y una afección de la que algunas es casi imposible que se libren a lo largo de toda su vida. Para prevenirla y para combatirla, en los casos de cronicidad, José Luis Neyro recomienda las siguientes medidas:

  • No utilizar salva slips, porque al hacer su función, mantener la ropa interior seca, no permite la transpiración, retiene las secreciones y macera la vulva. La vagina es un orificio natural que queda abierto de forma permanente y no se debe bloquear.
  • Si se está incómoda por las secreciones, se aconseja cambiar de ropa interior de manera más frecuente y escoger la que sea de algodón transpirable, en lugar de utilizar los salva slips.
  • No recurrir jamás a las duchas vaginales como método de higiene.
  • Tener precaución algunos productos de higiene íntima, ya que algunos de ellos alteran la flora vaginal. La mejor medida para lavarse los genitales es hacerlo «con el sobrante de jabón que cae después de lavarse el pelo», es decir, sin enjabonarse en exceso.
  • Evitar manipular la vagina con las manos sucias o con instrumentos sucios, puede altera la flora vaginal.
  • Procurar no automedicarse nunca y menos con antibióticos.
  • Las mujeres con antecedentes de vulvovaginitis de repetición deben alertar a su médico de que después de cada tratamiento antibiótico sufren de este problema. En caso de duda, deben consultar al ginecólogo.
  • Ante vulvovaginitis recidivante se puede reponer la flora con probióticos. Para ello, durante la menstruación, pueden utilizar un nuevo tampón que libera estos probióticos y permite reequilibrar la flora vaginal alterada, que predispone a esta dolencia.

Los adolescentes maduran sexualmente más pronto en la actualidad

Investigadores afirman que los adolescentes se hacen físicamente maduros más temprano que nunca antes, al señalar que han estado alcanzando la madurez sexual unos 2,5 meses más temprano cada década desde por lo menos la mitad del siglo XVIII. Para los muchachos, tener 18 años hoy en día es como tener 22 en 1800, indican.

«El motivo de que los chicos y chicas maduren más temprano es probablemente que la nutrición y el ambiente de enfermedades se vuelven más favorables para que ocurra», explicó Joshua Goldstein, del Max-Planck-Gesellschaft, de Rostock (Alemania).

El nuevo estudio concluyó que el período de tiempo en que las personas son sexualmente maduras, pero aún no se consideran adultos, se está ampliando. Los autores señalaron que la causa de esta madurez física precoz es puramente biológica y no tiene nada que ver con los avances tecnológicos ni las actividades sociales.

En el estudio, los investigadores examinaron los datos de mortalidad de cinco países. Explicaron que cuando la producción de hormonas masculinas alcanza su nivel más alto durante la pubertad, la probabilidad de que los chicos mueran también aumenta, debido a que la liberación de la hormona testosterona les impulsa a tomar más riesgos. El aumento en los accidentes es un fenómeno que también ocurre entre los monos machos, y que se conoce como «accident hump».

Los investigadores concluyeron que la madurez sexual de los chicos está ocurriendo más temprano que antes, junto con el aumento de los accidentes.

Los autores del estudio señalaron que el aumento en los accidentes alcanza su punto máximo en la etapa tardía de la pubertad, cuando la voz de los chicos cambia y alcanzan la capacidad de reproducción. Aunque esta fase «temeraria» de alto riesgo comienza antes, tal vez hoy en día no sea tan peligrosa, dado que los padres tienden a supervisar a sus hijos más de cerca a edades más tempranas.

Además, señalaron los investigadores, la brecha entre la madurez sexual y la madurez social, o adultez, está aumentando. «Las fases biológica y social de las vidas de los jóvenes se separan cada vez más», aseguró Goldstein. «Aunque los adolescentes se vuelven adultos antes en un sentido biológico, alcanzan la adultez más tarde respecto a sus roles sociales y económicos».
En nuestro país, en el mismo sentido que en todo el Occidente, esa diferencia entre la madurez biológica y la psicológica explica, entre otros muchos factores, la alta tasa de embarazos no deseados entre estos grupos etarios….y la consecutiva alta tasa de abortos. Una vez más puede afirmarse con rotundidad que, también aquí, prevenir es vivir seguro¡¡¡¡

EN VERANO, LAS VULVOVAGINITIS SON MÁS FRECUENTES Y LAS PROBABILIDADES DE ADQUIRIRLAS AUMENTAN EN UN 50%

El incremento de las temperaturas y de la humedad ambiental suelen ser factores fundamentales para su aparición

La vaginitis es una de las causas de consulta más habituales en Atención Primaria, en todo el Sur de Europa, durante la época estival

Los expertos recomiendan no permanecer con el traje de baño húmedo más tiempo del absolutamente necesario

Los probióticos aumentan la flora vaginal y la favorecen, porque contienen lactobacilos y suponen un buen complemento terapéutico

Madrid, a 21 de julio de 2011.- En la época estival, las vulvovaginitis son más frecuentes y las probabilidades de adquirirlas aumentan en un 50%. El incremento de las temperaturas y de la humedad ambiental suelen ser factores fundamentales para su aparición. El calor añade sudor y genera un mayor número de secreciones que alteran la flora vaginal.

“El verano es el momento ideal para que se produzcan alteraciones en la flora vaginal, las cuales pueden desencadenar en una vaginitis”, explica el Dr. José Luis Neyro, ginecólogo del Hospital Universitario de Cruces, Bilbao. “La vaginitis es una de las causas de consulta más habitual en Atención Primaria, en todo el Sur de Europa, durante el verano”, añade.

Para muchas mujeres, el malestar causado por dichas afecciones suele representar un problema común durante los veranos largos y calurosos. La humedad, el calor, y todos los factores que representan un cambio en el entorno natural de la vagina, establecen las condiciones perfectas para el desarrollo de infecciones.

En este sentido, los expertos recomiendan no permanecer con el traje de baño húmedo más tiempo del absolutamente necesario. “Por ello, es importante contar con una prenda de recambio, y si puede ser, que esta sea de algodón para permitir una mejor transpiración”, asegura el Dr. Neyro.


Prevenir las infecciones en verano

Según explica el Dr. José Luis Neyro, “ante todo, se debe tratar de mantener la vulva seca, en la medida de lo posible, guardando ropa interior de recambio, y secándose bien”.

Asimismo, los expertos recomiendan el uso de probióticos vaginales. “Estos probióticos aumentan la flora vaginal y la favorecen, porque contienen lactobacilos y suponen un buen complemento terapéutico”, comenta el experto. Los lactobacilos son probióticos utilizados para restablecer el equilibrio de la flora vaginal y cuentan con efectos antialérgicos, inducen la liberación de citocinas anti-inflamatorias y aumentan la inmunoglobulina, es decir, tienen un efecto anti-inflamatorio y por ello, aumentan las defensas.

Existen probióticos vaginales en formato tampón y en cápsulas. Los primeros son fáciles de utilizar y, debido a su novedosa presentación, aseguran el cumplimiento del tratamiento al formar parte de la práctica habitual de la mujer que utiliza tampones durante su menstruación. En cuanto a las segundas, suponen una opción de tratamiento más cómoda para las mujeres, ya que no generan residuos.

Recomendaciones generales

Aunque las precauciones deben extremarse en verano, es conveniente seguir una serie de pautas durante el resto del año para mantener una buena salud vaginal:

-No realizar duchas vaginales, excepto cuando estén indicadas por el especialista.

-No utilizar jabones demasiado agresivos para la vulva porque pueden alterar el equilibrio de la flora vaginal.

-No utilizar jabones con un pH alto.

-Evitar el uso continuado de protege-slips porque retienen la secreción de la vagina e impiden que esta transpire.

-Usar procedimientos de depilación poco abrasivos para la piel vulvar.

Si necesitas más información, práctica y contrastada, sobre los problemas ginecológicos más comunes, entra en: www.solucionesenfemenino.com.

Para más información:

Berbés Asociados – Alba Corrada

Tel. 91 563 23 00

E-mail: albacorrada@berbes.com

GINECOLOGÍA Y DIVULGACIÓN MÉDICA