Archivo de la categoría: Obstetricia

Las vascas pueden elegir la postura que prefieran para parir

Tumbada con las piernas levantadas, sentada, en cuclillas… Las vascas tienen la opción de elegir la postura que les resulte más cómoda a la hora de dar a luz. Parece una obviedad, pero no lo es. En algunas comunidades, como por ejemplo, en Madrid, no toda la sanidad pública lo permite. Sólo lo consienten en una de las 11 maternidades que hay en la región.

En Euskadi, en cambio, todos los hospitales públicos dejan que sean las mujeres las que se coloquen de la forma en la que crean que van a sufrir menos. «Lo más cómodo para las madres es colocarse sentadas tendiendo a estar en cuclillas en una mesa alta; nosotros las guiamos hacia eso, pero si quieren cambiar, se lo permitimos», señala José Luis Neyro, ginecólogo del Hospital de Cruces.

La madre puede elegir la analgesia, el familiar que la acompaña en el momento del parto
Es lo que llaman el parto respetuoso. Además de la postura, la madre puede elegir la analgesia, el familiar que la acompaña en el momento del parto, no se le pone enema (limpieza del recto) por la incomodidad o vergüenza que eso le pudiera suponer, y no se le rasura si no es necesario.

Tampoco se le practica una episiotomía (corte en la vagina) si no es para facilitar la salida del feto o para evitar un desgarro y «por supuesto, no hacemos cesárea a no ser que sea estrictamente necesario», insiste Neyro.

De todas formas, Euskadi no es la única comunidad en la que se incluye a la madre en la toma de decisiones. En Andalucía, por ejemplo, la mamá puede dar el pecho en el mismo paritorio o vestir a su hijo con la ropa que ella misma le ha comprado y no con el pijama del hospital.

Incluso los familiares adquieren un papel protagonista. El padre puede lavar al bebé o practicar el método canguro (piel con piel ) en caso de cesárea, y los hermanos pueden entrar a conocer al bebé incluso en la incubadora.

Salas para partos naturales

El Parlamento vasco aprobó el pasado mes de febrero una proposición no de ley para que las vascas tengan la oportunidad de realizar un parto aún más natural en los propios centros hospitalarios de Osakidetza: la implantación de salas especiales para alumbramientos no medicalizados.

Estas salas estarían equipadas con sillas de parto y bañeras, para poder dar a luz en el agua. El PSE dejó entrever que las dos primeras salas se instalarían en el Hospital de Mondragón y en el futuro centro de la margen derecha, aunque el PNV lo negó.

«La paciente es soberana pero no puede imponer técnicas descabelladas»

 El ginecólogo de cruces José Luis Neyro defiende el parto hospitalario aunque reconoce algunos excesos.

BILBAO. El año pasado Sanidad tachó de «excesivo» el número de cesáreas en los hospitales privados. Y es que entre el 35 y el 40% de los partos en las clínicas privadas son por cesárea, mientras que los hospitales estatales rondan entre el 20 y el 26%, casi la mitad. En el caso del hospital vizcaino de Cruces, su servicio de Obstetricia «se desmarca del protocolo del Estado», practicando uno de cada diez partos mediante cesárea. Por ello, el ginecólogo José Luis Neyro no resulta representativo de los acérrimos enemigos del parto natural. En su opinión, «el 50% de las cesáreas realizadas en la mayoría de los centros estatales son evitables», afirma. Con todo, Neyro matiza mucho al hablar de partos naturales. Él prefiere el término «parto respetuoso», que es el que dice que siempre practica. Así, Neyro cree que la paciente es soberana y, que si no quiere, no se le aplica la epidural, por ejemplo.

«Mientras todo vaya bien, yo sólo estoy ahí para vigilar, para controlar el parto; señora, es usted quien lo dirige. Es una situación fisiológica, no una enfermedad», describe. Ahora bien, «si hay algo anormal, escúcheme», añade Neyro, quien admite propuestas como que la cuñada acompañe en el parto a la paciente o ésta quiera adoptar otra postura, aunque «si son técnicamente descabelladas, no puede imponer una atención técnica». Neyro ejemplifica la necesidad de usar unos fórceps si el bebé puede sufrir un daño cerebral. En cuanto al parto natural, a este ginecólogo no le gusta el término. «Quien lo emplea habla desde la ignorancia», opina. «Es absurdo pontificar tras una mala experiencia: hay mujeres que piden la epidural ya en el octavo mes. Cada caso es distinto», entiende, recordando el 45% de cesáreas en Brasil «para no alterar el periné».

Aunque piensa que las numerosas cesáreas no rebajan la mortalidad perinatal, Neyro argumenta que «ningún hospital tiene cero», pues se da una constante de 4 ó 4,5 muertes por cada mil nacimientos originadas más «por el anteparto que por el parto». «En todos los partos se da una constante: se quiere la máxima seguridad, mínimos riesgos y la más absoluta independencia a la vez». Por ello, dice, los ginecólogos se ven «atados de pies y manos», y admite que muchos de sus colegas, bajo esta presión, optan por la cesárea como una garantía de seguridad.

C.M. DEIA

«Se nos exije adoptar decisiones éticas que no tenemos claras»

El doctor José Luis Neyro ha tomado tres decisiones fundamentales en su vida. Una de ellas fue dedicarse a la ginecología para hacer posible que muchas parejas estériles, de ese 15% existentes, cumplan su mayor anhelo: tener hijos. Lo consigue en un 68% de los casos. Hace 20 años fue uno de los primeros en practicar con éxito la reproducción asistida. Desde entonces, ha «apadrinado» a unos 4.000 niños. El pasado jueves, la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País le concedió la medalla de Amigo de Número. Su discurso versó sobre Aproximaciones éticas a la legislación española en materia de reproducción asistida.

Pregunta.Usted es muy crítico con la legislación española. ¿Cómo afecta a la paciente y al propio médico?
Respuesta. Es la primera vez en la historia de la legislación española que se legisla por delante de los hechos. Y hay contradicciones como que la ley exige formación acreditada que la misma Administración niega. Además, según qué parte de la ley elijas, es la mujer la que puede revocar el consentimiento en cualquier momento o, por el contrario, depender de la pareja.
P. Esta falta de concrección, ¿puede originar situaciones atípicas?
R. Desde luego. Podemos intentar el embarazo en mujeres de 55, 60, 70 años si ellas lo piden, porque, según la ley, es suficiente con que la usuaria tenga mayoría de edad y buen estado de salud psicofísica, lo que resulta ambiguo de fijar. Otros países han regularizado ya aspectos muy concretos de la reproducción asistida, como los derechos civiles de los niños nacidos, la donación de semen o la investigación en embriones humanos. España, no. P. ¿Cree que la ley sitúa a los médicos en situaciones éticas que no les corresponden?
R. A los que trabajamos en esto se nos exije adoptar posiciones éticas que a veces nosotros mismos no tenemos claras. Así que lo que hacemos es devolver la pelota a la sociedad y decirle que abra un debate para que no nos obligue a decidir día a día en el laboratorio.
P. ¿Cómo se actúa ante casos extremos pero reales como el conocido recientemente de usar semen de un muerto?
R. Son casos que están ahí, como el de Stephen Blood, que pasó un año en coma y fue padre dos años después de morirse oficialmente. Su mujer, sin pedirle permiso, consiguió que los médicos le extrajeran espermatozoides con los que fue tratada. No se cómo habría que actuar porque desconozco la relación que había en la pareja. Pero, con los datos en frío, lo deseable es que los niños nazcan en pareja.
P. ¿Cuántas parejas estériles hay en España?
R. Cada año se incorporan 39.000 nuevas parejas. En este momento hay unas 750.000. A pesar de las muchas técnicas de reproducción que existen, el índice de éxitos está mediatizado por el porcentaje de resultados de la naturaleza.

I. C – Bilbao – 24/01/1999 EL PAÍS

Los primeros días de un Recién Nacido V. Atención, chupete, sueño y postura para dormir

Al principio la responsabilidad de cuidar un recién nacido puede resultar agobiante para muchos padres; es preferible en estos días adoptar actitudes naturales y relajadas, porque las equivocaciones son solo éso, pequeños errores sin más importancia habitualmente. Suele ser preferible “equivocarse” con las propias ideas que cumplir cada uno de los consejos que cualquiera sin otra preparación que su propia experiencia le pretende enseñar….; confíe en su pediatra, en su matrona, en su ginecólogo.
Hay padres que antes de tener su primer hijo no han tenido un recién nacido en sus brazos. La experiencia demuestra que el lactante prefiere ser sostenido firmemente, pues parece disfrutar del calor, del arropamiento y la seguridad obtenidos de este modo.

Mecerle, acariciarle, hablarle susurrándole son actitudes convenientes. Deben evitarse los sonidos fuertes y los cambios bruscos de posición, porque son estímulos que provocan reacciones desagradables y llantos en el bebé. Siempre debe manejarse al niño suavemente al cambiarle el pañal, al vestirle, etc. No es conveniente dejarles llorar sin atenderles. El bebé no tiene sentido del tiempo y unos minutos de abandono pueden parecerle una eternidad.
• EL CHUPETE. El uso del chupete es controvertido. Estudios realizados demuestran que no es conveniente utilizar el chupete hasta que el bebé haya aprendido a mamar, porque existe evidencia de que la consistencia de goma del chupete y de la tetina es más dura que el pezón, lo que le supone un mayor estímulo, y cuando el bebé vuelve a tomar el pecho, puede no reaccionar bien al pezón y a la areola mamaria, que son más blandas. Por esto, si el bebé es alimentado al pecho, no se aconseja el uso de chupete durante las tres primeras semanas de vida.
En caso de utilizar chupete es conveniente:
– 1. que el chupete sea de una sola pieza,
– 2. conviene hervirlo durante unos minutos, por lo menos una vez al día,
– 3. no colgarlo del cuello con una cadena ni con imperdibles,
– 4. no untarlo nunca con azúcar, leche condensada o miel,
– 5. y no introducirlo en la boca de un adulto para limpiarlo.

• CONDICIONES CORRECTAS DE LOS LACTANTES PARA DORMIR.

– 1. Estando el bebé “boca arriba”, no hay más riesgo de atragantamiento.
– 2. El colchón debe ser plano y de consistencia firme para que el bebé no se hunda en él, y es mejor no utilizar almohada.
– 3. Los lactantes no controlan bien su temperatura. Por esto es importante evitar el sobrecalentamiento o el enfriamiento. La temperatura ideal de la habitación es entre 16º y 20º.
– 4. Al vestir al niño, evite abrigarle en exceso.
– 5. No fume ni permita que otros fumen cercan de su bebé.

Todas estas sugerencias aquí descritas contribuyen a reducir el riesgo de MUERTE SÚBITA.

• PÉRDIDA DE PESO. Todos los recién nacidos pierden peso durante los primeros días de vida. Se considera normal una pérdida de entre el 7-10% de peso que tuvo al nacer. Hacia el tercer día de vida se estabiliza, iniciándose la recuperación del mismo en el cuarto día de vida. En general, a partir de este momento, se inicia la ganancia ponderal, recuperando el peso que tuvo al nacer entre el 7º y 12º día de vida. Muchos lo hacen antes de estas fechas; algunos tardarán un poco más. Si le preocupa una excesiva pérdida de peso después de la primera semana de vida, consúltelo al pediatra.
• ALIMENTACIÓN DEL RECIÉN NACIDO. La leche materna es el alimento ideal para el recién nacido durante sus primeros seis meses de vida, aunque es aconsejable que siga tomando el pecho como complemento durante el primer año. Si por cualquier motivo no es posible la lactancia materna, se recurre a la lactancia artificial, que es una buena alternativa.
Existen múltiples pruebas científicas que los RN lactados al pecho presentan globalmente un mejor desarrollo, una más adecuada relación con su madre que, además, se beneficiará de las ventajas que dicha forma de alimentación le suponen a ella: disminución del riesgo de cáncer de mama, mejor control del peso por el gasto calórico que supone, favorece la relación psicológica madre-hijo…..

Existe toda una serie de enfermedades de origen metabólico, casi todas ellas inducidas genéticamente. Entre las más frecuentes se encuentran el HIPOTIROIDISMO y la FENILCETONURIA, que si no se diagnostican y tratan de forma precoz pueden producir retraso mental. Estas dos enfermedades no pueden diagnosticarse durante la vida antenatal mediante prueba alguna del diagnóstico prenatal ni por el aspecto exterior o por la exploración de un recién nacido. Por esto, hay que hacer siempre la prueba de detección precoz de estas enfermedades (Prueba del Talón). Son pruebas sencillas de realizar y sólo requieren un pequeño pinchazo para obtener unas gotas de sangre; se pueden hacer a partir de las 48 horas del nacimiento. En su hospital o en la clínica donde se haya producido el parto se le complementará la información y, caso de no realizarse en ese centro, se le remitirá al centro de referencia.

Los primeros días de un Recién Nacido IV, Reflejos, saciedad, sentidos y sueño

El recién nacido tiene muchos reflejos. Aquí sólo describiremos los más llamativos, algunos de los cuales usted puede observar e incluso provocar:
• El reflejo más visible y más importante es el reflejo de MORO. Consiste en lo siguiente:. cuando al recién nacido se le mueve bruscamente o nota alguna alteración del equilibrio, e incluso cuando hay un ruido fuerte, extiende sus brazos y piernas, dobla el cuello y la espalda hacia atrás para acabar cerrando los brazos. La ausencia de este reflejo al nacer o si persiste después de los cinco
meses de vida, puede ser signo de problemas neurológicos.
• Reflejo palmar y plantar: si se acaricia la planta del pie o la palma de la mano con un dedo, el niño intentará cogerlo o asirlo. El reflejo palmar desaparecerá hacia el cuarto mes de vida y el reflejo plantar disminuye progresivamente hasta desaparecer.
• Reflejo de la marcha: si se sostiene al bebé de forma que sus pies rocen una superficie, efectuará movimientos con las piernas como si fuese a andar. Este reflejo desaparecerá entre el cuarto y quinto mes de vida.
• Los reflejos más importantes son los reflejos de rotación (también llamado de hociqueo o de búsqueda) y de succión que son los que le van a permitir alimentarse.

El recién nacido irá perdiendo los reflejos durante los primeros meses, y con la desaparición de estos reflejos aparecen los actos y movimientos conscientes.

Los reflejos irán desapareciendo con el tiempo. Posteriormente aparecen los actos y movimientos conscientes conforme madura el bebé neurológicamente.

• SENSACIÓN DE SACIEDAD. La sensación de saciedad en algunos bebés es brusca; parece que saben cuando tienen bastante. Sin embargo, en otros la saciedad aparece lentamente. ¿Cuándo sabemos si está saciado? Cuando el bebé se relaja y se apacigua después de varios minutos de succión activa. De todas formas la sensación de saciedad es muy variable de un bebé a otro. Si la alimentación es por lactancia materna, ofértele siempre empezar cada “tetada” por la mama diferente a la que empezó la toma anterior; de esta forma, irá vaciando adecuadamente ambas mamas sin provocar la retención de leche en ninguna de ellas.

Es importante cierto conocimiento de la capacidad sensorial del recién nacido, porque las respuestas emocionales en este periodo de la vida son evocadas principalmente por mediación de los sentidos.

• La visión. El recién nacido es sensible visualmente desde el nacimiento. Responde a la luz con movimientos de parpadeo. Puede ver los objetos, si bien, cuando el objeto está situado a más de 20-30 centímetros, el bebé lo ve borroso. No siempre mueve los dos ojos a la vez. Le atraen más las formas que los colores. Lo primero que aprenderá a conocer es la cara de su madre.
• La audición. El bebé puede oír al nacer. Durante sus primeros días de vida, responde con llanto y sobresalto a los ruidos fuertes y repetidos. En principio el bebé es más susceptible al sonido de la voz humana. Parece que le gusta más la voz susurrante. No es un error que en esos días, los padres se aseguren de que el RN es capaz de oir, de reaccionar frente a esos estímulos sonoros como un aplauso, un ruido fuerte provocado fuera de su campo visual.
• El olfato. Los recién nacidos distinguen los olores agradables de los desagradables. Puede provocarse el reflejo de búsqueda por el olor de la leche materna. Por ésto puede buscar el pecho materno en la oscuridad. Responde a los olores agradables con movimientos de chupeteo y de lamer y con movimientos de evitación a los olores desagradables.
• El gusto. Está bien desarrollado al nacer. El recién nacido distingue las cualidades gustativas. El sabor salado tiende a inhibir la respuesta de succión, mientras que el dulce provoca y mantiene la succión.
• Sensación tactil y de presión. El recién nacido es sensible a los estímulos tactiles y de presión. La sensación tactil es más efectiva en la región buco-nasal, pero la sensibilidad de la piel está ampliamente distribuida.
• La sensación térmica. La piel del recién nacido es muy sensible a los cambios de temperatura, por lo que se enfría con facilidad en ambientes fríos y aumenta su temperatura con el calor. El calor confortable provoca un movimiento hacia el estímulo, y sin embargo el frío desencadena movimientos de retirada.
• La sensación de dolor. Está bien desarrollada en el recién nacido. Responde a los estímulos dolorosos con movimientos de retirada, expresión facial de incomodidad y llanto.
• El lenguaje. La primera vocalización de un bebé es el llanto al nacer. El llanto es su único lenguaje para relacionarse con el entorno, sobre todo con sus padres. Puede llorar por diversos motivos: por hambre, por tener los pañales manchados, por el aire deglutido durante la toma, por frío o por calor o simplemente por necesidad de afecto. Los padres aprenderán a distinguir rápidamente las causas del llanto.
• El sueño. La duración del sueño es muy variable; unos bebés duermen más que otros. Durante las primeras semanas de vida la mayoría de los bebés duermen casi continuamente, excepto cuando se despierta porque tiene hambre. Una vez saciado vuelve a dormirse. El sueño es ligero y se interrumpe fácilmente. Desde el principio el sueño nocturno es más largo que durante el día. Los bebés empiezan a dormir durante la noche (la llamada pausa nocturna) alrededor de la octava y doceava semanas de vida, aunque algunos pueden tardar más en hacerlo; por eso, cada bebé necesitará un tiempo diferente para retirar la toma de la noche. En cualquier caso, el hábito de dormir requiere un aprendizaje, por lo que hay que enseñar al bebé a dormir.

Los primeros días del Recién Nacido III, Ictericia, uñas, aparato digestivo, orina, boca, glándula mamaria, genitales

LA ICTERICIA. Después del primer día de vida en el 60% de los recién nacidos la piel y la parte blanca de los ojos adquieren un color amarillento (ictericia).  Esto es debido entre otros motivos a la destrucción de los glóbulos rojos y a una incapacidad temporal del hígado para metabolizar la bilirrubina, que es la sustancia que tiñe la piel de color amarillo; se llama ictericia fisiológica del recién nacido y no tiene significación patológica alguna.
La ictericia que aparece después del tercer día de vida en los bebés lactados al pecho puede ser debida a la leche materna.  Esto sucede en uno de cada doscientos recién nacidos sin que suponga patología ninguna, por lo que la madre puede continuar lactando al bebé.
Si la ictericia persiste más allá de los diez días de vida o va en aumento debe ser valorada por el pediatra.

•    LAS UÑAS. Las uñas en el recién nacido pueden ser largas, más aún si el embarazo se prolonga.  Algunos bebés pueden llegar a arañarse la cara, lo que es motivo de preocupación de los padres.  Son muy frágiles y no conviene cortarlas porque la puntas de la uñas que rebasan la yema de los dedos acaban desprendiéndose solas.  Para evitar arañazos, simplemente bajar los puños del pijama o poner unas manoplas.
•    APARATO DIGESTIVO. Está bien desarrollado al nacer, apreciándose su madurez incluso por ecografía en las últimas semanas del embarazo. En los primeros días de vida, parte del alimento ingerido puede volver a la boca: son las llamadas “bocanadas” o regurgitaciones.  La regurgitación es el reflujo de parte de la leche deglutida hacia la boca; no debe ser confundido con el vómito, que es la proyección con fuerza del contenido del estómago.  Las regurgitaciones van desapareciendo a medida que el lactante madura.
Otro hecho frecuente en el lactante es el hipo.  El niño al mamar traga también aire que va al estómago y al intestino, lo que le produce malestar.  Por eso es importante después de mamar mantenerle incorporado, por ejemplo, sobre el hombro para intentar que eructe.
–    Deposiciones: la primera deposición la realiza el bebé en las primeras 24 horas de vida.  Es de color negro-verde oscuro, de consistencia muy adherente.  Se llama meconio y está compuesto por líquido amniótico y  secreciones intestinales intrauterinas.  El recién nacido expulsará el meconio en las 48-72 horas después de nacer.  Entre el tercero y cuarto día de vida las deposiciones se hacen de color verde amarillento y a veces con leche cuajada.  Se llaman deposiciones de tránsito.  En los días posteriores las deposiciones serán amarillas.  Las deposiciones del recién nacido alimentado al pecho suelen ser semilíquidas; sin embargo las del niño alimentado con leche artificial son más espesas y de color blanquecino.  La frecuencia de las deposiciones es muy variable.  Puede ser tan normal que haga una deposición después de cada toma, como que haga una sola deposición al día.  En general, realiza entre tres y cinco deposiciones diarias.

•    ORINA.  La primera micción la realizan un 95% de los recién nacidos en su primer día de vida.  Pueden manchar el pañal con una sustancia color rojo ladrillo; no es sangre, son uratos que se eliminan por orina, son absolutamente normales y dejará de verse en días posteriores.

•    BOCA.  Con frecuencia en la mucosa bucal (encías y paladar) pueden verse unos puntitos blancos que se llaman perlas de Ebstein.  Son normales y desaparecerán espontáneamente.  El frenillo sublingual a menudo es visible.

•    LA GLÁNDULA MAMARIA. En ambos sexos y por acción de las hormonas maternas, el bebé puede presentar un abultamiento de las glándulas mamarias y en casos extremos puede observarse algunas gotitas de secreción láctea.  No requiere cuidados especiales, aunque es importante no apretarlas porque se pueden infectar.

•    GENITALES.
El recién nacido varón presenta casi invariablemente un cierto grado de fimosis ( pequeña estrechez del prepucio, de la piel que recubre el glande), lo que es normal.  Con relativa frecuencia se observa en la bolsa escrotal una cantidad variable de líquido; se llama hidrocele y desaparecerá con el tiempo.  Si persiste, consulte con su pediatra.
En las niñas, los labios mayores pueden estar abultados debido a la grasa subcutánea y a veces es llamativa la prominencia de los labios menores.  A menudo presentan en la vagina flujo blanco espeso e incluso puede observarse un pequeño sangrado (como una pequeña menstruación).  Esto es debido también a las hormonas transferidas por su madre.  Todo esto no debe ser motivo de preocupación.