Todas las entradas de: Dr. Neyro

Un nuevo fármaco previene hasta 68% las fracturas vertebrales por osteoporosis

El Denosumab ha demostrado eficiencia también en las lesiones de cadera. Al tratarse de una inyección subcutánea semestral, evita además el abandono del tratamiento.

Un nuevo fármaco para el tratamiento de la osteoporisis genera gran expectativa en el campo médico a partir de estudios que revelan su efectividad en la prevención de casi un 70 por ciento de las fracturas vertebrales y un 40 por ciento de las de cadera.

El Denosumab (DMAB) es un anticuerpo monoclonal -el primero totalmente humano de toda la historia de la medicina- que actúa como un potente y totalmente específico inhibidor del ligando del RANK (RANK-L).

Esta unión evita la interacción del RANK-L / RANK, inhibiendo la formación, la función y la supervivencia de los osteoclastos, lo que a su vez provoca una disminución de la resorción ósea en el hueso trabecular y cortical. Ello genera una detención inmediata, y de duración de hasta seis meses con una sola dosis, de la pérdida de masa ósea causante de las temidas y a veces fatales fracturas osteoporóticas. Seguir leyendo Un nuevo fármaco previene hasta 68% las fracturas vertebrales por osteoporosis

Expertos en salud de la mujer presentan en Madrid los últimos fármacos para tratar la osteoporosis y la depresión

Expertos en salud de la mujer se reúnen desde este miércoles y hasta el viernes, 4 de marzo, en el XI Congreso Nacional de Salud y Medicina de la Mujer que se celebra en Madrid, donde se hablará de ‘Prolia’ (denosumab), el fármaco de Amgen para tratar la osteoporosis que llegará a las farmacias españolas en dos meses, y de ‘Valdoxan’ (agomelatina), el antidepresivo de Servier, ya disponible en España.

Así lo han explicado esta mañana en rueda de prensa el doctor Santiago Palacios, director del Instituto Palacios de Salud de la Mujer; el ginecólogo del Hospital de Cruces (Baracaldo, Vizcaya) José Luis Neyro, y la psiquiatra Marina Díaz-Marsá.

El doctor Neyro ha hablado de osteoporosis, un problema que afecta a unos dos millones de mujeres en el mundo, sin que muchas de ellas lo sepan, y que es causa de fracturas en entre el 35 y el 40 por ciento de las mujeres mayores de 50 años.

Según este ginecólogo, a pesar de que las fracturas osteoporóticas provocan cuatro veces más muertes que el cáncer de mama, más del 60 por ciento de las pacientes en riesgo abandonan su tratamiento en el primer año.

«Denosumab abre una nueva vía para tratar la osteoporosis, pues actúa bloqueando el mecanismo que hace perder masa ósea con la administración de dos inyecciones anuales que la mujer se puede administrar, mejorando la adherencia», señala.

Más de cinco años de ensayos con este nuevo fármaco, aprobado ya para su comercialización en Europa y Estados unidos, han demostrado que logra reducir en un 68 por ciento las fracturas vertebrales y un 40 por ciento las de cadera.

«Los resultados de denosumab, un anticuerpo monoclonal que actúa como inhibidor de ligando del RANK (RANK-L), demuestran es el tratamiento más eficaz de la osteoporosis», apunta Neyra, quien atribuye a ‘Prolia’ un buen perfil de seguridad.

Las pacientes que pueden beneficiarse de ‘Prolia’ son aquellas con osteoporosis diagnosticada –a través de una densitometría o porque ha sufrido una fractura– con alto riesgo de fractura y aquellas mujeres que lleven entre ocho y 10 años de tratamiento y necesiten cambiar de tratamiento por algún motivo.

MEJORAR EL ÁNIMO, SENTIRSE ACTIVO

Por su parte, la doctora Díaz-Marsá ha hablado sobre depresión, una enfermedad que afecta el doble a las mujeres que a los hombres, con una prevalencia para ellas situada entre el 10 y el 25 por ciento y para ellos entre el 5 y el 10 por ciento.

También es mayor en las mujeres la probabilidad acumulada de sufrir una depresión antes de los 80 años, de casi un 50 por ciento frente al 26 por ciento de los hombres. No en vano, el cerebro masculino tiene un 52 por ciento más de serotonina que el femenino, por lo que la medicación debe ser distinta por sexos.

Esta psiquiatra ha destacado los beneficios de agomelatina, un fármaco ya disponible en las farmacias españolas desde hace un año y medio que, además de actuar sobre los neurotransmisores, ayuda a mantener o mejorar los ritmos circadianos, aumentando los niveles de serotonina, dopamina y noradrenalina.

Así no sólo mejora el estado de ánimo desde la primera semana de tratamiento –algo que lo diferencia del resto de antidepresivos–, también mejora la alerta diurna, restituyendo «la capacidad de estar activo» al paciente. Ocho de cada 10 pacientes que toman agomelatina siguen sin recaídas a los 10 meses de tratamiento.

Pueden beneficiarse de este nuevo fármaco las mujeres que han sufrido un primer episodio de depresión y aquellas que estén en tratamiento, pero quieran cambiar de fármaco para evitar la disfunción sexual, un problema que se evita con ‘Valdoxan’.

La osteoporosis es cuatro veces más mortal que el cáncer de mama

Las fracturas que causa la osteoporosis, una enfermedad crónica que afecta a 2,5 millones de mujeres españolas, matan cuatro veces más que el cáncer de mama.

Así lo ha señalado hoy el doctor José Luis Neyro, ginecólogo del Hospital Universitario de Cruces de Baracaldo (Vizcaya), durante la presentación del 11º Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer, en cuyo marco se va a presentar un nuevo fármaco que previene hasta un 68% las fracturas vertebrales por osteoporosis y un 40% de las de cadera.

Este fármaco, que ya ha sido aprobado por la Unión Europea, está pendiente de negociación de precio y reembolso en España por parte del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, aunque podría ponerse a la venta en las farmacias dentro de un par de meses, ha señalado el doctor Neyro.

El Denosumab es un anticuerpo monocional -el primero totalmente humano de toda la historia de la medicina- que abre una nueva vía al bloquear el mecanismo que desencadena la pérdida de masa ósea.

Durante el congreso, que se celebrará hasta el próximo viernes organizado por el Instituto Palacios, se repasarán las novedades del último año respecto a enfermedades que afectan principalmente a las mujeres.

Así, el ictus, que es la primera causa de muerte de la mujer española, será abordado en una de las jornadas del Encuentro, ha señalado el doctor Palacios, quien ha destacado que cada seis minutos se detecta un ictus en nuestro país.

Una de cada siete españolas fallece por esta afección y del total de 125.000 nuevos casos diagnosticados cada año, un tercio muere, otro los supera con secuelas y solo una de cada tres se recupera satisfactoriamente.

La depresión, que afecta al doble de mujeres que hombres, también será otro de los temas de debate, ha explicado Marina Díaz Marsá, psiquiatra del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Esta doctora ha señalado que la probabilidad de sufrir una depresión antes de los 80 años es también mayor en mujeres que en hombres, con una incidencia del 49,9% y del 25,8%,

FUMAR ADELANTA EN 4 Ó 5 AÑOS LA EDAD DE APARICIÓN DE LA MENOPAUSIA

Más de 450.000 mujeres en el País Vasco, más de 250.000 en Vizcaya, tienen 50 años o más, edad de aparición de la menopausia


Además, el hábito tabáquico incrementa un 250 % el riesgo de padecer cáncer de cérvix y es uno de los factores responsables de que las mujeres estén padeciendo enfermedades tradicionalmente masculinas, como el cáncer de pulmón o los eventos cardiosvasculares

El 95% de las mujeres que padece cáncer de cérvix no se había hecho nunca una citología

Ginecólogos y expertos de otras especialidades, como psiquiatras, reumatólogos, internistas y médicos de Atención Primaria del País Vasco, se reunirán en Bilbao, por octavo año consecutivo, para revisar las incidencias del diagnóstico y tratamiento de los síntomas y patologías asociadas a la menopausia

La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia, realiza anualmente cursos de formación continuada en diferentes provincias españolas respondiendo a su objetivo de formar a los especialistas en salud de la mujer

Bilbao, 25 de febrero de 2011.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el número de mujeres fumadoras se triplicará en la próxima generación superando los 500 millones. Conocidas son ya las consecuencias del tabaco a la hora de incrementar el riesgo de padecer enfermedades respiratorias, cardiovasculares o cáncer, “pero además, la mujer debe saber que fumar provoca peor calidad ovocitaria, lo que a su vez redunda en peor calidad embrionaria y, por tanto, disminuye la fertilidad. Asimismo, fumar adelanta la edad de la menopausia hasta en cuatro o cinco años y motiva la disminución de estrógenos, lo que también provoca atrofia genital”, explica el doctor José Luis Neyro Bilbao, experto ginecólogo del Hospital de Cruces y Magíster en Bioética y coordinador por octavo año del Curso de Formación Continuada en Climaterio y Menopausia, que la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) celebrará hoy en la capital vizcaína. Seguir leyendo FUMAR ADELANTA EN 4 Ó 5 AÑOS LA EDAD DE APARICIÓN DE LA MENOPAUSIA

LA MENOPAUSIA PRECOZ

(artículo publicado en el Blog «Ella y el abanico»)

La menopausia precoz o temprana o fallo ovárico prematuro es algo importante para la mujer, porque puede influir en la planificación familiar por una lado, y por otro, la falta de hormonas femeninas por un período de tiempo tan prolongado trae consecuencias para la salud, principalmente en enfermedad cardiovascular y osteoporosis. Por eso quisimos trasladarle ciertas inquietudes a un especialista en el tema como lo es el Dr. José Luis Neyro*, quien es autor, conjuntamente con Miguel Ángel Elorriaga del libro FALLO OVÁRICO PREMATURO de la Editorial Médica Panamericana publicado a finales de 2008 (editado por el Grupo de Interés en Endocrinología Ginecológica – GIEG de la Sociedad Española de Fertilidad – SEF).. Agradecemos públicamente al Dr. Neyro brindarnos estas explicaciones:

¿Cuándo hablamos de menopausia precoz?

Se ha señalado in extenso al hablar sobre la fisiología del envejecimiento ovárico que la mujer al nacimiento presenta un número de folículos suficientes como para llegar a los 50 años con función ovárica conservada, por regla general. Recordemos que a las 6 a 8 semanas de gestación, se producen los primeros signos de diferenciación ovárica con la rápida multiplicación mitótica de las células germinativas, alcanzando la cifra de 6 a 7 millones de ovogonias entre las 16 y 20 semanas de amenorrea. A partir de ese momento su número desciende hasta el nacimiento de una forma rápida. Así, poco después, hacia la semana 25ª comienza un proceso de atresia* de estas células, de manera que al nacer, solo quedan en el ovario de 1 a 2 millones de ovogonias. La atresia continúa durante la infancia y pubertad y, al llegar la menarquia sólo quedan 300 o 400.000, de las cuales en cada ciclo menstrual unas 1.000 inician un desarrollo folicular y sólo una ovula, atresiándose las restantes.

Según esta secuencia normal de desarrollo, el concepto de Fallo Ovárico Prematuro sería el cese de la menstruación por el agotamiento folicular del ovario, o en el caso de persistencia de folículos, que éstos no sean sensibles a niveles elevados de gonadotropinas a edades previas al cese normal de la función ovárica alrededor de la  menopausia natural.

La primera definición concreta de Fallo Ovárico Prematuro lo explicaba como el cese no fisiológico de la menstruación antes de los 40 años y después de la menarquia espontánea; se trata de una amenorrea secundaria con un perfil hormonal de hipogonadismo hipergonadotrópico. Estas pacientes presentan una historia menstrual que incluye una menarquía normal, seguida de periodos regulares, para iniciar tras varios ciclos oligomenorreicos una amenorrea larga y duradera.

¿Es algo importante para la salud de la mujer?

Importantísimo pues el hipoestronismo consecutivo al Fallo Ovárico Prematuro proporciona el inicio del envejecimiento….anticipado diez o quince o veinte años en la mujer que lo sufre. De ahí la necesidad imperiosa de seguir tratamiento hormonal hasta que lleguen los 50 o 52 años, momento en el que le debiera haber tocado el cese de la actividad de los ovarios de forma natural.

¿En la actualidad se presenta con más frecuencia?¿Cuáles son las razones?

Fallo Ovárico Prematuro (FOP) es un síndrome complejo producido por múltiples causas que ocasionan la desaparición progresiva de los folículos ováricos o la falta de respuesta de éstos a los estímulos hormonales gonadotrópicos normales. Muchas veces, el problema surge durante el desarrollo embrionario del ovario y otras, por factores externos. En este tema, por lo tanto, nos encontramos con el mismo problema de confusión que cuando abordábamos la definición y la terminología; los datos y las cifras variarán dependiendo de qué cuadros se incluyan en el término de FOP.

Se trata de un problema relativamente frecuente que afecta aproximadamente al 1-4% de las mujeres en edad fértil (Anasti JN, 1998).

¿A qué síntomas debe estar alerta la mujer y hacer la consulta médica?

De acuerdo con las precisiones realizadas hasta aquí, la clínica del cuadro de Fallo Ovárico Prematuro variará según las entidades que agrupemos bajo ese epígrafe. El primero y más común de todos los síntomas del FOP es la aparición de irregularidades menstruales. A veces podemos relacionar en la mujer joven (< 40 años), los períodos irregulares o incluso la falta de los mismos (amenorrea) con el estrés, pero en realidad el ciclo menstrual es una señal importante del estado de salud de la mujer y su falta, acompañado de otros síntomas, deben hacernos sospechar un FOP.

La Terapia con estrógenos solos (TE) reduce la incidencia de cáncer de mama

El brazo terapéutico con «estrógenos solos» del Women’s Health Initiative evidencia una menor incidencia de cáncer de mama que el grupo que recibió placebo.

Un abstract (resumen de una comunicación cioentífica a un congreso) presentado en el San Antonio Breast Cancer Symposium revela que el uso sin oposición de estrógenos conjugados (estrógenos solos) en mujeres posmenopáusicas reduce la incidencia del cáncer de mama (concretamente, la referencia bibliográfica es Ragaz J, et al. Dual estrogen effects on breast cancer: endogenous estrogen stimulates, exogenous estrogen protects. Further investigation of estrogen chemoprevention is warranted) Presentado en The 33rd Annual San Antonio Breast Cancer Symposium; Dec. 8-12, 2010; San Antonio (Texas, US), abstract number 1410.
Mientras que los estrógenos endógenos (es decir, estrógenos producidos por los ovarios y otros tejidos) tienen un conocido efecto como promotor carcinógeno, la terapia hormonal (TH) utilizando estrógenos solos (estrógenos exógenos) proporciona un efecto protector reduciendo el riesgo del cáncer de mama, de acuerdo con resultados del estudio WHI presentado en la 33ª Anual CTRC-AACR San Antonio Breast Cancer Symposium, celebrada los días 8-12 de Diciembre.

«Al contrario de lo que se pensaba, los datos muestran que para mujeres seleccionadas, la terapia hormonal con estrógenos solos no sólo es segura, sino potencialmente beneficiosa para el cáncer de mama, así como por muchos otros aspectos de la salud de la mujer”, comentó el investigador Joseph Ragaz, MD, médico oncólogo y profesor clínico de la Facultad de Medicina, School of Population and Public Health de la University of British Columbia, Vancouver, BC, Canada.

Estos datos ponen en perspectiva de los médicos y de las mujeres el papel de los estrógenos en el cáncer de mama. Los datos, que se basan en un nuevo análisis del WHI (Women’s Health Initiative), indican que existe un subgrupo de mujeres histerectomizadas, ésto es sin útero, que no tienen un mayor riesgo o incidencia de cáncer de mama durante el uso de estrógenos conjugados para los síntomas menopáusicos. Encontraron que las mujeres sin historia previa de enfermedad benigna mamaria tenían un 43% de reducción del riesgo de cáncer de mama con estrógenos (HR = 0,57; IC 95%, 0,51-0,78), las mujeres sin antecedentes familiares con un pariente de primer grado con cáncer de mama tenían una reducción del riesgo del 32% (HR = 0,68; IC 95%, 0.50-0.92) y las mujeres sin uso previo de hormonas tenían un 35% de disminución del riesgo (HR = 0,65; IC 95%, 0,46-0,92). Globalmente, las más de 10.000 participantes tuvieron una reducción del 20% en el riesgo de cáncer de mama, una reducción que se acercó a la significación estadística.

Hay mujeres que no tienen factores de riesgo de cáncer de mama y que no incrementan su riesgo de cáncer de mama por el uso de la terapia con estrógenos sin oposición. El reciente re-análisis de los datos del WHI es tranquilizador para las mujeres y los médicos ya que informa de que las mujeres con bajo riesgo de cáncer de mama no aumentan la incidencia de cáncer de mama durante el uso de terapia con solo estrógenos conjugados.

Los llamados factores de riesgo y la incidencia de cáncer de mama son importantes para decidir quién puede o no usar la terapia hormonal. Los factores de riesgo son utilizados para prescribir el uso de muchos medicamentos. La relación riesgo-beneficio para las mujeres que son candidatas para la terapia hormonal es sólo uno de ellos. Algunos factores de riesgo para el cáncer de mama son bien conocidos e incluyen un historial de cáncer de mama en un pariente de primer o segundo grado (madre o hermana, tía o abuela paterna), especialmente si existe evidencia de mutaciones BRCA-1/2, una mayor densidad mamográfica, radioterapia torácica, obesidad, consumo de alcohol e inactividad física. Los factores que reducen el riesgo de la mujer de cáncer de mama también se incluyen en la toma de decisiones; una edad temprana en el primer embarazo a término, la lactancia materna a largo plazo, el ejercicio y no tener antecedentes de enfermedad fibroquística mamaria se asocian con un riesgo reducido de cáncer de mama.

Estos hallazgos apoyan el posicionamiento de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) en que cualquier decisión sobre el uso de la terapia hormonal se base en una evaluación de los riesgos y beneficios individuales. Este web ha venido defendiendo hace ya muchos años esa posición de individualización de los riesgos en base a análisis personalizados. Estos son diferentes para cada mujer, por lo que la decisión sobre el uso de hormonas se debe tomar después de evaluar los riesgos y beneficios, y las discusiones posteriores entre una mujer y su médico.

Publicaciones previas del WHI indicaron un aumento en la incidencia de cáncer de mama en mujeres con útero intacto que utilizaron terapia E+P. De hecho, se atribuyó a la drástica caída en el uso de terapia hormonal posmenopáusica la sustancial disminución de la incidencia del cáncer de mama en algunos países (aunque no en todos). Tampoco se tuvo en cuenta en ese análisis que a muchos centenares de miles de mujeres a las que se retiró la THS por ese motivo, al tiempo se les empezó a tratar con SERM (moduladores selectivos de los recpetores de esstrógenos) como Raloxifeno (en España, Evista u Optruma), que ya se ha sdemostrado que reducen drásticamente el riesgo de sufrir cáncer de mama.

Por otro lado, otros datos indican que el uso de estrógenos solos, especialmente si se inicia en mujeres histerectomizadas menores de 60 años, puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama. Esta conclusión, si bien extremadamente publicitaria, debe servir para que se intensifique la investigación en el nuevo papel de los estrógenos (exógenos, no los propios de cada mujer…)como un agente protector frente al cáncer de mama.