Por primera vez en muchas décadas, cae la esperanza de vida tras CoVID19

Desde la segunda guerra mundial, de forma inexorable solo cuestionada por la gran epidemia de SIDA (pandemia en realidad y que aún permanece entre nosotros), la esperanza de vida media de la población humana seguía aumentando de manera continua y en todos los lugares del mundo, incluso en los países más desfavorecidos (como ya contamos en este mismo blog en https://www.neyro.com/2015/01/16/envejecemos-todos-la-esperanza-de-vida-mundial-ha-aumentado-seis-anos-desde-1990/). Llevábamos más de treinta años de aumento de esas cifras y llegó un nuevo protagonista, con alardes de pretender ser primera figura, y todo lo trastocó.

Al principio sabíamos poco o nada, porque realmente era totalmente nuevo y no poco esperado (muchos científicos nos habían avisado de que antes o más tarde una gran pandemia se extendería por doquier repartiendo dolor y muerte), revelaba pronto que se iba a hacer con el comando del mundo (ver en https://www.neyro.com/2020/03/09/un-virus-nuevo-el-coronavirus-2019-ncov/). Pues bien, ahora, apenas poco más de un año y medio más tarde conocemos que la esperanza de vida se ha acortado nada menos que en 1,5 años en 2020 debido a la pandemia CoVID19, pero, eso sí, exponiendo marcadas disparidades que provocaron la muerte de afroamericanos e hispanos en tasas mucho mayores que las de los caucásicos, al menos en los Estados Unidos.

El hecho central que aquí comentamos es que la esperanza de vida en los Estados Unidos se redujo a medida que la pandemia CoVID19 azotaba al país, exponiendo las marcadas disparidades que provocaron la muerte de afroamericanos e hispanos a tasas mucho más altas que las de los blancos, como señalamos arriba. Solo daremos dos datos para enmarcar el tema:

  • En Chicago negros son sol un 1/3 de la población, pero constituyen el 72% de los muertos por la enfermedad.
  • En el Bronx (uno de los cinco grandes barrios de NY), el riesgo de contraer CoVID19 es similar al de otros barrios de la ciudad, pero el riesgo de morir es 2 veces mayor.

Así, la esperanza de vida al nacer en todos los estadounidenses cayó de 78,8 años en 2019 a 77,3 el año pasado, según la información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de USA (CDC de Atlanta). Y además esa reducción fue a todas luces desigual; veamos:

  • Entre los estadounidenses blancos se redujo de 78,8 a 77,6 años, una caída de 1,2 años (retrocediendo hasta las cifras de 2002).
  • Entre los hispanoamericanos se redujo de 81,8 a 78,8 años, un descenso de 3,0 años (ídem a las de hace 15 años, primer año de recogida del dato sociológico).
  • Entre los estadounidenses negros se redujo de 74,7 a 71,8 años, una disminución de 2,9 años (hasta las de 2000).

Ya existían diferencias previas a esta pandemia pues solo en 2019, los estadounidenses blancos vivieron un promedio de 4.1 años más que los estadounidenses negros. En 2020 esa brecha aumentó a 5,8 años. En general, la esperanza de vida de Estados Unidos se redujo mucho más abruptamente que en cualquier otro momento desde la II Guerra Mundial, incluyendo los peores años del SIDA entre 1980 y 1990, por ejemplo.

Lo decíamos al comienzo: la esperanza de vida en los países desarrollados ha aumentado constantemente durante décadas, impulsada en parte por la disminución de las tasas de mortalidad por enfermedades cardíacas y pulmonares crónicas y, sobre todo, en los últimos años por las mejoras en la detección y el tratamiento del cáncer. Pero Estados Unidos se ha ido quedando atrás, ya que estos avances han sido borrados en gran medida por la epidemia de opioides (extendida al salir de la cobertura sanitaria muchos trabajadores que perdían su empleo y se lanzaban al consumo ilegal, por falta de cobertura de los analgésicos «legales» entre otros factores…), por enfermedades hepáticas y muertes por diabetes, y en los últimos años por un aumento de los homicidios, que todo ayuda.

A lo largo de 2020, el efecto CoVID19 se convirtió en la tercera causa principal de muerte en USA, causando el 74% de la caída en la esperanza de vida. Un aumento del 30% en las muertes por sobredosis provocó otro 11% de la caída. El resto se debió principalmente al aumento de las muertes por diabetes, enfermedades hepáticas y homicidios. La brecha en la esperanza de vida entre USA y 16 países pares ha crecido desde 2018 de 1.9 a 4.7 años (ver los datos originales en https://www.bmj.com/content/363/bmj.k5118).

La pandemia golpeó duramente a las comunidades negras en sus inicios, pero los datos muestran que los hispanoamericanos finalmente estuvieron aún más expuestos. Pocos podían trabajar desde casa y muchos dependían del transporte público o vivían en hogares multi-generacionales. Los latinos han tenido durante mucho tiempo una mayor esperanza de vida que sus compatriotas blancos, desafiando los predictores socioeconómicos de la salud en lo que los demógrafos han llamado la paradoja latina. Pero esa ventaja se borró en su mayoría en 2020. Este año abarcó solo 364 000 de las aproximadamente 626 000 muertes por CoVID19 en los USA. Los casos ahora están aumentando a medida que se afianza la variante delta, y las muertes están aumentando por primera vez desde enero, y se concentran en gran medida entre las personas no vacunadas.
Para ubicar al lector más despistado, diremos que la llamada Delta es una variante identificada en India (B.1.617.2), su variante es ahora la variante de CoVID19 más común en USA. Se propaga potencialmente más fácilmente que otras variantes. Las investigaciones han demostrado que se propaga fácilmente en entornos de deportes de interior y hogares. Esta variante también podría reducir la eficacia de algunos tratamientos con anticuerpos monoclonales y los anticuerpos generados por una vacuna CoVID19. Es más, en el momento de redactar esta noticia (que todo se queda obsoleto muy r´
apido en este segundo año de pandemia, en el comienzo de agosto 2021), muchos países del mundo (Alemania, Uruguay, Turquía…) de manera abierta y decidida y potros aún tímidamente (España entre ellos, México o la misma UK…) hablan de la necesidad de una tercera dosis para reforzar la inmunidad conseguida.

Pero volvamos a nuestra reflexión; esos cambios señalados podrían provocar un cambio en el equilibrio étnico y racial de las víctimas de la pandemia. Aunque las poblaciones negras e hispanas se quedaron rezagadas en la aceptación de vacunas durante 2020 (cuando aún no disponíamos de ellas), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (los CDC de Atlanta) han registrado recientemente un aumento en las vacunas en ambos grupos. Hasta el mes de julio 2021, solo el 15% de las personas vacunadas hasta ahora en la pandemia eran hispanas, pero esto ha aumentado al 29% de las personas vacunadas en las últimas dos semanas (de acuerdo a los datos comprobables en https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/distributing/demographics-vaccination-data.html)

Los estadounidenses blancos han perdido su liderazgo anterior en la adopción de vacunas y rápidamente se están quedando atrás. Constituyen el 61% de la población, pero representan el 59% de las personas que han recibido al menos una dosis y solo el 42% de las vacunadas en las últimas dos semanas.Y es que en contra de la aplastante lógica que aconsejaría seguir criterios científicos a la hora de decidir vacunarse, es la lealtad política al partido, con mucho, el predictor más fuerte de la actitud de los estadounidenses hacia la vacunación. Entre los demócratas, el 86% ha recibido al menos una dosis y solo el 2% dice que definitivamente rechazará la vacuna. Entre los republicanos, el 52% ha recibido al menos una dosis y el 23% dice que definitivamente se negará (así no se extrañará de la foto previa, estimado lector).

image.png
En nuestro blog, una vez más volcado en la pelea (intelectual, pero decidida) contra los antivacunas hace bien poco tiempo tratábamos este tema e incluso aportábamos pautas de comportamiento para abrir el debate y dialogar con argumentos de peso de acuerdo a la «regla de las 5C» (el lector interesado puede verlo en https://www.neyro.com/2021/07/08/enfocando-la-pelea-dialectica-contra-los-antivacunas-mientras-las-vacunas-salvan-sus-vidas/). Seguiremos informando..

2 comentarios sobre “Por primera vez en muchas décadas, cae la esperanza de vida tras CoVID19”

  1. Estimado Master: hoy me gusto mucho verlo aconsejándonos a todos y más a la expositora R2 en TEC SALUD .
    NO quise participar por darle su lugar a quien lo ameritaba, solo como comentario del tema : No es lo mismo sexualidad que sexo.
    Para lo segundo diría. Que debes tener en tu buró? y a quien debes tener a tu lado? Ese es el mero bueno , los otros importantes para tener una vulva saludable , desde luego una palabra poética, suculenta.

    Un abrazo
    oscar.

    1. Ciertamente, mi estimado Oscar, querido colega, es usted un gran profesional además de un caballero….

      Pero lo que indudablemente no puede evitar es ser un gran poeta….

      Efectivamente no es lo mismo sexo que sexualidad, efectivamente no es lo mismo en función sexual que actividad sexual, pero en apenas 20 o 30 minutos no se pueden tocar todos los temas, sino solamente apuntar algunas direcciones sobre cómo abordar de forma lo más holística posible el asunto de la sexualidad durante el climaterio.

      Y mi función específica como asesor de la sesión clínica en mi categoría de profesor asociado del TecSalud de Monterrey, no es otra cosa sino asesorar y sugerir más que imponer mis propios criterios científicos, de tal manera que la residente de segundo año se acostumbre a las búsquedas bibliográficas, se sienta cómoda escudriñando la bibliografía y sea capaz de compartir con sus compañeros una presentación que, sin duda ninguna, no olvidará en los próximos años….

      Si hemos conseguido, además, estimular la posibilidad de hacer un estudio de investigación con todos los residentes de segundo año, será un exitazo.

      Esperemos seguir contando siempre con su estimable colaboración doctor de la Garza, porque el apoyo de personas tan experimentadas nos ayuda de forma extraordinaria…

      Muchas gracias por su atención y por sus comentarios hoy!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *