Influencia de los estrógenos por vía vaginal en la calidad de la microbiota tras la menopausia.

Nos hemos tenido que reconvertir, en la medida que los avances científicos nos enfrentaban (mucho más bruscamente de lo que sería necesario para una correcta adaptación) a la realidad más cruda, al hecho incontrovertible de que la salud vaginal es un asunto muy serio que dificulta la vida de muchas mujeres cuando está deteriorada, que va más allá de la propia salud sexual, que trasciend las propias relaciones sexuales y que es capaz de alterar la calidad de vida, por ejemplo, de muchas mujeres supervivientes de distintos cánceres con todos los problemas añadidos a los tratamientos antineoplásicos. Vaya esto por delante con el recuerdo de una noticia que colgamos en su día (ver en https://www.neyro.com/2020/05/11/las-pacientes-en-tratamiento-anti-hormonal-por-cancer-pagan-un-gran-tributo-en-salud-vaginal/) para enlazar con el tema que queremos tratar hoy.

El contexto general es que muchas mujeres, en realidad más de la mitad de todas las posmenopáusicas informan diversos síntomas de malestar vulvar, vaginal o urinario con un impacto sustancial en la función sexual y la calidad de vida; Los mecanismos subyacentes que conducen a los síntomas no se conocen bien y los tratamos de explicar en su día cuando informamos del llamado Síndrome genitourinario de la Menopausia (el lector puede profundizar en el tema en https://www.neyro.com/2016/09/02/la-menopausia-patologica-engloba-el-nuevo-sindrome-genitourinario/).

Ya adelantábamos entonces que la regeneración vaginal, devolver la vagina y su entorno al nivel de fisiología (que no debiera haber abandonado nunca de haber sido bien cuidada…) pasaba por unas atenciones que trascendían a las hormonas, con ser importantes en el tema (ver en https://www.neyro.com/2016/02/19/la-regeneracion-vaginal-como-tratamiento-del-sindrome-genitourinario-de-la-postmenoapusia/). Pues bien, para examinar la posibilidad de que la microbiota vaginal y/o la respuesta inmunitaria de las mucosas contribuyan a la gravedad de los síntomas vaginales molestos, se ha realizado un subestudio de muestras de un ensayo aleatorio de tratamiento vaginal para el síndrome genitourinario de la menopausia para comparar estas características entre mujeres cuyos síntomas mejoraron y mujeres cuyos síntomas no mejoraron.

El estudio original puede encontrase en https://www.ajog.org/article/S0002-9378(21)00151-4/pdf y se tituló «Association between postmenopausal vulvovaginal discomfort, vaginal microbiota, and mucosal inflammation»; fue publicado en marzo de este 2021 en el American Journal of Obstetrics and Gynaecology (el órgano oficial de expresión del colegio USA de ginecólogos y obstetras); la primera firmante, perteneciente al Vincent Center for Reproductive Biology, Massachusetts General Hospital, Boston, MA, fue la Dra.Caroline M. Mitchell. En la imagen la portada de la revista de ese mes de marzo que comentamos.

En realidad, este es un análisis secundario de muestras recolectadas en un ensayo aleatorizado de 12 semanas de tratamiento con estradiol vaginal o un humectante o hidratante vaginal versus placebo para síntomas post-menopáusicos moderados o severos de malestar vaginal. Los autores, seleccionaron al azar a 20 mujeres en cada brazo con una disminución de ≥2 puntos en la gravedad de los síntomas más molestos (respondedores) y 20 controles emparejados con una disminución de ≤1 punto (no respondedores). A las 0, 4 y 12 semanas, caracterizaron la microbiota vaginal (secuenciación del gen del ARN ribosómico 16S), los metabolitos del fluido vaginal (perfil metabolómico de base amplia), los marcadores inmunitarios solubles en el fluido vaginal (Meso Scale Discovery), el pH o grado de acidez y el índice de maduración vaginal.
Aunque algunas de las cuestiones metodológicas puedan parecer muy técnicas, es preciso extenderse un poquillo en sus pormenores, toda vez que la investigación científica se basa en una adecuada metodología de trabajo; por eso es que insistimos y no es para mortificar al lector de la noticia… Luego, los autores compararon a las que respondieron con las que no respondieron al inicio y en todas las visitas, utilizando modelos lineales mixtos para evaluar las asociaciones con la microbiota, los metabolitos y los marcadores inmunes, incorporando la visita y los efectos aleatorios específicos de  cada participante mientras se controlaba el brazo de tratamiento.

Aquí, la edad media de las mujeres era de 61 años (n = 120) y la mayoría de las mujeres (92%) eran blancas. En el momento de la realización del estudio, no se observaron diferencias significativas entre los que respondieron y los que no respondieron en cuanto a la edad, el tipo o gravedad de los síntomas más molestos, la composición o diversidad de la microbiota, la dominancia de Lactobacillus, el metaboloma o los marcadores inmunes.

Hubo una disminución significativa en la diversidad de la microbiota vaginal tanto en respondedores como en no respondedores (p <0,001) durante 12 semanas. Aunque este cambio no difirió según el estado de respuesta, la diversidad se asoció con el brazo de tratamiento: más mujeres en el brazo de estradiol (63%) tenían comunidades bacterianas de menor diversidad y dominantes de Lactobacillus que las mujeres en la crema hidratante (35%) o placebo doble (23 %) brazos (p = 0,001) a las 12 semanas. El metaboloma, el índice de maduración vaginal y los marcadores inmunitarios medidos no se asociaron con el estado de respuesta durante las 12 semanas, pero variaron según el brazo de tratamiento.

La gravedad de los síntomas vaginales post-menopáusicos no se asoció significativamente con la microbiota vaginal o los marcadores inflamatorios de las mucosas en este pequeño estudio. Las mujeres que recibieron estradiol vaginal experimentaron una mayor abundancia de lactobacilos y un pH vaginal más bajo al final del tratamiento. Incluso con bastante anterioridad, ya habíamos comentado la eficacia del tratamiento hormonal vaginal para el mantenimiento incluso de una buena calidad local y con mejora de la sintomatología urinaria… (ver en https://www.neyro.com/2020/12/11/el-tratamiento-hormonal-de-la-vagina-permite-mejorar-el-microbioma-de-la-vejiga-urinaria-en-la-urgencia-miccional/) Seguiremos informando….

2 comentarios sobre “Influencia de los estrógenos por vía vaginal en la calidad de la microbiota tras la menopausia.”

  1. Muchas gracias estimada Isoflavonas…

    Si lo desea puede suscribirse (de manera totalmente GRATUITA) a nuestro web y recibir puntualmente cada nueva noticia en su email…

    Apenas con indicarlo arriba a la izda en donde dice SUSCRIBIR

    Estamos a su entera disposición!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *