Parir por cesárea el primer hijo tiene consecuencias en la duración del siguiente embarazo.

Si hay alguna circunstancia que desata el temor de prácticamente todas las mujeres es la incertidumbre del nacimiento cuando transcurre el embarazo; sobre manera cuando la gestante está en su primer embarazo. Se agolpan las preguntas: ¿cómo será al final?, ¿seré capaz de aguantar el dolor?, ¿terminarán haciéndome una cesárea?. No hay forma de asegurar durante la gestación todo ello de manera definitiva. Tan es así que incluso, como casi todo en medicina, la propia OMS (Organización Mundial de la Salud) revisa periódicamente cómo lo vamos haciendo en la ginecología de todo el mundo y corrige sus estándares sobre el asunto (ya lo contamos en https://www.neyro.com/2016/02/15/la-oms-corrige-su-tasa-ideal-de-cesareas-y-sugiere-un-19-del-total-de-nacidos-vivos/)

Poco a poco, en casi todo el mundo, pero de manera muy notable en toda Latinoamérica, la tasa de cesáreas va aumentando y cada vez más la ginecología en general va tomando consciencia de que terminar una gestación mediante un parto vaginal o una cesárea no son en absoluto la misma cosa y que la recuperación de la madre es distinta y por lo tanto, precisa diferente asistencia (nos ocupamos de ello en https://www.neyro.com/2020/11/09/estamos-obligados-a-mejorar-la-recuperacion-de-la-mujer-tras-sufrir-una-cesarea/)

En otro orden de cosas, al albur de lo que esta vida nos ha sido cambiada por la pandemia, también nos planteamos si nacer por cesárea de alguna manera alteraba los resultados pernitales y fruto de esa preocupación comentamos en su día ese pormenor en https://www.neyro.com/2020/07/03/peores-resultados-perinatales-si-el-parto-es-por-cesarea-en-covid19/

En parecido sentido, ahora se acaba de publicar un interesante estudio titulado » Caesarean birth and risk of subsequent preterm birth: a retrospective cohort study» que incide un poco más en algunos aspectos parciales sobre las consecuencias de las cesáreas en las mismas mujeres que las padecen. El primer firmante del estudio que comentamos fue C Williams del Tommy’s Centre for Maternal and Fetal Health, MRC Centre for Reproductive Health, Queen’s Medical Research Institute, University of Edinburgh, Edinburgh, UK y se puede leer en el original en https://obgyn.onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/1471-0528.16566 de cuya portada reproducimos ahora una imagen.
image.png
Se trata de un estudio retrospectivo en el que se investigó el riesgo de parto prematuro espontáneo y médicamente indicado asociado con el modo de nacimiento en embarazos a término anteriores. La población del estudio consistió en un total de 16.340 mujeres (el elevado número hace que el estudio además de interesante adquiera el adjetivo de importante…), con dos primeros partos únicos consecutivos y el primer parto a término. Los autores completaron una herramienta del Servicio Nacional de Ética en Investigación, que les indicó que no se requería una revisión ética completa (número de IRAS 283966).
El objetivo primario del estudio de investigación fue valorar la incidencia de parto prematuro espontáneo y parto prematuro médicamente indicado a menos de 37 semanas de gestación después del parto a término, en relación con el modo de nacimiento de ese primer embarazo. Se hizo un análisis por subgrupos según la dilatación cervical que la mujer presentaba en el momento del primer parto por cesárea.
En comparación con el parto vaginal, el parto por cesárea de emergencia con dilatación completa se asoció con un aumento en el parto prematuro espontáneo (2,3% con parto vaginal vs. 4,5% son cesárea con dilatación completa; odds ratio 3,29; IC 95% 2,02-5,13; p < 0,001). No solo eso, sino tanto la cesárea electiva, como la cesárea de urgencia con una dilatación <4 cm y la cesárea de urgencia con una dilatación de 4 a 9 cm se asociaron con un aumento de los partos prematuros indicados por el médico (0,8% con partos vaginales vs. 1,9% con cesáreas electivas, 3,3% con cesáreas <4 cm, 1,3% con cesárea 4-9 cm; p < 0,01 en todas las comparaciones).

En resumen, querido lector, todo en la vida tiene consecuencias y no siempre las deseadas; en estos temas, los autores concluyen que la cesárea a término en la primera etapa del trabajo de parto o antes del trabajo de parto se asocia con un posterior parto prematuro médicamente indicado. La cesárea a término en la segunda etapa del trabajo de parto se asocia con el parto prematuro espontáneo. Nuevamente la revisión pormenorizada de lo que hacemos cada día, nos ofrece nuevas necesidades de reflexión sobre nuestras actitudes y máxime en unos tiempos que condicionan cada vez más las actuaciones de los médicos en algo tan (supuestamente) natural como nacer. Seguiremos informando…

2 comentarios sobre “Parir por cesárea el primer hijo tiene consecuencias en la duración del siguiente embarazo.”

  1. Muchas gracias Dra. Sari, querida colega….

    Sobre todo por la amabilidad de su entrevista en el XXV congreso de la Sociedad Dominicana de Ginecología y Obstetricia de Punta Cana de este pasado julio 2021 y por su puntual seguimiento en redes sociales.

    Me alegra mucho verle por estos lares de mi blog.

    Estaré pendiente de ver la entrevista y su edición final.

    Seguro que le ha quedado muy bien…

    De momento la coloco en este enlace por si nuestros seguidores desean seguirla…

    Está en https://www.youtube.com/watch?v=U3urEqEuWz8

    Muchas gracias y siempre honrado por el honor que me hizo de contar conmigo para su canal de salud femenina.

    Seguiremos en contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *