Vacunación durante la lactancia y Anticuerpos frente a CoVID19 en la leche materna.

Múltiples son las cuestiones que esta nueva infección por SARS-CoV2 y su enfermedad (la CoVID19 nos han traído a la cabeza de los ginecólogos en relación con la gestación y su control: doctor, nos preguntan, si me infecto durante el embarazo, ¿pasará la infección al nuevo ser durante el propio embarazo como sucedía con el Zyka o con el VIH de tan triste recuerdo? De ello nos ocupamos hace ya unas semanas en https://www.neyro.com/2020/03/20/transmision-de-coronavirus-de-madre-a-hijo-durante-el-embarazo-es-posible/

También nos llevó un tiempo dilucidar si tras pasar la enfermedad la madre, al menos tendría el feto el beneficio de los anticuerpos transplacentarios. Lo tratamos in extenso en https://www.neyro.com/2021/02/08/doctor-despues-de-haber-pasado-covid19-durante-el-embarazo-le-pasaran-mis-anticuerpos-al-bebe-a-traves-de-la-placenta/
Ahora avanzamos un poco más y vamos sabiendo nuevas cosas, hasta el extremo de que sociedades internacionales se definen al respecto (ver arriba); de hecho, el 20 de diciembre de 2020, Israel inició un programa nacional de vacunación contra la CoVID19. Un grupo prioritario fueron los trabajadores de la salud, muchos de los cuales eran mujeres en periodo de lactancia. Se investigó si la vacunación induce la secreción de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en la leche materna y se evaluó cualquier posible acontecimiento adverso entre las mujeres y sus bebés.

El estudio del que hablamos se tituló originalmente «SARS-CoV-2–Specific Antibodies in Breast Milk After COVID-19 Vaccination of Breastfeeding Women» y fue publicado en forma de «carta al editor» recientemente (en abril de 2021) en el diario de la Asociación Médica Americana, en el JAMA, con acceso para el lector interesado en https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2778766. Justo acá abajo mostramos la portada del artículo.

Los autores capitaneados por Perl SH, del Pulmonary Institute, Shamir Medical Center, Zerifin, Israel (entre otros centros) llevaron a cabo un estudio prospectivo con mujeres lactantes (ya sea de forma exclusiva o parcial) de todo Israel entre el 23 de diciembre de 2020 y el 15 de enero de 2021. Todas las participantes recibieron 2 dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech con 21 días de diferencia. Se recogieron muestras de leche materna antes de la administración de la vacuna y una vez a la semana durante 6 semanas comenzando en la semana 2 después de la primera dosis.
Desde el punto de vista metodológico, los niveles de anticuerpos IgG se detectaron mediante el ensayo serológico Elecsys Anti-SARS-CoV-2 S y se consideró el valor de 0,8 U/ml como positivo; la IgA se midió con EUROIMMUN AG Anti-SARS -Kit CoV-2 S con un ratio de extinción de muestras sobre calibrador superior a 0,8 considerado positivo. En el momento de la inclusión, se registró información demográfica materna e infantil, seguido de cuestionarios semanales que solicitaban información sobre el bienestar y los eventos adversos relacionados con la vacuna, para tener información de seguridad.
En total, 84 mujeres completaron el estudio, proporcionando 504 muestras de leche materna. Las mujeres tenían una edad media (DE) de 34.4 años y los lactantes de 10,32 (7,3) meses. En la gráfica de la izquierda, los niveles medios de anticuerpos IgA específicos anti-SARS-CoV2 en la leche materna aumentaron rápidamente y se elevaron significativamente a las 2 semanas después de la primera dosis de vacuna (proporción de 2,05; p < 0,001), cuando el 61,8 % de las muestras dieron positivo, aumentando al 86,1% en la semana 4 (1 semana después de la segunda dosis). Los niveles medios permanecieron elevados durante el seguimiento, y en la semana seis, el 65,7 % de las muestras dieron positivo.
A la derecha de la imagen, los anticuerpos IgG específicos anti-SARS-CoV2 se mantuvieron bajos durante las primeras 3 semanas, con un aumento en la semana 4 (20,5 U/ml; p = 0,004), cuando el 91,7 % de las muestras dieron positivo, aumentando al 97 % en las semanas 5 y 6.

Respecto a los datos de seguridad, el lector los tiene en la primera de las imágenes del trabajo original que mostramos arriba. Ninguna madre o bebé experimentó ningún evento adverso grave durante el período de estudio. 47 mujeres (55,9 %) notificaron un evento adverso relacionado con la vacuna después de la primera dosis y 52 (61,9 %) después de la segunda dosis, siendo el dolor local la queja más común. 4 bebés desarrollaron fiebre durante el período de estudio 7, 12, 15 y 20 días después de la vacunación materna. Todos tenían síntomas de infección del tracto respiratorio superior que incluían tos y congestión, que se resolvieron sin tratamiento excepto un lactante que ingresó para evaluación de fiebre neonatal debido a su edad y fue tratado con antibióticos a la espera de los resultados del cultivo.

Otra vez más, nuevas y buenas noticias alrededor de la vacunación frente a CoVID19. De hecho, este estudio evidencia que se produce una fuerte producción de anticuerpos IgA e IgG específicos del SARS-CoV-2 en la leche materna durante 6 semanas después de la vacunación. La secreción de IgA fue evidente a las 2 semanas después de la vacunación seguida de un pico en IgG después de 4 semanas (una semana después de la segunda dosis). Los anticuerpos encontrados en la leche materna de estas mujeres mostraron fuertes efectos neutralizantes, lo que sugiere un posible efecto protector contra la infección en el lactante. Parece que seguimos viendo luz al final del túnel. Seguiremos informando….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *