¿Sabía usted que las cirujanas en edad reproductiva asumen muchos riesgos para sus propios embarazos al trabajar en quirófano?

Los lectores que nos siguen en RRSS (sea en Facebook en José L. Neyro en https://www.facebook.com/josel.neyro/, o en twitter en @doctorneyro https://twitter.com/doctorneyro o incluso en nuestro perfil profesional de Linke In en https://www.linkedin.com/in/jos%C3%A9-luis-neyro-9b9b9811/) de sobra saben que nuestra dedicación es la salud de la mujer, sensu amplio. Pero pocas veces nos hemos ocupado de las trabajadoras de la salud cuando estas son solo mujeres. Ciertamente le hemos dedicado espacio a la voz de los sanitarios afectados por el maltrato poblacional o institucional (ver en https://www.neyro.com/2020/04/06/acuerdate-de-los-sanitarios-que-estuvimos-ahi/), pero no hemos ido más allá en general.

Pues bien, lejos de temas que tienen  que ver con la agresión a las mujeres (ver en https://www.neyro.com/2020/12/02/estamos-los-profesionales-sanitarios-preparados-para-identificar-la-violencia-de-genero-no-relatada/), nos interesamos hoy por los daños ocasionados en las mujeres que se dedican a la cirugía, precisamente por ser eso, cirujanas. Y es que se han encontrado tasas más altas de infertilidad y complicaciones del embarazo en las cirujanas en comparación con la población general, posiblemente debido a factores presentes en la sala de operaciones, entre otros aspectos.
El hallazgo, no vayan a pensar que es la impresión que tiene el autor de los contenidos de este blog solo por sus conversaciones en su hospital; no, no es así. Ha sido publicado recientemente en JAMA Surgery nada menos (el órgano oficial de comunicación de la American Medical Association), justo en enero de este maldito 2020  y está accesible para el lector interesado en https://jamanetwork.com/journals/jamasurgery/article-abstract/2757728; justo debajo la imagen de la portada del artículo…

Y es que en un quirófanos existen muchos, pero que muchos factores (químicos, en su mayoría tóxicos….), que deben ser estudiados para una meyor seguridad de las personas que trabajamos cada día en estas dependencias. Solo a modo de ejemplo, por si alguna de nuestras (respetadas) autoridades sanitarias tiene a bien ordenar alguna sugerencia a los servicios de Salud laboral de nuestro (bien amado) servicio nacional de salud, mostramos en la gráfica adjunta algunos de esos factores obtenida de la misma publicación antecitada.
Estos factores deben ser identificados y controlados para minimizar el riesgo, y se han propuesto (entre ellos…) la radiación, los gases quirúrgicos, las condiciones de trabajo, las heridas punzantes, los gases anestésicos y el uso intraoperatorio de agentes tóxicos. ¿Cree el amable lector que estos factores se tienen en cuenta cuando se contrata a las cirujanas para trabajar en los centros sanitarios?, ¿cree el amable y confiado lector que nuestros (respetados) gestores sanitarios lo tienen en cuenta cuando se trata de evaluar los puestos de trabajo de nuestras compañeras cirujanas, sean urólogas o ginecólogas, cirujanas digestivas o, por supuesto, anestesiólogas mismamente…?

Cierto es, y todo debiera ser explicado y considerado que la evidencia publicada se limita a estudios retrospectivos, lo que dificulta la cuantificación del riesgo y la creación de directrices de seguridad laboral. Sin embargo, las agencias reguladoras han establecido límites de exposición para algunos agentes, basándose en esta evidencia limitada. Diversas intervenciones en el lugar de trabajo han demostrado tener éxito en la reducción de los niveles de exposición a muchos riesgos para la reproducción y deben ser adoptadas por los lugares de trabajo implicados.

A modo de ejemplo, los autores de la revisión,  Matilda Anderson y Rose H. Goldman  (dos mujeres, por cierto)  del Western Health Surgical Department, 160 Gordon St, Footscray, VIC, Australia 3011, tomamos de su publicación los riesgos YA COMPROBADOS de algunos de los factores considerados en su revisión; vean, vean…

En resumen, tomando una de las conclusiones (tremendas) del trabajo que comentamos ahora, existen riesgos reproductivos en el quirófano que pueden contribuir a las complicaciones del embarazo y la infertilidad en las cirujanas. Debería proporcionarse información y orientación a las profesionales en edad reproductiva y (no es menos importante…) hacer verdaderos esfuerzos en el lugar de trabajo para controlar la exposición y no restringir las actividades de las cirujanas innecesariamente.

 

2 comentarios sobre “¿Sabía usted que las cirujanas en edad reproductiva asumen muchos riesgos para sus propios embarazos al trabajar en quirófano?”

  1. INTERESANTE, RECUEROD A UNA RESIDENTE QUE AL APLICAR UN FORCEPS, PRESENTÓ RUPTURA DE MEMBRANAS Y DE AHI A QUIRÓFANO… ELLA.

    1. Un recuerdo que al margen de la sustancias tóxicas que aparecen en los ambientes de quirófano para los trabajadores de la salud, viene a corroborar precisamente todo lo que estábamos comentando.

      Hay muchos más pero nuestras (respetadas) autoridades sanitarias, de lo que menos se acuerdan es de que los departamentos de salud laboral tienen que cuidar al personal sanitario.

      Realmente tenemos mucho que mejorar en nuestros centros sanitarios, en nuestros sistemas de salud y en el cuidado de los profesionales que atendemos a la población.

      Muchas gracias por su reporte, por su seguimiento y por seguir nuestra web, mi querido doctor Óscar de la Garza…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *