Diversas estrategias de investigación para distintos resultados en vacunas diferentes contra el CoronaVirus causante de CoVID19.

Hace bien poco tiempo dedicamos un amplio post a la comparación de las vacunas RNAm que tanta innovación han supuesto en esta pandemia; recuérdese que el genoma completo del agente causal (SARS-CoV2) apenas se conocía a primeros de enero 2020 ( justo dos días después de que las autoridades chinas anunciaran que «un nuevo Coronavirus» era el causante de la infección) y ya antes de finalizar el mismo año, ya estamos vacunando masivamente (en Europa se ha iniciado el sábado 27.12.2020, con el adelanto de Hungría siempre diferente, secundadas por Estonia y la misma Alemania, ella tan formalista…) no ya con una sola, sino con dos diferentes vacunas,  y tras un par de semanas de haberlo iniciado en USA, en algunos países de Latam, acaso en Rusia…

Pues bien, precisamente los datos sólidos sobre la eficacia de las dos principales vacunas contra el SARS-CoV-2 (las llamadas BNT162b2 de Pfizer/BioNTech y la mRNA-1273 de Moderna) y la autorización por la Food and Drug Administration (FDA) para uso de emergencia indican que la ventana de oportunidad para evaluar vacunas adicionales elegibles en los Estados Unidos podría pronto comenzar a cerrarse. De las más de 200 vacunas en desarrollo contra el SARS-CoV-2, al menos 7 tienen una posibilidad de obtener datos de estudios fundamentales antes que estén ampliamente disponibles las que llevan la delantera.
Es importante evaluar diversas vacunas elegibles, basadas en tecnologías diferentes, para garantizar el suministro suficiente y poder originar productos con perfiles de tolerabilidad y seguridad que las vuelvan más adecuadas o más atractivas para subgrupos de la población. Diferentes antígenos de vacunas y tecnologías también pueden generar diferentes periodos de protección, una interrogante que no se responderá hasta mucho después que los primeros productos estén en el mercado. Así, cada empresa está basando su investigación en estrategias diversas; veamos algunos ejemplos:
  • Sanofi, una de ellas, inyecta proteínas directamente, sin la intermediación de ningún RNAm.
  • por su parte, tanto Pfizer – BionTech como Moderna, inyectan mRNA que pasa a proteínas que se «presentan» luego a las células del sistema inmune para su lectura.
  • mientras Sputnik la rusa y Astra- Zeneka, la otra europea, inyectan directamente DNA que pasa luego a RNA, que finalmente fabrica proteínas.
  • Johnson y Johnson también emplean tecnología basada en DNA para su vacuna de una sola dosis.
  • GlaxoSmithKline desarrolla la suya basada en proteínas junto a Sanofi, la gran multinacional francesa.
  • Novavax investiga una vacuna (llamada NVX-CoV2373) que fue desarrollada utilizando tecnología de nanopartícula recombinante.
Estrategias de investigación y logísticas de realización de ensayos clínicos aleatorios (ECA) también diversos (en la imagen los SARS-CoV2 en azul tratan de colonizar la célula atacada). AstraZeneca reclutó a cerca de 23.000 sujetos en sus dos estudios fase 3 de AZD1222 (ChAdOx1 nCoV-19): un estudio estadounidense de 40.000 participantes en Estados Unidos y un estudio de 10.000 participantes en Brasil. La vacuna AZD1222, desarrollada conjuntamente con la University of Oxford, utiliza un vector de adenovirus (virus DNA, más estables que los RNA virus), de simio de replicación defectuosa llamado ChAdOx1.AZD1222 que codifica la proteína en espiga del SARS-CoV-2. Después de su inyección, el vector viral descarga el ADN recombinante que es descodificado a ARNm, seguido de la descodificación de ARNm para convertirse en una proteína.
Pero todo está sujeto a inconvenientes y errores (siempre humanos), y así, un error fortuito de producción de las primeras 3.000 dosis dio lugar a que se administrara la mitad de la dosis a esos individuos antes que se descubriera el error. Se administraron dosis completas a estos sujetos en segundas inyecciones y se demostró una eficacia de 90% en ellos. Los participantes que recibieron dos dosis completas mostraron una eficacia de 62%. No se puede autorizar una vacuna tomando como base solo lo ocurrido a 3.000 sujetos por lo que AstraZeneca tiene que comenzar un nuevo estudio de fase 3 que incluya muchos más participantes que reciban la combinación de dosis más baja seguida de la dosis completa.

Por su parte, no menos importante ni potente, la gran Johnson y Johnson (J&J) comenzó en septiembre.2020 su estudio fase 3 para evaluar una sola dosis de la vacuna JNJ-78436735. Los datos fase 3 posiblemente se den a conocer a finales de 2020. En noviembre, J&J anunció que estaba comenzando un segundo estudio fase 3 para evaluar dos dosis de la vacuna elegible. La vacuna JNJ-78436735 de J&J codifica la proteína en espiga de SARS-CoV-2 en un vector de adenovirus de serotipo 26 (Ad26), que es uno de los dos vectores de adenovirus utilizados en Sputnik V, la vacuna rusa que, según informes, tiene una eficacia de 90% en un análisis provisional temprano.

Al margen de todos ellos, con distintas  uniones,  Sanofi y Novavax están desarrollando vacunas a base de proteína, una modalidad comprobada. Sanofi, en asociación con GlaxoSmithKline comenzó un estudio clínico de fase 1/2 en el otoño de 2020 con planes para comenzar un estudio de fase 3 a finales de diciembre. Sanofi desarrolló los componentes de la proteína y GlaxoSmithKline añadió uno de sus nuevos adyuvantes.

Novavax espera datos de un estudio fase 3 en el Reino Unido sobre la vacuna NVX-CoV2373 a principios del 2021 y comenzó un estudio de fase 3 en Estados Unidos a finales de noviembre. La vacuna NVX-CoV2373 fue desarrollada utilizando tecnología de nanopartícula recombinante de Novavax para generar antígeno derivado de la proteína en espiga del coronavirus y contiene el adyuvante Matrix-M a base de saponina patentado por Novavax.

Inovio Pharmaceuticals se estaba preparando para comenzar un estudio de fase 2/3 en Estados Unidos sobre la vacuna de ADN, INO-4800, hacia finales del 2020. Después de Moderna y Pfizer/BioNTech (con las suyas ya aprobadas y en uso clínico), CureVac tiene la siguiente vacuna de ARNm más avanzada. Se planeó llevar a cabo un estudio de fase 2b/3 de CVnCoV en Europa, Latinoamérica y Asia. Sanofi también está desarrollando una vacuna de ARNm como un segundo producto además de su vacuna de proteína.

Vaxxinity tiene en sus planes comenzar hacia finales de 2020 las pruebas fase 3 de la UB-612, una vacuna a base de péptidos multitopos, en Brasil.

Curiosamente y sin embargo, las autorizaciones para uso de emergencia otorgadas a las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna podrían dificultar el reclutamiento en el estudio al menos de dos maneras diferentes. Dada la gravedad de la pandemia, algunos interesados consideran que sería ético des-anonimizar los estudios que se están realizando para dar a los participantes (de identidad no revelada previamente) la oportunidad de cambiar a una vacuna cuya eficacia esté demostrada.

Esta es una de las características que más se está generalizando con el rápido ritmo de los acontecimientos de las distintas investigaciones en todo el mundo; asi, en muchas enfermedades, los reguladores de distintas administraciones (tanto en USA como en Europa) ya exigen el empleo de «comparadores activos» y no solo placebo para poder demostrar que un determinado fármaco es más eficaz (no solo que un placebo, sino que un fármaco YA existente) para poder ser autorizado primero y comercializado después.

En este tema de las vacunas, aun cuando no ocurra la des-anonimización, a medida que las dos vacunas autorizadas comiencen a estar disponibles de forma generalizada (y ya se están empleando desde finales de diciembre 2020 en Europa, antes aún en USA), la participación voluntaria en estudios clínicos podría volverse menos atractiva; recordemos que a la mitad de los voluntarios en uno de estos estudios solo se le inyectará un placebo para poder medir la eficacia real de la vacuna a probar…

Cada vez más seguridad, incluso por encima de la eficacia clínica, para proteger a las personas, para proteger la vida, el bien más preciado…, con la resultante de una investigación cada vez más dificultosa, más costosa, pero mucho más éticamente responsable… Y luego llegan los «negacionistas» y «opinan» eso tan científico de «pues yo no me lo creo…». En fin…, seguiremos informando.

 

2 comentarios sobre “Diversas estrategias de investigación para distintos resultados en vacunas diferentes contra el CoronaVirus causante de CoVID19.”

    1. Good morning and our sincere wish that the new year is really good for everyone.

      In any case, dear Holben6705, thank you very much for reading our posts, for following us on social networks and for spreading it to your friends …

      If you do, we will greatly appreciate it.

      You can subscribe by just leaving your email address in the subscription section so that our news reaches you promptly.

      Until when you want to contact us again.

Responder a HOLBEN6705 Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *