Nuevas evidencias señalan la importancia de la vitamina D en el éxito en la infertilidad.

Las mujeres con niveles bajos de vitamina D podrían tener menos probabilidades de concebir tras someterse a un tratamiento con técnicas de reproducción asistida que aquellas con valores normales de vitamina D, sugiere un estudio reciente publicado en Human Reproduction, en https://academic.oup.com/humrep/article-abstract/33/1/65/4582928?redirectedFrom=fulltext.

Cada día sabemos más y más sobre este nuevo «complejo hotmonal D» (ya es hora de dejar de llamarle vitamina a alguien que no lo es ni de lejos…), como ya contamos en https://www.neyro.com/2013/01/30/nuevas-acciones-de-la-desconocida-vitamina-d/. Ahora, el hallazgo señalado es resultado de la revisión de 11 estudios realizados sobre un total de 2.700 mujeres que se sometieron a alguna técnica de reproducción asistida.
Los investigadores observaron que las mujeres con niveles correctos de vitamina D tenían un 34% de probabilidades más de obtener una prueba de embarazo positiva, un 46% más de probabilidades de lograr un embarazo clínico y un 33% más de probabilidades de dar a luz a un bebé vivo que las mujeres con unos niveles bajos de vitamina D.  Solo el 26% de las participantes en los estudios tenían unos niveles suficientes de vitamina D y ello enfatiza aún más la necesidad de medir esta hormona en todas las mujeres con deseos de fertilidad, destaca el experto José L. Neyro.

Según el director del estudio, el Dr. Justin Chu, profesor clínico académico de obstetricia y ginecología de la Universidad de Birmingham, los hallazgos muestran una asociación y no demuestran que los complementos de vitamina D mejoren las probabilidades de una mujer de tener un bebé después de un tratamiento con técnicas de reproducción asistida. Sin embargo, teniendo en cuenta todo lo publicado antes sobre estos temas, los mismos autores reconocen que los trabajos que han recogido son demasiado heterogéneos…. Así, reconocen que aunque se utilizaron criterios de inclusión estrictos en la realización de la revisión sistemática, los estudios incluidos son heterogéneos en las características de la población y los protocolos de tratamiento de la fertilidad.

Chu advierte que las mujeres que deseen lograr un embarazo por el momento no deben tomar complementos de vitamina D hasta que no se conozcan con más detalle sus efectos; ello estaría en la vertiente más respetuosa y acorde con los cánones médicos actualmente en vigor.. El Dr. Neyro, sin embargo, afirma con rotundidad que determinar los niveles de vitamina D en todas las parejas con problemas de fertilidad debe formar parte del estudio inicial para tratar de mejorar las expectativas futuras; es evidente, señala, que no se debe iniciar un tratamiento sin tener un diagnóstico, pero sería equivocado en el momento actual no tener en cuenta todo lo que ya sabemos sobre la vitamina D (léase más en https://www.neyro.com/2013/12/22/la-mayoria-de-las-gestantes-llegan-al-embarazo-con-falta-de-vitamina-d/)
Una vez más, nos comenta el Dr. Neyro, un verdadero enamorado de la vitamina D y sus acciones, «este complejo hormonal vuelve a señalarnos el camino para conseguir mejorar la calidad de vida entre nuestras pacientes, ahora en la infertilidad, ayer en el embrazo, mañana en la prevención del Alzheimer….; es hora de olvidarnos de que es una vitamina y empezar a reconocerle todos los méritos a una compleja hormona como es esta» (más información al respecto en https://www.neyro.com/2016/05/02/vitamina-d-de-un-error-historico-a-la-salud-y-la-calidad-de-vida/).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *