¿Pueden compararse de alguna manera las vacunas en desarrollo contra CoVID19?

portaPORTALeer la prensa en estas pasadas semanas ha podido parecer que se incorporaba al mundo de la ciencia el carrusel de las carreras de fórmula1 o el sinfín de las ligas de fútbol, siempre de actualidad… Cuando seguimos en plena pandemia contabilizando en centenares de miles de muertos solo en Europa los causados por este maldito SARS-CoV2, los departamentos de marketing y de comunicación de grandes multinacionales de la industria farmacéutica se lanzaron a una desenfrenada apuesta por ver quién alzaba más la voz sobre la eficacia de sus vacunas respectivas, pero sin tener siquiera datos publicados de los ensayos aleatorizados. Ya decíamos que el tema vacunal estaba todavía verde en el cercano agosto (ver en https://www.neyro.com/2020/08/10/doctor-a-estas-alturas-como-va-el-tema-de-las-vacunas-frente-a-sars-cov2/). En la imagen, el protagonista de nuestros desvelos.

Todos nos hemos acostumbrado ya a los comunicados de prensa de estas grandes industrias. Aunque Pfizer y BioNTech (que trabajan juntos la vacuna frente a SARS-CoV2 que diseñó esta última empresa alemana gracias al trabajo de sus creadores Uğur Şahin y Özlem Türeci, descendientes de emigrantes turcos en Alemania, y cuya sede de Maguncia mostramos en una fotografía abajo) anunciaron recientemente una eficacia de 95% para su vacuna contra CoVID-19, la estadounidense Moderna informó una tasa de eficacia de 94,5%. La nota de Pfizer puede leerse en https://www.pfizer.com/news/press-release/press-release-detail/pfizer-and-biontech-announce-vaccine-candidate-against y la de Moderna en https://investors.modernatx.com/news-releases/news-release-details/modernas-covid-19-vaccine-candidate-meets-its-primary-efficacy
La consistencia de estos resultados es bastante tranquilizadora, admitámoslo, dado que ambas vacunas utilizan la misma técnica: ARN mensajero, que hasta ahora nunca ha sido aprobada para uso humano.  Pero aún no se ha publicado ningún estudio revisado por pares en una revista científica de alto impacto, por lo que no se cuenta con mayor información que la informada por las empresas en sesudos, pero simples comunicados de prensay conviene no olvidar este detalle. En la imagen, la historia de esta pandemia por orden cronológico, desde 12.2019 hasta 05.2020.

Tratemos de aproximarnos a los datos que hasta ahora conocemos fruto de esos comunicados de prensa. Por un lado, COVE, el estudio de fase 3 de la vacuna mRNA-1273 de Moderna, se llevó a cabo en más de 30.000 adultos en Estados Unidos, 42% de los cuales se consideró en riesgo de contraer la forma grave de CoVID-19 (edad ≥ 65 años, obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas, etc.). También incluyó poblaciones generalmente subrepresentadas en los ensayos clínicos y particularmente afectadas por CoVID-19. Y así distribuidos de manera aleatoria, la mitad de los participantes recibió la vacuna y la otra mitad un placebo, en dos dosis separadas por 28 días.

Los resultados que se acaban de comunicar son de un primer análisis preliminar realizado cuando 95 voluntarios contrajeron CoVID-19 al menos 2 semanas después de la inyección de la segunda dosis. Noventa de estos casos pertenecían al grupo placebo y 5 a los que recibieron la vacuna. Por tanto, la eficiencia es de 94,5% (p < 0,0001). El análisis final está programado cuando se hayan notificado 151 casos con una mediana de seguimiento de al menos 2 meses. Es importante señalar que todos los casos graves (11 de 95) se observaron en el grupo de placebo. Además, este análisis preliminar no identificó ninguna señal de tolerancia en particular.

Por el otro lado, algo más atrasada en sus tiempos, la vacuna AZD1222, de la University of Oxford trabajando con contrato con AstraZeneca informó, en resultados preliminares de estudios de fase 1/2, seguridad e inmunogenicidad similares en los participantes sanos de edad igual o mayor a 56 años, así como en los adultos de 18 a 55 años. Y también sugirió que la vacuna fue mejor tolerada en personas mayores, en comparación con adultos más jóvenes.

Volviendo a la vacuna de Pfizer/BioNTech estos anunciaron eficacia de 95% según el análisis preliminar. El estudio reclutó a más de 43.000 personas en diferentes regiones del mundo y el esquema de vacunación consiste también en dos dosis administradas con 3 semanas de diferencia (aproximadamente 39.000 participantes ya han recibido la segunda dosis). Este análisis preliminar incluyó 94 casos diagnosticados con CoVID-19 al menos 7 días después de la segunda dosis.

No deberíamos olvidar a Sputnik V, la vacuna rusa tan cacareada por Vladimir Putin en las pasadas semanas, que utiliza otra técnica basada en un vector viral, ha anunciado una efectividad de 92%. En general, todas estas tasas de eficacia cambiarán a medida que continúen los estudios, pero los resultados preliminares son muy alentadores porque no se esperaba tal respuesta. Sin embargo, solo el tiempo dirá si es sostenible…

Un dato que desde el punto de vista logístico y de aplicabilidad a grandes masas de población (recuerden los lectores que hablamos de una pandemia, por definición, infección extendida por todo el mundo según la declaración OMS de 11 de marzo de 2020) es el de las necesidades de conservación de cada una de las tres vacunas mencionadas (aunque hay varias más, según el gráfico que mostramos abajo de las 11 principales).  La vacuna de Pfizer/BioNTech debe almacenarse a –70 °C, lo que plantea importantes desafíos logísticos en cuanto a su llegada a todo tipo de poblaciones (tanto en países industrializados y no digamos en los más pobres o menos desarrollados).
Por el otro lado, la de Moderna en cambio, se puede almacenar durante 6 meses y transportar solo a –20 °C, y también se puede conservar descongelada en refrigeración (como en casa, a temperatura de entre 2 y 8 °C) durante 30 días. Esto le da ventaja muy clara sobre su competidor, en lo que respecta a las posibilidades de llegar a esas grandes masas de población; recuérdese que la inmunidad de rebaño necesitará un 60 o 70% de la población mundial inmunizada (ver en https://www.neyro.com/2020/11/23/debemos-confiar-en-que-la-inmunidad-de-rebano-nos-librara-de-esta-pandemia-por-covid19/).
Nada decidido por lo tanto, casi todo por hacer en este campo…; seguiremos informando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *