La solución de esta pandemia por SARS-CoV2 será una vacuna específica, segura y eficaz.

Todo el mundo cree en las vacunas, pero no de forma similar como muestra la imagen del principio de esta noticia, que analiza la «creencia» de distintas poblaciones del mundo acerca de que las vacunas son seguras…; curiosamente, los que más creen en ellas son los pueblos del mundo que menos recursos económicos tienen para sufragárselas…En fin….

Y es que es la conversación preferida por muchas personas, ocupa grandes titulares en los diarios de medio mundo y el asunto ciertamente, no es baladí; ¿cuándo dispondremos de una vacuna eficaz (y segura Doctor, por favor, que sea segura…), con la que podamos inmunizarnos todos frente a esta pandemia horrorosa que ha parado el mundo y que a pesar de tanto confinamiento y tanta pérdida no ha evitado la muerte de más de 355.000 personas en el mundo (en el día que escribimos esta noticia, en fecha 28.05.2020) y de ellas, más de 27.000 en España?

De momento esa es una pregunta sin respuesta por más que tratando de ser MUY optimista me atreva a contarles que se acaba de publicar un artículo científico en la prestigiosa revista The Lancet, apenas en fecha 22 de mayo de 2020 (puede verse el original en https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736%2820%2931208-3/fulltext?utm_source=BBDD+Usuarios+Registrados+iDoctus&utm_campaign=050595e158-EMAIL_CAMPAIGN_2016_10_31_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_9486de566d-050595e158-89077525) La imagen se corresponde con la portada de la revista citada.
Y es que se necesita con urgencia una vacuna para proteger contra la CoVID19; esto es un hecho incontrovertible: en el terreno de las enfermedades infecciosas es siempre mejor la prevención que tratar de atajar el daño una vez que la epidemia se ha desatado. Incluso, lo tenemos bien confirmado, es más barato (como mostramos en https://www.neyro.com/2015/05/25/cada-euro-gastado-en-vacunas-ahorra-22-euros-al-sistema-nacional-de-salud/).
En el estudio que provoca ahora esta noticia se evaluó la seguridad, la tolerabilidad y la inmunogenicidad de una vacuna para la CoVID19 vectorizada con adenovirus recombinante tipo 5 (Ad5), que expresa la glicoproteína espiga de una cepa de coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo 2 (SARS-CoV2). De momento el asunto es MUY preliminar pero abre una puerta a la esperanza. Para que los lectores enmarquen bien lo que contamos  les emplazo a recordar las fases de la investigación científica a través de una noticia de nuestro propio web en https://www.neyro.com/2019/12/02/como-se-hace-la-investigacion-cientifica-de-nuevos-farmacos/.
En este caso, el artículo contaba que se trata de un ensayo de fase I de escalado de dosis, abierto, no aleatorizado, llevado a cabo en Wuhan, China. Adultos sanos de entre 18 y 60 años se reclutaron secuencialmente y se aleatorizaron a uno de los tres grupos de dosis (5×1010, 1×1011 y 1,5×1011 partículas virales) a través de una inyección intramuscular.
El criterio de valoración principal fue la tasa de acontecimientos adversos en los 7 días posteriores a la vacunación, y la seguridad se evaluó durante 28 días. Los anticuerpos específicos se midieron mediante ELISA Explicada previamente en algunas imágenes de las noticias sobre CoVID19 en este mismo web), y las respuestas de anticuerpos neutralizantes inducidas por la vacuna se detectaron con pruebas de neutralización del virus SARS-CoV2 y de pseudovirus. Las respuestas de linfocitos T se evaluaron por inmunospot enzimático y ensayos de citometría de flujo (todo muy complejo, lo reconozco…).

Entre el 16 y el 27 de marzo de 2020, 108 participantes (51 % hombres, 49 % mujeres; edad media 36,3 años) fueron reclutados y recibieron la dosis baja (n=36), la dosis media (n=36) o la dosis alta (n=36) de la vacuna. Ocurrió al menos una reacción adversa en los primeros 7 días después de la vacunación en 30 (83 %) participantes en el grupo de dosis baja, 30 (83 %) participantes en el grupo de dosis media y 27 (75 %) participantes en el grupo de dosis alta. La reacción adversa más frecuente en el lugar de la inyección fue dolor, que se notificó en 58 (54 %) participantes, y las reacciones adversas sistémicas más frecuentes fueron fiebre (50 [46 %]), fatiga (47 [44 %]), dolor de cabeza (42 [39 %]) y dolor muscular (18 [17 %].

La mayoría de las reacciones adversas fueron de intensidad leve o moderada; debe tenerse en cuenta que en investigación clínica (y sobre manera en un fase I como este que describimos) se registra cualquier acontecimiento adverso por leve que haya sido…, anotándose todos absolutamente. No se observaron acontecimientos adversos graves en los 28 días posteriores a la vacunación. Los anticuerpos detectados por ELISA y los anticuerpos neutralizantes aumentaron significativamente el día 14º y alcanzaron su punto máximo 28 días después de la vacunación. La respuesta específica de linfocitos T alcanzó su punto máximo el día 14º después de la vacunación (las tablas mostradas esta noticia pertenecen al manuscrito original, pues la revista y sus editores ceden amablemente que el acceso sea público).

Se concluye que la vacuna CoVID19 vectorizada con Ad5 es tolerable e inmunogénica a los 28 días después de la vacunación. Las respuestas humorales contra el SARS-CoV2 alcanzaron su punto máximo en el día 28 después de la vacunación en adultos sanos, y se observaron respuestas rápidas específicas de linfocitos T a partir del día 14º. Una puerta que se abre a la esperanza de que los posteriores estudios confirmen estos primeros y preliminares resultados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *