Las pacientes en tratamiento anti-hormonal por cáncer pagan un gran tributo en salud vaginal.

Desde el año 2014 tenemos en ginecología una nueva entidad nosológica, una nueva «enfermedad» podríamos denominar, cual es el síndrome genitourinario de la menopausia (SGM); engloba desde la sequedad vaginal, la atrofia vulvar y vaginal, la dificultad y el dolor en la penetración, la falta de lubrificación de la vagina, la incontinencia de orina de esfuerzo… Todo ello sucede a un muy elevado porcentaje de mujeres más allá de su menopausia y nos ocupamos de su fisio-patología en modo explicación y divulgación en  https://www.neyro.com/2016/09/02/la-menopausia-patologica-engloba-el-nuevo-sindrome-genitourinario/

En su momento incluso describimos su mejor tratamiento a base de la regeneración de los epitelios vaginales que son los que más sufren el deterioro sin lugar a dudas; el lector interesado puede seguir una corta entrevista sobre el tema tras la intervención del Dr. Neyro en un Simposio Internacional en Madrid. Está colgado en el enlace  https://www.neyro.com/2016/02/19/la-regeneracion-vaginal-como-tratamiento-del-sindrome-genitourinario-de-la-postmenoapusia/
Modernamente aunque hace ya algunos años, nuevas tecnologías como el láser de diferentes intensidades y frecuencias se han introducido en el mundo del SGM. No solo son útiles en esta entidad para la regeneración tisular, sino que incluso se aplican con éxito en un incómodo cuadro que ocurre a veces de manera concomitante y en la misma mujer cual es la incontinencia de orina de esfuerzo, en diferentes grados. También nos ocupamos del tema en este blog por entero dedicado a la salud de la mujer (ver en https://www.neyro.com/2016/03/24/tratamiento-de-la-incontinencia-de-orina-mediante-laser-sin-quirofano/).
Este síndrome genitourinario de la menopausia es una afección causada como decimos por los efectos hipo-estrogénicos en los genitales femeninos y el tracto urinario inferior, lo que produce síntomas como sequedad vaginal, ardor vulvar y vaginal, dispareunia y disuria. Más de la mitad de las mujeres pos-menopáusicas experimentan el síndrome genitourinario, y es aún más generalizado en las mujeres con cáncer. Algunos tipos de cáncer precisan de tratamientos que reducen los pocos estrógenos que le quedan a las mujres despùés de los 50, 60 o más años y las consecuencias, en salud vaginal, suelen ser terribles.
Debido a tratamientos como la cirugía, la quimioterapia, la radiación y la terapia hormonal, o por mejor decir, la terapia ANTI-hormonal, porque se trata con ella de evitar la acción de los estrógenos naturales de la mujer en cualquier lugar de su organismo…., las mujeres pueden experimentar una menopausia precoz que resulta en síntomas más tempranos y más intensos.
Comprender el alcance de este problema en las mujeres supervivientes de cáncer de mama por parte del oncólogo que la trata, por supuesto, por el ginecólogo e identificar las opciones de tratamiento para esta compleja población son primordiales. Los tratamientos personalizados para pacientes incluyen terapias no hormonales (humectantes o hidratantes vaginales, lubricantes, que se deben restringir para el coito, fisioterapia del suelo pélvico, terapia con dilatadores, asesoramiento), terapias hormonales sistémicas y locales.
En su día nos ocupamos de este asunto en una publicación científica en la que revisamos todos los tratamientos posibles y su nivel de evidencia. El lector interesado la puede encontrar en la revista original en https://www.tandfonline.com/doi/full/10.3109/13697137.2015.1079100 cuya portada reproducimos abajo.

Ahora, de nuevo, en febrero de 2020, se ha vuelto a revisar el tema, pero aludiendo a las supervivientes de cáncer que son las pacientes más problemáticas sin duda, en un artículo titulado «Management of genitourinary syndrome of menopause in female cancer patients: a focus on vaginal hormonal therapy» firmado por Katie K. Crean-Tate y sus colaboradores del Gynecologic Oncology, Women’s Health Institute, Cleveland Clinic, Cleveland, OH, en EEUU; e n este artículo (cuyo original puede seguirse en https://www.ajog.org/article/S0002-9378(19)31057-9/fulltext#%20) se revisan las recomendaciones de consenso de las sociedades médicas y la evidencia asociada, con énfasis en la seguridad y la eficacia de las terapias hormonales vaginales locales, y las variaciones de manejo según el tipo y las características del cáncer.

Resulta indudable e incontrovertible que con un mejor conocimiento y comprensión del síndrome genitourinario de la menopausia, los profesionales sanitarios que atienden a mujeres con cáncer (oncólogos, ginecólogos, cirujanos oncológicos, enfermería…, en fin…) estarán en condiciones de mejorar la calidad de vida de sus pacientes al proporcionar tratamientos seguros y efectivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *