¿Sirve de algo continuar con la mamografía de cribado anual para la reducción de la mortalidad por cáncer de mama en mujeres mayores de 70 años?

Asumo desde el principio que puede no haber llegado a las RRSS más populares pero también afirmo que es un tema que está en debate científico desde ya varios años. Me estoy refiriendo al interés médico del mantenimiento de los programas de detección precoz del cáncer de mama, o por mejor decir, de la detección temprana…, porque el cáncer de mama, lamentablemente no se puede «prevenir» sensu stricto.

Ciertamente, desde su introducción en los mediados 90 del siglo pasado, ha conseguido diagnosticar antes muchos cánceres, eso es cierto, pero se duda con cierta razón también de si su existencia realmente disminuye el riesgo de mortalidad por cáncer de mama, que ese debiera ser su objetivo principal y no otro. Nosotros también atacamos con valentía ese tema en un suelto que ahora cobra singular actualidad tras más de cuatro años de publicado y que puede seguirse en https://www.neyro.com/2016/03/04/realmente-salva-vidas-el-screening-de-cancer-de-mama/.
Pues bien, lo que se debate ahora es si la suspensión de esos programas más allá de la edad prevista (habitualmente los 70 años de edad), comporta un aumento del riesgo de mortalidad por cáncer de mama (no olvidemos, su objetivo fundamental…) más allá de los 70 años, u concreta,mente hasta los 85. Y es que aunque no todos están de acuerdo, hay que reconocerlo, los ensayos aleatorizados han demostrado que iniciar el cribado del cáncer de mama entre las edades de 50 y 69 años y continuarlo durante 10 años disminuye la mortalidad por cáncer de mama.
Sin embargo, como decíamos, hasta ahora ningún ensayo había estudiado si las mujeres pueden o no detener ese programa a partir de los 70 de forma segura. Para estimar el efecto del cribado de cáncer de mama en la mortalidad por cáncer de mama en mujeres de 70 a 84 años, se diseñó un estudio observacional a gran escala, de base poblacional, de 2 estrategias de detección: mamografía anual continua o cese del cribado. Su título original con el que ha sido publicado es «Continuation of Annual Screening Mammography and Breast Cancer Mortality in Women Older Than 70 Years»  y puede seguirse el original en https://annals.org/aim/article-abstract/2761820/continuation-annual-screening-mammography-breast-cancer-mortality-women-older-than.
Los autores del trabajo, cuyo primer firmante es el Dr. García-Albéniz, del Hernán, and Logan: Department of Epidemiology, Harvard T.H. Chan School of Public Health, 677 Huntington Avenue, en Boston, MA 02115, reunieron nada más ni nada menos que a un grupo de participantes con 1.058.013 beneficiarias de 70 a 84 años que tenían una esperanza de vida de al menos 10 años, no tenían diagnóstico previo de cáncer de mama y se sometieron a una mamografía de detección. Se evaluó la mortalidad por cáncer de mama a 8 años, la incidencia y los tratamientos, más el valor predictivo positivo de la mamografía por grupo de edad.
Por comentar brevemente los resultados, en mujeres de 70 a 74 años, la diferencia estimada en el riesgo de muerte por cáncer de mama a los 8 años entre continuar e interrumpir el cribado fue de -1,0 (IC 95% -2,3 a 0.1) muertes por 1.000 mujeres (hazard ratio 0,78 [IC 95% 0,63-0,95]) (una diferencia de riesgo negativa favorece la continuación del cribado). En las personas de 75 a 84 años, la diferencia de riesgo correspondiente fue de 0,07 (IC 95% -0,93 a 1,3) muertes por 1.000 mujeres (HR 1,00 [IC 95% 0,83-1,19]).

Estos resultados indican que el cribado anual continuo del cáncer de mama después de los 75 años de edad no resulta en reducciones sustanciales en la mortalidad por cáncer de mama a los 8 años en comparación con la interrupción del cribado. La pregunta ahora, que es la misma que nos hemos hecho otras veces (ver en http://www.neyro.com/2014/10/08/los-riesgos-de-la-deteccion-del-cancer-de-mama-confunden-a-las-mujeres/) es cómo se trasladan estos resultados a nuestra población, si los encargados de hacerlo, nuestras (respetadas) autoridades sanitarias están volcadas en la corrección política muy por encima de considerar que sus votantes son sobre todo ciudadanos libres y, lo que es más importante, maduros para tomar sus propias decisiones…. En fin…, seguiremos informando.

2 comentarios sobre “¿Sirve de algo continuar con la mamografía de cribado anual para la reducción de la mortalidad por cáncer de mama en mujeres mayores de 70 años?”

  1. Solo un comentario
    El termino prevencion debe ser diferenciado si es Primaria, es decir evitar que una enfermedad aparezca. Prevencion secundaria significa deteccion temprana.- La mamografia es prevencion secundaria.- Tema interesante es decidir desde los cuarenta o desde los 50 años .Segun se trate de pesquisa individual o poblacional donde el costo beneficio debe ser tenido en cuenta.-

    1. Efectivamente, mi estimado Antonio, fiel seguidor de este web…, correcto y muy exacta su precisión¡¡¡¡

      Tiene usted toda la razón…; pero el término de «DPC de mama» es decir, «diagnóstico precoz de cáncer de mama» es una terminología POLÍTICA puramente, diseñado por nuestras (respetadas) autoridades sanitarias, que hace mucho abandonaron el objetivo de beneficiar al administrado y que consideran a los pacientes (desde su corrección política) como «usuarios» o aún peor, como «clientes»…, y así nos va…

      Los científicos, los médicos en general, los ginecólogos en particular lo sabemos bien y por ello hablamos mejor de «detección TEMPRANA» del cáncer de mama.

      Y es que los programas de «DPC» efectivamente diagnostican ANTES los casos de cáncer de mama, pero sigue estando en entredicho si eso realmente reduce el número de muertas por esta terrible enfermedad. Para saber más del asunto, le sugerimos leer en este mismo blog esta otra entrada en https://www.neyro.com/2013/04/16/prevencion-en-cancer-de-mama-algunas-reflexiones/

      Y es que nosotros YA SABEMOS que el cáncer de mama NO SE PUEDE PREVENIR en el sentido literal de esa terminología de base epidemiológica y de salud pública….; es más, los dos fármacos (Tamoxifeno y Raloxifeno) que hace ya muchos años demostraron que eran capaces de reducir el riesgo de padecer cáncer de mama entre las mujeres que tenían «alto riesgo», no han sido aprobados para su empleo con este objetivo por las autoridades regulatorias en Europa y solo pueden emplearse con este fin en los USA.

      En fin, que con estas reflexiones, sinceramente creo que si se hicieran de manera sosegada y tranquila, explicando bien las cosas, ayudaríamos mucho a la educación sanitaria y el nivel de información de nuestra población mejoraría.

      Le agradecemos mucho la molestia de leer nuestras noticias y su terrible amabilidad por comentarlas con nosotros, estimado Antonio.

      Muchas gracias por darle difusión si usted considera contarle todo esto a algunas amigas suyas para que ellas también nos conozcan¡¡¡¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *