¿Cómo afecta el CoronaVirus a las embarazadas? ¿Hay unanimidad en los informes?

 
Es ciertamente una pregunta que se realiza cada día en las consultas de ginecólogos y de matronas, en las que cualquier embarazada hace a su médico, en las de consulta pre-concepcional por supuesto (ver también en https://www.neyro.com/2016/02/22/reducir-en-un-70-el-riesgo-de-desarrollar-defectos-del-tubo-neural-con-ingesta-pre-concepcional-de-acido-folico/).

Es una realidad que todas las mujeres están interesadas en reducir los riesgos de que «algo salga mal», de que el bebé «no se perjudique por esto mío» en el peor de los casos, cuando la madre gestante contrae alguna enfermedad…Y en el contexto en que nos movemos (ahora a principios de marzo de 2020…, que todo puede cambiar casi de un día para otro…), todo el mundo está ocupado y algunos muy preocupados por esta infección nueva (que es su principal característica) de la que cada semana, casi cada día, vamos conociendo datos nuevos (el lector interesado tiene un buen resumen  en https://www.neyro.com/2020/03/09/un-virus-nuevo-el-coronavirus-2019-ncov/)
Pues en lo referente al embarazo, los datos no están claros en lo que respecta al daño a la madre y al feto durante el embarazo. Supongamos que una gestante contrae el virus: el Colegio real de ginecólogos y obstetras del Reino Unido afirma que la gran mayoría de las mujeres experimentará solo síntomas leves o moderados de resfriado o similares a una  gripe. Tos, fiebre y cierta dificultad respiratoria son otros síntomas relevantes. Síntomas más severos como neumonía e hipoxia marcada se describe ampliamente con COVID-19, pero en las personas mayores, los inmunodeprimidos y aquellos con afecciones a largo plazo como diabetes, cáncer y enfermedad pulmonar crónica.
Estos síntomas podrían ocurrir en mujeres embarazadas, por lo que deben identificarse y tratarse con prontitud. En la actualidad hay un reporte de un caso de una mujer con COVID-19 que requirió ventilación mecánica a las 30 semanas de gestación, después de que se le realizara una cesárea de emergencia y se recuperó bien. Dentro de la población general, hay evidencia en evolución de que podría haber una cohorte de pacientes asintomáticos. individuos o aquellos con síntomas muy leves que portan el virus, aunque la incidencia es desconocida a día de hoy.
Otra buena pregunta es el posible daño que el feto pudiera sufrir si se contagia la madre durante la gestación y seguimos haciéndonos eco de lo que afirman los expertos británicos aludidos (cuyo original puede seguirse en https://www.rcog.org.uk/globalassets/documents/guidelines/coronavirus-covid-19-virus-infection-in-pregnancy-2020-03-09.pdf). Actualmente, afirman los británicos (vea la primera página juesto debajo), no hay datos que sugieran un mayor riesgo de aborto espontáneo o pérdida temprana del embarazo en relación a COVID-19. Los informes de casos de estudios de embarazo temprano con SARS y MERS no demuestran un relación convincente entre infección y mayor riesgo de aborto espontáneo o pérdida del segundo trimestre, como contaremos más adelante.
Como no hay evidencia de infección fetal intrauterina con COVID-19, por lo tanto, actualmente se considera es poco probable que haya efectos congénitos del virus en el desarrollo fetal. Hay informes de casos de parto prematuro en mujeres con COVID-19, pero no está claro si el nacimiento prematuro siempre fue iatrogénico, o si algunos fueron espontáneos. El parto iatrogénico (el causado por las acciones de los médicos), fue predominantemente para indicaciones maternas relacionadas con la infección viral, aunque hubo evidencia de compromiso fetal y ruptura prematura de la membrana antes del trabajo, en al menos un informe hasta el día de hoy.
Pero ¿qué fue lo que sucedió en epidemias similares causadas por la misma familia de corona virus hace ya casi dos décadas?. Si lo recordamos, en 2003 el CoronaVirus de los murciélagos también dio el salto a los humanos causando el SARS del que ya hemos hablado en la noticia que referenciábamos antes. La serie más larga de embarazadas (relata nuestra sociedad madre en España)  fue descrita durante el brote de 2003 en Hong Kong. Se infectaron 12 mujeres, con una mortalidad del 25% (síndrome de distrés respiratorio agudo [SDRA, el famoso SARS del inglés] en 4, coagulacion intravascular diseminada [CID] en 3, fallo renal en 3, neumonía bacteriana en 2 y sepsis en 2), con un porcentaje de necesidad de ventilación mecánica superior entre las embarazadas que entre las no embarazadas.
Los resultados perinatales (a pesar de que en ningún caso se demostró la transmisión de madre a hijo), fueron diferentes en función del trimestre de embarazo:
  • 4 de las 7 infecciones de primer trimestre acabaron en aborto espontáneo y 2 realizaron una interrupción voluntaria del embarazo.
  • 4 de las 5 embarazadas de más de 24 semanas tuvieron un parto prematuro (3 cesáreas indicadas por deterioro materno, a las 26, 28 y 32 semanas, con complicaciones posparto como displasia broncopulmonar, perforación yeyunal y enterocolitis necrotizante. Los 2 niños que nacieron después de que sus madres se recuperaran del SARS tuvieron retrasos de crecimiento intrauterino) y solo 1 dio a luz un feto a término sano.

En virtud de estos resultados, el embarazo parece empeorar el curso de la enfermedad por SARS-CoV: mayor tiempo de hospitalización, mayor tasa de fallo renal, sepsis, CID, ingreso en la unidad de cuidados intensivos (UCI) (el 40% de las embarazadas requirieron
ventilación mecánica frente a un 13% en adultos (p = 0,07) y con mayor letalidad (p = 0,01).

La siguiente infección que CoronaVirus causó de forma «generalizada» más o menos, se ciñó esta vez al medio oriente y hablamos de 2012. Se relató entonces como MERS (de  síndrome respiratorio de oriente medio (MERS, por sus siglas en inglés), el virus saltó entonces desde el dromedario al hombre y causó una enfermedad respiratoria grave que involucraba principalmente al tracto respiratorio superior. Causó fiebre, tos y dificultad para respirar. Aproximadamente el 39% de las personas que habían contraído esta enfermedad  murieron. Algunas personas solo tienen síntomas leves.

El MERS afectó principalmente a hombres mayores de 50 años, y su tasa de letalidad se estimó en general en un 35-40%. Se han descrito 13 casos en embarazadas, de los cuales 2 fueron asintomáticos. De los 11 casos con síntomas: 7 ingresaron en la UCI por SDRA, 5 requirieron ventilación mecánica, 3 murieron (23%) entre los 8 y 25 días posparto y 8 serecuperaron.

Aunque en ningún caso se demostró la transmisión de madre a hijo, los resultados perinatales fueron:
  • los 2 hijos de las mujeres asintomáticas nacieron a término sanos;
  • de los casos sintomáticos:
    • 2 fueron muertes intraútero,
    • 1 prematuro de 25 semanas que murió a las 4 horas post-parto,
    • 2 prematuros sanos,
    • 5 nacidos a término sanos y
    • 1 caso sin datos al respecto.
Lo decíamos al principio; sabemos poco todavía, pero vamos (todos) aprendiendo de las experiencias a medida de que los expertos, sean epidemiólogos o clínicos, desde el laboratorio o con el análisis de lso big data (cada vez más importantes, acaso trascendentes…) nos van dando nueva información…
Una sugerencia: hoy más que nunca no transmita «fake news» ni por whatsapp ni a través de sus conversaciones presenciales (si quedan a día de hoy…); este web, por ejemplo, está acreditado internacionalmente y varias veces premiado (ver en https://www.neyro.com/2018/11/29/jose-luis-neyro-finalista-del-ii-premio-ivi-al-mejor-profesional-sanitario-2-0-de-espana-2018/), tiene detrás más de treinta años de trabajo serio, veinte de historia y algo más de 9 millones de seguidores en todo el mundo, a día de hoy…Tranquilidad y buenos alimentos, decía la abuela e higiene de manos y en las relaciones, añadimos nosotros.
Seguiremos informando¡¡¡¡

4 comentarios sobre “¿Cómo afecta el CoronaVirus a las embarazadas? ¿Hay unanimidad en los informes?”

  1. Buenos días, en este lado del charco…, que nunca nos separó…

    Le agradezco mucho el seguimiento y sus palabras que tanto estimulan a seguir.

    Todo comenzó cuando fui invitado por el Prof Ruiz Velasco como ponente al Mundial de Endometriosis que se celbrá en el entonces México DF (hoy flamante CDMX) en el lejano año de su mundial de fútbol en 1986.

    Y es que ya sabe que, en parte, me siento un poco de la Gineco4 toda vez que mis primeras andanzas en su maravilloso país hace casi veinte años (tras lo referido de endometriosis), fueron a través de las invitaciones a participar en las famosas, muy profesionales y entrañables Jornadas Médicas Bienales del hospital Luis Castelazo Ayala…

    Luego, poco después, llegaría el primer COMEGO en WTC al que también me invitaron, aún luego los congresos de FEMECOG…, y ya los múltiples congresos regionales, giras de conferencias, cursos de postgrado, seminarios universitarios, investigación y posteriores publicaciones con profesores mexicanos, dirección de cursos…., en fin…

    Así que (excepto por la comida picosa que me sigue superando…), me considero también ya un poco mexicano, le aseguro y tengo en mi corazón a su maravilloso país como mi segunda patria¡¡¡

    Espero que esta gran crisis mundial del CoronaVirus nos permita unirnos un poco más a través de objetivos comunes, como pueden ser hacer de este mundo-aldea un lugar más seguro para todos, más armónico, más rico en vivencias y no en diferencias, más hermanado porque es de todos el empeño común de… vivir¡¡¡¡

    Un abrazote, querido Jaime, estimado Dr. Blanquet. Salude en mi nombre a todo el cuerpo del Gineco4, por favor¡¡¡¡

    Cuénteselo a sus amigos si le gustó visitarnos en el blog.

    Les esperamos a todos¡¡¡¡

  2. Un honor¡¡¡¡

    Que personas como tú nos sigan es sencillamente, un gran honor, de veras¡¡¡¡

    Cuénteselo a sus amigos, si le gustó¡¡¡¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *