¿La lactancia materna puede ser parte de una ideología?

 

Hace ya un tiempo, apenas un año o poco más, un restaurante vegano en Tarragona (en plena costa mediterránea española) increpó a una madre que alimentaba con un biberón a su lactante porque la leche provenía de la vaca y, por lo tanto, al ser un alimento que provenía de un animal, estaba en contra de la filosofía del propio restaurante definido como vegano. ¿Una locura?, ¿una pasada de vueltas?, ¿acaso forma parte de la libertad de los dueños del restaurante?, ¿es una obligación de la madres lactantes alimentar solo a sus hijos con alimentos veganos (al menos durante su permanencia en los restaurantes veganos)?

Podría parecer a priori un argumento para un sketch de un programa de humor o incluso de una comedia bufa, pero el dato es real…; ha sucedido y lo que es peor, los medios de comunicación se ocuparon in extenso para que los dueños del restaurante se expresaran largo y tendido y explicaran porqué tomaron esa actitud con la madre lactante….
La pregunta final es si la salud es un derecho y si puede formar parte de la ideología….; ¿es lo mismo la salud y el cuidado de la misma?, ¿es lo mismo la salud y la asistencia sanitaria? La salud no puede convertirse en una ideología con la que golpear o castigar a todos aquellos que no piensen como yo….
¿Hasta dónde puede llevarse la ideología en los cuidados de la salud en un determinado sentido? ¿No es llevar al extremo la ideología vegana si en mi restaurante -pongo por caso- no se pueden introducir alimentos provenientes de los animales, porque es mi decisión? y en ese mismo sentido, ¿podremos prohibir la entrada en el restaurante a personas que llevan vestidos fabricados con lana (de ovejas muertas…) o con zapatos de ante (de ternera muerta,…..), o con biberones de leche de vaca (extraída contra su propia voluntad….), llevando la ideología vegana al extremo?
No, la salud y el cuidado de la misma en última instancia no puede llevarse al extremo, porque puede terminar convirtiéndose en totalitarismo…. y ello, por definición, puede condicionar la voluntad y la libertad de las otras personas….Todo ello es profundamente antidemocrático, y no debemos olvidar que la democracia es la forma de respeto a la libertad individual mejor hasta ahora conocida por las sociedades modernas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *